Lud­wig van Beet­ho­ven

La Opinión - Imágenes - - Personaje -

Alas cin­co de la tar­de del 26 mar­zo de 1827 se le­van­tó en Vie­na un fuer­te vien­to que mo­men­tos des­pués se trans­for­ma­ría en una im­pe­tuo­sa tor­men­ta. En la pe­num­bra de su al­co­ba, un hom­bre con­su­mi­do por la ago­nía es­tá a pun­to de ex­ha­lar su úl­ti­mo sus­pi­ro. Un in­ten­so re­lám­pa­go ilu­mi­na por unos se­gun­dos el le­cho de muer­te. Aun­que no ha po­di­do es­cu­char el trueno que re­sue­na a con­ti­nua­ción, el hom­bre se des­pier­ta so­bre­sal­ta­do, mi­ra ja­men­te al in ni­to con sus ojos íg­neos, le­van­ta la mano de­re­cha con el pu­ño ce­rra­do en un úl­ti­mo ges­to en­tre ame­na­za­dor y su­pli­can­te y cae ha­cia atrás sin vi­da.

Lud­wig van Beet­ho­ven se ha des­pe­di­do del mun­do con un ade­mán ca­rac­te­rís­ti­co, de­jan­do tras de sí una exis­ten­cia mar­ca­da por la so­le­dad, las en­fer­me­da­des y la miseria, y una obra que, sin du­da al­gu­na, me­re­ce el ca­li ca­ti­vo de genial.

Na­ci­do en Bonn en 1770, Lud­wig van Beet­ho­ven cre­ció sometido a los usos y cos­tum­bres cor­te­sa­nos pro­pios de los es­ta­dos ale­ma­nes; des­de allí sa­lu­da­ría la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa y lue­go el ad­ve­ni­mien­to de Na­po­león co­mo el gran re­for­ma­dor y li­be­ra­dor de la Eu­ro­pa feu­dal, pa­ra aca­bar con­tem­plan­do de­silu­sio­na­do con la con­so­li­da­ción del Im­pe­rio fran­cés. Su obra arra­só co­mo un hu­ra­cán las con­ven­cio­nes mu­si­ca­les cla­si­cis­tas de su épo­ca y ten­dió un puen­te di­rec­to, más allá del ro­man­ti­cis­mo pos­te­rior, con Brahms y Wag­ner, e in­clu­so con mú­si­cos del si­glo XX. Su per­so­na­li­dad con gu­ró uno de los pro­to­ti­pos del ar­tis­ta ro­mán­ti­co de­fen­sor de la fra­ter­ni­dad y la li­ber­tad, apa­sio­na­do y trá­gi­co.

Su fa­ma pre­coz y so­bre to­do su repu­tación co­mo pia­nis­ta ori­gi­nal y vir­tuo­so le abrie­ron las puer­tas de la al­ta so­cie­dad, la cual lo aco­gió con la con­des­cen­den­cia de quien ol­vi­da ge­ne­ro­sa­men­te su ori­gen, su as­pec­to des­ali­ña­do y sus mo­da­les aso­cia­les. Por­que era evi­den­te que Beet­ho­ven no en­ca­ja­ba en aque­llos círcu­los ex­clu­si­vos; era un lo­bo en­tre ove­jas. Se­gu­ro de su pro­pio va­lor, cons­cien­te de su genio y po­see­dor de un ca­rác­ter ex­plo­si­vo y obs­ti­na­do, des­pre­cia­ba las nor­mas so­cia­les, las le­yes de la cor­te­sía y los ges­tos de­li­ca­dos, que juz­ga­ba hi­pó­cri­tas y cur­sis. Siem­pre atre­vi­do, se mez­cla­ba en las con­ver­sa­cio­nes ín­ti­mas, es­ta­lla­ba en rui­do­sas car­ca­ja­das, con­ta­ba chis­tes de du­do­so gus­to y ofen­día con sus co­lé­ri­cas reac­cio­nes a los dis­tin­gui­dos pre­sen­tes. Y no se com­por­ta­ba de tal ma­ne­ra por no sa­ber ha­cer­lo de otro mo­do: se tra­ta­ba de al­go de­li­be­ra­do. Pre­ten­día de­mos­trar con to­da cla­ri­dad que ja­más iba a ad­mi­tir nin­gún pa­trón por encima de él, que el di­ne­ro no po­día con­ver­tir­lo en un ser dó­cil y que nun­ca se re­sig­na­ría a asu­mir el pa­pel que sus me­ce­nas le re­ser­va­ban: el de sim­ple súb­di­to pa­la­cie­go. En es­te re­bel­de pro­pó­si­to se man­tu­vo in exi­ble a lo lar­go de to­da su vi­da. Por ello lo ta­cha­ron de mi­sán­tro­po, me­ga­ló­mano y egoís­ta. No sos­pe­cha­ban que Beet­ho­ven era la pri­me­ra víc­ti­ma de su ca­rác­ter y su­fría en si­len­cio ta­les mues­tras de desafec­to.

Du­ran­te es­tos “años fe­li­ces”, Beet­ho­ven lle­va­ba en Vie­na una vi­da de li­ber­tad, so­le­dad y bohe­mia, au­tén­ti­ca pre

gu­ra­ción de la ima­gen tó­pi­ca que, a par­tir de él, la so­cie­dad ro­mán­ti­ca y pos­tro­mán­ti­ca se for­ja­ría del “genio”. Es­ta fe­li­ci­dad, sin em­bar­go, em­pe­zó a ver­se ame­na­za­da muy pron­to, ya en 1794, por los te­nues sín­to­mas de una sor­de­ra que, de mo­men­to, no pa­re­cía po­ner en pe­li­gro su ca­rre­ra de con­cer­tis­ta. Co­mo cau­sa los bió­gra­fos dis­cu­tie­ron la hi­pó­te­sis de la sí lis, en­fer­me­dad muy co­mún en­tre los jó­ve­nes que fre­cuen­ta­ban los pros­tí­bu­los de Vie­na La gran cri­sis mo­ral de Beet­ho­ven no es­ta­lló, sin em­bar­go, has­ta 1802.

LA CRI­SIS

En 1801 y 1802 la pro­gre­sión de su sor­de­ra, que Beet­ho­ven se em­pe­ña­ba en ocul­tar pa­ra pro­te­ger su ca­rre­ra de

in­tér­pre­te, fue tal que el doc­tor Sch­midt le or­de­nó un re­ti­ro cam­pes­tre en Hei­li­gens­tadt, un her­mo­so pa­ra­je con vis­tas al Da­nu­bio y los Cár­pa­tos. Ello su­pu­so un ale­ja­mien­to de su alum­na, la jo­ven­cí­si­ma con­de­sa Giu­liet­ta Guic­ciar­di, de la que es­ta­ba pro­fun­da­men­te enamo­ra­do y por la que pa­re­cía ser co­rres­pon­di­do. Ob­via­men­te, Beet­ho­ven no sa­nó y la cons­ta­ta­ción de su en­fer­me­dad le su­mió, co­mo es ló­gi­co que ocu­rrie­ra en un mú­si­co, en la más pro­fun­da de las de­pre­sio­nes.

En una car­ta di­ri­gi­da a su ami­go We­ge­ner en 1802, Beet­ho­ven ha­bía es­cri­to: “Aho­ra bien, es­te de­mo­nio en­vi­dio­so, mi ma­la sa­lud, me ha ju­ga­do una ma­la pa­sa­da, pues mi oí­do des­de hace tres años ha ido de­bi­li­tán­do­se más y más, y di­cen que la pri­me­ra cau­sa de es­ta do­len­cia es­tá en mi vien­tre, siem­pre de­li­ca­do y aque­ja­do de cons­tan­tes dia­rreas. Mu­chas ve­ces he mal­de­ci­do mi exis­ten­cia. Du­ran­te es­te in­vierno me sen­tí ver­da­de­ra­men­te mi­se­ra­ble; tu­ve unos có­li­cos te­rri­bles y vol­ví a caer en mi an­te­rior es­ta­do. Es­cu­cho zum­bi­dos y sil­bi­dos día y no­che. Pue­do ase­gu­rar que pa­so mi vi­da de mo­do mi­se­ra­ble. Hace ca­si dos años que no voy a reunión al­gu­na por­que no me es po­si­ble con­fe­sar a la gen­te que es­toy vol­vién­do­me sor­do. Si ejer­cie­se cual­quier otra pro­fe­sión, la co­sa se­ría to­da­vía pa­sa­ble, pe­ro en mi ca­so és­ta es una cir­cuns­tan­cia te­rri­ble; mis enemi­gos, cu­yo nú­me­ro no es pe­que­ño, ¿qué di­rían si su­pie­ran que no pue­do oír?”.

Pa­ra col­mo, Giu­liet­ta, la des­ti­na­ta­ria de la so­na­ta Cla­ro de lu­na, con­cer­tó su bo­da con el con­de Ga­llen­berg. La his­to­ria, que se re­pe­ti­ría años des­pués con Jo­sep­hi­ne von Bruns­wick, de­bie­ra ha­ber he­cho com­pren­der al or­gu­llo­so ar­tis­ta que la aris­to­cra­cia po­día acep­tar­le co­mo enamo­ra­do e in­clu­so co­mo aman­te de sus mu­je­res, pe­ro no co­mo ma­ri­do. El ca­so es que el mú­si­co cre­yó aca­ba­da su ca­rre­ra y su vi­da y, aca­so aca­ri­cian­do ideas de un sui­ci­dio a lo Wert­her, la fa­mo­sa no­ve­la de ju­ven­tud de Goet­he, se des­pi­dió de sus her­ma­nos en un tex­to cier­ta­men­te pa­té­ti­co y gran­dio­so que, de he­cho, pa­re­cía más bien di­ri­gi­do a sus con­tem­po­rá­neos y a la hu­ma­ni­dad to­da: el lla­ma­do Tes­ta­men­to de Hei­li­gens­tadt.

No in­ten­tó el sui­ci­dio, sino que re­gre­só en un es­ta­do de to­tal pos­tra­ción y des­ali­ño a Vie­na, don­de reanu­dó sus cla­ses par­ti­cu­la­res. La sal­va­ción mo­ral vino de su for­ta­le­za de es­pí­ri­tu, de su ar­te, pe­ro tam­bién del be­né­fi­co in­flu­jo de sus dos alum­nas, las her­ma­nas Jo­sep­hi­ne y The­re­se von Bruns­wick, enamo­ra­das a la vez de él. Pa­re­ce ser que la ten­sión emo­cio­nal del «trío» lle­gó a un es­ta­do lí­mi­te en el ve­rano de 1804, con la rup­tu­ra en­tre las dos her­ma­nas y la cla­ra opo­si­ción fa­mi­liar a una bo­da. The­re­se, quien se man­tu­vo fiel to­da su vi­da en sus sen­ti­mien­tos por el genio, la­men­ta­ría años más tar­de su par­ti­ci­pa­ción en el ale­ja­mien­to de Lud­wig y Jo­sep­hi­ne: «Ha­bían na­ci­do el uno pa­ra el otro, y, si se hu­bie­sen uni­do, los dos vi­vi­rían to­da­vía». La re­con­ci­lia­ción tu­vo lu­gar al año si­guien­te, y fue en­ton­ces The­re­se la her­ma­na ido­la­tra­da por Lud­wig. Pe­ro aho­ra era el mú­si­co el que no se de­ci­día a dar un pa­so de­fi­ni­ti­vo y, en 1808, pe­se a que le ha­bía de­di­ca­do la So­na­ta, Op. 78, The­re­se aban­do­nó to­da es­pe­ran­za de vi­da en co­mún y se con­sa­gró a la crea­ción y tu­te­la de or­fa­na­tos en Hun­gría. Mu­rió, ca­no­ne­sa con­ven­tual, a los ochen­ta y seis años.

La ma­yo­ría de crí­ti­cos, aun res­pe­tan­do la uni­dad or­gá­ni­ca de la obra de Beet­ho­ven, coin­ci­den en se­ña­lar es­te pe­río­do, de 1802 a 1815, co­mo el de su ma­du­rez. Téc­ni­ca­men­te con­si­guió de la or­ques­ta unos re­cur­sos in­sos­pe­cha­dos sin mo­di­fi­car la com­po­si­ción tra­di­cio­nal de los ins­tru­men­tos y re­vo­lu­cio­nó la es­cri­tu­ra pia­nís­ti­ca, amén de ir trans­for­man­do po­co a po­co el dua­lis­mo ar­mó­ni­co de la so­na­ta en ca­ja de re­so­nan­cia del contrapunto. Pe­ro, des­de un pun­to de vis­ta pro­gra­má­ti­co, el pe­río­do de ma­du­rez de Beet­ho­ven se ca­rac­te­ri­zó por su em­pe­ño de su­pera­ción ti­tá­ni­ca del do­lor per­so­nal en be­lle­za o, lo que es lo mis­mo, por su con­sa­gra­ción del ar­tis­ta co­mo hé­roe trá­gi­co dis­pues­to a en­fren­tar­se y do­me­ñar el des­tino.

Obras maes­tras de es­te pe­río­do son, en­tre otras, el Con­cier­to pa­ra violín y or­ques­ta en re ma­yor,

Op. 61 y el Con­cier­to pa­ra piano nú­me­ro 4, las ober­tu­ras de Eg­mont y Co­rio­lano, las so­na­tas A Kreat­zer, Au­ro­ra y Ap­pas­sio­na­ta, la ópe­ra Fi­de­lio y la Mi­sa en do

ma­yor, Op 86. Men­ción es­pe­cial me­re­cen sus sin­fo­nías, que tan­to pu­die­ron des­con­cer­tar a sus pri­me­ros oyen­tes y en las que, sin em­bar­go, su genio con­si­guió crear la sen­sa­ción de un or­ga­nis­mo mu­si­cal, vi­vo y na­tu­ral, ya co­no­ci­do por la me­mo­ria de quie­nes a ellas se acer­can por pri­me­ra vez.

La ter­ce­ra Sin­fo­nía es­ta­ba, en un prin­ci­pio, de­di­ca­da a Na­po­león por sus idea­les re­vo­lu­cio­na­rios; la de­di­ca­to­ria fue su­pri­mi­da por Beet­ho­ven cuan­do tu­vo no­ti­cia de su co­ro­na­ción co­mo em­pe­ra­dor. (“¿Así pues -cla­mó-, tam­bién él es un ser hu­mano or­di­na­rio? ¿Tam­bién él pi­so­tea­rá aho­ra los de­re­chos del hom­bre?”). El dra­ma del hé­roe con­ver­ti­do en ti­tán lle­gó a su cumbre en la Quin­ta Sin­fo­nía, dra­ma­tis­mo que se apa­ci­gua con la ex­pre­sión de la na­tu­ra­le­za en la sex­ta, en la ma­yor ale­gría de la sép­ti­ma y en la se­re­ni­dad de la oc­ta­va, am­bas de 1812.

Pe­se a su ca­rác­ter adus­to, im­pre­vi­si­ble y mi­san­tró­pi­co, ya no ocul­ta­ba su sor­de­ra co­mo al­go ver­gon­zan­te, y su vi­da sentimental era ri­ca en re­la­cio­nes.

Lud­wig van Beet­ho­ven

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.