Hu­go Hernández es qui­jo­te a su ma­ne­ra

La Opinión - Imágenes - - Perfil - Be­to Ro­drí­guez

El in­ge­nie­ro Hu­go Hernández sue­le de­jar a un la­do el cálcu­lo, la re­sis­ten­cia de ma­te­ria­les, el pre­su­pues­to y la cons­truc­ción pa­ra de­di­car­se a en­se­ñar en las ba­rria­das el ba­lon­ces­to, de­por­te que lo lle­vó a la con­sa­gra­ción.

Lle­gó a ser va­rias ve­ces Se­lec­ción Nor­te, re­pre­sen­tan­te de Co­lom­bia, y se em­pe­ñó en res­ca­tar esa di­fí­cil dis­ci­pli­na que en­cum­bró a la fron­te­ra.

Tam­bién prac­ti­có fút­bol. Aho­ra se pro­po­ne efec­tuar una rein­ge­nie­ría so­cial, al res­ca­tar a la ju­ven­tud de las fau­ces del odio­so ocio y en en­se­ñar a los ma­yo­res a pro­cu­rar­se só­li­do em­pleo me­dian­te la crea­ción de mi­cro­em­pre­sas, por el mo­men­to en los ba­rrios del oc­ci­den­te cu­cu­te­ño y en Vi­lla Ro­sa­rio.

La Go­ber­na­ción en la ac­tua­li­dad pro­por­cio­na ins­truc­to­res, lo mis­mo ha­ce la Al­cal­día y el pro­yec­to del cal­cu­lis­ta Hernández y su va­lio­so equi­po de tra­ba­jo ha da­do va­lio­sos re­sul­ta­dos en­tre los ado­les­cen­tes aman­tes del ba­lon­ces­to y el ba­lom­pié.

Pe­lé sa­lió de la po­bre­za en el nor­te de Bra­sil, con ayu­da de la so­cie­dad y la dis­ci­pli­na se con­vir­tió en em­pre­sa­rio de ta­lla in­ter­na­cio­nal. De igual for­ma hi­zo des­de el ma­de­ra­men Mi­chael Jor­dan en en­cuen­tros de es­fuer­zo, angustia, glo­ria, y así pa­só ai­ro­so a la his­to­ria.

Hernández se la­men­ta por la pér­di­da de la iden­ti­dad re­gio­nal, pe­ro sa­be que nun­ca es tar­de a

n de tra­zar una es­tra­te­gia de res­ca­te, ten­dien­te a in­cre­men­tar la pro­duc­ción lo­cal. Año­ra el re­la­to de prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do cuan­do el fe­rro­ca­rril mar­có el fac­tor desa­rro­llis­ta.

To­do es­tri­ba en la in­dus­tria­li­za­ción, en au­men­tar la ca­pa­ci­dad de ven­der lo nues­tro y com­pe­tir con éti­ca a tra­vés de la ex­ce­len­te for­ma del aca­ba­do en la ta­rea im­pues­ta.

Una bue­na par­te de la so­cie­dad com­pren­dió el al­truis­ta men­sa­je de Hernández, se ha ma­ni­fes­ta­do en pro­por­ción, pe­ro el asun­to de la ele­va­ción del alma me­dian­te la prác­ti­ca de la ayu­da al des­va­li­do her­mano, es ta­rea de to­dos.

Lo que se haga a fa­vor del pró­ji­mo des­pier­ta paz in­te­rior, por­que be­ne cia a la Pa­tria la­ce­ra­da por la vio­len­cia, des­pla­za­mien­to, de­sem­pleo, anal­fa­be­tis­mo, ham­bre aliada del cri­men, in­so­li­da­ri­dad y otros fac­to­res que nie­gan ca­pa­ci­dad de rea­li­za­ción a los hu­ma­nos eva­so­res de la gran­de­za.

Ra­zón tu­vo Simón Bo­lí­var cuan­do di­jo en su éx­ta­sis li­ber­ta­rio: “Ca­da hom­bre que se pre­pa­ra, es un freno con­tra la de­lin­cuen­cia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.