El pla­cer de la bre­ve­dad…

La Opinión - Imágenes - - Portada - Eduar­do Yá­ñez Ca­nal

Se tra­ta de mi­ni­rre­la­tos o mi­cro­sur­cos, mi­ni­fic­cio­nes, fic­cio­nes sú­bi­tas o mi­nu­tos de fic­ción que mues­tran to­do su po­der: la bre­ve­dad que sin­te­ti­za mun­dos. Y que con­cen­tran ex­pe­rien­cias, uto­pías, re­fle­xio­nes y afo­ris­mos que pre­ten­den ver to­do aque­llo que es­tá al al­can­ce de nues­tras ma­nos… (Eduar­do Yá­ñez Ca­nal). TOC, TOC…

El bus que le asig­na­ron a Ja­cin­to Já­co­me es­ta­ba he­cho un as­co: la­tas oxi­da­das, es­pe­jos ra­ya­dos, la ca­ja chi­llan­do y la ca­bri­lla tem­blan­do. Por for­tu­na ya ter­mi­na­ba ru­ta en un ba­rrio al sur de la ciu­dad. Pe­ro, al apli­car los fre­nos, el vehícu­lo se lan­zó cues­ta aba­jo. No pu­do ha­cer na­da. El es­truen­do de la­tas, ma­de­ras y la­dri­llos re­ve­ló que el bus en­tró a la sa­la. Gri­tos e in­sul­tos de pa­sa­je­ros, ocu­pan­tes y ve­ci­nos le in­di­ca­ron que no ha­bía muer­tos ni he­ri­dos.

Al otro día, un pe­rió­di­co ti­tu­ló: “¡Toc, toc… no abra, pue­de ser un bus!”.

LA RE­VO­LU­CIÓN

Su­ce­dió en el fu­tu­ro. Lo cuen­tan los arús­pi­ces. To­ro, Chi­ta, Ro­bin, el doc­tor Wat­son, Pan­cho el ayu­dan­te de Cis­co Kid, Yá­ñez el fer­vien­te se­gui­dor de San­do­kán el Ti­gre de la Ma­la­sia y los X-Men que obe­de­cían de­ci­die­ron re­be­lar­se. No lo hi­cie­ron so­los. Los si­guie­ron to­dos los her­ma­nos me­no­res contra el pri­mo­gé­ni­to. A ellos se su­ma­ron los car­de­na­les contra el Pa­pa, al igual que vi­ce­pre­si­den­tes y de­sig­na­dos contra el mandatario ele­gi­do po­pu­lar­men­te. Mien­tras tan­to, las mu­je­res de fa­mi­lias tra­di­cio­na­les no vol­vie­ron a obe­de­cer al ma­cho. Y los dic­ta­do­res ca­ye­ron co­mo nai­pes al igual que los re­yes an­te el em­pu­je iras­ci­ble de los prín­ci­pes. De ni­ti­va­men­te, esa vez la Re­vo­lu­ción triun­fó.

CHI­CA BUE­NA

Cú­cu­ta es una chi­ca bue­na, pe­ro su his­to­ria no la re­co­no­ce.

EN­TRE LOS DE­DOS…

Sue­ño con Cú­cu­ta, pe­ro lue­go de un lar­go agua­ce­ro se me des­li­za en­tre los de­dos…

DI­ME CON QUIÉN AN­DAS…

Di­me con quién an­das, y te di­ré que Cú­cu­ta tie­nes.

NO LES CREÍA­MOS

Ve­nían del ba­rrio de arri­ba, don­de las no­ti­cias ha­blan de atra­cos, vio­la­cio­nes y gue­rra de pan­di­llas. Pe­ro ellos, lin­da pa­re­ja, con el pe­lo com­ple­ta­men­te blan­co y una edad in­de ni­da, ba­ja­ban to­ma­dos de la mano. Al pre­gun­tar­les de dón­de ve­nían nos res­pon­dían al uní­sono, con su me­jor son­ri­sa: De El Pa­raí­so.

Nos con­fun­di­mos al ver su pla­ci­dez y la fe­li­ci­dad que los em­bar­ga­ba y qui­si­mos creer que El Pa­raí­so era un remanso de paz. Pe­ro no lo hi­ci­mos, por­que al pre­gun­tar­les sus nom­bres di­je­ron lla­mar­se Adán y Eva.

SÚPLICA

La mu­jer no des­can­só. Pu­so avi­sos en los pos­tes, lla­mó a las emi­so­ras, co­mu­ni­có en las re­des so­cia­les y pu­bli­có en los dia­rios. Cha­pu­lín, su pe­rro, se ha­bía per­di­do en la Ave­ni­da Ce­ro. Era dó­cil, ju­gue­tón y no ha­cía da­ño a nadie. En los men­sa­jes, la mu­jer de­cía: Por fa­vor, se los su­pli­co, él es só­lo un pe­rro sal­chi­cha… ¡No se lo co­man!

QUIEN NO ARRIES­GA UN HUE­VO…

Des­de los sie­te años me par­to el lo­mo tra­ba­jan­do. Fui vendedor de Marl­bo­ro, re­mon­ta­dor de llan­tas, man­da­de­ro, ca­rre­ti­lle­ro, co­te­ro, em­bo­la­dor y mi­no­ris­ta de Kent an­tes de me­ter­me con las es­me­ral­das. So­bre­vi­ví a Ca­rran­za, Efraín González, al “Gan­zo” Ari­za y a Ro­drí­guez Ga­cha. Des­pués en­fren­té al ti­gre, la anacon­da, el ja­ba­lí y las pi­ra­ñas en el mun­do de la co­ca. Pe­ro me la ga­nó el pa­lu­dis­mo y tu­ve que bus­car la me­jor pla­za: Cú­cu­ta. Por eso sé lo que di­go, aquí en la Dia­go­nal San­tan­der, les ten­go la suer­te. Se lo di­ce quien se ga­nó tres gran­des. Así que aníme­se y cóm­pre­me el bi­lle­te de la de hoy. Us­ted, ói­ga­me bien, pue­de ser el pró­xi­mo mi­llo­na­rio. No lo pien­se más. Re­cuer­de que quien no arries­ga un hue­vo…

AVIS­PAS

A di­fe­ren­cia de las abe­jas, las avis­pas ata­ca­ban sin mo­ti­vo y en cual­quier mo­men­to. En­ri­que mos­tra­ba la ca­ra en­ro­je­ci­da y ras­po­nes en las ro­di­llas mien­tras se so­ba­ba el hom­bro des­nu­do. A su la­do pa­sa­ban las ves­pas sin in­te­rrup­ción, cru­zán­do­se en la vía, zig­za­guean­do, re­tum­ban­do con un rui­do per­ma­nen­te, es­can­da­lo­so, atro­na­dor. Eran las hy­me­nóp­te­ras de es­pe­cies co­mo la ves­pa vul­ga­ris, la ves­pu­la ger­má­ni­ca o la man­da­ri­na, los in­sec­tos me­nos apre­cia­dos del reino ani­mal. Pe­ro En­ri­que son­reía, pues ha­cía dos me­ses lo ha­bía atro­pe­lla­do otra y du­ró tres ho­ras pri­va­do, con frac­tu­ra de na­riz e in­ca­pa­ci­dad de dos me­ses. Ha­bía pa­sa­do a en­gro­sar las es­ta­dís­ti­cas: una víc­ti­ma más de las te­mi­bles avis­pas de las ca­lles cu­cu­te­ñas. Pe­ro es­ta vez la ha­bía sa­ca­do ba­ra­ta.

FRUS­TRA­CIÓN

Te­nía to­das las con­di­cio­nes: gran re­sis­ten­cia, pi­que de­mo­le­dor, mus­cu­la­tu­ra exi­ble y no­ta­ble ac­ti­tud com­pe­ti­ti­va. To­dos lo mi­ra­ban a tra­vés del cris­tal, pe­ro él no po­día com­pla­cer­los. Era so­lo un ma­ni­quí en una tien­da de­por­ti­va.

LA MUER­TE JO­VEN

Jo­sé lle­va­ba 40 años en el mis­mo sec­tor. Siem­pre ma­dru­ga­ba y se ins­ta­la­ba allí, en el an­dén de la gran ave­ni­da. No so­lo ven­día ca­ra­me­los, pon­qués, ga­lle­tas, maíz o ma­ní, sino que orien­ta­ba a los per­di­dos o a quie­nes so­li­ci­ta­ban in­for­ma­ción pa­ra lle­gar a una di­rec­ción. Sin em­bar­go, su dis­fru­te era sen­tar­se en una si­lla de lo­na y po­ner­se a pin­tar lo que le lla­ma­ba la aten­ción, el he­cho no­ti­cio­so o lo que da­ba vue­lo a su ima­gi­na­ción. Era el cro­nis­ta del ba­rrio. Pin­ta­ba a los que corrían pa­ra tra­tar de lle­gar al bus que par­tía rau­do. Tam­bién, se so­la­za­ba en pin­tar a su ve­cino, un mo­reno que ven­día fru­tas fres­cas, a los men­di­gos y su mo­ne­di­ta por fa­vor o a los ve­ne­zo­la­nos que ven­dían co­lla­res, pul­se­ras o lla­ve­ros. Vi­vía pen­dien­te de no­ti­cias co­mo el pa­so ve­loz de la ca­ra­va­na pre­si­den­cial o de las pro­tes­tas de maes­tros y sin­di­ca­lis­tas. Se ufa­na­ba de que es­ta­ba so­bre la ju­ga­da. Sin em­bar­go, una no­ti­cia que no re­gis­tró fue cuan­do dos mo­to­ci­clis­tas ado­les­cen­tes cho­ca­ron en­tre sí a gran ve­lo­ci­dad a las 8 de la ma­ña­na de un mar­tes 13. Uno mu­rió al ins­tan­te mien­tras el otro fa­lle­ció en la am­bu­lan­cia que lo tras­la­da­ba al hos­pi­tal más cer­cano. Jo­sé se jus­ti caba di­cien­do que lo te­nía cla­ro: no le in­tere­sa­ba re­gis­trar la muer­te jo­ven.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.