His­to­ria de la Igle­sia or­to­do­xa ru­sa

La Opinión - Imágenes - - Semana Mayor - Eder Gar­cía Dus­sán (Frag­men­to) Uni­ver­si­dad Nacional de Co­lom­bia

La Igle­sia or­to­do­xa ru­sa es la ma­yor Igle­sia cris­tia­na or­to­do­xa del mun­do. Aun­que no exis­ten da­tos ofi­cia­les en cuanto al nú­me­ro de prac­ti­can­tes en Ru­sia, dis­tin­tos es­tu­dios so­cio­ló­gi­cos a rman que en­tre 70 y 80 mi­llo­nes de ru­sos se con­si­de­ran miem­bros de la Igle­sia or­to­do­xa ru­sa.

Se tra­ta de una Igle­sia au­to­cé­fa­la, es de­cir, in­de­pen­dien­te de to­da au­to­ri­dad re­li­gio­sa de ma­yor ran­go, y forma parte de la co­mu­nión or­to­do­xa mun­dial, cu­yo nú­me­ro de eles ron­da los 225 mi­llo­nes de per­so­nas. Ade­más de su pre­sen­cia en Ru­sia, es la prin­ci­pal religión en Bie­lo­rru­sia y Ucra­nia.

El má­xi­mo re­pre­sen­tan­te de la Igle­sia or­to­do­xa ru­sa es el pa­triar­ca de Mos­cú y de to­das las Ru­sias. Ba­jo este úl­ti­mo tér­mino se en­tien­den Ve­li­ko­rus­sia, o la Gran Ru­sia; Bie­lo­rru­sia, o la Ru­sia Blan­ca; y Ma­lo­rus­sia, o la Pe­que­ña Ru­sia, y ac­tual­men­te abar­ca los Es­ta­dos in­de­pen­dien­tes de Ru­sia, Bie­lo­rru­sia y Ucra­nia.

Al igual que otras igle­sias or­to­do­xas au­to­cé­fa­las, co­mo por ejem­plo, los pa­triar­ca­dos de Ale­jan­dría, de An­tio­quía o de Cons­tan­ti­no­pla, la Igle­sia ru­sa tie­ne au­to­ri­dad pa­ra ca­no­ni­zar, pre­vio avi­so a las de­más Igle­sias her­ma­na­das so­bre los cam­bios en su san­to­ral. Ade­más, la Igle­sia or­to­do­xa con­si­de­ra su­yos to­dos los san­tos de la his­to­ria “pre­cis­má­ti­ca”, es de­cir de an­tes del Cis­ma de Orien­te y Oc­ci­den­te (1054), año en el que fue for­ma­li­za­da la se­pa­ra­ción de las Igle­sias ca­tó­li­ca y or­to­do­xa.

LA PERCEPCIÓN DE LA IGLE­SIA OR­TO­DO­XA POR SUS FIE­LES

“En el nombre del Pa­dre y del Hi­jo y del Es­pí­ri­tu San­to” son bau­ti­za­dos los cris­tia­nos en todo el mun­do, pe­ro en es­ta mis­ma fra­se ra­di­ca la prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre la Igle­sia ca­tó­li­ca y la or­to­do­xa, la dis­tin­ción que ofi­cial­men­te sir­vió de pre­tex­to pa­ra su se­pa­ra­ción en 1054, en el lla­ma­do Cis­ma de Orien­te y Oc­ci­den­te.

Pa­ra los or­to­do­xos el Es­pí­ri­tu San­to pro­ce­de úni­ca­men­te del Pa­dre, mien­tras que en la Igle­sia ca­tó­li­ca pro­ce­de del Pa­dre y del Hi­jo. Sin em­bar­go, si pre­gun­tá­se­mos a cre­yen­tes or­to­do­xos ru­sos, en­con­tra­ría­mos po­cos que fue­ran ca­pa­ces de se­ña­lar cuál es la prin­ci­pal di­fe­ren­cia con la Igle­sia ca­tó­li­ca. En reali­dad, muchas per­so­nas de Ru­sia, Ucra­nia y Bie­lo­rru­sia que son cris­tia­nos or­to­do­xos iden­ti can es­ta a lia­ción con un fe­nó­meno cul­tu­ral, inalie­na­ble de la his­to­ria de su país.

LA LLEGADA DEL CRISTIANISMO A RU­SIA

La his­to­ria del cristianismo en la an­ti­gua Rus arran­ca con el via­je em­pren­di­do a los te­rri­to­rios de las tri­bus es­la­vas pa­ga­nas orien­ta­les por el após­tol san An­drés. Los re­la­tos so­bre este via­je, tan arrai­ga­do en la me­mo­ria po­pu­lar, fue­ron re­la­ta­dos en el ma­nus­cri­to de Nés­tor el Cro­nis­ta. Se­gún la obra de Nés­tor, san An­drés re­co­rrió el te­rri­to­rio si­tua­do al nor­te del mar Ne­gro hasta lle­gar al río Dnié­per, don­de se de­tu­vo en las mon­ta­ñas de Kiev y ben­di­jo la fu­tu­ra ciu­dad, hoy con­si­de­ra­da “ma­dre de las ciu­da­des ru­sas”.

Va­rios his­to­ria­do­res ru­sos po­nen en te­la de jui­cio la le­yen­da pe­ro to­dos coin­ci­den en que el após­tol sí vi­si­tó las ori­llas sep­ten­trio­na­les del mar Ne­gro.

Tam­po­co ca­ben du­das de que pa­ra el mo­men­to de la adop­ción del cristianismo co­mo religión ofi­cial, en 988, parte de la po­bla­ción, so­bre todo en el prin­ci­pa­do ru­so de Kiev, ya era cris­tia­na.

El te­rreno pa­ra ello fue abo­na­do por la ac­ti­vi­dad de los san­tos her­ma­nos após­to­les Ci­ri­lo y Me­to­dio, evan­ge­li­za­do­res de los es­la­vos y au­to­res del primer al­fa­be­to es­la­vo.

En el año 955 tuvo lu­gar el bau­ti­zo de la prin­ce­sa Ol­ga de Kiev, viu­da del prín­ci­pe Ígor, que go­ber­na­ba Kiev en aquel en­ton­ces, y abue­la del prín­ci­pe Vla­di­mi­ro de Kiev, quien años más tar­de en­tra­ría en la his­to­ria ru­sa co­mo el “bau­tis­ta” de su pue­blo. Con ello la puer­ta pa­ra la en­tra­da del cristianismo que­dó abier­ta. Ol­ga fue bau­ti­za­da al­re­de­dor de 955 en Cons­tan­ti­no­pla, de don­de lle­vó sa­cer­do­tes grie­gos que co­men­za­ron a le­van­tar tem­plos en el prin­ci­pa­do de Kiev, en­ton­ces el más fuer­te de Ru­sia. Sin em­bar­go, su hi­jo Svia­tos­lav si­guió ve­ne­ran­do a los vie­jos dio­ses.

La ex­pan­sión del cristianismo “bi­zan­tino” en el te­rri­to­rio de Ru­sia se de­be a los víncu­los, tan­to eco­nó­mi­cos co­mo po­lí­ti­cos, de los es­la­vos orien­ta­les con la ve­ci­na Cons­tan­ti­no­pla y a la ri­que­za y pres­ti­gio del Im­pe­rio bi­zan­tino, da­da la si­tua­ción sig­ni ca­ti­va­men­te peor en Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal y la ma­la fa­ma que te­nía el pa­pis­mo fue­ra de Eu­ro­pa (con­vie­ne re­cor­dar el es­cán­da­lo con la pa­pi­sa Jua­na).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.