El Ge­ne­ral San­tan­der, un hu­ma­nis­ta re­fi­na­do

La Opinión - Imágenes - - Personaje - Luis Ar­tu­ro Me­lo

Un día de fe­bre­ro de 1831 en un co­che ti­ra­do por ca­ba­llos, via­ja­ba ca­mino a Ita­lia el ge­ne­ral Fran­cis­co de Paula San­tan­der acom­pa­ña­do de su cria­do el Jo­sé Del­fín Ca­ba­lle­ro. En el mis­mo iba un Ge­ne­ral pru­siano re­ti­ra­do, con quien con­ver­sa­ba en fran­cés. El pru­siano le ob­ser­vó y le in­da­gó si era es­pa­ñol. No lo soy, le res­pon­dió, mi país es un es­ta­do in­de­pen­dien­te y se lla­ma Co­lom­bia. Lo­gra­das las iden­ti­da­des, ini­cia­ron ese lar­go diá­lo­go iti­ne­ran­te, pues al pru­siano le in­quie­ta­ba la for­ma­ción de ese ejér­ci­to su­r­ame­ri­cano y el mo­do de ha­cer la gue­rra y par­ti­cu­lar­men­te in­for­ma­cio­nes so­bre el Li­ber­ta­dor Si­món Bo­lí­var y su con­duc­ta po­lí­ti­ca.

La dis­cre­ción del Ge­ne­ral San­tan­der, le lle­vó a no re­ve­lar su iden­ti­dad, ya que el pru­siano men­cio­nó al ma­ris­cal Su­cre co­mo con­tra­rio al Li­ber­ta­dor e a in­da­ga­ba por otro Ge­ne­ral que ha­bía si­do pre­si­den­te mien­tras el Li­ber­ta­dor es­ta­ba ha­cien­do la gue­rra en el sur, y de que di­cen es hom­bre de mu­chos ta­len­tos y de mu­chos ser­vi­cios a la re­pú­bli­ca y tam­bién con­tra­dic­tor de Bo­lí­var. Pe­ro co­mo siem­pre sal­ta la lie­bre cuan­do me­nos se es­pe­ra y el cria­do en una pa­ra­da pa­ra mu­dar ca­ba­llos lo des­cu­brió an­te el ge­ne­ral pru­siano, quien de allí en ade­lan­te le in­vi­tó a to­mar lu­gar al la­do su­yo y le re­ve­ló al res­to de pa­sa­je­ros la im­por­tan­cia del personaje que aca­ba­ba de co­no­cer, con­ti­nuan­do el in­ter­cam­bian­do no­ti­cias acer­ca de Pru­sia y Co­lom­bia. (1)

Trai­go a co­la­ción es­te pa­sa­je de via­je, por­que el exi­lio del Ge­ne­ral San­tan­der, tras las pe­na­li­da­des de Car­ta­ge­na en San Fer­nan­do de Bo­ca­chi­ca y San Jo­sé y lue­go las pa­de­ci­das en Ve­ne­zue­la an­tes de em­bar­car­se ha­cia Ham­bur­go, fue co­mo la rea­li­za­ción de un sue­ño hu­ma­nís­ti­co en to­dos los sen­ti­dos.

Sí, por­que el lar­go via­je y su iti­ne­ra­rio no fue de esos com­pro­mi­sos o cia­les que tan­to atan, co­mo los de las mi­sio­nes di­plo­má­ti­cas y los del oro­pel es­ta­tal, sino la de un hom­bre sin más ata­du­ras que sus pro­pias con­vic­cio­nes, con la li­ber­tad pro­pia del exi­lia­do po­lí­ti­co, que en sen­ti­do hu­ma­nís­ti­co es to­tal. Lo rea­li­za en un co­che al­qui­la­do con un par de per­so­nas en el cual ter­mi­nan to­dos sien­do ami­gos y la im­pres­cin­di­ble com­pa­ñía de su cria­do Jo­sé Del­fín ca­ba­lle­ro a quien da­rá la li­ber­tad a su re­gre­so a la Re­pú­bli­ca y que, por el co­lor de su piel, con­tras­ta­ba con los acom­pa­ñan­tes de ex pre­si­den­te.

Su dia­rio del exi­lio, por Eu­ro­pa y por los Es­ta­dos Uni­dos, con sus car­tas, las en­via­das y las re­ci­bi­das, nos ilus­tra en los cua­tro años, la le­ja­nía del po­der y la cer­ca­nía de sus gus­tos que ca­da día re na­ba.

Tan­tos su­ce­sos se dan, des­de el fa­lle­ci­mien­to de un su­mo pon­tí ce y la elec­ción del su­ce­sor, el co­ti­lleo pa­la­cie­go pa­ra es­co­ger­lo, has­ta las vi­si­tas a los cen­tros de es­tu­dios de la épo­ca, a mu­seos, a los sa­lo­nes y tea­tros de ópe­ra, a las bi­blio­te­cas y a las ga­le­rías de ar­te, a las o ci­nas es­ta­ta­les y has­ta a los pan­óp­ti­cos, co­mo a la me­jor ma­ne­ra in­ves­ti­ga­ti­va, que fue el pre­tex­to de los her­ma­nos fran­ce­ses Toc­que­vi­lle, pa­ra co­no­cer a es­tu­diar el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co nor­te­ame­ri­cano.

Un lar­go pe­ri­plo eu­ro­peo con mu­chas ve­la­das en­ce­rra­das, o de cam­pa­men­to, mu­si­ca­les o tea­tra­les, o de di­ser­ta­cio­nes po­lí­ti­cas y li­te­ra­rias, ce­nas y vi­si­tas de bue­nas vian­das a per­so­na­jes, que le lle­van a pu­lir ca­da día las ma­ne­ras de la sa­la y de la me­sa, in­te­rro­ga y es in­te­rro­ga­do so­bre sus desave­nen­cias po­lí­ti­cas y cul­tu­ra­les, co­lec­cio­na li­bros, fo­lle­tos, ma­pas, y li­bros, mu­chos li­bros, siem­pre bien acom­pa­ña­do y bien en­tre­te­ni­do has­ta las fri­vo­li­da­des, a pun­to que se con­vier­te en un bi­lla­ris­ta con­su­ma­do y trae el su­yo per­so­nal a Bo­go­tá.

De su co­rres­pon­den­cia que­da co­mo do­cu­men­to anec­dó­ti­co su preo­cu­pa­ción por el re na­mien­to de las ma­ne­ras de la me­sa y de la sa­la, cuan­do ins­tru­ye a sus fa­mi­lia­res pa­ra pre­pa­rar­los en el tra­ta­mien­to a su in­vi­ta­do pues al re­gre­so se ha­cer acom­pa­ñar de un so­brino de Na­po­león, el mo­zal­be­te Pe­dro Bo­na­par­te.

Le ator­men­ta, por ejem­plo, no las co­mo­di­da­des de habitación y de hi­gie­ne que pue­dan ofre­cer­se a su no­ble hués­ped en Bo­go­tá, sino las co­mi­das. Sí, la eti­que­ta de la me­sa. Sa­be de an­te­mano que ha si­do Bo­go­tá pres­ti­gio­sa en aten­der bien la me­sa y le es­cri­be a su her­ma­na Jo­se­fa, có­mo se de­be ser­vir y le ha­ce re­co­men­da­cio­nes co­mo se­ño­ra de la ca­sa, có­mo de­be per­ma­ne­cer sen­ta­da, y le in­di­ca el or­den en el cual de­ben ser ser­vi­dos los ali­men­tos, los tres ti­pos de car­nes, y el ce­re­mo­nial y pro­to­co­lo gas­tro­nó­mi­co. Fi­nal­men­te tie­ne otra preo­cu­pa­ción so­cial re­la­ti­va al com­por­ta­mien­to de do­ña Ni­co­la­sa. (2)

Di­je que el exi­lio del Ge­ne­ral San­tan­der, fue la co­mo la ple­ni­tud de un sue­ño hu­ma­nís­ti­co en to­dos los sen­ti­dos. Sí, por­que co­mo si ad­vir­tie­ra que iba a su­ce­der, co­mo si fue­ra si él fue­ra una pre­mo­ni­ción, su for­ma­ción es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra el mis­mo.

Se ha­bía for­ma­do co­mo un ver­da­de­ro in­te­lec­tual de muy vas­ta ilustración, así lo de­mues­tran sus men­sa­jes, sus dis­cur­sos, sus car­tas, sus ci­tas his­tó­ri­cas y de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal, su bi­blio­te­ca, pe­ro so­bre to­do su cul­tu­ra que tras­mi­tía a sus con­ter­tu­lios y que ha­cía que su con­ver­sa­ción fue­ra ame­na y sub­yu­gan­te.

Hay un pa­sa­je de su dia­rio en el exi­lio, re­la­ti­vo a es­te ti­po de con­ver­sa­cio­nes con emi­nen­tes per­so­na­jes eu­ro­peos, que de­mues­tran esa atrac­ción. Es el su­ce­so de una reunión en oc­tu­bre de 1830 con el doc­tor Ba­ring un lon­di­nen­se, con quien tra­bó una bue­na y lar­ga amis­tad, hi­jo de un opu­len­to ban­que­ro in­glés. El Ge­ne­ral San­tan­der lo des­cri­be co­mo un jo­ven que co­no­ce a to­da Eu­ro­pa y sa­be to­das las len­guas vi­vas de ese tiem­po (3), y tam­bién co­no­ce­dor de la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la, quien le ha­bló de Co­lom­bia, del se­ñor Li­ber­ta­dor Si­món Bo­lí­var, a quien des­apro­ba­ba por sus úl­ti­mas me­di­das dic­ta­to­ria­les.

Pe­ro lo sor­pren­den­te de es­ta reunión fue el si­tio. Sí, por­que la lar­ga ve­la­da po­lí­ti­co li­te­ra­ria fue en ca­sa del Mi­nis­tro de Di­na­mar­ca y en pre­sen­cia de Mr. Can­ning quien fue­ra des­pués Pri­mer Mi­nis­tro de In­gla­te­rra.

Ve­la­da com­par­ti­da con al­gu­nos mi­nis­tros fran­ce­ses, de al­guno de los se­cre­ta­rios de Es­ta­do ame­ri­cano, y de un con­se­je­ro de Al­to­na y otras per­so­na­li­da­des no­ta­bles de la po­lí­ti­ca eu­ro­pea.

En Julio de 1830 ya se ha­bía reuni­do con el Ge­ne­ral La­fa­yet­te, he­re­de­ro y ri­co te­rra­te­nien­te del sur de Fran­cia, hé­roe en la Re­vo­lu­ción nor­te­ame­ri­ca­na a la cual se su­mó, y quien a su re­gre­so a Fran­cia en la Re­vo­lu­ción de 1830 se ne­gó a con­ver­tir­se en dic­ta­dor de Fran­cia y se re­ti­ró. Y en otra ve­la­da si­mi­lar de bue­nas vian-

das con La­fa­yet­te, el Ge­ne­ral San­tan­der ha­bla sin re­sen­ti­mien­tos ha­cia el Li­ber­ta­dor y su go­bierno que le des­te­rró. Al­guien sin pu­dor di­jo que era la reunión de dos re­sen­ti­dos, ale­ja­dos del po­der, na­da más in­cier­to. Es­tas dos ve­la­das del re­cuen­to, las trai­go pa­ra ilus­trar la cla­se de vi­da y de ami­gos del hé­roe cucuteño en el exi­lio de un hu­ma­nis­ta. Fue­ron dis­ci­pli­nas a las que se a cio­nó el Ge­ne­ral San­tan­der des­de los Claus­tros del Co­le­gio San Bar­to­lo­mé en Bo­go­tá. Ade­más, su amor por los li­bros, las be­llas ar­tes, la dan­za, los mu­seos, la mú­si­ca, su con­tac­to con las uni­ver­si­da­des, in­te­lec­tua­les y hom­bres de pen­sa­mien­to.

De su amor por los li­bros, que­da por ahí en una de sus car­tas anec­dó­ti­cas, la del 18 de sep­tiem­bre de 1828, en la que res­pon­de a Don Jo­sé Fer­nán­dez Ma­drid em­ba­ja­dor en Londres, dán­do­le cuen­ta que ha recibido la fac­tu­ra y le ad­vier­te: “no sé si lle­ga­ron a Car­ta­ge­na los li­bros, ni si co­rre­rán la suer­te de los pri­me­ros que us­ted me re­mi­tió de Fran­cia, los cua­les lle­ga­ron a Car­ta­ge­na y que­da­ron en po­der de Nú­ñez, pe­ro no al mío” (4).

De la adic­ción que sen­tía por los li­bros el Ge­ne­ral San­tan­der, que­da co­mo do­cu­men­to, el de su pa­rien­te Ra­fael Martínez Briceño, “La Bi­blio­te­ca del Ge­ne­ral San­tan­der”, con un in­ven­ta­rio de­ta­lla­do, 604 vo­lú­me­nes en fran­cés; 127 en in­glés, 462 en es­pa­ñol, 52 en ita­liano, 17 en la­tín, 3 en por­tu­gués y 1 en ale­mán que es­ca­sa­men­te in­ten­to ini­ciar, pa­ra un to­tal de 1266 vo­lú­me­nes (5).

Es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra es­te lar­go exi­lio y se propuso do­mi­nar las len­guas mo­der­nas co­mo el fran­cés, el in­glés y el ita­liano has­ta lo­grar­lo per­fec­ta­men­te. Lue­go, des­de su lle­ga­da a Ham­bur­go en 1829 em­pe­zó a to­mar cur­sos prác­ti­cos de to­dos los idio­mas es­pe­cial­men­te del por­tu­gués de­bi­do a su amis­tad con el Co­ro­nel Ba­rre­to Feio, un hu­ma­nis­ta re­si­den­te en esa ciu­dad. Del la­tín lle­va­ba su for­ta­le­za des­de el Co­le­gio de San Bar­to­lo­mé, don­de fortaleció sus ini­cios de pro­vin­cia y sus co­le­gios cle­ri­ca­les. En la Bi­blio­te­ca Luis Án­gel Aran­go, se con­ser­va un mo­des­to vo­lu­men tra­duc­tor del la­tín que le sir­vió al Ge­ne­ral San­tan­der des­de la in­fan­cia (6). Co­mo se ve, era un for­mi­da­ble lec­tor, ese ti­po de lec­tor de ano­ta­cio­nes mar­gi­na­les que ra­ya, co­men­ta y uti­li­za sus pá­gi­nas, co­mo dan fe, los que uti­li­zó en la pri­sión de Bo­ca­chi­ca y San Jo­sé en Car­ta­ge­na con su im­pe­ca­ble ca­li­gra­fía. Re­cor­de­mos co­mo en el tex­to e

sprit of des­po­tism del ló­so­fo in­glés Vi­ces­si­mus Knox, un re­ve­ren­do re­pu­bli­cano, can­ci­ller de Ox­ford Uni­ver­sity, en una edi­ción lon­di­nen­se de 1822 (7).

Es­te aco­pio, es co­mo el in­di­ca­dor del por qué, co­mo di­je­ra don Sal­va­dor Ca­ma­cho Rol­dan, el Ge­ne­ral San­tan­der des­de la Vi­ce pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, (1819-1827), fue el “Pa­dre de la Ins­truc­ción Pú­bli­ca en Co­lom­bia”. Quien con­tra­tó cien­tí cos, quien fun­da­ra uni­ver­si­da­des y co­le­gios y es­cue­las por to­do el te­rri­to­rio del país. Quien fun­da­ra el Mu­seo na­cio­nal, la Aca­de­mia Na­cio­nal.

Po­seía, ade­más, El Ge­ne­ral San­tan­der, co­lec­cio­nes im­por­tan­tí­si­mas obras de mú­si­ca ope­rá­ti­ca a las que asis­tió con mu­cha fre­cuen­cia en el exi­lio, en Londres, en Edim­bur­go, en Du­blín, en Pa­rís, en Ber­lín, en Ro­ma, Flo­ren­cia, que que­da­ron re­se­ña­das en su dia­rio. Li­bros de Ar­te y de His­to­ria del ar­te, de his­to­ria y de la his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra y lo­so­fía, co­lec­cio­nes de ma­pas y de pla­nos de paí­ses, ciu­da­des y for­ta­le­zas, ríos.

Y es que, una bi­blio­te­ca co­mo la re­se­ña­da por su fa­mi­liar Ra­fael Martínez Briceño, es la ex­pre­sión de la per­so­na­li­dad de su due­ño, re­ve­la sus gus­tos, sus pre­fe­ren­cias, el or­den de sus es­tu­dios y mu­chos otros de­ta­lles de su ca­rác­ter ín­ti­mo, de ahí la im­por­tan­cia de co­no­cer las bi­blio­te­cas de los gran­des per­so­na­jes.

En los ini­cios de 1830 (7) en­ta­bla con­ver­sa­cio­nes e ini­cia una ca­ra amis­tad con el cé­le­bre es­cul­tor fran­cés Da­vid d´an­gers, es­ta­ble­ci­do lue­go de mu­chas lu­chas y pri­va­cio­nes des­de su ini­cio en Ita­lia, lle­gan­do a Paris ha­cia 1808 y fue uno de los de­co­ra­do­res del arco del triun­fo de Ca­rrous­sel. Na­rra en su dia­rio las con­ti­nuas y lar­gas en­tre­vis­tas co­mo la del 5 de mar­zo de ese año, y lue­go ca­si dia­ria­men­te to­dos los me­ses de abril y ma­yo an­tes de par­tir a Londres.

Ya en Londres lo­gra ser recibido por Je­re­mías Bent­ham, a quien le ha­bía so­li­ci­ta­do lo re­ci­bie­ra en bre­ve no­ta anterior del 1° de julio de ese año (8).

Bent­ham fa­mo­so en­tre los re­vo­lu­cio­na­rios ame­ri­ca­nos. Aun re­so­na­ba an­tes de que el Li­ber­ta­dor cam­bia­ra de opi­nión, la car­ta del 13 de agos­to de 1825, en la que le ex­po­nía sus prin­ci­pios de su uti­li­ta­ris­mo.

Fue uno de los en­cuen­tros tras­cen­den­ta­les en su vi­da, por la fre­cuen­cia y el tiem­po que le de­di­có. Tra­ban tal amis­tad, que lue­go Bent­ham an­te el anun­cio de su via­je a Ru­sia, le so­li­ci­ta lle­var al­gún es­cri­to y do­cu­men­tos a su ami­go el al­mi­ran­te Mord­viano re­si­den­te en San Pe­ters­bur­go.

En to­do su iti­ne­ra­rio de exi­lia­do, fue un so­laz su ob­se­sión de hu­ma­nis­ta, que hi­zo reali­dad por ejem­plo al asis­tir a los me­jo­res tea­tros eu­ro­peos pa­ra de­lei­tar­se con las pie­zas mon­ta­das en el mo­men­to, y en par­ti­cu­lar por la ópe­ra que le lle­vo a es­cri­bir cor­tos en­sa­yos des­de las re­fe­ren­cias al tea­tro grie­go.

El mis­mo día que des­em­bar­có en Ham­bur­go, des­pués de la tra­ve­sía ma­rí­ti­ma, ano­ta en el dia­rio el 15 de oc­tu­bre de 1829: “A las seis y me­dia fui­mos al tea­tro, con­du­ci­dos por un sir­vien­te de la ca­sa” (7).

En­tre oc­tu­bre de 1929 y agos­to 30 de 1830. De igual ma­ne­ra in­te­gró a su equi­po de per­fec­cio­na­mien­to idio­má­ti­co el co­ro­nel por­tu­gués y ami­go Ba­rre­to Feio, quien ade­más lo ini­ció en el idio­ma ita­liano. Que­do de­bien­do, un seg­men­to del en­sa­yo, re­la­ti­vo a al Ge­ne­ral San­tan­der y su a ción a las ar­tes plás­ti­cas y su preo­cu­pa­ción por el apren­di­za­je de los idio­mas que lo­gró re nar des­de su lle­ga­da al exi­lio, co­mo fue­ra la de con­se­guir al día si­guien­te de su des­em­bar­co en Ham­bur­go un pro­fe­sor mon­sieur “Frasch” pa­ra manejar bien la pro­nun­cia­ción del fran­cés y del in­glés (8).

BI­BLIO­GRA­FÍA:

(1) Dia­rio de Via­je. Pag. 212

(2) Via­je­ro del mun­do. Óp. Cit. Pag 14

(3) Car­ta a Vi­cen­te Azue­ro. No­viem­bre 12 de 1.830

(4) Car­ta del 18 de sep­tiem­bre de 1828, a Don Jo­sé Fer­nán­dez Ma­drid em­ba­ja­dor en Londres,

(5) Ra­fael Martínez Briceño, “La Bi­blio­te­ca del Ge­ne­ral San­tan­der” Pag.

(6) Luis Eduardo Nie­to Ca­ba­lle­ro. Li­bros Co­lom­bia­nos. 1925 pág. 216

(7) Luis Eduardo Nie­to Ca­ba­lle­ro. Li­bros Co­lom­bia­nos. 1925 – Pàg.217-218- Ori­gi­nal Archivo de Don Die­go Suá­rez – N.Y.

(8) Dia­rio de Via­je. Pág. 220

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.