No hay que de­cir “no” por­que sí.

La Opinión - Imágenes - - Portada - Ge­rar­do So­jo Gon­zá­lez

Nun­ca me he de­ja­do se­du­cir por aque­lla idea que dic­ta que el ser hu­mano es una “co­sa de ni­da”. Es­ta­mos an­te un enemi­go preo­cu­pan­te por su men­sa­je y re­per­cu­sión, se tra­ta del et­no­cen­tris­mo, una mi­ra­da ha­cia la vi­da que juz­ga las di­fe­ren­cias ba­sa­da en su úni­ca con­cep­ción del mun­do. Ca­mi­nar y au­to­de nir­se me­dian­te una mi­ra­da in exi­ble lle­va a ig­no­rar una pre­mi­sa fun­da­men­tal: el co­lor per­fec­to de un lien­zo, se ori­gi­na por una for­mi­da­ble mez­cla de di­fe­ren­tes co­lo­res, den­tro de una mis­ma pa­le­ta ar­tís­ti­ca.

La iden­ti­dad de un ser hu­mano se ase­me­ja a una gu­ra de ba­rro, por su exi­bi­li­dad y su va­len­tía al no te­mer­le a las di­fe­ren­cias de pen­sa­mien­to. La iden­ti­dad de­be es­tar en pro­ce­so de fun­da­ción constante, apren­dien­do de lo nue­vo y sin ce­rrar su de ni­ción.

El Prin­ci­pi­to de An­toi­ne de Sain­tE­xu­pery sim­bo­li­za el mis­ti­cis­mo ejer­ci­do por la iden­ti­dad co­mo gu­ra de ba­rro;

El Prin­ci­pi­to re­co­rre di­fe­ren­tes pla­ne­tas con la mano ten­di­da y el co­ra­zón li­viano, que­rien­do co­no­cer tie­rras aje­nas a la su­ya pa­ra lle­var­se lo me­jor y re­fun­dar su es­pí­ri­tu. Sa­be que pen­sar em­pie­za en lo des­co­no­ci­do y que en lo atá­vi­co re­si­de su com­ple­ja y cre­cien­te fe­li­ci­dad.

Plan­tear la iden­ti­dad co­mo una es­ta­tua es una ne­ga­ción pa­ra aprehen­der el mun­do. Es re­cha­zar esos puen­tes in­vi­si­bles que in­vi­tan a la con­tro­ver­sia, a re­plan­tear, a ar­gu­men­tar y a cues­tio­nar la reali­dad que nos en­cua­dra más no nos de ne.

Un sí­mil don­de las alea­cio­nes de dos co­rrien­tes dia­me­tral­men­te di­fe­ren­tes arro­ja­ron una ge­nia­li­dad es Ma­ría de Jorge Isaacs. El es­cri­tor em­pe­zó es­cri­bien­do poe­mas de ca­rác­ter ro­mán­ti­co, adu­cien­do un me­lo­dra­ma caó­ti­co que con­lle­va en el fra­ca­so. El cuar­to poe­ma que creó fue el es­que­je de Ma­ría, por opor­tuno con­se­jo de Jo­sé Ma­ría Ver­ga­ra y Ver­ga­ra, se re­for­mu­ló co­mo el ini­cio de la no­ve­la.

Si Ma­ría hu­bie­se se­gui­do co­mo se plan­tea­ba tea­tral­men­te ahí su sim­bo­lo­gía hu­bie­ra aca­ba­do. En cam­bio, al adi­cio­nar­le a la no­ve­la el gé­ne­ro cos­tum­bris­ta, la obra tras­pa­só la ba­rre­ra ro­mán­ti­ca pa­ra ser una no­ve­la que es­gri­me una iden­ti­dad au­tóc­to­na, que es­tá le­jos de re­pre­sen­tar la reali­dad de ma­ne­ra pin­to­res­ca. Así mis­mo, lo ro­mán­ti­co sal­vó a la no­ve­la de en­ca­si­llar­se en una obra cos­tum­bris­ta, co­mo las que pu­lu­la­ban en la épo­ca.

Mien­tras los in­te­lec­tua­les os­ci­la­ban en­tre se­guir con el pen­sa­mien­to de he­ren­cia es­pa­ño­la-cris­tia­na o adop­tar las co­rrien­tes ro­mán­ti­cas eu­ro­peas, Isaacs no de nió su pen­sar y se nu­trió con lo me­jor de la con­tro­ver­sia pa­ra es­cri­bir una fan­tás­ti­ca alea­ción li­te­ra­ria.

Apren­der que las di­fe­ren­cias iden­ti­ta­rias no exis­ten lle­va a con­fron­tar to­dos los días nues­tro mun­do in­terno con un mun­do ajeno, en aras a cap­tar lo me­jor de esos dos mun­dos, y así, ate­so­rar esa cre­cien­te pa­sión por la vi­da.

Es pre­ci­so re­cor­dar que fren­te a cual­quier desafío que im­pli­que re­plan­tear y no se­guir la co­rrien­te pre es­ta­ble­ci­da por la reali­dad o an­te al­gu­na afron­ta que sim­bo­li­ce em­pa­par­nos de al­go que no co­no­ce­mos, so­mos “ciu­da­da­nos del mun­do” an­tes de ser cu­cu­te­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.