Do­ce años des­pués

La Opinión - Imágenes - - Enseñanzas -

Era un jo­ven que ha­bía de­ci­di­do se­guir la vía de la evo­lu­ción in­te­rior. Acu­dió a un maes­tro y le preguntó:-Gu­ru­ji, ¿qué ins­truc­ción de­bo se­guir pa­ra ha­llar la ver­dad, pa­ra al­can­zar la más al­ta sa­bi­du­ría?

El maes­tro le di­jo: _He aquí, jo­ven­ci­to, to­do lo que yo pue­do de­cir­te: to­do es el Ser, la Con­cien­cia Pu­ra. De la mis­ma ma­ne­ra que el agua se con­vier­te en hie­lo, el Ser adop­ta to­das las for­mas del uni­ver­so. No hay na­da ex­cep­to el Ser.

Tú eres el Ser. Re­co­no­ce que eres el Ser y ha­brás al­can­za­do la ver­dad, la más al­ta sa­bi­du­ría.

El as­pi­ran­te no se sin­tió sa­tis­fe­cho. Di­jo: _¿Eso es to­do? ¿No pue­des de­cir­me al­go más?

_Tal es to­da mi en­se­ñan­za -ase­ve­ró el maes­tro-. No pue­do brin­dar­te otra ins­truc­ción.

El jo­ven se sen­tía muy de­cep­cio­na­do, pues es­pe­ra­ba que el maes­tro le hu­bie­se fa­ci­li­ta­do una ins­truc­ción se­cre­ta y al­gu­nas téc­ni­cas muy es­pe­cia­les, in­clu­so un mis­te­rio­so man­tra.

Pe­ro co­mo real­men­te era un bus­ca­dor ge­nuino, aun­que to­da­vía muy ig­no­ran­te, se di­ri­gió a otro maes­tro y le pi­dió ins­truc­ción mís­ti­ca. Es­te se­gun­do maes­tro di­jo: _No du­da­ré en pro­por­cio­nár­te­la, pe­ro an­tes de­bes ser­vir­me du­ran­te do­ce años. Ten­drás que tra­ba­jar muy du­ra­men­te en mi Ash­ram, co­mu­ni­dad es­pi­ri­tual. Por cier­to, hay un tra­ba­jo aho­ra dis­po­ni­ble. Se tra­ta de re­co­ger es­tiér­col de bú­fa­lo.

Du­ran­te do­ce años, el jo­ven tra­ba­jó en tan in­gra­ta ta­rea. Por n lle­gó el día en que se ha­bía cum­pli­do el tiem­po es­ta­ble­ci­do por el maes­tro.

Ha­bían pa­sa­do do­ce años; do­ce años re­co­gien­do es­tiér­col de bú­fa­lo. Se di­ri­gió al maes­tro y le di­jo: _Maes­tro, ya no soy tan jo­ven co­mo era. El tiem­po ha trans­cu­rri­do. Han pa­sa­do una do­ce­na de años. Por fa­vor, en­tré­ga­me aho­ra la ins­truc­ción.

El maes­tro son­rió. Par­si­mo­nio­sa y amo­ro­sa­men­te, co­lo­có una de sus ma­nos so­bre el hom­bro del pa­cien­te dis­cí­pu­lo, que des­pe­día un ran­cio olor a es­tiér­col. De­cla­ró: _To­ma bue­na no­ta. Mi en­se­ñan­za es que to­do es el Ser. Es el Ser el que se ma­ni es­ta en to­das las for­mas del uni­ver­so. Tú eres el Ser.

Es­pi­ri­tual­men­te ma­du­ro, al pun­to el dis­cí­pu­lo com­pren­dió la en­se­ñan­za y ob­tu­vo ilu­mi­na­ción. Pe­ro cuan­do pa­sa­ron unos mo­men­tos y reac­cio­nó, di­jo: _Me des­con­cier­ta, maes­tro, que tú me ha­yas da­do la mis­ma en­se­ñan­za que otro maes­tro que co­no­cí hace do­ce años. ¿Por qué ha­brá si­do?

_Sim­ple­men­te, por­que la ver­dad no cam­bia en do­ce años, tu ac­ti­tud an­te ella, sí.

*El Maes­tro di­ce: Cuan­do es­tás es­pi­ri­tual­men­te pre­pa­ra­do, has­ta con­tem­plar una ho­ja que se des­pren­de del ár­bol pue­de abrir­te a la ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.