Emilio Gai­tán Mar­tín

La Opinión - Imágenes - - Portada - (Re­co­pi­la­do por el Dr. Jo­sé Eus­tor­gio Col­me­na­res Os­sa).

Na­ció en las frías tie­rras cun­di­na­mar­que­sas el 14 de sep­tiem­bre de 1893. Des­de pequeño sus pa­dres lo tra­je­ron a es­tas tie­rras que sin­tió co­mo pro­pias, pues fue aquí don­de for­mó su ho­gar, se desa­rro­lló co­mo pro­fe­sio­nal de la in­ge­nie­ría ci­vil, y en el am­bien­te po­lí­ti­co y de ci­vis­mo, mar­có la pau­ta ga­nán­do­se el apre­cio en­tre la so­cie­dad y el pue­blo cu­cu­te­ño. La Uni­ver­si­dad Na­cio­nal le otor­gó en 1916, el tí­tu­lo de In­ge­nie­ro Ci­vil. Con­tra­jo ma­tri­mo­nio con De­li­na Du­rán Du­rán, hi­ja del ge­ne­ral Jus­to Leo­ni­das Du­rán. Fue­ron sus hi­jos: Eduar­do, des­ta­ca­do in­ge­nie­ro y por va­rios años di­rec­tor na­cio­nal del Se­na, y, el poe­ta Jor­ge Gai­tán Du­rán, quien fa­lle­ció en un ac­ci­den­te aé­reo el 22 de ju­nio de 1962.

Gai­tán Mar­tín se “aden­tró” en el co­ra­zón del pue­blo li­be­ral un día, des­pués de un ar­do­ro­so de­ba­te. Ocu­pa­ba su cu­rul en la Asam­blea y en un de­ba­te me­mo­ra­ble, se en­fren­tó con arro­gan­cia, va­lor e in­te­li­gen­cia al ge­ne­ral (r) Mi­guel R. Quin­te­ro, que lle­va­ba en esos mo­men­tos la vo­ce­ría ofi­cial del par­ti­do de go­bierno. En esa jor­na­da his­tó­ri­ca, las ba­rras aplau­die­ron de­li­ran­te­men­te a Gai­tán Mar­tín, por su co­ra­je y por su ac­ción doc­tri­na­ria.

Fue ele­gi­do con­ce­jal por el par­ti­do Li­be­ral el 1º de oc­tu­bre de 1939, su su­plen­te fue Sa­muel Ma­du­ro Per­nía. Des­de esa cu­rul tra­ba­jó por el pro­gre­so de la pe­que­ña ciu­dad que le abrió sus puer­tas y lo hos­pe­dó en su seno. Los cu­cu­te­ños de la épo­ca lo re­cuer­dan por las di­ver­sas cam­pa­ñas cí­vi­cas pa­ra ha­cer de Cú­cu­ta una ciu­dad asea­da.

Co­mo in­ge­nie­ro, su nom­bre es­tá vin­cu­la­do a mu­chas obras que hoy son or­gu­llo de la ciu­dad. Ahí te­ne­mos el puen­te “Unión”, so­bre el río La Gri­ta, inau­gu­ra­do el 20 de ju­lio de 1926, y que sir­vió de em­pal­me a los fe­rro­ca­rri­les de Cú­cu­ta y el Tá­chi­ra, don­de es­tán Puer­to Santander (Co­lom­bia) y Bo­cas de Gri­ta (Ve­ne­zue­la); el pa­be­llón de dos plan­tas del an­ti­guo hos­pi­tal San Juan de Dios; la Es­cue­la Nor­mal de Ins­ti­tu­to­res en Pam­plo­na; la an­ti­gua se­de del Ban­co de Bogotá (hoy, Ban­co Po­pu­lar); el an­ti­guo edi cio del Ban­co de la Re­pú­bli­ca; jun­to a Fa­bio Gon­zá­lez Ta­ve­ra y Ju­lio Mén­dez hi­zo el tra­za­do pa­ra el Fe­rro­ca­rril del Sur, en el sec­tor La Es­me­ral­da - El Dia­man­te (1929); el ho­tel Pa­la­ce, ave­ni­da 6ª, ca­lle 10, es­qui­na no­roc­ci­den­tal del par­que Santander (inau­gu­ra­do el 14 de no­viem­bre de 1938); en 1929, se le en­co­men­dó la cons­truc­ción de un ca­nal de 8 ki­ló­me­tros de lar­go pa­ra con­du­cir las aguas del río Pe­ra­lon­so a las ha­cien­das El Zu­lia y Las Pie­dras, cu­yos pre­dios se des­ti­na­ron al cul­ti­vo de ca­ña de azú­car y de pas­tos; el Re­for­ma­to­rio de Me­no­res, el An­cia­na­to y su ca­pi­lla, el An­ti­tu­bercu­loso y el Hos­pi­tal Men­tal, cos­tea­dos por Ru­de­sin­do So­to y se­ño­ra; la plan­ta de pu­ri ca­ción del acue­duc­to de Cú­cu­ta, inau­gu­ra­da el 16 de ju­nio de 1947, sien­do al­cal­de de Cú­cu­ta, Jor­ge Her­nán­dez Mar­cuc­ci; en 1948, fir­mó el con­tra­to con el Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas pa­ra el mon­ta­je y ter­mi­na­ción del puen­te Os­pi­na Pé­rez so­bre el río Zu­lia, y, nu­me­ro­sas quin­tas y re­si­den­cias en di­fe­ren­tes sec­to­res de Cú­cu­ta y fue­ra de ella.

En 1918, de­jó di­se­ña­da la Lí­nea del Fe­rro­ca­rril de Cú­cu­ta al río Mag­da­le­na. En 1939, el Go­bierno Na­cio­nal apro­bó las mo­di ca­cio­nes que jun­to al in­ge­nie­ro Car­los San­ta­ma­ría ha­bían he­cho al pro­yec­to del acue­duc­to de Cú­cu­ta que años atrás ha­bía ela­bo­ra­do el in­ge­nie­ro nor­te­ame­ri­cano Bun­ker. In­te­gró la pri­me­ra Jun­ta Di­rec­ti­va de la So­cie­dad de Agri­cul­to­res y Ga­na­de­ros de Nor­te de Santander, que el 26 de ju­lio de 1932, de­sig­nó el go­ber­na­dor Luis Au­gus­to Cuer­vo, con­for­me a lo dis­pues­to en el ar­tícu­lo 31 de la Ley 74 de 1926.

Co­mo Pre­si­den­te de la Com­pa­ñía del Fe­rro­ca­rril de Cú­cu­ta, su la­bor me­re­ció la gra­ti­tud ge­ne­ral. El 1º de mar­zo de 1939, fue ele­gi­do Pre­si­den­te y lo re­eli­gie­ron en cin­co pe­río­dos con­se­cu­ti­vos, re­nun­cian­do el 7 de no­viem­bre de 1951. Fue el doc­tor Gai­tán Mar­tín quien con­ju­ró la gra­ve cri­sis que su­frió es­ta em­pre­sa ne­ta­men­te cu­cu­te­ña. A él se de­be que la Com­pa­ñía se sal­va­ra de la tor­men­ta eco­nó­mi­ca que pa­de­ció por al­gún tiem­po. La em­pre­sa del Fe­rro­ca­rril, ba­jo su Pre­si­den­cia, pro­gre­só no­ta­ble­men­te. Co­mo Pre­si­den­te de la So­cie­dad de Me­jo­ras Pú­bli­cas, reali­zó una po­de­ro­sa la­bor, al lo­grar la pa­vi­men­ta­ción de mu­chas ca­lles. En 1927, in­te­gró jun­to a Ro­dol­fo Fac­ci­ni, Be­ni­to Her­nán­dez Bustos, Agus­tín Me­sa y Gui­ller­mo Ruán, la Jun­ta Ase­so­ra que el go­ber­na­dor nom­bró pa­ra lo­grar la com­pra de la Com­pa­ñía Eléc­tri­ca del Nor­te. En 1941, in­te­gró jun­to a Al­ber­to Ca­mi­lo Suá­rez, el Co­mi­té nom­bra­do por el Con­ce­jo pa­ra lle­var a ca­bo la erec­ción del mo­nu­men­to a Eras­mo Meoz y en ju­nio de 1951, in­te­gró jun­to a otras dis­tin­gui­das per­so­na­li­da­des la jun­ta pro-obras del Ca­ta­tum­bo, con mo­ti­vo de ave­ci­nar­se la inau­gu­ra­ción de la Pre­fec­tu­ra Apos­tó­li­ca de Ber­tra­nia. En 1952, in­te­gró la Jun­ta Di­rec­ti­va del ho­tel de Tu­ris­mo (hoy, Ho­tel Ton­cha­lá), que rmó el con­tra­to pa­ra la cons­truc­ción del mis­mo con la rma “Asi­con Lt­da.”, con los pla­nos ela­bo­ra­dos por la rma “Cué­llar Se­rrano Gó­mez”. En 1953, en­tre­gó los 30 ki­ló­me­tros que le fue­ron asig­na­dos en la via La Mu­cu­re­ra – Puer­to León (30 ki­ló­me­tros), en la ca­rre­te­ra al Ca­ta­tum­bo.

En 1943, jun­to a Ro­ber­to Mo­reno, “mon­tó” una so­cie­dad pa­ra fa­bri­car la­dri­llos que al­can­zó a pro­du­cir 8000 la­dri­llos dia­rios y que es con­si­de­ra­da co­mo la pio­ne­ra de la in­dus­tria de la ar­ci­lla en la ciu­dad. El 21 de enero de 1945, asis­tió en re­pre­sen­ta­ción del de­par­ta­men­to jun­to con Vir­gi­lio Bar­co Var­gas y Jai­me Mon­sal­ve Cu­be­ros, al Con­gre­so de in­ge­nie­ría rea­li­za­do en Ma­ra­cai­bo. El 27 de ju­lio del mis­mo año, in­te­gró la jun­ta re­dac­to­ra del li­bro “Geo­gra­fía Eco­nó­mi­ca de Nor­te de Santander”, que de­sig­nó el Con­tra­lor del de­par­ta­men­to Je­sús Ma­ría Pe­ña­ran­da, jun­to a Mil­cia­des Mo­go­llón, Ra­fael Es­pi­no­sa, Vir­gi­lio Bar­co Var­gas, Luis Eduar­do Páez Cour­vel, Ma­nuel Guz­mán Pra­da, Luis Mi­guel Mar­cia­les, Do­min­go Pé­rez Her­nán­dez y el sa­cer­do­te Da­niel Jor­dán.

Fue un in­fa­ti­ga­ble ti­tán del tra­ba­jo. Así co­mo re­co­rría la ciu­dad ad­vir­tien­do las zo­nas de su “re­ga­zo”, así le he­mos vis­to con­fun­dir­se con los obre­ros con­fun­dir­se a lo lar­go de las pa­ra­le­las de hie­rro ba­jo el sol in­cle­men­te de la mon­ta­ña le­ja­na. Fue un hom­bre de la ciu­dad y del cam­po. Pa­ra él no exis­tió el pe­li­gro, ni el mie­do, pues no los co­no­ció.

Hi­zo par­te por mu­chos años de la jun­ta di­rec­ti­va del Te­jar de Pes­ca­de­ro y de va­rios ban­cos de la ciu­dad, así co­mo tam­bién de los clu­bes Co­mer­cio y Te­nis.

Su vi­da la en­tre­gó al Se­ñor el 30 de agos­to de 1975, des­pués de ha­ber­la gas­ta­do en el tra­ba­jo por la que con­si­de­ró su ciu­dad na­tal.

ima­ge­nes@lao­pi­nion.com.co

Puen­te de El Zu­lia.

An­ti­gua se­de del Ban­co de la Re­pú­bli­ca.

Emilio Gai­tán Mar­tín

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.