“Mi tiem­po va a ser mío”: Mon­se­ñor Luis Ma­drid Mer­lano

Mon­se­ñor Luis Ma­drid Mer­lano na­ció en Car­ta­ge­na el 27 de oc­tu­bre de 1946. El 30 de mar­zo del 2010 el Pa­pa Be­ne­dic­to XVI lo nom­bró Ar­zo­bis­po de Nueva Pamplona, car­go del cual se ha re­ti­ra­do pa­ra dis­fru­tar de su ju­bi­la­ción.

La Opinión - Imágenes - - Portada - Juan Pa­bón Her­nán­dez

Mon­se­ñor Luis Ma­drid Mer­lano re eja una dig­ni­dad sa­cer­do­tal in­na­ta, al­go así co­mo un ha­lo que in­fun­de res­pe­to y con

rma los atis­bos de sa­bi­du­ría que uno le ha per­ci­bi­do al es­cu­char sus ho­mi­lías.

Mi en­cuen­tro con él sig­ni có, ade­más, un ali­cien­te pa­ra ali­viar mi pro­pia fra­gi­li­dad. La ver­dad es que, cuan­do con­ver­sé con él, por su­ge­ren­cia de Ser­gio En­tre­na Ló­pez, acer­ca de su re­ti­ro de la vi­da ecle­siás­ti­ca, ha­llé un so­por­te es­pe­cial; fue, qui­zá, co­mo la pre­sen­cia de un án­gel cir­cuns­tan­cial pa­ra ayu­dar­me a en­ten­der la vi­da y jus­ti car, un po­co, mis in­con­sis­ten­cias. UNA AVEN­TU­RA LU­MI­NO­SA

Me aco­ge una sen­sa­ción de desa­so­sie­go an­te el mo­men­to ac­tual de la Igle­sia el cual, creo, es co­mún a mu­chos ca­tó­li­cos, de esos de los vie­jos, los de las tra­di­cio­nes, los del va­lor y del sen­ti­do de la fe co­mo fun­da­men­to mo­ral.

Pe­ro mi con­ver­sa­ción con Mon­se­ñor Ma­drid fue re­den­to­ra y, en ella, fui ra­ti can­do la con­vic­ción, pre­via e in­tui­da, de es­tar an­te un re­li­gio­so idó­neo, a an­za­do en una vo­ca­ción que sur­gió má­gi­ca, co­mo ocu­rre con los su­ce­sos mag­nos, de­trás de los hi­los del des­tino, por­que su pri­me­ra in­cli­na­ción fue ha­cia me­di­ci­na.

Una vi­si­ta oca­sio­nal al Chocó lo hi­zo pre­sen­tir el ser­vi­cio mi­sio­ne­ro y lo con­du­jo al sa­cer­do­cio. Al con­ver­sar con el obis­po de Ist­mi­na, mon­se­ñor Gus­ta­vo Posada Pe­láez, su­po que ha­bía en­con­tra­do la ra­zón de su exis­ten­cia. Así, es­tu­dió en el se­mi­na­rio de La Ce­ja y en Bo­go­tá. “TO­DO CAM­BIA EN UNO SIN DAR­SE CUEN­TA”

Co­men­za­mos ha­blan­do de la si­tua­ción ac­tual de la es­pi­ri­tua­li­dad, con la que­ja –la­men­to- que ten­go de es­tar des­fa­sa­do unos dos­cien­tos años en el tiem­po. En cier­ta for­ma, pa­de­ce­mos del mis­mo mal, aun­que él lo in­ter­pre­ta, por su­pues­to, con más sa­bi­du­ría: “To­do cam­bia en uno sin dar­se cuen­ta”.

Mon­se­ñor Ma­drid po­see un pleno con­ven­ci­mien­to de que exis­te un to­tal des­con­cier­to en las re­la­cio­nes hu­ma­nas del si­glo, en la ra­di­cal di­fe­ren­cia de con­cep­tos que aque­ja a to­dos, de los di­ver­sos es­ce­na­rios que acre­cien­tan la bre­cha de la to­le­ran­cia y la com­pren­sión con otra men­ta­li­dad que ha ve­ni­do a im­pe­rar en el mun­do.

Y ha­ce una re­fle­xión im­por­tan­te acer­ca de la tec­no­lo­gía y de có­mo se vie­ne tra­tan­do en la Igle­sia, pa­ra aco­me­ter ac­cio­nes pre­ven­ti­vas y no de­jar­se aba­tir por una cir­cuns­tan­cia que no tie­ne re­ver­sa: “Aún no es­tá in­ven­ta­do lo que den­tro de diez años se­rá no­ve­dad”.

Sin em­bar­go, aun­que los jó­ve­nes vi­ven un mun­do dis­tin­to, tie­nen co­sas po­si­ti­vas, más in­de­pen­den­cia men­tal y fa­mi­liar, pe­ro es­tán me­nos pro­te­gi­dos: “los veo va­lien­tes, abier­tos, co­mo lo ob­ser­vé en las jor­na­das de mi­sión que rea­li­za­mos ha­ce po­co, pa­re­ci­das a los Cur­si­llos de Cris­tian­dad. Pe­ro, en otras es­fe­ras, se per­dió el sen­ti­do de la éti­ca, del res­pe­to: aho­ra la tec­no­lo­gía, las re­des so­cia­les, en n, afec­tan ese va­lor.

Se di­ce que so­mos ca­tó­li­cos, pe­ro qué es ser­lo, sino po­ner en prác­ti­ca la pa­la­bra que se es­cu­cha, ser res­pe­tuo­so, bon­da­do­so, am­plio, con prin­ci­pios. Pe­ro si aquel es el enemi­go, le di­go de cuan­ta co­sa ha­ya, sea bueno a ma­lo”. UN RE­PA­SO BRE­VE A LA SO­CIO­LO­GÍA

In­du­da­ble­men­te, la es­truc­tu­ra de la so­cie­dad se ba­sa en as­pec­tos fun­da­men­ta­les: fa­mi­lia, so­cie­dad, es­cue­la y re­li­gión. En mis cla­ses de so­cio­lo­gía las tra­ta­ba con pre­di­lec­ción, sin ex­cluir del to­do una más, la po­lí­ti­ca, por la cual sien­to aver­sión pa­to­ló­gi­ca. La fa­mi­lia

La va­lo­ra­ción de la dig­ni­dad de la per­so­na en la fa­mi­lia es esen­cial. Al res­pec­to, di­ce Mon­se­ñor, “…se aca­bó el des­po­tis­mo del hom­bre, con la mu­jer es­pe­cial­men­te. El Pa­pa Francisco, in­clu­so, abrió mu­chas fa­ci­li­da­des pa­ra que los ma­tri­mo­nios fue­ran de­cla­ra­dos nu­los cuan­do no se pu­die­ran su­pe­rar las con­di­cio­nes es­ta­bles de sus re­la­cio­nes y no pu­die­ran va­li­dar­se los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de res­pe­to. Aho­ra es más va­lio­sa la per­so­na, ya no hay es­cla­vi­tud, y se da más va­lor al ma­tri­mo­nio. Cam­bió el tiem­po del res­pe­to”.

Y an­te un te­ma tras­cen­den­tal con­clu­ye: “El ma­tri­mo­nio se vol­vió desecha­ble al no te­ner un víncu­lo só­li­do. Aho­ra no es un ac­to so­li­da­rio, en el cual se com­pro­me­ten las vo­lun­ta­des de una pa­re­ja en un pro­yec­to de vi­da. Si no fun­cio­na, no hay ca­pa­ci­dad de aguan­tar, se vol­vió de­lez­na­ble. Los hi­jos del uno con los del otro”. La mu­jer

El desem­pe­ño de la mu­jer en to­dos los ám­bi­tos es va­lio­so. Es re­le­van­te su papel en el ho­gar, en la vi­da pro­fe­sio­nal, en el cum­pli­mien­to de los de­be­res, la ho­nes­ti­dad y to­do aque­llo que la ha he­cho es­pe­cial, e im­por­tan­te, pa­ra la so­cie­dad.

Mon­se­ñor opi­na que “el hom­bre no ha si­do ca­paz de su­plir­la en lo que a ella le co­rres­pon­de por de­re­cho pro­pio, el ho­gar, en el cual hay un va­cío de ter­nu­ra des­co­mu­nal, desafec­to y fal­ta de cohe­sión fa­mi­liar. El hom­bre no tie­ne esa ge­né­ti­ca, aun­que ha cam­bia­do mu­cho…Una se­ño­ra ge­ren­te tie­ne ho­ra­rio: el hom­bre no se po­ne sino la ca­mi­sa y el pan­ta­lón, pe­ro la mu­jer tie­ne mu­chas com­pli­ca­cio­nes. Tie­ne que lle­var a los ni­ños al jar­dín, su­bro­gan­do su fun­ción ma­ter­nal. Pe­ro esas se­ño­ras del jar­dín también tie­nen esas ne­ce­si­da­des; ¿en ma­nos de quien que­dan sus hi­jos?; es una ca­de­na de sa­cri cios. ¿Dón­de que­dan los ni­ños de las per­so­nas que sir­ven? Una se­cuen­cia en la que las ver­da­de­ras ma­dres es­tán po­co tiem­po con sus hi­jos.

Pe­ro no hay na­da qué ha­cer; no se pue­de re­ver­sar. Las es­truc­tu­ras so­cia­les ten­drán que cam­biar y de­jar es­pa­cios. En mu­chos paí­ses los ho­ra­rios de las se­ño­ras son

exi­bles y pue­den es­co­ger, pro­por­cio­nar la for­ma. Oja­lá ese tiem­po dé ma­yor ca­li­dad y un es­fuer­zo por la ca­li­dez hu­ma­na”. La es­cue­la Al­go así ocu­rre con los se­mi­na­ris­tas: el se­mi­na­rio de­be su­plir las de cien­cias del

co­le­gio y la fa­mi­lia, ayu­dar a los mu­cha­chos a su­pe­rar los va­cíos hu­ma­nis­tas y los con ic­tos, tie­ne que lle­nar los va­cíos. Por­que no leen, ni escriben, y su ca­pa­ci­dad de aná­li­sis es es­ca­sa. Lo que im­pe­ra no es el aná­li­sis ló­gi­co, sino la tec­no­lo­gía.

Lo acla­ra Mon­se­ñor: “aca­dé­mi­ca­men­te to­do ha te­ni­do que cam­biar. Una cla­se es dis­tin­ta. Co­mo en to­do, cuan­do por ejem­plo los sacerdotes que iban a Eu­ro­pa a es­tu­diar iban en des­ven­ta­ja, por­que los de allá les po­nían al frente el ce­lu­lar y los po­bres de Co­lom­bia mi­ra­ban asom­bra­dos el te­cla­do que tra­du­cía. Te­nían dic­cio­na­rio de grie­go, he­breo, la­tín, ita­liano etc. Ya no hay na­da que ha­cer.

Montan apli­ca­cio­nes que to­do lo ha­cen…”

La Igle­sia

El mo­der­nis­mo ha en­tra­do en la Igle­sia con to­da esa exa­ge­ra­ción de nor­mas, en las co­sas pas­to­ra­les, en la pre­di­ca­ción, en la re­la­ción con el Es­ta­do, las cuen­tas, la con­ta­bi­li­dad, la se­gu­ri­dad so­cial, una can­ti­dad de co­sas que, la­men­ta­ble­men­te, en­tor­pe­cen el tra­ba­jo an­te la pre­sión enor­me de la tec­no­lo­gía.

Un ob­je­ti­vo aná­li­sis del pre­la­do lo au­ten­ti­ca: “es di­fí­cil pa­ra quie­nes es­ta­mos en los 70 años, afor­tu­na­da­men­te ter­mi­nan­do. Pe­ro eso ha ocu­rri­do en to­das las ge­ne­ra­cio­nes. Un obis­po me de­cía que ha­ce 40 años no era ca­paz con las má­qui­nas de es­cri­bir eléc­tri­cas; pro­gre­si­va­men­te nos es­tá ocu­rrien­do lo mis­mo con los compu­tado­res y equi­pos mo­der­nos.

Has­ta a los ce­men­te­rios ha lle­ga­do, por­que es ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer nue­vas ope­ra­cio­nes an­te el con­cep­to de los desechos. Una se­ño­ra del ban­co me de­cía que las o ci­nas del fu­tu­ro se­rán apa­ra­tos. Y, ni yo, ma­ne­jo las co­sas, co­mo lo ha­cían los anal­fa­be­tas, quie­nes re­co­no­cían un bi­lle­te por la ima­gen, sin sa­ber leer.

De­be­mos cre­cer en hu­ma­nis­mo, adap­tar­nos pa­ra vi­vir en una nueva cla­se de vi­da. Las uni­ver­si­da­des se plan­tea­ron eso cuan­do ob­ser­va­ron que las cien­cias hu­ma­nas iban de­ca­yen­do; al me­nos te­ne­mos que po­ner elec­ti­vas en hu­ma­ni­da­des”.

Es inevi­ta­ble ha­blar de la re­la­ción de la Igle­sia con los acon­te­ci­mien­tos ac­tua­les; su opi­nión es que no pue­de ca­sar­se con ideo­lo­gías, ni meterse en tan­tos con ic­tos: “que ca­da uno ten­ga su con­vic­ción es de fue­ro in­terno”.

El Pa­pa Francisco, en su pri­me­ra ho­mi­lía, lo ad­ver­tía al de­cir que “la Igle­sia co­rría el ries­go de con­ver­tir­se en una ONG si des­cui­da­mos la evan­ge­li­za­ción y nos en­re­da­mos en po­lí­ti­ca, sea so­cial o eco­nó­mi­ca. Otra co­sa es que la ilu­mi­ne­mos”.

La ver­dad es que es di­fí­cil en­jui­ciar a su pro­pia Igle­sia: pe­ro, al­gu­nos obis­pos to­man par­ti­do y ter­mi­nan en­tre to­dos cues­tio­nán­do­se, lo cual no es con­ve­nien­te: “só­lo de­be­mos dar di­rec­tri­ces, sin com­pro­me­ter­nos en co­rrien­tes po­lí­ti­cas, con una to­tal im­par­cia­li­dad. Y, en es­pe­cial, no ex­pre­sar abier­ta­men­te, en pú­bli­co, to­do lo que se de­ba­te en el seno de la igle­sia”.

UNA ES­PE­CIE DE RE­NA­CI­MIEN­TO

“El Pa­pa Francisco ha re­es­truc­tu­ra­do to­do: te­ne­mos que de­fen­der la vi­da, te­ne­mos que res­pe­tar, y to­do lo de­más, pe­ro de­be­mos ir a lo cen­tral que es la mi­se­ri­cor­dia: vol­ver a las fuen­tes del cris­tia­nis­mo. Un pa­dre Dios nos man­da su hi­jo y esa es la es­truc­tu­ra fun­da­men­tal por la que fui­mos crea­dos, por amor, fui­mos dirigidos a una vi­da de amor, eso fue lo que hi­zo Je­sús, es la co­lum­na de la es­pi­ri­tua­li­dad que ha si­do ma­ni­pu­la­da, en to­do.

Cuan­do hay un es­cán­da­lo ahí apa­re­ce­mos. No po­de­mos es­tar di­fu­sos en to­das las co­sas: co­mo en el cuen­to de los avio­nes, que vue­lan mi­llo­nes, pe­ro só­lo son no­ti­cia cuan­do se cae uno. El Pa­pa va en esa lí­nea y no se apar­ta de esa es­truc­tu­ra cen­tral, de los te­mas en esa raíz. La igle­sia exis­te en cuan­to da pa­pa­ya pa­ra con­tro­ver­tir, abor­to, eu­ta­na­sia. Si no te­ne­mos de qué ha­blar bien no ha­ble­mos”. (sin co­men­ta­rios).

“SÉ QUE DE­BO SA­LIR, LO SIEN­TO EN EL CO­RA­ZÓN…”

Se sien­te sa­tis­fe­cho. Qui­sie­ra ha­ber he­cho más, di­ce, ha­ber te­ni­do me­nos de

cien­cias hu­ma­nas. Mon­se­ñor se ale­gra de que la gen­te le agra­dez­ca y no ha­ya no­ta­do los lu­na­res. Se re­ti­ra a tiem­po, co­mo de­be ser. Oja­lá ven­ga una fuer­za nueva: “Mi tiem­po va a ser mío. Voy co­mo un re­si­den­te a una ca­sa de per­so­nas ma­yo­res; no quie­ro de­jar­me en­re­dar. Por eso me voy pa­ra no es­tar en co­mi­das, ni ha­cer via­jes. Una de las co­sas de las que hu­yo es al “ten­go que…”. Que no me di­gan qué ten­go que ha­cer, só­lo ac­tuar con el si pue­do, si quie­ro …

No ten­go na­da pro­yec­ta­do, sé que de­bo sa­lir, lo sien­to en el co­ra­zón, lo he ha­bla­do con el se­ñor, lo me­jor es que me re­ti­re. Sé lo que ten­go que de­jar.

No ten­go na­da de ni­do por ha­cer, só­lo que voy a vi­vir en una ca­sa pa­ra sacerdotes en Car­ta­go, don­de ha­ré al­go, di­rec­ción es­pi­ri­tual, en n...”

EPÍ­LO­GO

La eta­pa de ajus­te en que se en­cuen­tra Mon­se­ñor Luis Ma­drid le irá de nien­do es­pa­cios y tiem­pos nue­vos: cuan­do le pro­pu­se que es­cri­bie­ra, me res­pon­dió que nun­ca ha si­do cons­tan­te pa­ra ello. Que, al año, só­lo es­cri­bía una ho­mi­lía, pa­ra la mi­sa cris­mal y las sie­te pa­la­bras: “me gus­ta es­cri­bir­la por­que es un tiem­po pre­ci­so”.

Las ho­mi­lías las pre­pa­ra cons­cien­te­men­te, ra­ra vez son im­pro­vi­sa­das y las es­truc­tu­ra en su men­te pa­ra aco­me­ter lo que va a de­cir: la ac­ción de dios es muy gran­de cuan­do uno se dis­po­ne a tras­mi­tir un men­sa­je y uno se po­ne en ora­ción pa­ra que to­do sal­ga bien.

Hay una anéc­do­ta bo­ni­ta: “Una mon­ja en Car­ta­go me gra­ba­ba siem­pre y no me di cuen­ta. Cuan­do mu­rió mi ma­má en­con­tré tres to­mos que es­ta her­ma­na ha­bía he­cho. Mu­cho tra­ba­jo pa­ra trans­cri­bir mis co­sas”.

De se­gu­ro, la ins­pi­ra­ción del es­pí­ri­tu san­to se­rá bon­da­do­sa pa­ra apro­ve­char el ta­len­to de un hom­bre que de­di­có su vi­da al ser­vi­cio de Dios y de la Igle­sia.

Juan Pa­bón Her­nán­dez

Mon­se­ñor Luis Ma­drid Mer­lano

Pa­pa Francisco

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.