Juan Jo­sé Nie­to,

el pre­si­den­te afro­des­cen­dien­te

La Opinión - Imágenes - - Perfil - (Gran En­ci­clo­pe­dia de Co­lom­bia del Círcu­lo de Lec­to­res, to­mo de bio­gra­fías).

Na­ció el 24 de ju­nio de 1805 en Ba­ra­noa, Nue­va Gra­na­da. Hi­jo de To­más Nie­to y Be­ni­cia Gil, fa­bri­can­tes de al­go­dón para ve­las. Cuan­do se pro­du­jo la in­de­pen­den­cia de Car­ta­ge­na de In­dias (1811) se tras­la­dó con su fa­mi­lia has­ta allí. Au­to­di­dac­ta, em­pe­zó tra­ba­jan­do co­mo es­cri­bien­te en el al­ma­cén de Jo­sé Pa­la­cio, quien le pres­tó li­bros para fo­men­tar su apren­di­za­je, des­ta­có en el cam­po de la li­te­ra­tu­ra; au­tor de las obras De­re­chos y de­be­res del hom­bre en so­cie­dad

(1834), y Geo­gra­fía his­tó­ri­ca, es­ta­dís­ti­ca y lo­cal de la pro­vin­cia de Car­ta­ge­na (1839), In­ger­mi­na o la hi­ja de Ca­la­mar (1844), Los Mo­ris­cos (1845) y Ro­si­na o la pri­sión de Chan­gres.

San­tan­de­ris­ta y ma­són, Juan Jo­sé Nie­to Gil fue ele­gi­do, en 1839, dipu­tado de la Cá­ma­ra Pro­vin­cial de Car­ta­ge­na. En 1840 par­ti­ci­pó en la Gue­rra de los Su­pre­mos, al la­do del ge­ne­ral Car­mo­na. Fue he­cho pri­sio­ne­ro en Tes­cua y en­via­do a Bo­ca­chi­ca y Cha­gres.

Se es­ta­ble­ció des­pués en Kings­ton, don­de vi­vió cin­co años. Re­gre­só a Car­ta­ge­na en 1847 y dos años más tar­de fun­dó el pe­rió­di­co La De­mo­cra­cia. En­tre el 29 de agos­to y el 16 de sep­tiem­bre de 1849 se en­car­gó de la go­ber­na­ción de la pro­vin­cia de Car­ta­ge­na, en ca­li­dad de je­fe po­lí­ti­co del cantón ca­pi­tal, por en­fer­me­dad del go­ber­na­dor Jo­sé Ma­ría Oban­do.

El 22 de ju­lio de 1851 se po­se­sio­nó co­mo go­ber­na­dor en pro­pie­dad, y en 1852 de­cre­tó la ex­pul­sión del obis­po Pe­dro An­to­nio To­rres. Ree­le­gi­do para un pe­río­do de dos años, to­mó po­se­sión de la go­ber­na­ción el 1 de enero de 1854 y apo­yó el gol­pe de Es­ta­do en­ca­be­za­do por el ge­ne­ral Jo­sé Ma­ría Me­lo, el 17 de abril de ese año. En no­viem­bre de 1855, Nie­to san­cio­nó la pri­me­ra Cons­ti­tu­ción mu­ni­ci­pal de la pro­vin­cia de Car­ta­ge­na. En 1859 se le­van­tó con­tra el go­ber­na­dor con­ser­va­dor Juan An­to­nio Cal­vo y se hi­zo car­go del man­do.

La Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te lo pro­cla­mó Ge­ne­ral y lo eli­gió pre­si­den­te del Es­ta­do. Co­mo tal, Nie­to san­cio­nó, el 12 de enero de 1860, la se­gun­da Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del Es­ta­do de Bo­lí­var. Alia­do con el ge­ne­ral To­más Ci­priano de Mos­que­ra, quien se había le­van­ta­do en el Cau­ca con­tra la po­lí­ti­ca cen­tra­lis­ta del pre­si­den­te Ma­riano Os­pi­na Ro­drí­guez, Nie­to de­cre­tó, el 3 de ju­lio de 1860, la se­pa­ra­ción del Es­ta­do de Bo­lí­var de la Con­fe­de­ra­ción Gra­na­di­na.

El 21 de no­viem­bre mar­chó al Es­ta­do del Mag­da­le­na y de­rro­tó en San­ta Mar­ta al ge­ne­ral Ju­lio Ar­bo­le­da. El 25 de enero de 1861, en Ba­rran­qui­lla, el ge­ne­ral Nie­to se de­cla­ró en ejer­ci­cio del po­der eje­cu­ti­vo de los Estados Uni­dos de Co­lom­bia, en su ca­li­dad de se­gun­do de­sig­na­do. Ejer­ció el man­do has­ta el 18 de ju­lio de 1861, cuan­do asu­mió Mos­que­ra. Ele­gi­do nue­va­men­te pre­si­den­te del Es­ta­do, por un pe­río­do de cua­tro años, se po­se­sio­nó del car­go el 12 de enero de 1862. So­bre los años na­les de Nie­to, Joa­quín Os­pi­na, en su Dic­cio­na­rio bio­grá co y bi­blio­grá co de Co­lom­bia, di­ce: El 3 de fe­bre­ro del mis­mo año [1862] san­cio­nó el Có­di­go Ci­vil. El ‘18 de ju­lio de 1863 san­cio­nó la ter­ce­ra Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del Es­ta­do. En no­viem­bre es­ta­lló en Car­ta­ge­na la re­vo­lu­ción con­tra su go­bierno [en­ca­be­za­da por el je­fe mos­que­ris­ta An­to­nio Gon­zá­lez Ca­ra­zo]: se tra­bó com­ba­te en las ca­lles, del cual re­sul­ta­ron muer­tos varios in­di­vi­duos de las tro­pas del go­bierno, pe­ro la re­vo­lu­ción que­dó ven­ci­da in­me­dia­ta­men­te en aque­lla pla­za; el 25 de no­viem­bre se re­be­la­ron tam­bién mu­chos ve­ci­nos de Ba­rran­qui­lla; el 19 del mis­mo mes se ha­bían pro­nun­cia­do los pue­blos de Mo­mil, San An­te­ro y Pu­rí­si­ma; en Usia­cu­rí se tra­bó el 9 de di­ciem­bre un san­grien­to com­ba­te fa­vo­ra­ble a los re­bel­des, a las ór­de­nes del co­man­dan­te Ma­nuel Cor­do­bés, y a los dos días, an­te la Asam­blea Le­gis­la­ti­va reuni­da en Car­ta­ge­na en se­sio­nes ex­tra­or­di­na­rias, re­nun­ció el ge­ne­ral Nie­to a la presidencia del es­ta­do y le fue ad­mi­ti­da.

El 16 de ju­lio de 1866 mu­rió en Car­ta­ge­na. Había sos­te­ni­do una vi­da de grande ac­ti­vi­dad, de idea­les ge­ne­ro­sos y de uti­li­dad para su par­ti­do. Fue te­mi­ble y va­le­ro­so co­mo mi­li­tar; co­mo hom­bre ci­vil, de­mó­cra­ta acen­dra­do; co­mo man­da­ta­rio, mo­de­lo de go­ber­nan­tes le­ga­lis­tas e igua­li­ta­rios. Sus ser­vi­cios pres­ta­dos al li­be­ra­lis­mo los pre­mió el Con­gre­so de 1865 otor­gán­do­le una es­pa­da de ho­nor. Juan Jo­sé Nie­to tam­bién se des­ta­có en el cam­po de la es­cri­tu­ra, en 1839 pu­bli­có una Geo­gra­fía de la pro­vin­cia de Car­ta­ge­na, y du­ran­te los años que pa­só en Ja­mai­ca, es­cri­bió las no­ve­las Ro­si­na, In­ger­mi­na o

la hi­ja de Ca­la­mar (1844) y Los Mo­ris­cos (1845).

Ba­ra­noa, en Atlán­ti­co, es la cu­na de Juan Jo­sé Nie­to.

Juan Jo­sé Nie­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.