Los Fe­li­bres

La Opinión - Imágenes - - Literatura - An­tón de Ro­ca Niz.

A mis pa­rien­tes: al em­pre­sa­rio Pe­dro Ma­rún Me­yer, al poe­ta Os­wal­do Car­va­ja­lino, al of­tal­mó­lo­go Ga­briel Fló­rez, al der­ma­tó­lo­go Ál­va­ro Aré­va­lo, al industrial Ál­va­ro Ro­ca Mai­chel y a mis asi­duos lec­to­res

Anales del si­glo XIX y prin­ci­pios del si­glo XX, sur­gió en la Oca­ña de mis ma­yo­res un ce­nácu­lo de lu­jo y ex­qui­si­tez con­for­ma­do por: Eu­que­rio Ama­ya, San­tia­go Ri­zo Ro­drí­guez, En­ri­que Pardo Fa­re­lo, Joa­quín Ro­ca Niz, Víctor Ma­nuel Pa­ba y Die­go Jai­me. Los tres pri­me­ros fue­ron ge­nios de las le­tras y adop­ta­ron seu­dó­ni­mos his­tó­ri­cos: Adol­fo Mi­la­nés, Ed­mun­do Ve­lás­quez, y Luis Ta­blan­ca. Lu­cio Pa­bón Nú­ñez, po­lí­ti­co y ciu­da­dano de le­tras, com­pi­ló par­te de la obra li­te­ra­ria de Los Fe­li­bres.

Re­sál­te­se que Víctor Ma­nuel Pa­ba, par­tió pa­ra Bo­go­tá y se ale­jó del cen­tro li­te­ra­rio. Man­te­nía con­tac­to con el mé­di­co e his­to­ria­dor Alejo Ama­ya, au­tor de la obra cum­bre de los ge­ni­to­res, quién le ha­bía enviado una car­ta don­de le des­cri­be su es­ta­do pre­ca­rio de sa­lud y la angustia que vi­vía por su tras­torno afec­ti­vo bi­po­lar.

De Die­go Jai­me no se en­cuen­tra na­da en los ar­chi­vos. De Joa­quín Ro­ca Niz, her­mano de mi abue­lo, que par­tió pa­ra Ba­rran­qui­lla y se des­ta­ca co­mo po­lí­ti­co y em­pre­sa­rio, so­cio fun­da­dor de Scad­ta, lue­go Avian­ca. Creó el la­bo­ra­to­rio Blan­co y Ro­ca. Se ju­bi­ló gerente re­gio­nal del Ban­co de Co­lom­bia de la Are­no­sa.

Cor­ne­lio His­pano y Víctor M Lon­do­ño di­rec­to­res del pe­rió­di­co li­te­ra­rio Tro­feos, fun­da­ron un su­ple­men­to li­te­ra­rio en la ciu­dad de Oca­ña de nom­bre: Es­pi­gas. Eli­gio Ál­va­rez Ni­ño ex­pre­só: “Es­pi­gas fue el oa­sis que los unió en la vi­da y en la pa­sión crea­do­ra. Pues que en sus me­nu­das ho­jas de pro­vin­ciano sa­bor pa­rro­quial, cu­po to­da la or­fe­bre­ría iris­di­can­te que en­gro­sa­ron en su ima­gi­na­ción fá­cil tri­pi­dan­te”.

ADOL­FO MI­LA­NÉS

El fe­li­bre de los ver­sos de oro, poe­ta, pe­rio­dis­ta y po­li­ti­que­ro fue bau­ti­za­do co­mo Eu­que­rio Ama­ya. Adol­fo Mi­la­nés, pro­fe­só el nihi­lis­mo re­li­gio­so. Con mix­tu­ra de ló­so­fo y de hu­mo­ris­ta y con ca­be­llos ne­gros que ador­na­ba con el som­bre­ro cham­ber­go al­deano. No te­nía au­to­es­ti­ma. Se man­te­nía en­deu­da­do has­ta los tué­ta­nos sin pa­tri­mo­nio, pe­ro con sá­ti­ra his­trió­ni­ca: pa­ra la pro­sa, pa­ra la idea­ción de ver­sos, pa­ra el en­sa­yo y otros men­jur­jes con es­ti­lo sui gne­ris. Es la­men­ta­ble que se hu­bie­ra de­di­ca­do a to­mar bo­la de gan­cho que lo com­pra­ba con si­gi­lo en el sec­tor de San Fran­cis­co, pa­ra chu­par­lo en el par­que 29 de ma­yo. El es­cri­tor San­tan­de­reano Jai­me Ba­rre­ra ex­pre­só: Mi­la­nés se ma­tó co­mo se ma­tó Sil­va, co­mo una pro­tes­ta per­so­nal, lo que Ana­to­le Fran­ce lla­mó la tra­gi­que ab­sur­di­té de vi­vi­ré.

Gon­za­lo Car­na­va­li plas­mó:” un hom­bre sin im­por­tan­cia di­ría al­guien, pa­ro­dian­do el tí­tu­lo de Wil­de. Es­cri­bi­dor de ver­sos. Em­bo­rro­na­dor de cuar­ti­llas, es­cri­tor y poe­ta. Eso fue. Na­da más. Pe­ro tam­po­co na­da me­nos”.

Con tre­men­da ins­pi­ra­ción pa­ra lo li­te­ra­rio, de­jó va­rios poe­mas: Lied, egó­glia que era el pre­fe­ri­do por mi pa­dre.

Ani­me Aquae, vie­ja ri­ma, que es­cri­bió en es­ta­do de lo­cu­ra. Y Fron­te­ra ve­ne­zo­la­na que con­ser­va ac­tua­li­dad.

El crí­ti­co Paéz Cour­vel reali­zó co­men­ta­rios se­rios y bri­llan­tes en

Los Fe­li­bres, pu­bli­ca­da por la es­cue­la de Be­llas Ar­tes de Oca­ña en los años 1.970.

I

FRON­TE­RA VE­NE­ZO­LA­NA

Fron­te­ra Ve­ne­zo­la­na Sur­ca­da por cua­tro ríos, Tres pe­que­ños y uno gran­de, Y ri­ca del sol ma­ci­zo. Por co­no­cer tus mu­je­res Y tra­tar a tus ban­di­dos, En un ca­ba­llo tro­tón Me aven­ta­ba los do­min­gos. Y be­bí brandy ba­ra­to Con hom­bres des­co­no­ci­dos, Y has­ta em­pa­par el pa­ñue­lo Usé per­fu­me le­gí­ti­mo. Son muy bo­ni­tos tus pueblos Y muy blan­cos tus ca­mi­nos, In­nú­me­ras tus be­lle­zas, In­nú­me­ros tus Ci­li­sios Bai­le jo­ro­po en Ureña Con una gua­za de chi­cos, En­tre los cua­les es­ta­ba Eus­to­quio… con sus ami­gos… Por de­fen­der a Ci­priano Gol­pea­ron­me en San Faus­tino. En Ru­bio tu­ve una no­via, Deje en San An­to­nio Un hi­jo… Son muy bo­ni­tos tus pueblos Y muy blan­cos tus ca­mi­nos, Fron­te­ra Ve­ne­zo­la­na sur­ca­da por cua­tro ríos.

Re­sál­te­se que el crí­ti­co ci­ta­do, fa­lle­ció tem­pra­na­men­te en fe­cun­da ins­pi­ra­ción crea­do­ra. Y co­men­tó so­bre

Égogla: “Es una acua­re­la her­mo­sa, en­sa­yo con va­lor cro­má­ti­co y que per­te­ne­ce al es­ti­lo pas­to­ril, eje­cu­ta­do con ar­te, de re­pu­jar la for­ma lí­ri­ca, sub­je­ti­va, con la de­co­ra­ción pre­cio­sis­ta de la es­ce­na. Es un idi­lio de Teó­cri­to, sin­ce­la­do en blan­dos me­ta­les de ri­ca or­fe­bre­ría. El blan­co y el azul cam­pean en es­te poe­ma egló­gi­co.”

ED­MUN­DO VE­LÁS­QUEZ, EL JUGLAR AVEN­TU­RE­RO Y SO­ÑA­DOR

Seu­dó­ni­mo del fa­mo­so San­tia­go Ri­zo Ro­drí­guez. Co­se­chó triun­fos ini­cial­men­te en la hi­dal­ga po­bla­ción de Oca­ña: cu­na de le­tras, de pro­sa­pia y de se­ño­río. Es­te va­te y pro­sis­ta fue un ex­tra­or­di­na­rio es­cri­tor. Sus pa­dres fue­ron: Fran­cis­co An­to­nio Ri­zo y do­ña Isa­bel Ro­drí­guez, que con­tra­je­ron nup­cias en Nue­va York. A sus 40 pri­ma­ve­ras, pu­bli­có La Pul­ga, en 1899, ba­jo la di­rec­ción del ca­ba­lle­ro Adriano Le­mus con­san­guí­neo del his­to­ria­dor don Leo­nar­do Mo­li­na Le­mus. Des­apa­re­ció el fo­lle­to li­te­ra­rio y vuel­ve a apa­re­cer el 8 de no­viem­bre de 1903. Po­seía tem­pe­ra­men­to re­cio y so­ber­bio. Su con­duc­ta se ca­rac­te­ri­zó por la bi­po­la­ri­dad. En sus pri­me­ros ver­sos uti­li­zó el seu­dó­ni­mo Ed­mun­do Llano Ve­lás­quez, y des­pués el de Ed­mun­do Ve­lás­quez. Se ca­só en San Jo­sé de Cos­ta Ri­ca con Car­lo­ta Bre­nes Ar­güe­llo, her­ma­na en poesía del poe­ta del agua, ya que se rma­ba en las le­tras Blanca Mi­la­nés. Y tu­vie­ron una pa­re­ja de hi­jos. En 1942 re­gre­só a la be­ne­mé­ri­ta po­bla­ción de Oca­ña; te­nía 26 años de ha­ber par­ti­do, pa­ra lle­var­se a su pro­ge­ni­to­ra a Cos­ta Ri­ca, país don­de se res­pe­tan los de­re­chos hu­ma­nos.

Vi­si­tó a su amor pla­tó­ni­co Ana Emi­lia Ro­ca Niz, her­ma­na de mi nono don Ri­car­do; va­rón es­te­lar de fi­nos mo­da­les y abo­ga­do de re­nom­bre por su ca­pa­ci­dad asom­bro­sa en la redacción de do­cu­men­tos ci­vi­les. Ana Emi­lia, que en Oca­ña la lla­ma­ban La Mu­ñe­ca, va­rias ve­ces rei­na del Club Oca­ña, le ob­se­quió ex­qui­si­tas co­co­tas.

Ed­mun­do Ve­lás­quez es­cri­bió va­rias obras: Gra­nos al vien­to en pro­sa, li­bro de pa­rá­bo­las y pa­ra­do­jas, pan­teís­mo y pa­ne­gí­ri­co de unas ma­nos en ver­so. Es­tu­dio so­bre San Fran­cis­co de Asís y so­bre Adol­fo Mi­la­nés. Di­fí­cil­men­te se con­si­guen.

Anéc­do­ta: el 11 de di­ciem­bre de 1.954 en un ama­ne­cer bru­mo­so y ago­re­ro, su ma­dre Isa­bel Ro­drí­guez aque­ja­da por una do­len­cia car­día­ca, al des­per­tar, lue­go de un sue­ño, di­jo:” San­tia­go se­gún sus pa­la­bras ha­bía lle­ga­do de Cos­ta Ri­ca y des­pués de sen­tar­se a su la­do du­ran­te un buen ra­to, le di­jo que ve­nía a des­pe­dir­se de ella por­que que él iba a mo­rir” A de­cir ver­dad el rap­so­da y ge­nio, mu­rió en la ma­dru­ga­da del diá­lo­go es­pi­ri­tual con su ma­dre, y ella ex­ha­ló el 2 de enero del si­guien­te año.

Ed­mun­do Ve­lás­quez, mu­rió le­jos de su pa­tria chi­ca”:

LUIS TA­BLAN­CA, EL POE­TA DE LOS VER­SOS CON EX­QUI­SI­TEZ Y SINDÉRESIS Y CA­DEN­CIA.

Bau­ti­za­do co­mo En­ri­que Pardo Fa­re­lo, su alum­bra­mien­to se pro­du­jo en El Car­men el 13 de ju­nio de 1893 y mu­rió a los 72 años, el 1 de ju­nio de 1965 en su pue­blo del alma, tran­qui­la­men­te: ter­mi­nó de al­mor­zar con sus alle­ga­dos, cla­vó la mi­ra­da perdida en el re­loj de pie que ador­na­ba el co­me­dor y em­pe­zó a apa­gar­se su vi­da, que se ca­rac­te­ri­zó por es­tar en so­le­dad en su sue­lo nu­tri­cio, sir­vien­do a sus pai­sa­nos; los car­me­li­ta­nos. Su vi­da trans­cu­rrió, le­yen­do a los clá­si­cos de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal y con pos­tu­ra hu­mil­dad, de pru­den­cia y de cul­tu­ra.

Vi­vió en Oca­ña un par de años y se desem­pe­ñó co­mo con­ta­bi­lis­ta de la ca­sa co­mer­cial de los Já­co­me Niz, ubi­ca­da en un cos­ta­do de la ba­sí­li­ca de san­ta Ana, don­de se ve­ne­ra a la vir­gen de Tor­co­ro­ma. La ma­yo­ría de sus obras las es­cri­bió en su pue­blo his­tó­ri­co y aco­ge­dor: Cuen­tos

sen­ci­llos, cuen­tos fu­ga­ces, la or de los años, poe­sías, de tie­rra en­can­ta­da. Y la no­ve­la, Una de­rro­ta sin ba­ta­lla. Acó­te­se que la es­cri­bió a su re­gre­so de Cú­cu­ta en su ca­sa so­la­rie­ga y nu­tri­cia, con olor a me­jo­ra­na y a to­mi­llo. Se­gún los crí­ti­cos li­te­ra­rios, es una no­ve­la cos­tum­bris­ta al me­jor es­ti­lo de don Tomás Ca­rras­qui­lla.

En es­ta obra plas­ma su des­agra­da­ble ex­pe­rien­cia co­mo se­cre­ta­rio de Ha­cien­da del de­par­ta­men­to, des­cua­der­na­do y con ic­ti­vo, sien­do go­ber­na­dor Six­to Jaramillo M. Pa­ra po­se­sio­nar­se, lle­gó a lo­mo de mu­la, gas­tan­do cin­co días, pa­san­do por ca­mi­nos tor­tuo­sos, por pueblos in­ter­me­dios. Re­nun­ció a la dig­ni­dad dis­pen­sa­da, sien­do la cau­sa real, e cien­te y de­ter­mi­nan­te: “co­no­cer se­cre­tos des­agra­da­bles de la ad­mi­nis­tra­ción de­par­ta­men­tal y es­tar ro­dea­do de mal­que­ren­cias gra­tui­tas; re­nun­cié al car­go, a los cin­co días de es­tar­lo desem­pe­ñan­do y tu­ve que es­pe­rar tres me­ses pa­ra ser re­em­pla­za­do y en­tre­gar­lo”.

La go­ber­na­ción de Nor­te de San­tan­der, re­edi­tó la no­ve­la, sien­do go­ber­na­dor Cle­men­te Fran­co y su se­cre­ta­rio ge­ne­ral don Leo­nar­do Mo­li­na Le­mus, pri­mo del es­cri­tor oca­ñe­ro Juan Ro­ca Le­mus (Ru­ba­ya­ta). La com­pi­la­ción es­tu­vo a car­go del ac­tual di­rec­tor de la bi­blio­te­ca Ju­lio Perez Fe­rre­ro: Ju­lio Gar­cía-He­rre­ros Prada.

El poe­ta car­me­li­tano y pro­sis­ta per­te­ne­ció en su te­rru­ño a la nó­mi­na mu­ni­ci­pal. El pre­si­den­te Eduardo San­tos lo nom­bró su Ase­sor Cul­tu­ral, pe­ro se abu­rrió en la gé­li­da ciu­dad de Bo­go­tá. Los nes de se­ma­na abor­da­ba el tren de la sa­ba­na pa­ra pa­sear y pro­bar vian­das. El frío lo obli­gó a par­tir a Oca­ña don­de ocu­pó con de­co­ro y con pro­bi­dad la Per­so­ne­ría mu­ni­ci­pal. Man­te­nía fe­liz en El Car­men en su ca­sa, don­de per­te­ne­cía al con­ce­jo mu­ni­ci­pal y era con­se­je­ro de sus con­ciu­da­da­nos.

El Car­men de Oca­ña.

Tem­plo de San Fran­cis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.