His­to­ria de Asia Me­nor

La Opinión - Imágenes - - Cronología -

En el mun­do an­ti­guo, Asia Me­nor fue el asien­to de reinos y ciu­da­des, Tra­cia, Byt­hi­nia, Ae­loia, Fri­gia, Ci­li­cia, el Pon­tus, Ar­me­nia, Urar­tu, Assy­ria, Ly­cia, Ca­ria, Io­nia, y la más fa­mo­sa, Tro­ya.

En­tre las ci­vi­li­za­cio­nes y pue­blos que se asen­ta­ron, o con­quis­ta­ron a Ana­to­lia, se de­ben men­cio­nar a los hi­ti­tas, los fri­gios, los ci­me­rios, los per­sas, los gá­la­tas, los grie­gos, los ro­ma­nos, los ar­me­nios, los go­dos, y, por úl­ti­mo, los im­pe­rios bi­zan­tino y oto­mano.

Los lo­gros de los pue­blos del Asia Me­nor son vas­tos y com­pren­den to­do un ca­tá­lo­go de los más famosos per­so­na­jes, lu­ga­res y even­tos de la his­to­ria an­ti­gua de la hu­ma­ni­dad. Allí fue el si­tio de dos de las sie­te ma­ra­vi­llas del mun­do an­ti­guo, el Tem­plo de Ar­te­mi­sa en Éfe­so, y la Tum­ba o Mau­so­leo de Mau­lus en Ha­li­car­na­so. En la ciu­dad de Mi­le­to, na­ció el pri­mer ló­so­fo de oc­ci­den­te, ales, y sus se­gui­do­res, Ana­xi­man­dro y Ana­xí­me­nes, des­cu­brie­ron la pri­me­ra cau­sa de la exis­ten­cia, la ma­te­ria, que dio na­ci­mien­to a to­das las co­sas, co­mo al ini­cio de la in­ves­ti­ga­ción y mé­to­do cien­tí

co; He­ró­do­to, el pa­dre de la his­to­ria, na­ce en Ha­li­car­na­so; Pi­tá­go­ras, el gran ló­so­fo y ma­te­má­ti­co, na­ce en Sa­mos, y otro im­por­tan­te ló­so­fo, He­rá­cli­to, en Éfe­so. En la ciu­dad de Tar­so na­ce el após­tol Pa­blo.

Fri­gia fue el lu­gar del na­ci­mien­to mi­to­ló­gi­co de Rhea, la ma­dre grie­ga de los dio­ses, y la ciu­dad de Tro­ya fue fa­mo­sa en los poe­mas de Ho­me­ro del si­glo VIII a.C. de la Ilía­da y la Odi­sea. Tam­bién la re­gión del Asia Me­nor es mi­ra­da co­mo el lu­gar don­de na­ció la acu­ña­ción de la mo­ne­da, sien­do su pri­mer uso en el ma­ne­jo del co­mer­cio.

En­tre el 1250-1200 a.C. los lla­ma­dos “Pue­blos del Mar”, la in­va­die­ron des­de el sur, in­cur­sio­nan a Gre­cia, hos­ti­gan a Egip­to y nal­men­te ex­pul­san a los hi­ti­tas de su ca­pi­tal As­su­wa. Sin em­bar­go, es­ta gen­te no co­lo­ni­za el área así ga­na­da, más bien se mo­vi­li­zan para asen­tar­se en par­te, al sur, en Ca­naán.

Los co­lo­nos grie­gos, prin­ci­pal­men­te de Ate­nas y al­re­de­do­res del Áti­ca, se asen­ta­ron en la línea cos­te­ra del Asia Me­nor des­de el Me­di­te­rrá­neo has­ta el Mar Ne­gro. Fue­ron es­tas co­lo­nias jó­ni­cas que am­pa­ra­das y fun­da­das por Ate­nas y Eri­treia, se le­van­ta­ron en re­vuel­ta cuan­do el área ca­yó ba­jo con­trol per­sa, pro­vo­can­do la ira del rey Per­sa Da­río I, y la pri­me­ra in­va­sión de Gre­cia en el 490 a.C. re­pe­li­da en la Ba­ta­lla de Ma­ra­tón.

Ale­jan­dro el Grande derrota a los per­sas en el 334-333, a.C. y se apo­de­ra del Asia Me­nor. Si­guien­do su muer­te, los ex­ten­sos te­rri­to­rios con­quis­ta­dos en tan­tas ba­ta­llas se di­vi­die­ron, una par­te fue go­ber­na­da por su ge­ne­ral An­tí­gono en el nor­te y el oc­ci­den­te, y a su otro ge­ne­ral, Se­leu­co, le co­rres­pon­de el sur y el oes­te, per­ma­ne­cien­do la re­gión ines­ta­ble has­ta la lle­ga­da de Ro­ma en el 133 a.C.

Des­pués de es­ta fe­cha, Ro­ma con­quis­tó to­da la re­gión en for­ma pau­la­ti­na ane­xan­do ciu­da­des del Asia Me­nor, has­ta que fue to­tal­men­te con­ver­ti­da en pro­vin­cia de Ro­ma.

Ba­jo el man­da­to de Ro­ma, los te­rri­to­rios se es­ta­bi­li­za­ron, se cons­tru­ye­ron ca­rre­te­ras y se arre­gló la in­fra­es­truc­tu­ra de sus ciu­da­des. Las co­mu­ni­da­des cos­te­ras

ore­cie­ron, en es­pe­cial Éfe­so, que mos­tró gran pros­pe­ri­dad has­ta el ad­ve­ni­mien­to del Cris­tia­nisno.

El Im­pe­rio Bi­zan­tino, con­tro­ló la re­gión des­pués de la caída de Ro­ma en el 476 d.C. y, pos­te­rior con el le­van­ta­mien­to del is­lam, los úl­ti­mos cris­tia­nos bi­zan­ti­nos lu­cha­ron con los Fa­ti­míes Is­lá­mi­cos por la tie­rra has­ta la lle­ga­da de los tur­cos Se­léu­ci­das en el 1068. Los tur­cos con­tro­la­ron la re­gión has­ta el 1299 cuan­do el Asia Me­nor lle­ga a ser par­te del Im­pe­rio Oto­mano, con la to­ma de Cons­tan­ti­no­pla en el 1453, y des­pués que es­te co­lap­só, lle­ga a ser, en 1923, la mo­der­na Tur­quía.

PRI­ME­RAS CI­VI­LI­ZA­CIO­NES Y CUL­TU­RAS EN ANA­TO­LIA

Los orí­ge­nes de los pue­blos tur­cos se re­mon­tan a los pro­pios de la hu­ma­ni­dad.

Exis­ten ras­tros de ci­vi­li­za­cio­nes del s.VI a.C. con ca­rac­te­res idén­ti­cos a los hat­tis, co­mo tam­bién ras­tros del pa­so de hom­bres nó­ma­des de la era Pa­leo­lí­ti­ca.

En Ca­tal­ho­yuk exis­ten unos do­ce asen­ta­mien­tos que da­tan del año 12.000 a.C. que mues­tran a una ci­vi­li­za­ción en cier­to gra­do or­ga­ni­za­da, que con­tó con unos 5 a 10.000 ha­bi­tan­tes, y es­to nos de­mues­tra que fue una de las pri­me­ras tie­rras ha­bi­ta­das en for­ma per­ma­nen­te-se­den­ta­ris­mo- por el hom­bre en Tur­quía.

Du­ran­te los s.V y III a.C. se re­gis­tran a los asi­rios ubi­ca­dos en la zo­na ac­tual de Kul­te­pe, en Ca­pa­do­cia, que ha­brían co­mer­cia­do

en for­ma im­por­tan­te y ac­ti­va con los pue­blos de Me­so­po­ta­mia.

En la cos­ta de Egeo se es­ta­ble­ció la ci­vi­li­za­ción mi­noi­ca (cre­ten­se)-mi­cé­ni­ca, has­ta el año 1500 a.C. don­de lla­ma la aten­ción el uso de la ce­rá­mi­ca y la cons­truc­ción de ar­mas.

Lue­go apa­re­cen los pue­blos hi­ti­tas, que lle­gan a Ana­to­lia en el año 1800 a.C. pro­ve­nien­tes de las montañas del Cáu­ca­so. Ha­bla­ban len­guas in­doeu­ro­peas, y su nom­bre se de­ri­va del pue­blo Hat­ti al que so­me­tie­ron, fun­dan el pri­mer im­pe­rio an­ti­guo, que a ba­se de con­quis­tas su­ce­si­vas lo­gran do­mi­nar Ba­bi­lo­nia, y es una cul­tu­ra que mues­tra un gra­do im­por­tan­te de avan­ce, se co­bran im­pues­tos, y ce­dían au­to­no­mía, a ba­se de con­tra­tos, a aque­llos pue­blos que no se opu­sie­ran, mos­tran­do así un cla­ro avan­ce de la hu­ma­ni­dad, con re­la­ción a la no es­cla­vi­tud. Co­no­ció es­ta cul­tu­ra su má­xi­mo es­plen­dor, des­de el año 1450 al 1200, a.C. cuan­do los pue­blos co­mo los tra­cios y otros, los lla­ma­dos, “pue­blos del mar”, ini­cian in­va­sio­nes a sus te­rri­to­rios lle­gan­do a des­man­te­lar­los, y re­du­cir­los a pe­que­ños po­bla­dos sin nin­gu­na in uen­cia en la re­gión que an­tes do­mi­na­ron.

Ha­cia el 1200 a.C. lle­ga­ron los fri­gios pro­ve­nien­tes muy po­si­ble­men­te de los Bal­ca­nes, eran clien­tes de los hi­ti­tas, que a la pos­tre se les re­be­la­ron. Su ca­pi­tal fue Gor­dium (a 60 km. de la ac­tual An­ka­ra) don­de se en­con­tró la tum­ba del rey Mi­das. Ho­me­ro en la Ilía­da ci­ta a es­te pue­blo y di­ce que fue­ron alia­dos de los tro­ya­nos en la gue­rra de Tro­ya. Son bo­rra­dos de la his­to­ria du­ran­te la in­va­sión per­sa del s. VI a.C.

Los urar­tu rei­na­ron cer­ca de la ac­tual Van, se cree des­cen­dían de los hu­rri­tas y otras cul­tu­ras, en la re­gión en­tre el mar Ne­gro y el mar Cas­pio, man­tu­vie­ron con los asi­rios con­tac­to a lo lar­go de los si­glos IX al VII a.C. sus te­rri­to­rios se ex­ten­dían has­ta pa­sa­da la fron­te­ra orien­tal de la ac­tual Tur­quía. Al­can­za su má­xi­ma ex­pan­sión du­ran­te el año 743, y co­mo su­ce­dió con los hi­ti­tas, son des­te­rra­dos por in­va­sio­nes de otros pue­blos a las áreas mon­ta­ño­sas de la re­gión

Al­re­de­dor del 800 a.C., un pue­blo grie­go, los jo­nios, al es­ca­par de los do­rios, se asien­tan y fun­dan Bi­zan­cio.

Por los años 700 a.C. lle­ga­ron los ci­me­rios, pue­blo nó­ma­da pro­ce­den­te del Cáu­ca­so.

Los ar­me­nios se re­fu­gian a ori­llas del la­go Van hu­yen­do de los ci­me­rios.

Los ca­rios eran des­cen­dien­tes de los le­le­gia­nos, in­mi­gra­dos a Ana­to­lia du­ran­te la épo­ca de la ci­vi­li­za­ción mi­cé­ni­ca del rey Mi­nos, se desa­rro­lla­ron en ciu­da­des co­mo Ha­li­car­na­so (Bo­drium), Afo­di­sias, Mi­le­to y Es­mir­na (Iz­mir) du­ran­te los años 600 a 200 a.C.

Los li­cios y li­dios tam­bién se en­con­tra­ban du­ran­te es­ta épo­ca en Ana­to­lia y se pien­sa eran pue­blos au­tóc­to­nos de es­ta re­gión.

Los li­dios con­tro­la­ban des­de su cen­tro de Sar­dis el oes­te de la pe­nín­su­la, don­de fue fa­mo­so el rey Cre­sos por su enor­me ri­que­za.

Los pue­blos del mar, lla­ma­dos así por los egip­cios, ha­bían es­ta­do en Ana­to­lia a par­tir del año 1100 a.C., in­va­die­ron sus tie­rras y to­do el Orien­te Me­dio. Es­tos pue­blos se asi­mi­la­ron a los pue­blos au­tóc­to­nos de la re­gión in­va­di­da mez­clan­do su cul­tu­ra y se en­ri­que­cie­ron en ella.

Los per­sas con­quis­tan Ana­to­lia y la ha­cen su­ya en el año 546 a.C.

Así las co­sas, lle­ga Ale­jan­dro Magno, rom­pe el nu­do gor­diano de la le­yen­da, ven­ce a los per­sas y en una cam­pa­ña de cua­tro años li­be­ra a las ciu­da­des jó­ni­cas, que a su muer­te en el 323 a.C., van sus te­rri­to­rios des­de el río Ni­lo has­ta el In­do.

El con­trol de Ana­to­lia pa­sa a uno de sus ge­ne­ra­les ma­ce­do­nios, Se­leu­co Ni­ca­tor, con un im­pe­rio que se ex­tien­de por el sur y oes­te de Ana­to­lia, Tra­cia, Si­ria, Me­so­po­ta­mia y Per­sia.

Con la lle­ga­da de Ale­jan­dro a Ana­to­lia co­mien­za lo que se ha de­no­mi­na­do, la Epo­ca He­le­nís­ti­ca, que se ca­rac­te­ri­za por un gran desa­rro­llo en la ar­qui­tec­tu­ra y la ur­ba­nís­ti­ca. Se funda la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra Jó­ni­ca, se cons­tru­yen be­llos tem­plos co­mo el de Ar­te­mi­sa, Dí­di­mo o Eu­ro­mos, ciu­da­des bien pla­ni ca­das co­mo Prio­ne, Mi­le­to, Toes o Mag­ne­sia.

Ha­cia el 262 a.C. el reino de Pér­ga­mo se vuelve in­de­pen­dien­te.

En el 138 a.C., co­mien­za la ocu­pa­ción ro­ma­na y en el 43 a.C., do­mi­na a to­da Ana­to­lia, sal­vo Ar­me­nia que fue clien­tees­ta­do de Ro­ma.

Así co­mien­za la Epo­ca Ro­ma­na, se cons­tru­yen ciu­da­des co­mo Ico­nia (Kon­ya), Ce­sá­rea(Kay­se­ri) y Si­vas, y en otras co­mo Éfe­so, Mi­ce­to Tar­sus, se con­tri­bu­ye a su desa­rro­llo cul­tu­ral.

En el 330 d.C. el em­pe­ra­dor Cons­tan­tino es­ta­ble­ce la ca­pi­tal del im­pe­rio en Bi­zan­cio, a la que lla­man Cons­tan­ti­no­pla. Po­co des­pués se adop­ta el cris­tia­nis­mo co­mo re­li­gión o cial del es­ta­do bi­zan­tino.

El em­pe­ra­dor Teo­do­sio a su muer­te en el 395 d.C. di­vi­de el im­pe­rio ro­mano en­tre sus hi­jos, a Ho­no­rio le corrres­pon­de la par­te oc­ci­den­tal, y a Ar­ca­dio, la par­te orien­tal.

El im­pe­rio orien­tal bi­zan­tino du­ra­rá has­ta el 1453, sien­do su épo­ca do­ra­da la del em­pe­ra­dor Jus­ti­niano, en la pri­me­ra mi­tad del s.VI.

Las tie­rras de Ana­to­lia fue­ron el es­ce­na­rio de on­ce cru­za­das, en la cuar­ta, los ve­ne­cia­nos se apo­de­ra­ron de Bi­zan­cio.

Tro­ya es­ta­ba ubi­ca­da en el Asia Me­nor.

Ser­gio Ur­bi­na G., M.D.

Mi­le­tos

Ale­jan­dro Magno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.