Las dis­cor­dias de San­tan­der y Bo­lí­var

(Re­se­ña crí­ti­ca del li­bro Fran­cis­co de Pau­la San­tan­der: el hom­bre de las eyes). Frag­men­to

La Opinión - Imágenes - - Portada - Ol­ga Ma­ría La­cou­tu­re Serrano

¿Cuá­les fue­ron las cau­sas por las cuá­les la his­to­ria de Co­lom­bia es­tu­vo siem­pre man­cha­da por las dis­cor­dias de San­tan­der y Na­ri­ño, y San­tan­der y Bo­lí­var?

San­tan­der, Na­ri­ño, y Bo­lí­var, mar­ca­ron la his­to­ria de Co­lom­bia al bus­car de­fen­der ca­da uno sus in­tere­ses sin im­por­tar que vi­nie­ra por de­lan­te. Los es­tu­dian­tes de los co­le­gios de San Bar­to­lo­mé y el Rosario fue­ron los pri­me­ros en ver en su fu­tu­ro la bús­que­da de la li­ber­tad. Es­pe­cí ca­men­te en San Bar­to­lo­mé es­tu­dia­ba un jo­ven varonil, de ca­be­llo ri­za­do, ojos gri­ses, la­bios del­ga­dos, y ce­jas grue­sas y po­bla­das lla­ma­do Fran­cis­co de Pau­la San­tan­der. Por otro la­do, se en­con­tra­ba otra emi­nen­cia his­tó­ri­ca, culta e in­quie­ta, na­ci­do en Ca­ra­cas, su nom­bre era Si­món Bo­lí­var. En el fon­do eran muy igua­les, a am­bos los unía el de­seo de li­be­rar a su pa­tria de las ma­nos de la co­lo­nia es­pa­ño­la. Bo­lí­var cla­ma­ba por la li­ber­tad de Nue­va Gra­na­da, pen­sa­ba que las fron­te­ras se aca­ba­ban pa­ra que el pue­blo uni ca­do per­die­ra su es­cla­vi­tud, no era jus­to que por un la­do es­tu­vie­ra un pue­blo li­bre, y a otros me­tros de dis­tan­cia uno sometido a la es­cla­vi­tud.

Pe­ro esas di­fe­ren­cias se com­ple­men­ta­ban. Bo­lí­var era un hom­bre so­ña­dor, ro­mán­ti­co. San­tan­der vi­vía en el mun­do ac­tual, se ca­rac­te­ri­za­ba por ser muy or­de­na­do, en sus es­cri­tos se en­con­tra­ban des­crip­cio­nes de he­chos que na­da te­nían con ver con fantasías. En sus car­tas tra­ta­ba con gran ins­pi­ra­ción el te­ma de la ley; él pen­sa­ba que la úni­ca ma­ne­ra de sa­lir de tan­tos con ic­tos y se ca­rac­te­ri­za­ban por­que no se en­con­tra­ba nin­gún ti­po de ex­pli­ca­ción so­bre sus sen­ti­mien­tos. Bo­lí­var es­cri­bía de for­ma apa­sio­na­da te­nien­do en cuen­ta sus sen­ti­mien­tos co­mo to­do ro­mán­ti­co. “Y la in­de­pen­den­cia se lo­gró con el ca­te­cis­mo de Na­ri­ño so­bre los de­re­chos del hom­bre, la ima­gi­na­ción crea­do­ra de Bo­lí­var que apa­sio­nó a los pue­blos, las lan­zas de los lla­ne­ros que atra­ve­sa­ban el pá­ra­mo y la or­de­na­ción ins­ti­tu­cio­nal de San­tan­der”. Otra de las di­fe­ren­cias en­tre Bo­lí­var y San­tan­der fue su for­ma de con­ce­bir el con­cep­to de na­ción por­que ca­da uno fue cria­do en en­tor­nos com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes. Bo­lí­var es­tu­vo in uen­cia­do por la re­vo­lu­ción fran­ce­sa, es­tu­dió a San­to To­más de Aquino, y em­pe­zó cur­sos de de­re­cho a muy tem­pra­na edad. San­tan­der por re­li­gio­sas que le in­cul­ca­ron el or­den del cual se ca­rac­te­ri­za­ba ya que por medio de cam­pa­nas to­dos los días en las ma­dru­ga­das se le­van­ta­ba pa­ra asis­tir a mi­sa, es­tu­vo con ellas has­ta los quin­ce años que fue la épo­ca en la que fue al co­le­gio.

Bo­lí­var char­la­ba con to­dos co­mo si fue­ran sus gran­des ami­gos. San­tan­der era se­rio, que­ría dar la im­pre­sión de au­to­ri­dad con su len­gua­je. “Pe­ro lle­gó la Re­vo­lu­ción. Su pri­me­ra eta­pa fue de dis­cur­sos elo­cuen­tes. La segunda eta­pa se con­vir­tió en una con­tien­da fe­roz e inopor­tu­na en­tre los pa­trio­tas, di­vi­di­dos en dos ban­dos. La ter­ce­ra se­ña­ló la im­plan­ta­ción del te­rror y la erec­ción de los pa­tí­bu­los. La cuar­ta se­ña­ló la pau­sa­da y he­roi­ca re­con­quis­ta de la li­ber­tad”. San­tan­der pres­ta­ba sus ser­vi­cios a la in­de­pen­den­cia de Nue­va Gra­na­da en Los Lla­nos. En es­te lu­gar co­no­ció a Bo­lí­var y des­de allí fue su ami­go in­con­di­cio­nal. Ob­te­nían car­gos a nes has­ta que Bo­lí­var se fue exi­lia­do a Ve­ne­zue­la y San­tan­der se que­dó en Co­lom­bia. Lue­go de un tiem­po en que su amis­tad con­ti­nua­ra cre­cien­do Fran­cis­co de Pau­la San­tan­der le co­mu­ni­có a to­do el ejér­ci­to que se pre­pa­ra­ra por­que ya era ho­ra de con­se­guir la tan an­he­la­da li­ber­tad de Nue­va Gra­na­da. “In­clu­si­ve mien­tras es­to se es­ta­ba lle­van­do a ca­bo, se ha­bía or­ga­ni­za­do una Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia al me­nos so­bre el pa­pel. Bo­lí­var fue lla­ma­do de re­gre­so a An­gos­tu­ra en sep­tiem­bre de 1819 pa­ra ha­cer fren­te a una re­vuel­ta mi­li­tar ori­gi­na­da por fac­to­res ta­les co­mo la pro­pia pre­emi­nen­cia de Bo­lí­var y el go­bierno ine caz del vi­ce­pre­si­den­te Zea. La re­vuel­ta fue li­qui­da­da pa­cí ca­men­te tan pron­to co­mo Bo­lí­var lle­gó a la es­ce­na de los acon­te­ci­mien­tos. Lue­go, co­mo una inade­cua­da cul­mi­na­ción de su triun­fo, el Con­gre­so de Ve­ne­zue­la pro­cla­mó for­mal­men­te en una bre­ve Ley Fun­da­men­tal, la unión de Ve­ne­zue­la, Nue­va Gra­na­da y Qui­to, en la Re­pú­bli­ca de Co­lom­bia. Sin em­bar­go, no se adop­tó una or­ga­ni­za­ción per­ma­nen­te. Ac­tuan­do en­ton­ces co­mo su­pre­mo cuer­po le­gis­la­ti­vo de to­da “Co­lom­bia”, el con­gre­so nom­bró a Bo­lí­var y a Zea co­mo pre­si­den­te y vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, res­pec­ti­va­men­te, y creó dos vi­ce­pre­si­den­tes adi­cio­na­les, uno con es­pe­cial res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra Ve­ne­zue­la, y el otro pa­ra la Nue­va Gra­na­da, o Cun­di­na­mar­ca, co­mo de­bía lla­mar­se to­do es­te es­ta­do en ade­lan­te. Des­de lue­go se dio a San­tan­der es­ta úl­ti­ma po­si­ción, que era en esen­cia la mis­ma que ya ocu­pa­ba”. En el año de 1819 Bo­lí­var fue de­cla­ra­do por el Con­gre­so, pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. El pue­blo es­ta­ba fe­liz. Pe­ro no fue­ron mu­chos los días en que Bo­lí­var es­tu­vo go­ber­nan­do por­que te­nía el com­pro­mi­so de li­be­rar a Ve­ne­zue­la, por tal ra­zón que­dó San­tan­der a car­go del go­bierno. Ade­más de es­tos dos gran­des hom­bres en la épo­ca tam­bién fue­ron muy im­por­tan­tes don An­to­nio Na­ri­ño y el ge­ne­ral Jo­sé An­to­nio Páez. Al lle­gar a Cú­cu­ta San­tan­der no co­no­cía a Na­ri­ño, pe­ro con el pa­so del tiem­po se vol­vie­ron gran­des ami­gos, has­ta el pun­to de que lue­go fue don An­to­nio quien lo ayu­dó a cons­pi­rar contra Bo­lí­var. El Ge­ne­ral Páez, fe­de­ra­lis­ta y am­bi­cio­so, te­nía en men­te la cons­truc­ción de una Gran Re­pú­bli­ca, pe­ro és­ta se en­con­tra­ba apar­ta­da del con­cep­to de que te­nía Bo­lí­var de la mis­ma, por es­ta ra­zón su for­ma de ser apá­ti­ca lo ale­jó de San­tan­der, y al mis­mo tiem­po hi­zo que el plan de unión en la pa­tria se de­bi­li­ta­ra. Du­ran­te es­te tiem­po se for­mó un gru­po que es­ta­ba en contra de los pen­sa­mien­tos del Li­ber­ta­dor, y no so­lo de és­tos sino tam­bién de su for­ma de ser; por és­tas ra­zo­nes y otras lle­gó a ma­nos de Bo­lí­var en la ca­sa de Go­bierno una car­ta de par­te de San­tan­der en la que can­ce­la­ba la amis­tad que exis­tía. Des­de aquí se ini­ció la lu­cha en­tre am­bos. Pe­ro to­do no hu­bie­ra si­do peor has­ta el 9 de abril de 1828 en don­de Bo­lí­var for­mó una con­vo­ca­to­ria pa­ra crear la Con­ven­ción de Ocaña con el n de re­for­mar lo que ya se en­con­tra­ba es­ti­pu­la­do en la Cons­ti­tu­ción de Cú­cu­ta y de po­ner­le n a las di­fe­ren­cias que se en­con­tra­ban en am­bos lí­de­res. Pe­ro ni si­quie­ra hu­bo una reunión ni con­ver­sa­ción, se en­con­tra­ron en Ocaña ca­da uno con su es­tra­te­gia es­ta­ble­ci­da. El pri­mer gru­po en pre­sen­tar su pro­yec­to de re­for­mas pa­ra la Cons­ti­tu­ción se dio el 21 de ma­yo de 1828, li­de­ra­do por San­tan­der y con­for­ma­do

por gran­des abo­ga­dos y par­la­men­ta­rios con ex­pe­rien­cia en es­tos te­mas, por el con­tra­rio, el de Bo­lí­var se en­con­tra­ba en des­ven­ta­ja por­que ade­más de ser muy po­cas per­so­nas, no te­nían ex­pe­rien­cia al­gu­na en el te­ma. Co­mo se ob­ser­va no ha­bía na­da por­que lu­char, Bo­lí­var en es­te as­pec­to no tu­vo co­mo dar la pe­lea y de­fen­der sus in­tere­ses por tal ra­zón su gru­po de­ci­dió en­viar una de­cla­ra­ción en la que se anun­cia­ba que se apar­ta­ban de lo que tu­vie­ra que ver con la Con­ven­ción de Ocaña. Pe­ro, aun­que fue­ran tan­tas las di­fe­ren­cias que se en­con­tra­ban en el am­bien­te por par­te de sus lí­de­res, és­tas no afectaron la for­ma­ción de la Nue­va Gra­na­da en don­de se en­con­tra­ba a Co­lom­bia, Ve­ne­zue­la, y la Re­pú­bli­ca In­de­pen­dien­te de Ecua­dor desa­rro­lla­das las tres con una iden­tidad di­fe­ren­te co­mo ca­da una con sus sím­bo­los y es­cu­dos na­cio­na­les di­fe­ren­tes. En és­ta épo­ca hu­bo dos cons­ti­tu­cio­nes, la de Cú­cu­ta y la de Ocaña, ca­da una con una con­cep­ción de Es­ta­do di­fe­ren­te. “Dos cons­ti­tu­cio­nes. Dos re­gio­na­lis­mos: la pug­na de dos ge­ne­ra­cio­nes. La ge­ne­ra­ción de la gue­rra y la ge­ne­ra­ción de la paz. En la gue­rra pre­do­mi­na lo que lla­ma­ban los grie­gos “la are­té”, el va­lor, la vir­tud he­roi­ca, la es­pa­da. En la paz, la ru­ti­na, la bu­ro­cra­cia, la dis­cu­sión, la pa­la­bra, la ley que per­mi­te su li­bre emi­sión”. To­do ter­mi­nó el 28 de agos­to en don­de se pu­bli­ca en de­cre­to que la Cons­ti­tu­ción de Cú­cu­ta de­jó de exis­tir, y que en la nue­va Cons­ti­tu­ción no se le atri­bu­ye nin­gu­na fun­ción a San­tan­der y al Je­fe Su­pre­mo del Es­ta­do un gran nú­me­ro de ellas. El gru­po de opo­si­to­res de Bo­lí­var pen­sa­ba que él no te­nía nin­gún po­der pa­ra crear una nue­va Cons­ti­tu­ción, por tal ra­zón se creó un gru­po clan­des­tino que de­fen­día la Cons­ti­tu­ción que fue abo­li­da, el cual se fue in­ten­si can­do, haciéndose ca­da más fuer­te y el odio y la in­di­fe­ren­cia ca­da vez más gran­des. El de­seo de ven­gan­za no ce­sa­ba, Bo­lí­var sin sa­ber­lo es­ta­ba co­rrien­do un gra­ve pe­li­gro. En­fer­mo el Li­ber­ta­dor hace que lla­men a Manuela “su mu­jer” al Pa­la­cio. Ella al lle­gar lo acom­pa­ña a su cuar­to y al pa­so de unos mi­nu­tos sien­te rui­dos que no sa­bía de don­de pro­ve­nían. Despertó al Li­ber­ta­dor pa­ra in­for­mar­le y lo pri­me­ro que él tra­to de ha­cer fue abrir la puer­ta con su es­pa­da pe­ro Manuela no lo de­jó, el plan se­ría que él se lan­za­ra por la ven­ta­na mien­tras Manuela con rma­ba que no ha­bían per­so­nas, de lo que pa­sa­ba lue­go en el Pa­la­cio se en­car­gó ella, y es­to fue que un gru­po de hom­bres en­tra­ron a tra­tar de ma­tar al Li­ber­ta­dor pe­ro no lo en­con­tra­ron, le pre­gun­ta­ron varias ve­ces a ella en dón­de es­ta­ba y lo pri­me­ro que se le ocu­rrió fue de­cir que es­ta­ba en el Con­se­jo, pe­ro se die­ron cuen­ta que la ven­ta­na es­ta­ba abier­ta y ella di­jo que era pa­ra sa­ber de don­de pro­ve­nían los rui­dos. Unos cre­ye­ron, otros no, aun así, se fue­ron del Pa­la­cio y la vi­da del Li­ber­ta­dor que­dó en ese mo­men­to fue­ra de to­do pe­li­gro. El li­ber­ta­dor es­con­di­do de­ba­jo de un puen­te de­ci­de en la ma­dru­ga­da de­vol­ver­se al Pa­la­cio, y lo pri­me­ro que hace al lle­gar es lla­mar a sus alle­ga­dos pa­ra que em­pe­za­ra la in­ves­ti­ga­ción y sa­ber quién lo odia­ba tan­to que lle­gó has­ta el pun­to de que­rer ase­si­nar­lo. De­ci­dió pro­te­ger su vi­da y la glo­ria de su na­ción saliendo del país y de­jan­do el pro­ce­so a car­go de Ra­fael Ur­da­ne­ta. La opi­nión de to­dos apun­ta­ba a que ha­bía si­do San­tan­der, pe­ro él se de­fen­dió y ne­gó to­das las impu­tacio­nes. A Ur­da­ne­ta esos ar­gu­men­tos no le sir­vie­ron y se le con­de­nó a la pe­na de muer­te. Una mu­jer se di­ri­gió a Bo­lí­var por medio de una car­ta ha­blán­do­le de las be­lle­zas y bon­da­des de San­tan­der pa­ra pe­dir­le que por fa­vor no lo hi­cie­ra, que no le apli­ca­ra la pe­na. És­ta mu­jer fue Ni­co­la­sa Ibá­ñez, ami­ga y aman­te de San­tan­der. Gra­cias a la car­ta de Ni­co­la­sa, Bo­lí­var de­ci­de in­ves­ti­gar me­jor el ca­so de San­tan­der: “Esa me­di­da plan­tea­ba una si­tua­ción po­lí­ti­ca gra­ve por mu­chas ra­zo­nes. La pri­me­ra, San­tan­der era gra­na­dino. Era juz­ga­do por ve­ne­zo­la­nos. Co­mo el Ge­ne­ral Páez, ve­ne­zo­lano, no ad­mi­tió ser juz­ga­do por los gra­na­di­nos. La uni­dad es­ta­ba di­suel­ta por esos días por el re­gio­na­lis­mo. San­tan­der ha­bía si­do la pri­me­ra gu­ra gra­na­di­na en la gue­rra de la in­de­pen­den­cia.

Se tie­ne en cuen­ta que San­tan­der im­pi­dió en Soa­cha el ase­si­na­to del Li­ber­ta­dor a ma­nos de Ca­ru­jo y se acon­se­ja la des­ti­tu­ción del Ge­ne­ral in­cul­pa­do y su ex­tra­ña­mien­to de la Re­pú­bli­ca. Fue con­mu­ta­da la pe­na de muer­te.” Lue­go de es­ta de­ci­sión que le sal­vó la vi­da San­tan­der de­ci­dió el exi­lio. Gra­cias a que Bo­lí­var fue una pie­za cla­ve pa­ra anu­lar la pe­na de muer­te, la amis­tad en­tre él y San­tan­der no es­ta­ba ter­mi­na­da com­ple­ta­men­te, con de­cir que has­ta se veían en reunio­nes so­cia­les y se sa­lu­da­ban, has­ta po­dían lle­gar a man­te­ner una bre­ve con­ver­sa­ción,

Du­ran­te el exi­lio: “An­du­vo San­tan­der por los prin­ci­pa­les paí­ses de Eu­ro­pa des­de 1829 has­ta prin­ci­pios de 1832, en que pa­só a Es­ta­dos Uni­dos, y re­ci­bió allí el o -cio en que la Con­ven­ción gra­na­di­na le co­mu­ni­ca­ba su elec­ción co­mo Pre­si­den­te in­te­ri­no de la Nue­va Gra­na­da; des­em­bar­có en San­ta Marta y con­ti­nuó en su via­je por tie­rra, con el n de co­no­cer las ne­ce­si­da­des de los pue­blos”.

¿Qué sin­tió San­tan­der al en­te­rar­se de la muer­te de Bo­lí­var? Nos po­de­mos que­dar cor­tos res­pon­dien­do acer­ca de di­cho te­ma, ya que el Ge­ne­ral San­tan­der era un hom­bre muy po­co ex­pre­si­vo. Des­pués de la muer­te de la muer­te de Bo­lí­var, el ge­ne­ral San­tan­der lo más se­gu­ro era que pen­sa­ra y re­cor­da­ra las aven­tu­ras, mo-men­tos agra­da­bles y de dis­cor­dia jun­to a su co­le­ga y gran ami­go, ya que fue­ron diez lar­gos años de una en­tra­ña­ble amis­tad. Las­ti­mo­sa­men­te, fue se­ña­la­do por Bo­lí­var y sus sim­pa­ti­zan­tes co­mo enemi­go, po­si­ción des­hon­ro­sa con la cual se iría a la tum­ba, ya que se en­con­tra­ron es­cri­tos que ase­gu­ran que Bo­lí­var nun­ca lle­gó a per­do­nar la fal­ta de leal­tad.

Y la vi­da de es­tos dos gran­des hom­bres ter­mi­nó en que Bo­lí­var mu­rió a cau­sa de una neu­mo­nía en San­ta Marta acom­pa­ña­do de po­cas per­so­nas que eran sus más sin­ce­ros ami­gos. San­tan­der al con­tra­rio en su le­cho de muer­te es­tu­vo acom­pa­ña­do has­ta el úl­ti­mo mo­men­to por un gran nú­me­ro de per­so­nas que lo es­tu­vie­ron apo­yan­do has­ta su úl­ti­mo sus­pi­ro. “El 28 de abril de 1840 so­na­ron las cam­pa­ni­llas a lo lar­go de la ca­lle real. Una pro­ce­sión de dos mil per­so­nas acom­pa­ña­ba al ar­zo­bis­po Ma­nuel Jo­sé Mos­que­ra, de la Ca­te­dral Pri­ma­da a la ca­sa de San­tan­der. Se reali­zó, den­tro de un si­len­cio res­pe­tuo­so, la con­mo­vi­da ce­re­mo­nia en la al­co­ba del ge­ne­ral. Siem­pre fue el a la fe ca­tó­li­ca, in­cul­ca­da por los pa­dres je­sui­tas.

Si­món Bo­lí­var

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.