Orí­ge­nes de la me­di­da del tiem­po

La Opinión - Imágenes - - Calendario - Car­los H. Afri­cano *

Siem­pre me ha gus­ta­do co­no­cer el prin­ci­pio de las co­sas, có­mo se crea­ron, có­mo apa­re­cie­ron, por qué apa­re­cie­ron así, etc. Una de las co­sas so­bre las cua­les que­ría sa­ber su ori­gen era el con­teo del tiem­po. Có­mo apa­re­ció es­te sis­te­ma tan com­pli­ca­do de me­dir el tiem­po, con ho­ras, días, me­ses y años. Có­mo apa­re­cie­ron los nom­bres de los días, los nom­bres de los me­ses. Me pu­se en la ta­rea de bus­car y aquí es­tá un pe­que­ño re­la­to pa­ra us­te­des. Es­pe­ro que se lo go­cen.

Pa­ra es­to de­be­mos re­mon­tar­nos a dos te­mas des­de la an­ti­güe­dad: Có­mo apa­re­ció la me­di­da del tiem­po y có­mo apa­re­cie­ron los nom­bres que hoy uti­li­za­mos pa­ra me­dir­lo. Es­tos dos te­mas es­tán con­te­ni­dos en los más re­mo­tos orí­ge­nes de la hu­ma­ni­dad y des­de lue­go del ho­mo sa­piens.

Pa­ra la cul­tu­ra oc­ci­den­tal, los pri­me­ros tes­ti­mo­nios es­cri­tos re­fe­ren­tes se ha­llan en Me­so­po­ta­mia y de­be­mos re­mon­tar­nos más de 5000 años atrás con los su­me­rios, ha­bi­tan­tes de la re­gión de Me­so­po­ta­mia, un pue­blo muy avan­za­do en cul­tu­ra y cien­cia, a quie­nes se atri­bu­ye el pri­mer ca­len­da­rio. Al­re­de­dor del año 3000 a.C. apa­re­cen los ba­bi­lo­nios quie­nes crean su ca­len­da­rio con el sis­te­ma del día de vein­ti­cua­tro ho­ras de se­sen­ta mi­nu­tos. A par­tir de es­te mo­men­to se pro­du­ce en la cuen­ca del Me­di­te­rrá­neo el ore­ci­mien­to, in­ter­ac­ción y oca­so su­ce­si­vos de nu­me­ro­sas cul­tu­ras, en­tre ellas el an­ti­guo Egip­to, que tam­bién desa­rro­lló sus ca­len­da­rios y lue­go aparece Gre­cia. Los an­ti­guos grie­gos pue­den ser con­si­de­ra­dos co­mo los pri­me­ros en uti­li­zar una con­cep­ción cien­tí ca del mun­do, y es­to lo di­ce to­do. En es­ta cul­tu­ra exis­tie­ron mu­chos ca­len­da­rios, en­tre los que se des­ta­can el ca­len­da­rio he­lé­ni­co o era olím­pi­ca. Fue un sis­te­ma de da­ta­ción que usa­ban los an­ti­guos grie­gos, ba­sa­dos en cua­tro años que me­dia­ban la ce­le­bra­ción de los jue­gos olím­pi­cos. El ca­len­da­rio áti­co o de Ate­nas, es el más co­no­ci­do y fue el que tras­cen­dió a Ro­ma con sus fun­da­do­res. Aparece lue­go el im­pe­rio ro­mano y es­te el na­ci­mien­to de nuestra cul­tu­ra y de nues­tro ca­len­da­rio.

Exis­tie­ron otros ca­len­da­rios de otras cul­tu­ras, otras re­gio­nes y otras ciu­da­des, co­mo fue­ron los ca­len­da­rios de Eto­lia, Co­rin­to, Ló­cri­da, Ro­das Te­sa­lia. Ca­len­da­rios chino, ja­po­nés, per­sa, ma­ya, az­te­ca, mu­sul­mán, he­breo…

NUES­TRO CA­LEN­DA­RIO

To­das las cul­tu­ras em­pe­za­ron a con­tar­lo y me­dir­lo a par­tir del ci­clo lu­nar que dio ori­gen al mes de 28, 29 y 30 días y al año de 12 o 13 me­ses; los nom­bres que hoy uti­li­za­mos vie­nen des­de la mi­to­lo­gía de la an­ti­gua Gre­cia y re­cor­de­mos, o apren­da­mos, que los fun­da­do­res de Ro­ma eran de ori­gen grie­go.

LA LE­YEN­DA DE RÓMULO Y RE­MO

Di­ce la le­yen­da que As­ca­nio, hi­jo del hé­roe tro­yano Eneas (hi­jo de Ve­nus y de An­qui­ses), ha­bría fun­da­do la ciu­dad de Al­ba Lon­ga so­bre la orilla de­re­cha del río Tí­ber. En es­ta ciu­dad la­ti­na rei­na­ron sus des­cen­dien­tes has­ta lle­gar a Nu­mi­tor y a su her­mano Amu­lio. És­te des­tro­nó a Nu­mi­tor y, pa­ra que no pu­die­se te­ner des­cen­den­cia que le dispu­tase el trono, con­de­nó a su hi­ja, Rea Sil­via, a ser sa­cer­do­ti­sa de la dio­sa Ves­ta pa­ra que per­ma­ne­cie­se vir­gen. A pe­sar de ello, Mar­te, el dios de la gue­rra, en­gen­dró en Rea Sil­via a los me­lli­zos Rómulo y Re­mo. Cuan­do és­tos na­cie­ron y pa­ra sal­var­los fue­ron arro­ja­dos al río Tí­ber.

Una lo­ba, lla­ma­da Lu­per­ca, se acer­có a be­ber y les re­co­gió y ama­man­tó en su gua­ri­da del Mon­te Pa­la­tino has­ta que fun­da­ron una ciu­dad en la ri­be­ra del Tí­ber (Ro­ma). (Lo de Lo­ba no era por el ani­mal, sino por el sen­ti­do des­pec­ti­vo del ter­mi­na­cho pa­ra nom­brar a las lo­bas bí­pe­das de la épo­ca. Pe­ro co­mo es­to pa­re­ce una his­to­ria muy fuer­te, es me­jor el cuen­to de la lo­ba ani­mal).

ME­DI­DA DEL TIEM­PO

Ori­gi­na­ria­men­te, mu­chas cul­tu­ras an­ti­guas uti­li­za­ban el ca­len­da­rio lu­nar pa­ra con­tar el tiem­po. Los pueblos ro­ma­nos pri­mi­ti­vos te­nían di­fe­ren­tes ca­len­da­rios lu­na­res, por ejem­plo, los ha­bi­tan­tes de Al­ba Lon­ga te­nían un ca­len­da­rio de 10 me­ses, de 18 a 36 días ca­da mes; los de La­vi­nia te­nían otro de 374 días dis­tri­bui­do en 13 me­ses; los etrus­cos te­nían me­ses ba­sa­dos en la luna lle­na.

El pri­mer ca­len­da­rio ro­mano se­gún la tra­di­ción mí­ti­ca fue crea­do por el pri­me­ro de los re­yes, Rómulo que si­guien­do sus an­ces­tros grie­gos imi­tó el ca­len­da­rio de aque­llos con 10 me­ses lu­na­res de 30 y 31 días asig­na­dos a al­gu­na dei­dad mi­to­ló­gi­ca y em­pe­za­ba el 1 de Mar­tius, mes de­di­ca­do a Mar­te, pa­dre de los fun­da­do­res. En­tre el úl­ti­mo día de di­ciem­bre y del año y el co­mien­zo del año si­guien­te ha­bía un pe­río­do que no co­rres­pon­día a nin­gún mes, da­do que era el pe­rio­do en que no ha­bía la­bo­res agrí­co­las ni ac­ti­vi­dad mi­li­tar, por ser pe­río­do de in­vierno. El año, por tan­to, du­ra­ba al­re­de­dor de 304 días, o bien 10 me­ses lu­na­res. Es­te pe­río­do de di­ciem­bre a mar­zo se de­di­ca­ba en par­te a ri­tos de pu­ri ca­ción co­lec­ti­va en la tran­si­ción de un año a otro; era una es­pe­cie de “tiem­po muer­to”.

CA­LEN­DA­RIO DE RÓMULO

Mar­tius (31 días), Apri­lis (30 días), Maius (31 días), Iu­nius (30 días), Quin­ti­lis (31 días), Sex­ti­lis (30 días), Sep­tem­ber (30 días), Oc­to­ber (31 días), No­vem­ber (30 días)

De­cem­ber (30 días).

CA­LEN­DA­RIO DE TITO LIVIO

Pos­te­rior­men­te se reali­zó es­ta re­for­ma que la tra­di­ción se la atri­bu­ye a Nu­ma Pom­pi­lio, se­gun­do rey de Ro­ma, por lo que mu­chos au­to­res ha­blan de la re­for­ma de Nu­ma Pom­pi­lio. Es­ta re­for­ma mo­di có la du­ra­ción de los me­ses pa­ra que du­ra­ran 29 y 31 días al­ter­na­ti­va­men­te (pa­ra los ro­ma­nos, los nú­me­ros pa­res traían ma­la suer­te). Ya que el año re­sul­ta­ba de­ma­sia­do cor­to, con ape­nas 304 días, di­vi­dió el año en do­ce me­ses, co­rres­pon­dien­tes a las re­vo­lu­cio­nes de la Luna, aña­dien­do dos me­ses adi­cio­na­les en­tre di­ciem­bre y mar­zo: Ia­nua­rius, de­di­ca­do a la dio­sa Jano y Fe­brua­rius, de­di­ca­do a Plu­tón sien­do es­te el úl­ti­mo mes del año. Así el año pa­só a du­rar 356 días, con 4 me­ses de 31 días: mar­zo, ma­yo, ju­lio y oc­tu­bre y el res­to 29, pe­ro por aque­llo de la ma­la suer­te, al úl­ti­mo mes de año se le qui­tó un día y por eso fe­bre­ro tie­ne 28 días (a pe­sar de la con­se­ja) des­de aque­lla épo­ca, pa­ra te­ner un año de 355 días.

Pe­ro co­mo la Luna no com­ple­ta trein­ta días de ca­da mes y así hay me­nos días en el año lu­nar que en los me­di­dos por el cur­so del sol, se in­ter­po­ló ca­da cua­tro años dos me­ses, uno de 22 y otro de 23 días, de­no­mi­na­dos mer­ce­do­nios, o in­ter­ca­la­res y los dis­pu­so de mo­do que ca­da vi­gé­si­mo año los días de­be­rían coin­ci­dir con la mis­ma po­si­ción del sol al em­pe­zar, que­dan­do así com­ple­tos los vein­te años.

De mo­do que el Ca­len­da­rio de Nu­ma que­dó con me­ses de­di­ca­dos a una di­vi­ni­dad o cul­to al que es­ta­ban con­sa­gra­dos y otros sin es­ta de­di­ca­ción.

Es­te ca­len­da­rio que­dó así: Mar­tius: en honor a Mar­te, pa­dre de los fun­da­do­res de Ro­ma. (31 días). Apri­lis: Nom­bre de du­do­sa in­ter­pre­ta­ción. Una teo­ría di­ce que es­ta­ba con­sa­gra­do a Ve­nus, Apru en etrus­co. (29 días). Maius: ti­tu­la­ri­dad dis­cu­ti­da, ya que al­gu­nos a rman que es­ta­ba de­di­ca­do a la ma­dre de Mer­cu­rio, la dio­sa Ma­ya, que se en­car­ga­ba de la fer­ti­li­dad agrí­co­la. (31 días). Iu­nius: con­sa­gra­do a Juno (Iuno), la rei­na de los dio­ses, pro­tec­to­ra del ho­gar. (29 días). Quin­ti­lis: lla­ma­do así por ser el quin­to mes (quin­que: cin­co). A la muer­te de Ju­lio Cé­sar pa­só a lla­mar­se Iu­lius (Ju­lio) en su honor, por ser el mes de su na­ci­mien­to. (31 días). Sex­ti­lis: mes sex­to (six: seis). Es­te mes se de­di­có pos­te­rior­men­te a Octavio Au­gus­to y re­ci­bió el nom­bre de Au­gus­tus (Agos­to), quien le qui­tó días a Sep­tiem­bre y No­viem­bre pa­ra com­ple­tar sus 31 días. (29 días)

Sep­tem­ber: mes sép­ti­mo (sep­tem: sie­te). (29 días). Oc­to­ber: mes oc­ta­vo (oc­to: ocho). (31 días). No­vem­ber: mes no­veno (no­vem: nue­ve). (29 días). De­cem­ber: mes dé­ci­mo (de­cem: diez). (29 días). Ia­nua­rius: en honor al dios la­tino Jano. (29 días)

Fe­brua­rius: de­di­ca­do a Fe­bruus (Plu­tón), dios de las ce­re­mo­nias de pu­ri ca­ción. (28 días)

RE­FOR­MA DE JU­LIO CÉ­SAR

En tiem­pos de Ju­lio Cé­sar ha­bía un des­fa­se de tres me­ses en­tre el año ci­vil y el as­tro­nó­mi­co, por lo que se ha­cía im­pres­cin­di­ble una re­for­ma. En el año 46 a. C. de­cre­tó una re­for­ma ase­so­ra­do por as­tró­no­mos egip­cios, quie­nes acon­se­ja­ron aban­do­nar el ca­len­da­rio lu­nar pa­ra adop­tar un ca­len­da­rio ba­sa­do úni­ca­men­te en el año so­lar. Ce­sar de­cre­tó a con­ti­nua­ción que ca­da año ten­dría a par­tir de en­ton­ces 365 días, pa­ra ajus­tar­lo al año as­tro­nó­mi­co de 365,25 días, se le aña­dió un día ex­tra ca­da cua­tro años (año que más tar­de se vino a lla­mar bi­sies­to), en el mes de fe­bre­ro y era el úl­ti­mo día del año, por­que Fe­brua­rius era el úl­ti­mo mes del año que em­pe­za­ba el 1 de Mar­tius.

En el año 153 a. C. se to­mó co­mo ini­cio del año el 1 de enero, en lu­gar del tra­di­cio­nal 1 de mar­zo, pa­ra po­der pla­near las cam­pa­ñas del año con tiem­po, de­bi­do a las Gue­rras Cel­ti­bé­ri­cas que se es­ta­ban desa­rro­llan­do en la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca y a los pro­ble­mas que es­ta­ba cau­san­do la con­quis­ta y el ase­dio de Nu­man­cia.

Pa­ra com­pen­sar el des­fa­se acu­mu­la­do, se de­cre­tó que el año 46 a.e.c. ten­dría 445 días. En honor del re­for­ma­dor, se cam­bió el nom­bre de un mes, que vino a lla­mar­se ju­lio. Es­te ca­len­da­rio se co­no­ce co­mo ju­liano des­de en­ton­ces y es usa­do hoy en día en al­gu­nas igle­sias orien­ta­les. En Oc­ci­den­te se usó has­ta el año 1582 cuan­do en­tró en vi­gor el ca­len­da­rio ac­tual lla­ma­do gre­go­riano y que co­rres­pon­de a la re­for­ma del pa­pa Gre­go­rio XIII.

DE­NO­MI­NA­CIÓN DE LOS DÍAS.

La ma­ne­ra de los ro­ma­nos pa­ra con­tar los días re­sul­ta al me­nos cu­rio­sa. To­do lo re­fe­ri­do a la his­to­ria del ca­len­da­rio ro­mano y su tras­mi­sión has­ta nues­tros días es de gran com­ple­ji­dad. Pa­ra in­di­car los días del mes te­nían un sis­te­ma muy com­pli­ca­do, he­re­da­do de la épo­ca del ca­len­da­rio lu­nar pri­mi­ti­vo. En pri­mer lu­gar, di­vi­dían el mes, que era lu­nar, en tres pe­río­dos pa­ra se­ña­lar tres fe­chas: las ka­len­dae (las ca­len­das): in­di­ca­ban el prin­ci­pio del mes, cuan­do apa­re­cía la luna nue­va y por tan­to co­rres­pon­dían al día 1 de ca­da mes.

Las no­nae (las no­nas): in­di­ca­ban el pri­mer cuar­to de luna o cuar­to cre­cien­te y co­rres­pon­dían con el quin­to día de los me­ses de Enero, Fe­bre­ro, Abril, Ju­nio, Agos­to, Sep­tiem­bre, No­viem­bre y Di­ciem­bre y con el sép­ti­mo día de los me­ses de Mar­zo, Ma­yo, Ju­lio y Oc­tu­bre.

Los idus: in­di­ca­ban la luna lle­na y co­rres­pon­dían con el día 13 en los me­ses en que las no­nas caían el día cin­co y con el día 15 en los que las no­nas caían el sie­te. Teó­ri­ca­men­te las ca­len­das co­rres­pon­den al no­vi­lu­nio, las no­nas al cuar­to cre­cien­te y los idus al ple­ni­lu­nio.

Ju­lio Cé­sar fue ase­si­na­do en los Idus de mar­zo, es de­cir, el día 15 de mar­zo.

El sis­te­ma era más com­pli­ca­do aún pa­ra los de­más días que tam­bién te­nían sus nom­bres. Si se tra­ta­ba de in­di­car el día an­te­rior o pos­te­rior de las tres fe­chas an­te­rio­res, se po­nía el ad­ver­bio pri­die o pos­tri­die se­gui­do de la fe­cha y del ad­je­ti­vo co­rres­pon­dien­te del mes, pa­ra in­di­car las vís­pe­ras o el día si­guien­te.

Si se tra­ta­ba de cual­quier otra fe­cha, se con­ta­ban los días que fal­ta­ban pa­ra lle­gar has­ta el más pró­xi­mo de las tres fe­chas jas.

So­lo co­mo ejem­plo, voy co­piar y pe­gar al­gu­nos en su ori­gi­nal en la­tin: Ka­len­dis Ia­nua­riis: en las ca­len­das de enero (1 de enero), No­nis Oc­to­bri­bus: en las no­nas de oc­tu­bre (7 de oc­tu­bre). Pri­die No­nas Ia­nua­rias: la vís­pe­ra de las no­nas de enero (4 de enero), Pos­tri­die Idus Oc­to­bres: el día si­guien­te a los idus de oc­tu­bre (16 de oc­tu­bre). An­te diem VI No­nas Ia­nua­rias: sex­to día an­tes de las no­nas de enero (2 de enero). An­te diem XVII (de­ci­mum sep­ti­mum) ka­len­das fe­brua­rias: dé­ci­mo sép­ti­mo día an­tes de las ka­len­das de fe­bre­ro (16 de enero)

Pa­ra no en­trar en de­ta­lles del idio­ma y es­cri­bir es­tas fe­chas en su ori­gi­nal la­tino y la tra­duc­ción al es­pa­ñol, co­pio y pego al­gu­nos pá­rra­fos de un ar­tícu­lo muy in­tere­san­te so­bre el te­ma, pa­ra com­pren­der me­jor es­tas de­no­mi­na­cio­nes.

“El ca­len­da­rio ro­mano en sus orí­ge­nes más re­mo­tos era lu­nar y lo que me­día bien era el cómpu­to del mes lu­nar y era bas­tan­te inexac­to en la me­di­ción del año so­lar. Ca­da mes se em­pe­za­ba con un día lla­ma­do de las Ka­len­das que era el úl­ti­mo día del no­vi­lu­nio, cuan­do des­pués de ha­ber des­apa­re­ci­do la luna em­pe­za­ba a vis­lum­brar­se su lo y se ini­cia­ba un nue­vo ci­clo lu­nar. Lue­go ve­nía el día de la No­nas que su­po­nía el cuar­to cre­cien­te exac­to y por n el día de los Idus que era si­nó­ni­mo en ori­gen del ple­ni­lu­niun o luna lle­na. A par­tir de ahí la luna em­pe­za­ba a de­cre­cer has­ta lle­gar a la si­guien­te luna nue­va.

La pa­la­bra Idus es un la­ti­nis­mo que pro­ce­de de los cómpu­tos del mes del ca­len­da­rio ro­mano. El día de los Idus era una fe­cha sig­ni ca­ti­va den­tro de ca­da mes y se co­rres­pon­día con el día 13 ex­cep­to en los me­ses de mar­zo, ma­yo, ju­lio y oc­tu­bre, en que se ce­le­bra­ba el 15”.

LA SE­MA­NA. DE­NO­MI­NA­CIÓN DE LAS HO­RAS.

Di­cen los en­ten­di­dos que el sis­te­ma su­me­rio ba­bi­ló­ni­co sir­vió de mo­de­lo pa­ra el ca­len­da­rio he­breo y que los ju­díos in­tro­du­je­ron la se­ma­na de 7 con aque­llo de los días de la crea­ción.

La ver­dad es que “La se­ma­na, cu­rio­sa­men­te, no tie­ne nin­gu­na ex­pli­ca­ción as­tro­nó­mi­ca” di­ce otro his­to­ria­dor. Los ro­ma­nos por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas que no cien­tí cas, ins­ti­tu­cio­na­li­za­ron las nun­di­na, un ci­clo de ori­gen etrus­co que con­sis­tía en ce­le­brar un día de mer­ca­do ca­da ocho días.

Pe­ro lo que se im­pu­so fue la Sep­ti­ma­na, un ci­clo de sie­te jor­na­das de tra­ba­jo con­se­cu­ti­vas con el úl­ti­mo día de­di­ca­do al des­can­so, a “ha­cer las vuel­tas”, a ir de pa­seo y de­más ac­ti­vi­da­des que no fue­ran tra­ba­jo. Es­te ci­clo se im­pu­so a par­tir del si­glo III d.C. por in uen­cia del cris­tia­nis­mo, ob­via­men­te, por­que em­pa­ta­ba con su cre­do de la crea­ción. De aquí na­ció la se­ma­na y ade­más por­que los nom­bres de los días les con­ve­nían, tan­to que el de des­can­so, el So­lis Dies, de­di­ca­do al sol, aho­ra lo de­di­ca­ron a Dios lla­mán­do­lo Do­mi­ni­cus Dies, día del se­ñor, que lla­ma­mos do­min­go. Ca­da día de la Sep­ti­ma­na es­ta­ba de­di­ca­do a uno de los sie­te gran­des as­tros co­no­ci­dos en aquel tiem­po: Sa­tur­ni dies. Día de Sa­turno. Sá­ba­do. So­lis dies. Día del Sol. Do­min­go. Lu­nae dies. Día de la Luna. Lu­nes. Mar­tis dies. Día de Mar­te. Mar­tes. Mer­cu­rii dies. Día de Mer­cu­rio. Miér­co­les. Io­vis dies Día de Io­ve (Júpiter). Jue­ves. Ve­ne­ris dies. Día de Ve­nus. Vier­nes.

En cuan­to al día de 24 ho­ras en­con­tré in­for­ma­ción de mu­chas cul­tu­ras, ca­da cual a su mo­do creó el día con unos ar­ti cios muy com­pli­ca­dos y di­fí­ci­les de creer. Pe­ro la ver­dad es que es­tas cul­tu­ras, to­das ellas muy avan­za­das, pron­to se die­ron cuen­ta que el día es el tiem­po que la tie­rra de­mo­ra en dar un gi­ro o ro­ta­ción com­ple­ta so­bre su pro­pio eje me­ri­diano. En reali­dad, de­mo­ra exac­ta­men­te 23 ho­ras, 56 mi­nu­tos y 4 se­gun­dos.

Los ro­ma­nos no di­vi­dían el día en 24 ho­ras. Re­par­tían el tiem­po de luz en 10 ho­ras más una ho­ra pa­ra el cre­púscu­lo y otra pa­ra el ama­ne­cer. Así na­cie­ron las do­ce ho­ras.

Las ho­ras se ex­pre­sa­ron con nú­me­ros or­di­na­les: ho­ra pri­ma, ho­ra se­cun­da, ho­ra ter­tia, etc. La ho­ra pri­ma era la pri­me­ra del día, la del ama­ne­cer. La ho­ra que mar­ca­ba el nal del día, la pues­ta de sol, era la ho­ra duo­dé­ci­ma. De la ho­ra sex­ta, que mar­ca­ba el me­dio­día, pro­ce­de la pa­la­bra sies­ta y la ho­ra no­na era la no­ve­na ho­ra, tres de la tar­de, ho­ra de la muer­te de Je­sús.

La no­che se di­vi­día en cua­tro par­tes de­no­mi­na­das vi­gi­lia: pri­ma vi­gi­lia, se­cun­da vi­gi­lia, etc. Y te­nían una du­ra­ción di­fe­ren­te se­gún fue­ra la épo­ca del año.

Rómulo y Re­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.