Cuan­do uno in­ten­ta bus­car

La Opinión - Imágenes - - Enseñanzas - *El Maes­tro di­ce: No quie­ras en­con­trar fue­ra de ti mis­mo lo que só­lo den­tro de ti pue­de ser ha­lla­do.

ELA LLAVE DE LA FE­LI­CI­DAD

l Di­vino se sen­tía so­lo y que­ría ha­llar­se acom­pa­ña­do. En­ton­ces de­ci­dió crear unos se­res que pu­die­ran ha­cer­le com­pa­ñía. Pe­ro cier­to día, es­tos se­res en­con­tra­ron la llave de la fe­li­ci­dad, si­guie­ron el ca­mino ha­cia el Di­vino y se reab­sor­bie­ron a Él.

Dios se que­dó tris­te, nue­va­men­te so­lo. Re exio­nó. Pen­só que había lle­ga­do el mo­men­to de crear al ser hu­mano, pe­ro te­mió que és­te pu­die­ra des­cu­brir la llave de la fe­li­ci­dad, en­con­trar el ca­mino ha­cia Él y vol­ver a que­dar­se so­lo. Si­guió re exio­nan­do y se pre­gun­tó dón­de po­dría ocul­tar la llave de la fe­li­ci­dad para que el hom­bre no die­se con ella. Te­nía, des­de lue­go, que es­con­der­la en un lu­gar re­cón­di­to don­de el hom­bre no pu­die­se ha­llar­la. Pri­me­ro pen­só en ocul­tar­la en el fon­do del mar; lue­go, en una ca­ver­na de los Hi­ma­la­yas; des­pués, en un re­mo­tí­si­mo con­fín del es­pa­cio si­de­ral. Pe­ro no se sin­tió sa­tis­fe­cho con es­tos lu­ga­res. Pa­só to­da la no­che en ve­la, pre­gun­tán­do­se cuál se­ría el lu­gar se­gu­ro para ocul­tar la llave de la fe­li­ci­dad. Pen­só que el hom­bre ter­mi­na­ría des­cen­dien­do a lo más abis­mal de los océa­nos y que allí la llave no es­ta­ría se­gu­ra. Tam­po­co lo es­ta­ría en una gru­ta de los Hi­ma­la­yas, por­que an­tes o des­pués ha­lla­ría esas tie­rras. Ni si­quie­ra es­ta­ría bien ocul­ta en los vas­tos es­pa­cios si­de­ra­les, por­que un día el hom­bre ex­plo­ra­ría to­do el uni­ver­so. “¿Dón­de ocul­tar­la?”, con­ti­nua­ba pre­gun­tán­do­se al ama­ne­cer. Y cuan­do el sol co­men­za­ba a di­si­par la bru­ma ma­tu­ti­na, al Di­vino se le ocu­rrió de sú­bi­to el úni­co lu­gar en el que el hom­bre no bus­ca­ría la llave de la fe­li­ci­dad: den­tro del hom­bre mis­mo. Creó al ser hu­mano y en su in­te­rior co­lo­có la llave de la fe­li­ci­dad.

Una mu­jer es­ta­ba bus­can­do afa­no­sa­men­te al­go al­re­de­dor de un fa­rol. En­ton­ces un tran­seún­te pa­só jun­to a ella y se de­tu­vo a con­tem­plar­la. No pu­do por me­nos que pre­gun­tar:

-Bue­na mu­jer, ¿qué se te ha per­di­do?, ¿qué bus­cas?

Sin po­der de­jar de ge­mir, la mu­jer, con la voz en­tre­cor­ta­da por los so­llo­zos, pu­do res­pon­der a du­ras pe­nas:

-Bus­co una agu­ja que he per­di­do en mi ca­sa, pe­ro co­mo allí no hay luz, he ve­ni­do a bus­car­la jun­to a es­te fa­rol.

*El Maes­tro di­ce: Bus­ca den­tro de ti mis­mo. “Desafía” a Dios y ró­ba­le la su­pre­ma fe­li­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.