Gai­tán, un hom­bre, un pue­blo

La Opinión - Imágenes - - Personaje - David Leo­nar­do Gó­mez Manrique

El 16 de mar­zo de 1919, los ar­te­sa­nos de Bo­go­tá se to­ma­ron las ca­lles de la ciu­dad, ele­van­do sus vo­ces de pro­tes­ta an­te una me­di­da to­ma­da por el en­ton­ces pre­si­den­te Mar­co Fi­del Suá­rez, por la cual se con­tra­ta­ba en el ex­te­rior la con­fec­ción de unos uni­for­mes para las Fuer­zas Ar­ma­das. El cho­que con la po­li­cía no se hi­zo es­pe­rar, y la san­gre co­rrió li­bre por las vías de la ca­pi­tal.

Aquel día se di­ce que el so­cia­lis­mo co­bró sus pri­me­ras víc­ti­mas en el país, pe­ro ade­más que­dó en la me­mo­ria de aque­llos que lo­gra­ron so­bre­vi­vir la voz po­de­ro­sa de un jo­ven de ape­lli­do Gai­tán, que des­de sus pri­me­ras in­ter­ven­cio­nes de­jó bien cla­ro que lle­ga­ría muy le­jos, por­que creía en lo que de­cía.

Vein­tiún años an­tes de ese in­ci­den­te, el 23 de enero de 1898, en el seno de una mo­des­ta fa­mi­lia en Bo­go­tá, Ma­nue­la Aya­la y Elié­cer Gai­tán re­ci­bie­ron a Jor­ge Elié­cer Gai­tán, un hom­bre que se pro­cla­ma­ría co­mo un pue­blo.

La fa­mi­lia Gai­tán vi­vía hu­mil­de­men­te de los in­gre­sos del pa­dre en una pe­que­ña li­bre­ría y de la ma­dre co­mo maes­tra de es­cue­la pú­bli­ca. Allí, en la es­cue­la don­de en­se­ña­ba su ma­dre, el jo­ven Gai­tán co­men­zó su vi­da co­mo es­tu­dian­te, to­man­do la edu­ca­ción pri­ma­ria que ter­mi­nó en 1910.

En 1913 y a pe­sar de las di cul­ta­des eco­nó­mi­cas de su fa­mi­lia, Gai­tán lo­gró ma­tri­cu­lar­se co­mo es­tu­dian­te de ba­chi­lle­ra­to en el co­le­gio de don Si­món Araú­jo. Allí per­ma­ne­ció has­ta enero de 1919, cuan­do se tras­la­dó al co­le­gio de don Mar­tín Res­tre­po Me­jía, don­de se gra­duó de ba­chi­ller al na­li­zar el año.

Para es­ta épo­ca, Gai­tán ya se des­ta­ca­ba en­tre sus com­pa­ñe­ros por su fuer­te per­so­na­li­dad, su es­pí­ri­tu re­bel­de y su ex­tra­or­di­na­ria sen­si­bi­li­dad so­cial, cua­li­da­des que lo acom­pa­ña­rían to­da su vi­da y que con el tiem­po iría for­ta­le­cien­do y aña­dien­do a la lis­ta nue­vos va­lo­res.

En 1921 co­men­zó su ca­rre­ra de abo­ga­do en la Fa­cul­tad Na­cio­nal de De­re­cho, ha­bien­do par­ti­ci­pa­do un año an­tes en la cam­pa­ña pre­si­den­cial del ge­ne­ral Ben­ja­mín He­rre­ra, ga­nan­do su pri­mer re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co co­mo gran ora­dor. Al ser de­rro­ta­do He­rre­ra, Gai­tán se pro­nun­cia en la Con­ven­ción Li­be­ral de Iba­gué, de­fen­dien­do las reivin­di­ca­cio­nes de las cla­ses po­pu­la­res.

En 1924 re­ci­be su gra­do de de­re­cho, des­pués de pre­sen­tar su te­sis “Las ideas so­cia­lis­tas en Co­lom­bia”, que le fue apro­ba­da des­pués de varios de­ba­tes gra­cias a la lu­ci­dez de la ex­po­si­ción y a la se­rie­dad de la in­ves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca.

En 1926 via­jó a Italia con ayu­da eco­nó­mi­ca de su her­mano Ma­nuel Jo­sé; se ma­tri­cu­ló en la Real Uni­ver­si­dad de Ro­ma, en De­re­cho Penal y Cri­mi­no­lo­gía, de don­de se gra­duó un año des­pués con una te­sis so­bre “La pre­me­di­ta­ción en el de­li­to” que le va­lió ca­lu­ro­sos elo­gios de sus maes­tros. Des­pués de via­jar por Italia y Fran­cia, vol­vió al país a prin­ci­pios de 1929.

El año an­te­rior había te­ni­do lu­gar el trágico epi­so­dio de las ba­na­ne­ras de Cié­na­ga; Gai­tán se de­di­có a in­ves­ti­gar acerca del te­ma. Fue ele­gi­do re­pre­sen­tan­te a la Cá­ma­ra, allí ex­pu­so cuan­to había ave­ri­gua­do acerca de la ma­sa­cre de las ba­na­ne­ras, ha­cien­do re exio­nar al li­be­ra­lis­mo so­bre su ver­da­de­ro pa­pel co­mo re­pre­sen­tan­te del pue­blo, y so­bre la cues­tión so­cial co­mo ra­zón de su exis­ten­cia.

Des­de 1929 y has­ta 1932, Gai­tán pre­sen­tó nu­me­ro­sos pro­yec­tos de ley en ma­te­ria so­cial y laboral: el ser­vi­cio mé­di­co a los tra­ba­ja­do­res, las va­ca­cio­nes re­mu­ne­ra­das, la pro­pie­dad cam­pe­si­na y la ayu­da a la ni­ñez des­am­pa­ra­da. Al­gu­nas de es­tas pro­pues­tas fue­ron con­ver­ti­das en le­yes, pe­ro otras fue­ron re­cha­za­das., in­clu­si­ve por sus mis­mos co­par­ti­da­rios.

En 1933, de­cep­cio­na­do de su par­ti­do, y la apa­tía ge­ne­ral ha­cia las cau­sas so­cia­les y los in­tere­ses re­for­mis­tas, crea en com­pa­ñía del re­pre­sen­tan­te Car­los Aran­go Vé­lez, la Unión Na­cio­nal de Iz­quier­da Re­vo­lu­cio­na­ria, UNIR. Su pro­gra­ma era el de con­ti­nuar el ca­mino de la jus­ti­cia so­cial y trans­for­mar las con­di­cio­nes feu­da­les en que vi­vían aún los cam­pe­si­nos co­lom­bia­nos.

Su ini­cia­ti­va no tu­vo mu­cha aco­gi­da y al su­bir a la presidencia Al­fon­so Ló­pez Pu­ma­re­jo, Gai­tán op­tó por aban­do­nar su em­pre­sa y res­pal­dar el pro­gra­ma de Ló­pez y sus me­di­das re­for­mis­tas.

En ju­lio de 1936 fue nom­bra­do Al­cal­de de la ca­pi­tal: pu­do po­ner en mar­cha al­gu­nas de sus ideas: abrió nu­me­ro­sas es­cue­las; creó el desa­yuno es­co­lar para ni­ños po­bres; cons­tru­yó los pri­me­ros ba­rrios obre­ros de la ciu­dad; creó una fá­bri­ca de cal­za­do y pi­dió al Con­ce­jo la mu­ni­ci­pa­li­za­ción de los ser­vi­cios pú­bli­cos. Pe­ro se vio obli­ga­do a re­nun­ciar a su car­go, por una huel­ga de ta­xis­tas y ma­nio­bras po­lí­ti­cas. En 1940 asu­mió co­mo Mi­nis­tro de Edu­ca­ción. Des­de el Mi­nis­te­rio lan­zó la cam­pa­ña na­cio­nal del cal­za­do es­co­lar y fun­dó nu­me­ro­sas es­cue­las con es­pe­cial apo­yo a las ru­ra­les. Na­cio­na­li­zó co­le­gios. Creó el ser­vi­cio de las es­cue­las am­bu­lan­tes.

En 1941, fue ele­gi­do se­na­dor por la Asam­blea del de­par­ta­men­to de Na­ri­ño, y se de­di­có a de­fen­der la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de Car­los Aran­go Vé­lez. En

1942 vol­vió Ló­pez Pu­ma­re­jo a la presidencia, pe­ro en es­ta oca­sión Gai­tán en el Con­gre­so com­ba­tió al go­bierno por las ac­tua­cio­nes de ami­gos y alle­ga­dos del pre­si­den­te.

En 1943, Da­río Echan­día en el po­der an­te una au­sen­cia de Ló­pez, nom­bra a Gai­tán en la car­te­ra de Tra­ba­jo, Hi­gie­ne y Pre­vi­sión So­cial. Gai­tán se ve obli­ga­do a ma­ne­jar huel­gas en el río Mag­da­le­na, Ba­rran­ca y Me­de­llín y de­mos­tró su gran com­pro­mi­so con las reivin­di­ca­cio­nes de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras.

En 1944, Gai­tán ya era re­co­no­ci­do y acla­ma­do por el pue­blo co­mo un gran cau­di­llo. En fe­bre­ro de ese año re­nun­ció al Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y se de­di­có a or­ga­ni­zar un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co con quie­nes res­pal­da­ban sus idea­les.

Re­co­rrió el país aba­rro­tan­do pla­zas y re­pi­tien­do con su ver­bo elo­cuen­te y po­de­ro­so su de­nun­cia con­tra las prác­ti­cas in­de­li­ca­das del go­bierno, con­tra las gran­des de­sigual­da­des de la ri­que­za, con­tra la mi­se­ria y la me­dia­ti­za­ción de los cam­pe­si­nos y los tra­ba­ja­do­res, con­tra el “país po­lí­ti­co” que veía en­fren­ta­do al “país na­cio­nal”.

Co­mo una ex­ten­sión es­cri­ta de su ora­to­ria hip­no­ti­za­do­ra, Gai­tán funda el pe­rió­di­co “Jor­na­da”, di­ri­gi­do por su ami­go el es­cri­tor Jo­sé An­to­nio Oso­rio Li­za­ra­zo.

El 15 de sep­tiem­bre de 1945, en el cir­co de San­ta­ma­ría fue pro­cla­ma­da la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de Gai­tán. Los otros eran Ga­briel Tur­bay, co­mo can­di­da­to ofi­cial del Par­ti­do Li­be­ral, y Ma­riano Os­pi­na Pé­rez por el Par­ti­do Con­ser­va­dor.

En las elec­cio­nes del 5 de ma­yo de 1946, ob­tu­vo ma­yo­ría de vo­tos el can­di­da­to con­ser­va­dor. Sin de­jar­se ame­dren­tar, Gai­tán en­fo­ca todos sus es­fuer­zos a re­con­quis­tar el go­bierno para el Par­ti­do Li­be­ral, al mis­mo tiem­po que Tur­bay, lleno de de­cep­ción y de es­cep­ti­cis­mo, aban­do­nó el país.

Asu­mió Gai­tán la je­fa­tu­ra. A prin­ci­pios de 1947 se reunió una Con­ven­ción Li­be­ral en Bo­go­tá, que ex­pi­dió una pla­ta­for­ma de ac­ción le­gis­la­ti­va. Des­afor­tu­na­da­men­te, el re­cru­de­ci­mien­to de la vio­len­cia po­lí­ti­ca pro­du­jo el rom­pi­mien­to de la Unión Na­cio­nal, y la re­ti­ra­da de los li­be­ra­les de sus po­si­cio­nes en el go­bierno.

Gai­tán or­ga­ni­zó en fe­bre­ro de 1948 una mul­ti­tu­di­na­ria y si­len­cio­sa ma­ni­fes­ta­ción que re­co­rrió la ca­rre­ra 7a. en Bo­go­tá, des­de el Par­que Na­cio­nal has­ta el Pa­la­cio de Na­ri­ño. En es­ta oca­sión el gran lí­der pro­nun­ció una de sus más bri­llan­tes pie­zas ora­to­rias, “La Ora­ción por la Paz”. Tres me­ses des­pués, cuan­do sa­lía de su ofi­ci­na so­bre la ca­rre­ra séptima, el 9 de abril de 1948, el gran lí­der fue ase­si­na­do trun­can­do las es­pe­ran­zas de cien­tos de co­lom­bia­nos que veían en el cau­di­llo su sal­va­ción.

Gai­tán lle­va­ba en su al­ma el sen­ti­mien­to del pue­blo, por­que su san­gre era la san­gre del pue­blo. De­di­có su vi­da a lu­char por los po­bres, los opri­mi­dos; se con­vir­tió en la voz del pue­blo an­te la “oli­gar­quía plu­to­crá­ti­ca”.

Pe­ro de todos los pro­ble­mas so­cia­les que ana­li­zó, y a los cua­les de­di­có to­das sus lu­chas, el que más le ob­se­sio­na­ba era el pro­ble­ma de la tie­rra y el cam­pe­si­na­do mi­sé­rri­mo. Re­sal­ta­ba es­pe­cial­men­te en es­te pro­ble­ma, la pé­si­ma dis­tri­bu­ción de la tie­rra, y de­nun­cia­ba fie­ra­men­te a los la­ti­fun­dis­tas a quie­nes atri­bu­yó en gran par­te la ma­la si­tua­ción del cam­pe­si­na­do. Gai­tán, apo­yó con ener­gía en el Con­gre­so de 1936 la ex­pe­di­ción de la ley de tie­rras o Ley 200 que el go­bierno del pre­si­den­te Ló­pez Pu­ma­re­jo pre­sen­tó y lo­gró ha­cer ex­pe­dir en aquel año.

Gai­tán, ad­vir­tién­do­le al país que el atra­so téc­ni­co del pe­que­ño agri­cul­tor era uno de los prin­ci­pa­les fac­to­res de mi­se­ria y es­tan­ca­mien­to, pro­po­ne un pro­yec­to no­ve­do­so: plan­tea una ex­ten­sa red de gran­jas-mo­de­lo, de ti­po coope­ra­ti­vo, apo­ya­das por el Es­ta­do, que die­ran al cam­pe­sino una ca­pa­ci­ta­ción téc­ni­ca, or­ga­ni­za­ción so­cial y edu­ca­ción para sa­car­lo de su po­si­ción y para dig­ni­fi­car­lo.

Ade­más del cam­po, Gai­tán pres­ta­ba es­pe­cial in­te­rés ha­cia el área de la edu­ca­ción, pues por su pro­pia ex­pe­rien­cia, sa­bía que la edu­ca­ción es uno de los po­cos me­dios que le que­da­ban a las cla­ses me­nos fa­vo­re­ci­das para bus­car un me­jor por­ve­nir. Veía en ella la más am­plia vía de re­den­ción y as­cen­so de las cla­ses po­bres.

En el Con­gre­so y en el mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, Hi­gie­ne y Pre­vi­sión So­cial de­fen­dió el de­re­cho a la huel­ga y el de­re­cho im­pos­ter­ga­ble a la sin­di­ca­li­za­ción. Pro­pu­so y apo­yó varios pro­yec­tos de protección y be­ne­fi­ció a los tra­ba­ja­do­res en ma­te­ria de sa­la­rio mí­ni­mo, des­can­so re­mu­ne­ra­do, ser­vi­cio mé­di­co, cal­za­do obre­ro, pre­vi­sión so­cial, se­gu­ri­dad in­dus­trial, hi­gie­ne en las fá­bri­cas y re­mu­ne­ra­ción jus­ta.

El cau­di­llo pro­pu­so tam­bién la crea­ción de ta­lle­res po­pu­la­res, para dar em­pleo a gen­tes de po­cos re­cur­sos y que sa­tis­fi­cie­ran sus pro­pias ne­ce­si­da­des en ma­te­ria de ali­men­tos, ves­tua­rio, vi­vien­da, mo­bi­lia­rio, trans­por­te, etc.

Jor­ge Elié­cer Gai­tán dio tam­bién su­ma im­por­tan­cia al hom­bre en sí, su di­men­sión an­te la vi­da y los sueños. Siem­pre as­pi­ró a que to­do ser hu­mano, por hu­mil­de que fue­ra, al­can­za­ra un gra­do de res­pe­ta­bi­li­dad por su pro­yec­ción so­bre la hu­ma­ni­dad. Se­gún Gai­tán, la “re­vo­lu­ción se ha­ce para res­tau­rar la jus­ti­cia y para co­lo­car a ca­da hom­bre en su lu­gar. No se ha­ce tan so­lo para resolver un pro­ble­ma de de­sigual­dad eco­nó­mi­ca y so­cial, sino para resolver el gran pro­ble­ma del hom­bre. Y no se ha­ce so­la­men­te con­tra las dic­ta­du­ras hu­ma­nas, sino con­tra la dic­ta­du­ra de las es­tre­llas tam­bién”.

Jor­ge Elié­cer Gai­tán, era un as­tro con la pa­la­bra, un mag­ní­fi­co ora­dor, ca­paz de cau­ti­var mul­ti­tu­des con sus pro­me­sas de igual­dad, li­be­ra­ción y pros­pe­ri­dad. Pe­ro en to­do mo­men­to fue más allá del dis­cur­so, y con­vir­tió el sus­tan­ti­vo en ver­bo ca­da vez que tu­vo la opor­tu­ni­dad. Apro­ve­chó ca­da una de sus es­ta­cio­nes en el po­der para ha­cer reali­dad aque­llas ideas que le había ex­pues­to al pue­blo.

Por es­to, por sus do­tes de ora­dor, su ideo­lo­gía re­vo­lu­cio­na­ria, sus pro­me­sas de pros­pe­ri­dad y so­bre to­do por sus acciones que con­fir­ma­ron fiel­men­te sus pa­la­bras, Gai­tán se con­vir­tió en una fi­gu­ra ama­da por el pue­blo, en una es­pe­ran­za de igual­dad y, fi­nal­men­te, en un már­tir, que al mo­rir nos de­jó un le­ga­do que no po­de­mos ol­vi­dar: sí es po­si­ble sa­lir ade­lan­te, si real­men­te se cree en lo que se lu­cha.

Gai­tán sin duda es­ta­ba en lo cier­to cuan­do se au­to­pro­cla­mó co­mo un pue­blo, pues el país en­te­ro se en­car­gó de con­fir­mar­lo no so­la­men­te en las pla­zas, mien­tras vi­vió y lla­mó las mul­ti­tu­des, sino tam­bién en la fa­tí­di­ca tar­de de su muer­te, por­que Roa Sie­rra no ase­si­nó a un hom­bre, ma­tó a mi­les de co­lom­bia­nos que sa­lie­ron de sus ca­sas con una es­pe­ran­za, pe­ro vol­vie­ron sin vi­da a su ho­gar.

Jor­ge Elié­cer Gai­tán

El Bo­go­ta­zo fue una re­vuel­ta po­pu­lar cau­sa­da por el mag­ni­ci­dio de Jor­ge Elié­cer Gai­tán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.