La per­so­na de Je­su­cris­to

Mar­co Fi­del Suá­rez (Ha­to­vie­jo, An­tio­quia, 23 de abril de 1855 - Bo­go­tá, 3 de abril de 1927). Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca 1918 - 1921.

La Opinión - Imágenes - - Semana Mayor - Mar­co Fi­del Suá­rez

La per­so­na de Je­su­cris­to, Dios y hom­bre, se pre­sen­ta de tal mo­do a la in­te­li­gen­cia hu­ma­na, que la sa­tis­fa­ce y so­sie­ga. Des­de que nuestra men­te me­di­ta en la Dei­dad la per­ci­be co­mo gran­de­za so­be­ra­na, es­to es, co­mo ser in ni­to, por­que se­gún la ex­pre­sión de fray Luis de Gra­na­da, na­da hay gran­de si tie­ne lí­mi­tes. La di­vi­ni­dad de Cris­to sa­cia así nuestros más hon­dos an­he­los, y al mis­mo tiempo su na­tu­ra­le­za hu­ma­na, a la cual se une el ser in ni­to, con­cre­ta es­ta idea ago­bia­do­ra en un hom­bre más le­van­ta­do en per­fec­cio­nes que to­das las cria­tu­ras, en un hom­bre que es nuestro her­mano y nuestro ami­go, a quien podemos ha­blar y de quien podemos es­pe­rar, no frí­vo­los fa­vo­res sino be­ne cios de bien in­com­pa­ra­ble.

Del mis­mo mo­do, la per­so­na de Je­su­cris­to ar­mo­ni­za con nuestro co­ra­zón y con sus as­pi­ra­cio­nes y ne­ce­si­da­des. El dis­tin­ti­vo de nuestro áni­mo son las tres pa­sio­nes de que ha­bló el Após­tol del amor di­vino cuan­do dijo que el mun­do es todo con­cu­pis­cen­cia de la car­ne, con­cu­pis­cen­cia de los ojos y so­ber­bia de la vi­da. La con­cien­cia pro­pia y el tra­to con nuestros se­me­jan­tes nos dicen que efec­ti­va­men­te la vi­da es una fe­ria don­de de or­di­na­rio se pien­sa y se obra al im­pul­so del amor de de­lei­tes, del amor al di­ne­ro con que aque­llos se ob­tie­nen y del orgullo o pru­ri­to de su­pe­rio­ri­dad.

Je­sús, in uyen­do so­bre el mun­do por me­dio de su Evan­ge­lio, de su Igle­sia y de su pre­sen­cia real, re­di­me pe­ren­ne­men­te. A él, cru­ci ca­do en des­nu­dez las­ti­mo­sa, acu­de el po­bre que ca­re­ce de abri­go. A él, pues­to en­tre in­fa­mes, afren­ta­do y ca­lum­nia­do, vuel­ve los ojos el que se sien­te in­jus­ta­men­te per­se­gui­do o con­ver­ti­do en lu­di­brio de los hom­bres. A él, co­ro­na­do de es­pi­nas, se di­ri­ge el que pa­de­ce los do­lo­res de la men­te, el re­cuer­do del bien per­di­do, la viu­dez amar­ga, la com­pren­sión del pro­pio mal, de la in­jus­ti­cia aje­na. A esas ma­nos cla­va­das pi­de ali­vio aquel que no pue­de obrar por­que se le des­co­no­ce su de­re­cho. A esos pies ad­he­ri­dos a un ma­de­ro pi­de li­ber­tad aquel que sabe “cuán ás­pe­ro es el su­bir la es­ca­le­ra de un amo”. A él, des­co­yun­ta­do y he­cho re­ta­blo de he­ri­das y de san­gre, se di­ri­ge el que sien­te las en­fer­me­da­des de este cuer­po, pas­to aho­ra de pa­sio­nes y ma­ña­na de mi­se­rias. Y a él acu­de el que aca­ba, por­que él, a n de com­ple­tar su re­den­ción, qui­so también ser mo­ri­bun­do y en­se­ñar a mo­rir.

El San­to En­tie­rro. Obra de Ca­ra­vag­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.