Aniver­sa­rio de la muer­te de Ga­briel Gar­cía Már­quez

La Opinión - Imágenes - - Conmemoración -

En la Aca­de­mia Sue­ca, Gar­cía Már­quez ob­tu­vo el pre­mio No­bel “Por sus no­ve­las e his­to­rias cor­tas, en las que la fan­ta­sía y la reali­dad se com­bi­nan en un mun­do ri­co de ima­gi­na­ción, re ejan­do la vi­da y los con ic­tos de un con­ti­nen­te”.

En la ma­dru­ga­da del 21 de oc­tu­bre de 1982, Gar­cía Már­quez re­ci­bió la no­ti­cia en Mé­xi­co. La con­ce­sión del No­bel fue un acon­te­ci­mien­to cul­tu­ral en Amé­ri­ca La­ti­na. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes de eu­fo­ria de co­le­gas y ami­gos no se hi­cie­ron es­pe­rar, apro­ve­chan­do la oca­sión pa­ra co­rro­bo­rar el me­re­ci­mien­to del pre­mio.

Juan Rul­fo ex­pre­só que, “por pri­me­ra vez des­pués de mu­chos años se ha da­do un pre­mio de li­te­ra­tu­ra jus­to”. Se­gún Car­los Fuen­tes, el es­cri­tor co­lom­biano ha lo­gra­do una de las ma­yo­res ca­rac­te­rís­ti­cas de la cción mo­der­na; la li­be­ra­ción del tiem­po, a tra­vés, per­mi­tien­do re­crear a sí mis­mo al ser hu­mano y a su tiem­po. Por su par­te Jor­ge Luis Bor­ges, quien mu­rió sin que le fue­ra otor­ga­do el No­bel, re­co­no­ció que el pre­mio a Gar­cía Már­quez es to­do un acier­to.

El pre­si­den­te de la épo­ca, Be­li­sa­rio Be­tan­cur fue el pri­mer co­lom­biano en fe­li­ci­tar a Ga­bo, di­cién­do­le que “siem­pre le ha da­do glo­ria a Co­lom­bia, su pa­tria lo es­pe­ra”. El pre­si­den­te fran­cés, Fran­co­is Mi­te­rrand, ami­go per­so­nal de Gar­cía Már­quez, di­jo: “Sa­lu­do con emo­ción al ami­go per­so­nal. Sa­lu­do con res­pe­to”.

El 8 de di­ciem­bre de 1982 en Es­to­col­mo, Gar­cía Már­quez le­yó su dis­cur­so en la ce­re­mo­nia de pre­mia­ción an­te 400 per­so­nas, iba ves­ti­do con un tra­je “li­qui­li­qui” de lino blan­co, el mis­mo tra­je que usó su abue­lo, al igual que los co­ro­ne­les de las gue­rras ci­vi­les, un ves­ti­do aún re­pre­sen­ta­ti­vo en ese en­ton­ces en el Ca­ri­be con­ti­nen­tal.

Su dis­cur­so “La so­le­dad de Amé­ri­ca La­ti­na “, fue tra­du­ci­do si­mul­tá­nea­men­te a ocho idio­mas. En él se que­jó de la fal­ta de aten­ción de las po­ten­cias a La­ti­noa­mé­ri­ca. De­nun­ció có­mo los eu­ro­peos se han equi­vo­ca­do en su po­si­ción fren­te al con­ti­nen­te, y pro­pu­so cam­biar esa vi­sión a tra­vés de la crea­ción de una nue­va y gran uto­pía, la vi­da, que es a su vez la res­pues­ta de La­ti­noa­mé­ri­ca a su pro­pia tra­yec­to­ria de muer­te.

Tiem­po des­pués se su­po que los otros op­cio­na­dos fue­ron el bri­tá­ni­co Graham Gree­ne y el ale­mán Gün­ter Grass, quien tam­bién ga­na­ría el No­bel en 1999.

Des­de muy jo­ven Ga­briel Gar­cía Már­quez se apa­sio­nó por la es­cri­tu­ra, pri­me­ro en el pe­rio­dis­mo, lue­go en la li­te­ra­tu­ra, pe­ro siem­pre ha si­do un apa­sio­na­do por el sép­ti­mo ar­te.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te la obra más re­pre­sen­ta­ti­va del No­bel no ha si­do lle­va­da al ci­ne. Cien años de so­le­dad tal vez nun­ca se tras­la­de al sé­ti­mo ar­te. Gar­cía Már­quez siem­pre pre­fi­rió que ca­da lec­tor ima­gi­na­ra la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.