An­to­nio Na­ri­ño en Cú­cu­ta y Pam­plo­na

La Opinión - Imágenes - - Ensayo - Ma­rio Vi­lla­mi­zar Suá­rez, Aca­de­mia de His­to­ria de Nor­te de San­tan­der.

1. LOS COMIENZOS DE NA­RI­ÑO

Na­ció en Bo­go­tá el 12 de mar­zo de 1760, su pa­dre Vi­cen­te Na­ri­ño y Vás­quez, era na­ci­do en San­tia­go de Com­pos­te­la, y su ma­dre Ca­ta­li­na Ál­va­rez del Ca­sal en San­ta­fé. An­to­nio Na­ri­ño y Ál­va­rez del Ca­sal, que­da huér­fano a los 13 años en San­ta­fé, se edu­ca en el San Bar­to­lo­mé, re­ci­be de los es­pa­ño­les for­ma­ción mi­li­tar a los die­ci­séis años; se gra­dúa de o cial- sub­te­nien­te aban­de­ra­do del Re­gi­mien­to de Mi­li­cias Ur­ba­nas de In­fan­te­ría; a los 24 años el vi­rrey Gil y Le­mos lo de­sig­na al­cal­de se­gun­do vo­to y te­so­re­ro in­te­ri­no de diez­mos; el vi­rrey Ez­pe­le­ta -1791- lo nom­bra miem­bro de la jun­ta de po­li­cía , y lle­ga a re­gi­dor y al­cal­de ma­yor, en la mis­ma épo­ca con so­lo 26 años.

Es­te as­cen­so no era ra­ro de­bi­do a sus do­tes de lí­der, in­te­li­gen­cia, don de gen­tes, for­ma­ción y ha­bi­li­dad y su en­la­ce a los 20 años con Mag­da­le­na Or­te­ga de Me­sa, cu­yos pa­dres, li­na­ju­dos con abo­len­go, for­ma­ban par­te de la ran­cia so­cie­dad ca­pi­ta­li­na.

Si­mul­tá­neo con sus res­pon­sa­bi­li­da­des gu­ber­na­men­ta­les, in­cre­men­ta la bi­blio­te­ca he­re­da­da de su pa­dre; el vi­rrey Ez­pe­le­ta le per­mi­te en­gro­sar­la con ejem­pla­res re­vo­lu­cio­na­rios fran­ce­ses –prohi­bi­dos por el im­pe­rio es­pa­ñol-, así co­mo ne­go­ciar y ex­por­tar, la qui­na, azú­car, ca­cao, ne­go­ciar ta­ba­co, ca­ne­la,

que, e im­por­tar de la Me­tró­po­li aguar­dien­te y pie­les de ca­bra.

Se ini­cia el co­mer­cio del ca­cao de los va­lles del Zu­lia-Pam­plo­ni­ta, en so­cie­dad con el fran­cés Cha­veaux con se­de en Vi­lla del Rosario de Cú­cu­ta, fru­to muy co­ti­za­do por su ca­li­dad el cual uti­li­za­ba para el trans­por­te los me­dios uvia­les (río Zu­lia), la­cus­tre (La­go de Ma­ra­cai­bo) y mar en bar­cos de es­te puer­to al de Veracruz (de allí al Puer­to de Cá­di­zEs­pa­ña). Si­guien­do las nor­mas las re­la­cio­nes de­bían ser con la Me­tró­po­li o en­tre co­lo­nias es­pa­ño­las, co­mo Mé­xi­co.

Es­ta re­la­ción co­mer­cial con el so­cio Cha­veaux, con quien se car­tea­ba co­pio­sa­men­te en fran­cés, le ser­vi­rá en un fu­tu­ro du­ran­te su es­ca­pe de Cá­diz, la es­ta­día en Es­pa­ña y Fran­cia y en el es­con­dri­jo y ayu­da eco­nó­mi­ca en Vi­lla del Rosario-1797-.

2. LA PRI­ME­RA SEN­TEN­CIA A PRI­SIÓN. LOS DE­RE­CHOS DEL NOM­BRE. EN­VIA­DO A CÁ­DIZ Y ESCAPADO

Se in­te­gró con crio­llos con ideas in­de­pen­den­tis­tas, de con­for­ma­ción del ter­tu­lia­de­ro po­lí­ti­co en su bi­blio­te­ca “El San­tua­rio”, que se equi­pa­ra­ba a las ter­tu­lias li­te­ra­rias “El buen gus­to” y “La Eu­ro­pé­li­ca”, de las cua­les re­sul­ta­ron los fu­tu­ros re­vo­lu­cio­na­rios que ac­tua­rían a par­tir del 20 de ju­lio de 1810.

En­tre los asi­duos a la ter­tu­lia na­ri­ñen­se se des­ta­can Jor­ge Ta­deo Lo­zano, Fran­cis­co Jo­sé de Cal­das, de Rieux, Pe­dro Fer­mín de Var­gas, Ca­mi­lo To­rres, los te­mas de ma­yor aná­li­sis se re­fe­rían a ideo­lo­gías de Mon­tes­quieu, Ros­seau, Vol­tai­re, Bis­sot, Di­de­rot, Chas­te­llux en­tre otros. Se ana­li­za el li­bro de los “dos ami­gos” Cla­ve­lón y Ker­ver­seux so­bre la “His­to­ria de la Re­vo­lu­ción de 1789 y del es­ta­ble­ci­mien­to de una Cons­ti­tu­ción en Fran­cia”, en es­te se in­cluían “Los de­re­chos del hom­bre y del ciu­da­dano”

Na­ri­ño era un gran ad­mi­ra­dor de Ben­ja­mín Fran­klin, cu­yo re­tra­to col­gó en los mu­ros de su bi­blio­te­ca, y en su me­mo­ria fun­dó el im­pre­so “La Ba­ga­te­la”, igual a “Ba­ga­te­lles” tí­tu­lo de la im­pre­sión de ar­tícu­los del nor­te­ame­ri­cano du­ran­te su per­ma­nen­cia en Pa­ris, 1776-1785, de­no­mi­na­do co­mo el hom­bre que “Arre­ba­tó al cie­lo el ra­yo de las ma­nos y el cetro a los ti­ra­nos”. Es­te le­tre­ro lo co­lo­có de­ba­jo del re­tra­to de Fran­klin en su San­tua­rio, mo­ti­vo que con­tri­bu­yó a su se­ña­la­mien­to de re­vol­to­so.

Apa­re­cen en San­ta­fé, en agos­to de1794, una se­rie de “pas­qui­nes” re­vo­lu­cio­na­rios en­tre los cua­les es­tán “Los de­re­chos del hom­bre”, que Na­ri­ño re­pro­du­ce al cas­te­llano clan­des­ti­na­men­te en la im­pren­ta “La Pa­trio­ta” de Die­go Es­pi­no­sa de los Mon­te­ros.

Es de­nun­cia­do, se abren tres pro­ce­sos: a) Se­di­ción, b) Por im­pre­sión de los De­re­chos del Hom­bre y c) Por di­vul­gar pas­qui­nes. Es con­de­na­do a diez años de pri­sión en una co­lo­nia penal en Áfri­ca, des­tie­rro per­pe­tuo de Amé­ri­ca y con sca­ción de sus pro­pie­da­des.

El 30 de oc­tu­bre de 1795 lo tras­la­dan de San­ta­fé a Car­ta­ge­na, lue­go a La Ha­ba­na en enero de 1796 y de allí en el bar­co San Ga­briel al Puer­to de Cá­diz, para se­guir a Áfri­ca. En el bu­lli­cio del Puer­to el 1° de mar­zo -1796se es­ca­pa. Re­ci­be apo­yo de don Es­te­ban de Ama­dor, con quien ha man­te­ni­do re­la­cio­nes co­mer­cia­les (ca­cao), le re­di­me li­bran­zas por ne­go­cios rea­li­za­dos, se en­ca­mi­na a Ma­drid a de­fen­der­se an­te la Cor­te: no le po­nen aten­ción. Via­ja a Pa­rís; Pe­dro Fer­mín de Var­gas lo re­la­cio­na con el ve­ne­zo­lano Fran­cis­co de Mi­ran­da, quien lo ani­ma en la em­pre­sa eman­ci­pa­do­ra. Se de­di­ca a in­ves­ti­gar y leer so­bre le­yes y Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa; en ju­nio vi­si­ta a Lon­dres en bus­ca de ayu­da que no lo­gró; si­gue a Bur­deos y el 12 de di­ciem­bre se em­bar­ca para Amé­ri­ca, se di­ri­ge a Co­ro y dis­fra­za­do de mon­je se in­ter­na ha­cia Cú­cu­ta.

3. EN VI­LLA DEL ROSARIO Y PAM­PLO­NA

Con su dis­fraz de cu­ra pa­sa el río Tá­chi­ra en mar­zo -1797- lle­ga a la Vi­lla del Rosario de Cú­cu­ta y se hos­pe­da en ca­sa de su an­ti­guo ami­go fran­cés y so­cio, el co­mer­cian­te Pe­dro Cha­veaux Pel­tier (ca­sa­do con Ma­ría Te­re­sa For­toul San­tan­der), con quien había te­ni­do ne­go­cios de ex­por­ta­ción de ca­cao y guar­da­do un sal­do a su fa­vor, que el fran­cés pa­gó, así al igual que en Es­pa­ña, ob­tu­vo re­cur­sos para su meta de via­je: San­ta­fé. El his­to­ria­dor Vir­gi­lio Du­rán M., en la bio­gra­fía de Mer­ce­des Abre­go, na­rra: “En una oca­sión había pla­ti­ca­do con don An­to­nio Na­ri­ño en la ca­sa del co­mer­cian­te fran­cés don Pe­dro Cha­veau, cuan­do el re­vo­lu­cio­na­rio san­ta­fe­re­ño re­gre­sa­ba de in­cóg­ni­to de Eu­ro­pa lue­go de ha­ber pur­ga­do el de­li­to de ha­ber tra­du­ci­do los De­re­chos del Hom­bre”.

En Pam­plo­na con sus tíos Ne­po­mu­ceno Ál­va­rez Del Ca­sal y Jua­na Vi­lla­mi­zar de Ál­va­rez Del Ca­sals.

En Pam­plo­na vi­vía su tío ma­terno don Ne­po­mu­ceno Ál­va­rez del Ca­sal, ad­mi­nis­tra­ba las ren­tas de ta­ba­co, y era gu­ra lo­cal im­por­tan­te, no tan­to por su pro­mi­nen­te car­go real y an­ces­tro fa­mi­liar san­ta­fe­re­ño, sino por su ma­tri­mo­nio con do­ña Jua­na de Diosa Vi­lla­mi­zar Ga­llar­do (hi­ja de don An­to­nio y Do­ña Águe­da).

En es­ta for­ma se es­ta­ble­ce una re­la­ción del “Pre­cur­sor de la In­de­pen­den­cia” (1793-4) y los Vi­lla­mi­zar-Ga­llar­do de Pam­plo­na. do­ña Águe­da, (fu­tu­ra he­roí­na en 1810) sue­gra del tío de Na­ri­ño, y su hi­ja Jua­na Vi­lla­mi­zar

Ga­llar­do de Ál­va­rez Del Ca­sal, tía po­lí­ti­ca del hé­roe. Su otro tío ma­terno don Ma­nuel Ber­nar­doÁl­va­re­zD el Ca­sal, fue Pre­si­den­te dic­ta­dor en Bo­go­tá en 1814.

Ter­tu­lian­do y cons­pi­ran­do

En Pam­plo­na el sa­cer­do­te y Dr. An­to­nio Ig­na­cio Ga­llar­do Gue­rre­ro (egre­sa­do y ca­te­drá­ti­co del Co­le­gio del Rosario) le ofre­ció hos­pi­ta­li­dad, alo­ján­do­lo en la ca­sa de su her­ma­na do­ña Águe­da (sue­gra del tío de Na­ri­ño), a quien acom­pa­ña­ba en el ca­se­rón en sus per­ma­nen­cias en Pam­plo­na. Las fa­mo­sas ter­tu­lias en la ca­sa de la an trio­na, ani­ma­das con la de­gus­ta­ción de ri­cas co­la­cio­nes y chocolate fue­ron un mag­ní co au­di­to­rio para Na­ri­ño ex­po­ner a los crio­llos pam­plo­ne­ses sus ideas y for­ta­le­cer­les e in amar­les el es­pí­ri­tu re­vo­lu­cio­na­rio con­tra el ré­gi­men opre­sor.

El chocolate y co­la­cio­nes pam­plo­ne­sas

Re­cién lle­ga­do le ex­pre­só a do­ña Águe­da so­bre la fa­ma de la pre­pa­ra­ción del chocolate con pro­duc­tos de sus ncas en los va­lles de Cú­cu­ta, con la cé­le­bre fór­mu­la de “las tres ta­sas”, el cual dis­fru­tó y elo­gió por su sabor y aro­ma, que lle­vó a Bo­go­tá y co­mo buen di­vul­ga­dor la dio a co­no­cer pon­de­ran­do sus be­ne cios para la sa­lud y el desa­rro­llo del in­te­lec­to; en los círcu­los de la so­cie­dad san­ta­fe­re­ña se im­pu­so de mo­da es­ta fór­mu­la; pro­mo­ción que au­men­tó el con­su­mo de ca­cao en el reino.

Dia­lo­gó lar­ga­men­te con el cu­ra Dr. An­to­nio Ig­na­cio Ga­llar­do Gue­rre­ro, pres­bí­te­ro y ami­go des­de la épo­ca -1785- en que es­te fue vi­ce­rrec­tor del Co­le­gio Ma­yor de Nues­tra Se­ño­ra del Rosario y Na­ri­ño ocu­pa­ba en San­ta­fé una al­ta po­si­ción so­cial y eco­nó­mi­ca, y go­za­ba de la amis­tad con el Vi­rrey Ez­pe­le­ta, an­tes de de­mos­trar su an­he­lo li­ber­ta­rio (pro­mo­ción de “Los de­re­chos del hom­bre”), que lo lle­vó a la rui­na, la pri­sión (Cá­diz) y el des­tie­rro, por pri­me­ra vez, de una se­rie de per­se­cu­cio­nes.

El re­ga­lo de los li­bros

Se­gún los da­tos de la tra­di­ción fa­mi­liar, la he­roí­na co­men­tó: “Na­ri­ño con ava­sa­lla­do­ra y con­ven­ci­mien­to de su pa­la­bra se re­la­cio­nó fá­cil­men­te con la co­mu­ni­dad pam­plo­ne­sa. Cuan­do se des­pi­dió para con­ti­nuar al reino, nos en­tre­gó a mi her­mano An­to­nio y a mí, un ma­nus­cri­to que re­dac­tó so­bre la ne­ce­si­dad de za­far­se de la opre­sión es­pa­ño­la que de­bía­mos man­te­ner ocul­to para evi­tar­nos com­pli­ca­cio­nes; en esa épo­ca todos re­ne­gá­ba­mos de la mo­nar­quía, pe­ro es­tá­ba­mos in­mer­sos en el sis­te­ma. Tam­bién nos en­tre­gó dos li­bri­tos en fran­cés: El Con­tra­to So­cial de Rous­seau y la Cons­ti­tu­ción fran­ce­sa, que con­ter­tu­lios le­ye­ron tra­du­ci­dos, y un li­bro en es­pa­ñol traí­do de Ma­drid (edi­ta­do en 1794) so­bre ins­truc­cio­nes úti­les y cu­rio­sas, co­mo la elaboración de co­la y ja­bón, que lo ex­pli­qué a al­gu­nos ar­te­sa­nos” (Es­te li­bro re­po­sa en la Bi­blio­te­ca Ju­lio Pé­rez Fe­rrer-Cú­cu­ta)

No­ta: in­for­ma­ción to­ma­da de los ar­chi­vos – tra­di­ción de Do­ña Águe­da Ga­llar­do de Vi­lla­mi­zar.

4. RE­GRE­SO A BO­GO­TÁ, MANSAMENTE. “Arre­pen­ti­mien­to” y “En­ce­rra­mien­to” ma­yo 1797

En su via­je de Pam­plo­na a Bo­go­tá, son­dea la opi­nión so­bre la re­vo­lu­ción pa­trio­ta con­clu­yen­do que era di­fí­cil ani­mar las gen­tes, des­pués del desas­tre de los Co­mu­ne­ros. Por lo tan­to, de­ci­de en­tre­gar­se al Vi­rrey y ex­po­ner su­mi­sión a la Mo­nar­quía es­pa­ño­la (para no pe­re­cer).

La de­cla­ra­ción lle­va al Vi­rrey a com­pa­sión le da por re­clu­sión el cuar­tel de ca­ba­lle­ría den­tro del cual se alo­ja co­mo o cial (sub­te­nien­te de mi­li­cias) se le per­mi­ten vi­si­tas, que su se­ño­ra apro­ve­cha para com­par­tir (que­da em­ba­ra­za­da) y se le asig­na un suel­do de trein­ta pe­sos men­sua­les, con el com­pro­mi­so de pre­pa­rar un es­ta­tu­to de re­for­ma ad­mi­nis­tra­ti­va que po­dría fre­nar las cons­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas, to­do por com­pa­sión an­te el in­for­tu­nio y po­bre­za de la fa­mi­lia. (Se pro­du­ce una gu­ra muy es­pe­cial: “Pri­sio­ne­ro / con­tra­tis­ta-ase­sor” ad­mi­nis­tra ti vis­ta ?)

Se le dic­ta­mi­na que pa­de­ce una ti­sis pul­mo­nar, que ne­ce­si­ta me­jo­rar el am­bien­te o mo­rir; por lo cual le dan tras­la­do con li­ber­tad con­di­cio­nal en 1803 a la nca “Mon­tes”, pro­pie­dad del go­bierno, ubi­ca­da en las fal­das del ce­rro deMo ns erra te (“pri­sio­ne­ro cul­ti­va­dor ”). Com­pra la ha­cien­da ve­ci­na, “La Mi­la­gro­sa”, pro­du­ce exi­to­sa­men­te ce­ba­da, tri­go, pa­pa y fo­rra­jes, cría ga­na­do y ven­de le­che.

Nues­tro Pre­cur­sor con su “con­tri­ción de co­ra­zón y es­pí­ri­tu de en­mien­da”, vol­vió a su ha­bi­tual ac­ti­vi­dad co­mer­cial y reunio­nes con ami­gos.

5. REINCIDENCIA CONSPIRATIVA. PRI­SIO­NE­RO EN CAR­TA­GE­NA-1809-.

En agos­to de 1809 en San­ta­fé de Bo­go­tá se re­ci­be la pro­cla­ma de la Jun­ta Su­pre­ma de Qui­to, An­te es­to Na­ri­ño con­si­de­ró que era el mo­men­to, se sien­te ani­ma­do, en­tu­sias­ma­do y re­tor­na a su ac­ti­vi­dad cons­pi­ra­do­ra, con la es­pe­ran­za que es­ta vez, es­te con­cien­ti­za­do el pue­blo para la re­vo­lu­ción in­de­pen­den­tis­ta. En con­tac­to con el ca­nó­ni­go Ro­si­llo y su so­brino el ca­de­te An­drés, Do­min­go Cai­ce­do, Sin­fo­ro­so Mu­tis, Mi­guel Gó­mez, Juan N Azue­ro. Com­par­te ideas del “Me­mo­rial de Agra­vios”.

La cons­pi­ra­ción fue des­cu­bier­ta. La Real Au­dien­cia el 22 de oc­tu­bre -1909- acor­dó la de­ten­ción de los in­vo­lu­cra­dos en la cons­pi­ra­ción. El 23 de no­viem­bre vuelve a pri­sión en el cuar­tel de ca­ba­lle­ría y en­via­do a Car­ta­ge­na a pur­gar pri­sión, lo acom­pa­ña vo­lun­ta­ria­men­te su hi­jo, en la tra­ve­sía por el río Mag­da­le­na, en El Ban­co, se es­ca­pan, son nue­va­men­te apre­sa­dos y el 20 de di­ciem­bre-1809- re­clui­do en el Cas­ti­llo de Bo­ca­chi­ca, en­ca­de­na­do, si­tua­ción

que me­jo­ró con el tras­la­do a la Ca­sa de la In­qui­si­ción y nal­men­te de­ja­do en un bohío jun­to al ce­rro de La Po­pa.

Al efec­tuar­se la ac­ción del 20 de ju­lio de 1810 en Bo­go­tá,-“gri to de in­de­pen­den­cia”de­bie­ra ha­ber si­do li­be­ra­do in­me­dia­ta­men­te, pe­ro com­pa­trio­tas ce­los os por sus ca­pa­ci­da­des o sus enemi­gos di­la­ta­ron un po­co su li­be­ra­ción, pen­san­do que con su for­ma­ción y cons­tan­cia se po­dría to­mar el po­der (co­mo su­ce­dió). El 8 de di­ciem­bre de 1810 re­tor­na li­bre a Bo­go­tá y se dis­po­ne a apor­tar ideas para el go­bierno na­cien­te.

6. PRE­SI­DEN­TE DE CUNDINAMARCA – 1812- Desas­tre de Pas­to – Nue­va Pri­sión: Cá­diz

Ya en Bo­go­tá, en 1811 edi­ta su pe­rió­di­co La Ba­ga­te­la, lo pre­sen­ta el día 14 de ju­lio aniver­sa­rio de la to­ma de La Bas­ti­lla, sím­bo­lo de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. Pro­po­ne el cen­tra­lis­mo, lle­ga al po­der en 1812 tras una se­rie de acon­te­ci­mien­tos, to­ma la Presidencia de Cundinamarca con el ca­rác­ter de Dic­ta­dor, des­de don­de apo­yó a Bo­lí­var, triun­fa­dor en la Ba­ta­lla de Cú­cu­ta (18 de fe­bre­ro de 1813).

Se­gun­do en­vío a Cá­diz - 1814 - Pri­sio­ne­ro en Pas­to.

Na­ri­ño es­tan­do en la Presidencia de Cundinamarca en San­ta­fé, se em­bar­có en la cam­pa­ña del sur, para li­be­rar a Pas­to del dominio mo­nár­qui­co ( na­les de 1813) de­jó en­car­ga­do de la Presidencia a su tío ma­terno Ma­nuel Al­va­rez Del Ca­sal -quien se con­vir­tió en dic­ta­dor-. Nues­tro “pre­cur­sor” no con­tó con la in­dio­sin­cra­cia de los ha­bi­tan­tes de Pas­to, quie­nes lo de­rro­ta­ron en las in­me­dia­cio­nes de la ciu­dad (11 de ma­yo de 1814), pu­sie­ron pri­sio­ne­ro y des­pués de pa­sar un año en cár­ce­les ame­ri­ca­nas fue en­via­do des­de Li­ma por la ru­ta del Ca­bo de Hor­nos a la cár­cel de Cá­diz (es­ta vez no pu­do es­ca­par­se).

Es­ta eta­pa de pri­sión lo sal­vó de la tris­te “épo­ca del te­rror”, que im­plan­tó el “pa­ci ca­dor” es­pa­ñol Pa­blo Mo­ri­llo. En 1820 es li­be­ra­do en Cá­diz, des­pués de lo­gra­da la in­de­pen­den­cia con la Ba­ta­lla de Bo­ya­cá del 7 de agos­to de 1819, lle­ga­do a un ar­mis­ti­cio (Tru­ji­llo) en­te Bo­lí­var y Mo­ri­llo y a la re­vo­lu­ción li­be­ral de Rie­go en Es­pa­ña.

7. EL CON­GRE­SO DE VI­LLA DEL ROSARIO DE CÚ­CU­TA -1821.- EL RE­TO de D’EVEREUX

Na­ri­ño via­jó al Ori­no­co en bus­ca del cuar­tel de Bo­lí­var-1821-. En Acha­guas es el en­cuen­tro, es nom­bra­do Vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y en­car­ga­do de ins­ta­lar el Con­gre­so Cons­ti­tu­yen­te en la Vi­lla del Rosario de Cú­cu­ta. Es­te el se­gun­do via­je a esas tie­rras fron­te­ri­zas, don­de había de­ja­do ami­gos y so­cios en los ne­go­cios del ca­cao ( Cha­veaux), y en Pam­plo­na a sus pri­mos los Ál­va­rez Vi­lla­mi­zar.

Al­gu­nos dipu­tados re­cla­ma­ron por el al­to ran­go da­do a Na­ri­ño, sien­do que él no par­ti­ci­pó en la lu­cha con­tra el “pa­ci ca­dor” Mo­ri­llo y aho­ra apa­re­cía por en­ci­ma de pa­trio­tas que so­bre­vi­vie­ron. La ex­pli­ca­ción es muy cla­ra: Na­ri­ño es­ta­ba pri­sio­ne­ro en Cá­diz du­ran­te ese pe­rio­do, y si hu­bie­ra per­ma­ne­ci­do en Amé­ri­ca ha­bría si­do pa­sa­do por las ar­mas. La si­tua­ción vi­vi­da la ex­pre­sa el Pre­cur­sor al Li­ber­ta­dor en car­ta des­de el Rosario el 30 de abril de 1821:

“Mi Ge­ne­ral y ami­go: El día 27 lle­gué a es­ta des­pués de al­gu­nos tra­ba­ji­llos en el ca­mino de tie­rra por don­de me vi­ne…, Aquí se ig­no­ra­ba no so­lo mi ve­ni­da, sino

has­ta mi nom­bra­mien­to de vi­ce­pre­si­den­te y les co­gió de sor­pre­sa mi lle­ga­da” . . . “Qué pue­do yo ha­cer con un cen­te­nar de dipu­tados ham­brien­tos unos, en­fer­mos otros, ra­bian­do todos y yo sin un real, sin re­cur­sos para aca­llar­los? “. . .

“Gual y Ur­ba­ne­ja lle­ga­ron ca­si al mis­mo tiem­po que yo; pe­ro co­mo los vi­ce­pre­si­den­tes an­te­rio­res no hi­cie­ron más que lle­gar, en­fer­mar­se y mo­rir­se, na­da he­mos he­cho, no en­con­tran­do más que a Cres­po, que era aquí to­do el Go­bierno.” An­to­nio Na­ri­ño.

En ju­lio (1821), an­te los ro­ces con al­gu­nos dipu­tados, a par­tir de no aten­der en la re­dac­ción del tex­to de la Cons­ti­tu­ción, al­gu­nas ideas, Na­ri­ño pre­sen­tó re­nun­cia a la Vi­ce­pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, que el Con­gre­so acep­tó, re­em­pla­zán­do­lo Jo­sé Ma­ría del Cas­ti­llo y Ra­da. Na­ri­ño via­jó a Bo­go­tá.

De las cró­ni­cas de Pe­dro Ma­ría Ibá­ñez, se to­man al­gu­nos da­tos in­tere­san­tes del Con­gre­so que, si bien no tie­nen re­la­ción con Na­ri­ño, ya que ya se había re­ti­ra­do ha­cia Bo­go­tá, me­re­cen men­cio­nar­se.

El bai­le. (Con vio­lín y pan­de­re­ta; dan­za­ron Bo­lí­var, San­tan­der. Los fa­mi­lia­res, viu­das y huér­fa­nos de los gue­rre­ros pa­trio­tas sa­cri ca­dos en la ges­ta li­ber­ta­ria).

Por la no­che se ce­le­bra­ron los acon­te­ci­mien­tos del día con bai­le de ga­la, al cual con­cu­rrie­ron nu­me­ro­sas fa­mi­lias de las po­bla­cio­nes ve­ci­nas, prin­ci­pal­men­te de Cú­cu­ta y Pam­plo­na, dis­tin­guién­do­se, co­mo era na­tu­ral, la del Ge­ne­ral San­tan­der.

En­cuen­tro con D’Evereux.

Un ru­mor que se di­vul­gó en Vi­lla del Rosario du­ran­te el Con­gre­so, fue el re­to del ge­ne­ral ir­lan­dés D’Evereux a Na­ri­ño, su­pues­ta­men­te por que el pre­cur­sor le “co­que­teó” a la viu­da de un o cial (En­glish) de la “Le­gión Bri­tá­ni­ca” fa­lle­ci­do en com­ba­te, cuan­do ella se pre­sen­tó en el Rosario a re­cla­mar su pen­sión. Na­ri­ño op­tó por de­te­ner­lo por fal­ta de res­pe­to a la au­to­ri­dad y lo re­mi­tió a San­ta­fé. Es­te ac­to fue par­te de las desave­nen­cias, con al­gu­nos dipu­tados, an­te lo cual Na­ri­ño acla­ró los lí­mi­tes del po­der le­gis­la­ti­vo con el eje­cu­ti­vo.

El co­ro­nel En­glish con­tra­tó en Eu­ro­pa per­so­nal com­ba­tien­te da­do que se ha­bían ter­mi­na­do las gue­rras en el vie­jo con­ti­nen­te, co­mo las Na­po­leó­ni­cas, y tra­jo cer­ca de mil hom­bres, ir­lan­de­ses y ale­ma­nes (han­no­ve­ria­nos); En­glish tra­jo a su se­ño­ra y es­tan­do en la is­la de Mar­ga­ri­ta, la ebre ama­ri­lla lo ex­ter­mi­nó en 1820.

D’Ereaux, tam­bién tra­jo una ex­pe­di­ción de ir­lan­de­ses, pe­ro per­so­nal­men­te po­co com­ba­tió; se de­cía que el ma­yor pe­li­gro que había en­fren­ta­do era el que Na­ri­ño le hu­bie­ra acep­ta­do el due­lo a muer­te.

8. EPÍLOGO. EL FIN.

Ya en San­ta­fé, sus enemi­gos le hi­cie­ron a Na­ri­ño tres car­gos: -Ma­ne­jo de fon­dos cuan­do fue te­so­re­ro de Diez­mos; - (dis­que) por ha­ber­se en­tre­ga­do en Pas­to a los rea­lis­tas, y - ha­ber es­ta­do au­sen­te del país por 7 años (pre­so en Cá­diz). Pre­pa­ró su “De­fen­sa an­te el Se­na­do”, del jui­cio sa­lió triun­fan­te en me­dio de ova­cio­nes.

De­fen­di­do su pres­ti­gio, se re­ti­ró a Vi­lla de Lei­va don­de fa­lle­ció a los 63 años el 13 de di­ciem­bre de 1823.

Es­tos son re­cuer­dos o anéc­do­tas de las dos es­ta­días de Na­ri­ño en es­tos va­lles del Tá­chi­ra y Pam­plo­ni­ta, y la per­ma­nen­cia en Pam­plo­na-1797- y las re­la­cio­nes sur­gi­das de ser so­brino po­lí­ti­co de la pam­plo­ne­sa do­ña Jua­na de Dios Vi­lla­mi­zar Ga­llar­do de Ál­va­rez del Ca­sal y la in­ter­pre­ta­ción en Vi­lla del Rosario de Cú­cu­ta-1821-por la aten­ción ca­ba­lle­ro­sa y ga­lan­te de Na­ri­ño pres­ta­da a la jo­ven ir­lan­de­sa.

Mon­se­ñor Ra­fael Ma­ría Ca­rras­qui­lla, an­te los res­tos (hue­sos) de Na­ri­ño, ex­pre­só:… “den­tro de ese crá­neo va­cío hir­vió un ce­re­bro en que cu­po la li­ber­tad de un mun­do; allí es­plen­dió el ful­gor del ge­nio, que se ade­lan­ta al tiem­po, que siem­pre tie­ne ra­zón en lo fu­tu­ro”. En es­te pe­cho la­tió un co­ra­zón grande co­mo la li­bre Amé­ri­ca, Se­reno…, ar­do­ro­so... fe­cun­do co­mo el sol de los tró­pi­cos”. “Es­te bra­zo rí­gi­do e iner­te blan­dió la es­pa­da ven­ce­do­ra, aque­llos hue­si­llos mo­vie­ron la plu­ma. Gra­ve, Cáus­ti­ca,.. So­bria,.. Elo­cuen­te... de aque­llas ce­ni­zas bro­ta­ba la pa­la­bra que tro­có a los va­sa­llos en ciu­da­da­nos, a los tran­qui­los co­lo­nos en he­roi­cos lu­cha­do­res”.

La vi­da de Na­ri­ño es des­con­cer­tan­te, un ti­tá­ni­co y cons­tan­te par­ti­da­rio de la in­de­pen­den­cia, va­lien­te y pun­do­no­ro­so mi­li­tar, con mo­men­tos de gloria y ho­no­res y otros de tris­te­za, olvido y pri­sión.

Pam­plo­na- Ca­sa de la Fa­mi­lia Vi­lla­mi­zar-Ga­llar­do –Don­de se hos­pe­dó en 1797 el “pre­cur­sor de la in­de­pen­den­cia” El Dr y ge­ne­ral Don AN­TO­NIO NA­RI­ÑO y AL­VA­REZ del CA­SAL. Fo­to de la ca­sa ya re­cons­trui­da his­tó­ri­ca­men­te– ma­ne­ja­da por la Uni­ver­si­dad de Pam­plo­na

El Sr Pre­si­den­te, ge­ne­ral Don An­to­nio Na­ri­ño y Al­va­rez del Ca­sal

Na­ri­ño, en Cú­cu­ta- Pam­plo­na 1797-Dis­fra­za­do de mon­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.