De­trás de la mon­ta­ña

(Poe­mas de Os­wal­do Car­va­ja­lino)

La Opinión - Imágenes - - Poesía - Os­wal­do Car­va­ja­lino

RITORNELO

# 1

Ven­te muer­te del as­tro si­len­cio­so que surca el azul de un cie­lo trans­pa­ren­te, has­ta caer­se de­trás de la mon­ta­ña, con su co­ro­na de arre­bo­les es­co­gi­dos al azar.

Ven­te fuen­te de luz blan­ca, la lu­na com­pa­ñe­ra de la no­che… …que se hace au­sen­te con su he­ri­da de pla­ta, en el vien­tre cón­ca­vo del es­pa­cio si­de­ral.

Ven­te an­tes y des­pués de los en­sue­ños, ha­ce­do­res de tris­te­zas muy tem­pra­nas, guar­da­das en ur­na de cris­tal.

#2

Ace­cha el buen per­de­dor pe­leas con la vi­da, que si su sen­tir su­pie­ra a don­de ir an­tes de lle­gar, sa­bría que por per­di­das ca­si to­das, al­gu­nas pe­lo­te­ras, ni an­tes ni des­pués, de­bie­ra pro­vo­car.

Sue­ña con re­pe­tir los sue­ños, el que por ca­mi­nos in­cier­tos sue­le so­ñar, sin es­pe­rar mu­cho tiem­po an­tes de ir, an­tes de lle­gar.

# 3

Si pu­die­ra con­tar los días en que vie­ne su­ce­dien­do, se­rian tan­tos que ya la me­mo­ria fa­lla­ría. pe­ro allí es­tá en el bal­cón de la ca­sa, cu­ya re­ja de vi­drio lo se­pa­ra de la sa­la; allí otra ves el azu­le­jo alo­ca­do con su pi­co de la­va ta­la­dran­do incansable la ma­ña­na dor­mi­da, con su pi­co fe­roz gol­pea in­ce­san­te al vi­drio que se­pa­ra el bal­cón de la sa­la, una y otra ves una y otra ves día tras día to­das las ma­ña­nas,

¿Qué bus­ca? ¿A quién lla­ma? ¿Por qué gol­pea con su te­naz in­sis­ten­cia, sin tre­gua, el vi­drio del bal­cón de la ca­sa?

¿Se­rá que su fi­gu­ra de pá­ja­ro azul él ve re­fle­ja­da?

Y pien­so…su be­llo plu­ma­je de azu­les y gri­ses, vis­to en el es­pe­jo le hace creer que es una pá­ja­ra enamo­ra­da, o de sí mis­mo el azu­le­jo Nar­ci­so enamo­ra­do es­tá.

Por su te­naz in­sis­ten­cia yo me pre­gun­to, si su inú­til es­fuer­zo lo con­du­ce a na­da ¿Por qué to­dos los días ca­da ma­ña­na gol­pea y gol­pea has­ta el de­li­rio?

Co­mo se pa­re­ce su lo­cu­ra fe­bril, al ofi­cio del poe­ta que so­bre la ho­ja blan­ca pi­co­tea sin fin, y en ese inú­til es­fuer­zo se ago­ta …co­mo su­ce­de con el azu­le­jo tam­po­co po­drá en­con­trar la res­pues­ta.

#4

La no­che hace de su lu­na un jue­go men­ti­ro­so, un aco­pio de luz blan­ca ve­ni­da de sus re­ver­sos. La no­che pre­ña­da de au­sen­cias, mien­te con se­vi­cia so­bre sí mis­ma. La ru­ta de la es­fe­ra y su gi­rar in­ter­mi­na­ble, trae la gran men­ti­ra que la cu­bre y la so­ca­ba.

# 5

Sa­cu­di­dos por las bri­sas los ár­bo­les, llo­ra­ban de las ra­mas sus ho­jas tré­mu­las de gozo ves­per­tino.

Su­bien­do de Agua­chi­ca a Sa­nín Vi­lla, en la vía a Ocaña, vi una llu­via de ocres y ama­ri­llos, de ver­des y ma­rro­nes, en una tar­de de sol cre­pus­cu­lar.

Vi­ví un pro­di­gio inigua­la­ble nun­ca vis­to por mis ojos asom­bra­dos, ¡la llu­via de ho­jas en la caí­da di­li­gen­te de la tar­de!

Ocres y ama­ri­llas, gri­ses, ver­des y ma­rro­nas.

# 6

Se yer­guen con an­sias de al­tu­ras, ex­ten­dien­do sus ra­mas pa­ra to­car los vien­tos y pro­cla­man la vir­tud de la tie­rra que les aco­ge.

Se pro­di­gan ha­cien­do de su pre­sen­cia una cons­tan­te fiel en el pai­sa­je, tra­za­do por los va­lles y lla­nu­ras pie de mon­tes y si­nuo­sas ca­ña­das, po­blán­do­las sin egoís­mos en lu­ci­da se­cuen­cia re­den­to­ra.

Son los gi­gan­tes Bar­ba­tus­cos en ar­do­ro­sa en­tre­ga a la vi­da y a la muer­te, por­ta­do­res de la sa­via, luz en las en­tra­ñas de los ve­tus­tos tron­cos.

He­chos de ma­de­ra y clo­ro­fi­la de fino gar­bo y cla­ra va­len­tía, con su ás­pe­ra piel de tan­tos años con­sen­ti­da con las blan­cas bar­bas col­gan­tes de sus ra­mas ex­ten­di­das ad­mi­ra­bles.

Aque­llos, so­be­ra­nos de la acua­re­la ma­tu­ti­na, despojados de su per­fec­to si­len­cio por los pá­ja­ros en la caí­da de la tar­de, en­lu­ta­dos fan­tas­mas de las no­ches os­cu­ras, sin lu­na. Son los gi­gan­tes Bar­ba­tus­cos ar­bo­les de asom­bro­sa y se­re­na sa­bi­du­ría.

Maes­tros de la ra­zón de ser del ser, nos en­se­ñan el sa­ber ser, a los hom­bres pro­cli­ves a ol­vi­dar­lo to­do, a des­truir­lo to­do, a man­ci­llar­lo to­do.

En los me­ses pri­me­ros del año, an­tes en Abril y Ma­yo, hoy a cau­sa del des­tiem­po, he­chu­ras de las ma­nos des­truc­to­ras de es­tos tiem­pos, es en Fe­bre­ro y Mar­zo, ¡oh por­ten­to ma­yor! se des­po­jan de las ho­jas ver­des pa­ra ves­tir­se de su flor anaran­ja­da.

Na­da pue­de su­pe­rar la fuer­za de in­ten­so co­lor y com­par­ti­da ale­gría. Co­rren los ni­ños, las mu­je­res, los an­cia­nos a re­co­ger­las des­pués de que caen y lue­go pre­pa­rar­las pa­ra co­mer­se su flor de un so­lo pé­ta­lo.

De un so­lo pé­ta­lo, anaran­ja­da y eléc­tri­ca flor del Bar­ba­tus­co.

Cuan­tas ve­ces la he vis­to pla­gar de lu­mi­no­sas pin­ce­la­das, el azul del cie­lo y las ra­mas del ár­bol que la sus­ten­tan, la he vis­to cu­brir con un ta­pe­te de oro y ro­jo al sue­lo re­cep­tor, la he vis­to na­ve­gar so­bre las aguas del rio, co­mo un bar­co di­mi­nu­to y lú­di­cro.

Por ella, la flor Bar­ba­tus­ca, se abre el sen­ti­do cier­to del mun­do, se con­ju­ga los men­sa­jes ci­fra­dos del uni­ver­so, se jus­ti­fi­ca la se­cre­ta obra del crea­dor.

#7

Abrú­ma­nos el fue­go con­te­ni­do en el cen­tro del cen­tro, del des­me­su­ra­do sol de to­dos los días, dan­do su ar­pe­gio de luz so­bre las mon­ta­ñas azu­les, vie­ne tra­yen­do en su lo­mo la ma­ña­na, con su to­na­da de nu­bes co­mo al­go­do­nes, del cie­lo col­gan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.