Bre­ve vi­si­ta a La Pla­ya de Belén la ma­yo­ría re­si­den­tes en el cam­po, de­di­ca­dos a la­bo­res agrí­co­las y pe­cua­rias, sien­do sus prin­ci­pa­les cul­ti­vos la ce­bo­lla ca­be­zo­na y el to­ma­te. Las for­ma­cio­nes geo­ló­gi­cas de Los Es­to­ra­ques que le dan sin­gu­la­ri­dad a la pobl

La Opinión - Imágenes - - Provincia - Pa­blo Emi­lio Ra­mí­rez Cal­de­rón

La Pla­ya de Belén, es uno de los mu­ni­ci­pios más be­llos del de­par­ta­men­to Nor­te San­tan­der, a dos­cien­tos vein­te ki­ló­me­tros de su ca­pi­tal, Cú­cu­ta. Es­tá a una al­tu­ra de 1450 me­tros so­bre el ni­vel del mar, y tie­ne una tem­pe­ra­tu­ra agra­da­ble, pro­me­dio de vein­te gra­dos cen­tí­gra­dos. Fue fun­da­da por la ma­tro­na Ma­ría Cla­ro de San­guino el 4 de di­ciem­bre de 1862.

Es una be­lla po­bla­ción, con sus ca­sas to­das pin­ta­das de blan­co y bo­ni­tas y ale­gres ar­te­sa­nías, y ores que ador­nan las puer­tas y pa­re­des, de to­das ellas. Muy cer­ca del cen­tro de la ciu­dad, se en­cuen­tra el par­que de los es­to­ra­ques, que de nen y ca­rac­te­ri­zan la po­bla­ción, co­mo nin­gu­na otra en el país y en el mun­do.

Son aque­llos, for­ma­cio­nes an­ti­guas, mo­de­la­das por la na­tu­ra­le­za a tra­vés del vien­to y el agua, dan­do for­ma a nu­me­ro­sas gu­ras de are­nas y pie­dras, de con­sis­ten­cia só­li­da y re­sis­ten­tes al pa­so del tiem­po y sus inclemencias at­mos­fé­ri­cas.

Cen­te­na­res de es­tas for­ma­cio­nes, con di­fe­ren­tes gu­ras apa­ren­tes, dis­per­sas en un cam­po de cen­te­na­res de hec­tá­reas, que lla­man la aten­ción de na­ti­vos y vi­si­tan­tes, ca­da día más nu­me­ro­sos, y que ca­rac­te­ri­zan e iden­ti can a la po­bla­ción, que cuen­ta con unos sie­te mil qui­nien­tos a ocho mil ha­bi­tan­tes, ve­mos in­cre­men­tar su tu­ris­mo dia­ria­men­te, lo cual obli­ga a me­jo­rar y au­men­tar la in­fra­es­truc­tu­ra de to­da ín­do­le, pa­ra con­ver­tir a la Pla­ya en po­lo de desa­rro­llo tu­rís­ti­co del de­par­ta­men­to y de la re­pú­bli­ca.

La Pla­ya es un remanso de paz, don­de son muy es­ca­sos los con ic­tos y las al­te­ra­cio­nes del or­den pú­bli­co, des­pués de la agi­ta­ción y vio­len­cia, que ca­rac­te­ri­za­ron a la pro­vin­cia de Ocaña en tiem­pos pa­sa­dos, que es­pe­ra­mos no re­gre­sen, nun­ca más.

Con su agra­da­ble cli­ma, su remanso de paz, la be­lle­za de su to­po­gra­fía, la exu­be­ran­cia de sus for­ma­cio­nes geo­grá cas, la la­bo­rio­si­dad de sus ha­bi­tan­tes, la Pla­ya es un atrac­ti­vo sitio pa­ra dis­fru­tar de unos días de des­can­so, des­pués de las lar­gas jor­na­das de tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.