Tur­cos en Cú­cu­ta

La Opinión - Imágenes - - Libro - Be­to Ro­drí­guez

Uno de los ára­bes de es­pe­cial com­por­ta­mien­to en la ma­ne­ra de tra­ba­jar y ate­so­rar con el es­fuer­zo del se­me­jan­te, en es­te ca­so las mu­je­res que acu­dían a su con­di­ción de in­dus­trial, fue Jo­sé Elías, ira­quí de na­ci­mien­to y de­seo­so de aco­mo­dar­se a per­pe­tui­dad so­bre un diván re­ple­to de di­ne­ro.

El tur­co Jo­sé Elías, no era lo que se lla­ma un pa­triar­ca por su nom­bre, sino un mor­tal prác­ti­co, em­pre­sa­rio au­daz, com­pró va­rios au­to­mo­to­res, los lle­na­ba con mu­je­res y re­co­rría la zo­na pe­tro­le­ra en el de­ce­nio de 1940 en eje­cu­ción de su in­ne­ga­ble e ca­cia de via­je­ro pro­xe­ne­ta.

Ve­te­rano ne­go­cian­te re­clu­tó a las da­mas ejer­ci­ta­das en la ven­ta car­nal, en­tre ellas a Jua­na La Pai­la, La Ga­lli­ne­ta, La Be­ju­ca, La Cie­ga Her­me­li­na, La Ena­na, La Pa­ti­ne­ta, La Cu­lo de La­ta, La Tor­tu­ga, Las Her­ma­nas Ca­bras, La Plan­cha Go­cha, La Te­te­ro Lo­co, La Cua­tro­cien­tos, La Es­te­ra, La Po­lli­na y otras fe­ne­ci­das en la am­ne­sia de El Ca­ta­tum­bo.

El tur­co ins­ta­la­ba car­pas con ín­fu­las de gi­tano se­ño­rón en las cer­ca­nías de los cam­pa­men­tos, los obre­ros en fe­cha de pa­ga se au­to aga­sa­ja­ban y se re­con­for­ta­ban con las mu­je­res de sus ape­ten­cias.

Si un ce­le­bran­te desea­ba lle­var­se pa­ra Ti­bú al­gu­na ba­rra­ga­na, le pa­ga­ba al ca­brón Jo­sé Elías una es­pe­cie de mul­ta y te­nía de­re­cho a un eró­ti­co y tro­tón n de se­ma­na so­bre com­pla­cien­te ca­bal­ga­du­ra.

Ára­be ga­na­dor co­bra­ba por la ven­ta de li­cor, al­qui­ler de las tien­das de cam­pa­ña y por­cen­ta­je so­bre los ho­no­ra­rios exi­gi­dos por sus sub­al­ter­nas.

Se­me­jan­te trá co le pro­du­jo gran­des re­sul­ta­dos al tur­co, te­nía con­ta­dor, ase­so­res comerciales, ven­ta­ni­lla de aten­ción al con­su­mi­dor y la pro­pi­na era co­lec­ti­va a la mo­da eu­ro­pea.

El tur­co Jo­sé Elías ven­día más que los pro­xe­ne­tas de Cú­cu­ta jun­tos y los due­ños de ba­res or­ga­ni­za­dos se que­ja­ban de la com­pe­ten­cia des­leal del je­que y su es­ta­ción de ser­vi­cio a do­mi­ci­lio.

En tem­po­ra­da de gran­des huel­gas los obre­ros del pe­tró­leo vi­si­ta­ban al tur­co en bús­que­da de man­te­ni­mien­to al ado, és­te acep­ta­ba y cuan­do la com­pa­ñía com­pla­cía las exi­gen­cias del pro­le­ta­ria­do, au­men­ta­ba los in­tere­ses por mo­ra, mar­ti­lla­zo o pol­vo­re­te y otros de­re­chos, de rec­to pro­ce­der. Los je­fes de los obre­ros te­nían per­ma­nen­te cré­di­to, mues­tras gra­tui­tas de la mer­can­cía y en mo­men­tos en que el tur­co se to­ma­ba sus al­coho­les, can­ta­ba y gas­ta­ba.

Tan só­lo bo­rra­cho el tur­co de­ja­ba de ha­blar tra­ba­do, con­ce­día va­les a sus em­plea­das a des­ta­jo, con ba­se a la ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo y el buen uso de la no­ble he­rra­mien­ta.

Las co­sas mar­cha­ban bien pa­ra el tur­co mien­tras de­ni­gra­ba del Go­bierno con tal de agra­dar a los gas­ta­do­res que bai­la­ban con mú­si­ca de vic­tro­la, aco­rra­la­dos por la abs­ten­ción cár­ni­ca, por la so­li­ta­ria per­ma­nen­cia en la sel­va ca­ta­tum­be­ra.

Pe­ro lle­gó la in­faus­ta fe­cha en que el be­ne­mé­ri­to go­no­co­co con sus pri­mas las mo­ni­lias, la­di­llas y la es­pi­ro­que­ta pá­li­da hi­cie­ron triun­fal apa­ri­ción. Los tra­ba­ja­do­res mie­do­sos ori­na­ban en­tre ala­ri­dos y pú­bi­ca ras­qui­ña, a ex­tre­mos de arran­car­se los pen­de­jos con­tra los ár­bo­les y mu­si­tan­do ora­cio­nes a la cas­ti­dad.

Las en­fer­me­da­des se di­se­mi­na­ron, a la pe­tro­le­ra le to­có dar in­ca­pa­ci­dad en ma­sa a los apes­ta­dos y mu­chos no se que­ja­ban, por pá­ni­co a las in­yec­cio­nes y a los glo­rio­sos ma­sa­jes pros­tá­ti­cos.

Las con­se­je­ras se­xua­les del tur­co Jo­sé Elías se vie­ron abo­ca­das a la ma­la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, mien­tras los con­va­le­cien­tes guar­da­ban pa­ra el re­torno gas­ta­dor mi­llo­nes de uni­da­des de pe­ni­ci­li­na.

En­tre tan­to las pros­ti­tu­tas, ape­nas con­ta­ban a n de no aguan­tar ham­bre, con es­ca­sos aho­rros guar­da­dos en el ban­co de es­per­mas, ga­na­dos en bue­na no­che de es­fuer­zo, su­dor, lá­gri­mas y alien­to de bo­rra­chos.

Al­gu­nas fue­ron da­das de ba­ja de la nó­mi­na del in­ver­sio­nis­ta y en­via­das a Cú­cu­ta a bus­car sa­lud en el Hos­pi­tal San Juan de Dios.

Una de ellas, acom­ple­ja­da, en me­dio del llan­to le di­jo al mé­di­co Mi­guel Roberto Gel­vis Sáenz: -Doctor, ten­go una ne­ve­ra.

-No mi­ja, lo que tie­ne es una tre­men­da ve­né­rea. -Doctor, me da sus­to. Tran­qui­la que Ud. lo hi­zo con gus­to.

El ga­leno le for­mu­ló una des­car­ga de in­yec­cio­nes, le re­co­men­dó a la pos­tra­da dar­le me­jor tra­to al apa­ra­to re­fri­ge­ra­dor y le su­gi­rió te­ner cui­da­do pa­ra que pu­die­ra ori­nar tran­qui­la en la ve­jez, en­tre re­cuer­dos de di­si­pa­da ju­ven­tud.

An­te la pro­li­fe­ra­ción de en­fer­mos la com­pa­ñía pe­tro­le­ra bus­có el au­xi­lio del co­rre­gi­dor y la Po­li­cía, y en trío ini­cia­ron fe­roz per­se­cu­ción con­tra el tur­co, a quien los obre­ros en esa oca­sión no de­fen­die­ron por te­mor a la bur­la de­bi­do a las ex­qui­si­te­ces de los exá­me­nes del uró­lo­go.

El ca­brón par­tió ha­cia Ve­ne­zue­la a se­guir con su in­dus­tria en la re­gión del la­go.

La Co­lom­bian Pe­tro­leum Com­pany fun­dó el Cen­tro An­ti­ve­né­reo y a las mu­je­res de la zo­na de to­le­ran­cia co­no­ci­da co­mo El Ho­yi­to las do­tó de ne­ve­ras de ver­dad y les en­se­ñó a exi­gir­le a los clien­tes me­ti­ches con­do­nes.

El nue­ve de abril de 1948 el tur­co Said Lamk Ata­la vol­vió a bri­llar con luz pro­pia en el rma­men­to his­tó­ri­co de la re­gión en uno de sus acos­tum­bra­dos ac­tos de des­tre­za y va­len­tía.

En esa fe­cha, al pa­re­cer un lus­tra­bo­tas ma­tó a ba­la al cau­di­llo li­be­ral Jor­ge Elié­cer Gai­tán y se desató el Bo­go­ta­zo. Los li­be­ra­les de Cú­cu­ta en can­ti­dad de 20 mil se con­gre­ga­ron en el par­que Santander a las cua­tro de la tar­de a pro­tes­tar por el abo­mi­na­ble cri­men con ban­de­ras na­cio­na­les, pabellones ro­jos, pan­car­tas y con­sig­nas con­tra la oli­gar­quía co­lom­bia­na, a la que sin­di­ca­ban de ser la au­to­ra in­te­lec­tual del ase­si­na­to.

El ejér­ci­to se to­mó la Al­cal­día de Cú­cu­ta, apos­tó hom­bres en las cua­tro es­qui­nas, de re­pen­te so­na­ron va­rios dis­pa­ros en­tre la tur­ba­mul­ta y el te­nien­te Mi­guel Sil­va quien co­man­da­ba a los uni­for­ma­dos ca­yó sin vi­da, lo mis­mo los sol­da­dos Ci­priano To­rres y Gus­ta­vo Ca­mar­go.

Un subo cial asu­mió el man­do y dio or­den de fue­go, mu­chos pro­tes­tan­tes ca­ye­ron a tie­rra ba­ña­dos en su pro­pio ujo, el par­que se ti­ñó de co­lo­ra­do y por los desagües co­rría san­gre en for­ma alar­man­te.

En­tre los an­cia­nos so­bre­vi­vien­tes a la pe­que­ña gue­rra hay quie­nes a rman que el au­tor de los dis­pa­ros fue el tur­co Saíd Lamk Ata­la con ba­se a su ins­truc­ción bé­li­ca por ha­ber si­do subo cial de la Po­li­cía, del Ejér­ci­to, en uso de buen re­ti­ro.

Una con­si­de­ra­ble par­ti­da de agi­ta­do­res, en­tre ellos el tur­co per­die­ron la li­ber­tad, pe­ro en cor­to tiem­po re­co­bra­ron el de­re­cho a lo­co­mo­ción por fal­ta de prue­bas.

En ese mo­men­to el país ar­día y se desató la lar­ga oleada de vio­len­cia que en la ac­tua­li­dad des­tro­za a Co­lom­bia.

El Ejér­ci­to esa no­che lle­vó al hos­pi­tal San Juan de Dios va­rios muer­tos, pe­ro el di­rec­tor Ali­rio Sán­chez Men­do­za se ne­gó a re­ci­bir­los pa­ra evi­tar una epi­de­mia de gran­gre­na gaseosa.

Se­gún el ga­leno, los ca­dá­ve­res su­ma­ban de­ce­nas y fue­ron en­te­rra­dos por el cuer­po ar­ma­do en Los Pa­tios con ayu­da de ma­qui­na­ria pe­sa­da.

El can­tan­te Ju­lio García (Bi­ci­cle­to), di­jo ner­vio­so du­ran­te mu­chos años que los oc­ci­sos po­drían ser cua­tro­cien­tos, por­que vio to­do. El di­rec­tor de or­ques­ta Ed­mun­do Vi­lla­mi­zar a rmó que se le hi­zo di­fí­cil sa­lir del par­que a cau­sa de se­gui­dos tro­pie­zos con los ca­dá­ve­res. El jo­ven tra­ba­ja­dor Jo­sé Aris­tó­bu­lo Ro­drí­guez Gon­zá­lez (To­to), pu­do aban­do­nar el cam­po de com­ba­te gra­cias a un mi­li­tar de ape­lli­do Mar­cuc­ci que lo co­no­ció y lo pu­so a sal­vo.

Said Lamk Ata­la con­ci­bió un hi­jo ex­tra ma­tri­mo­nial lla­ma­do Fran­cis­co Ro­drí­guez y nue­ve con su es­po­sa Mar­ga­ri­ta Al­vá­rez: Juan Jo­sé, Saíd Fer­nan­do, Je­sús Ri­car­do, Ger­mán, Fredy, Jai­ro Omar, Cristian, Nel­son Ye­sid y Mar­ga­ri­ta.

Los hi­jos del tur­co Said Lamk Ata­la es­tu­dia­ron di­ver­sas pro­fe­sio­nes y con­for­ma­ron una plé­ya­de de ex­tra­or­di­na­rios ba­lon­ce­tis­tas com­po­nen­tes de la Se­lec­ción Nor­te de Santander. Tres de ellos, Juan Jo­sé, Je­sús Ri­car­do y Mar­ga­ri­ta in­te­gra­ron el quin­te­to de Co­lom­bia en cier­tas opor­tu­ni­da­des.

El her­mano del tur­co Said, Na­ví Lamk Ata­la, na­ció con tem­pe­ra­men­to pa­cí co, ama­ble y se de­di­có du­ran­te la exis­ten­cia al cui­da­do de sus seis hi­jos, a los cua­les sos­tu­vo y les dio es­tu­dio has­ta que su tem­pra­na muer­te se lo per­mi­tió.

Sus des­cen­dien­tes, Na­ví Lamk Va­len­cia, Gui­ller­mo, la her­mo­sa, Yo­lan­da, Jor­ge, Mario, Said y Ma­ría Pa­tri­cia han cum­pli­do con el de­ber ciu­da­dano de cui­dar a los su­yos al es­ti­lo tí­pi­co de los ára­bes.

El tur­co Jo­sé Man­ci­lla Sleby par­tió his­to­ria de la be­lle­za en dos. An­tes del in­dus­trial Man­si­lla Sleby, hom­bres y mu­je­res

iban por se­pa­ra­do a bar­be­rías y sa­lo­nes, pe­ro es­te maes­tro del afei­te y ma­yo­ris­ta de pro­duc­tos ne­ce­sa­rios en el cos­mé­ti­co arre­glo im­por­tó a Co­lom­bia la mo­da uni­sex y des­de en­ton­ces las pa­re­jas se con­fun­den en las sa­las de es­té­ti­ca, lle­nas de cre­ma en ma­nos de co­no­ci­dos pe­lu­que­ros con ge­nial re­sul­ta­do. Su pri­mo Jai­ro Sleby ocu­pó la Al­cal­día de Cú­cu­ta por elec­ción po­pu­lar y de­jó hue­lla en la his­to­ria de la ciu­dad con su tem­pe­ra­men­to ex­tro­ver­ti­do ca­ren­te de las afec­ta­das ce­re­mo­nias pro­to­co­la­rias de los nue­vos ri­cos.

Su pa­dre Jo­sé Sleby hi­zo de la pa­rran­da su me­jor alia­da, for­mó par­te de la gue­rri­lla li­be­ral, la ven­ta in­dis­cri­mi­na­da de mer­can­cía se tor­nó en su pa­sión y to­ma­ba las ar­mas sin mi­ra­mien­to al­guno

Roque Bar­juch en­gen­dró hi­jos que no pa­sa­ron des­aper­ci­bi­dos, en­tre ellos Her­nan­do quien fun­gió co­mo con­se­je­ro pre­si­den­cial y su her­mano Pedro, ge­ren­te na­cio­nal del ICEL. Elías Saad man­tu­vo una re­la­ción es­ta­ble con la ma­tro­na del dis­fru­te Est­her Man­ti­lla y só­lo la muer­te los se­pa­ró lue­go de lar­gos años de con­vi­ven­cia y vi­da útil.

Su her­mano Jor­ge Saad fun­dó una nu­me­ro­sa y só­li­da fa­mi­lia al tiem­po que le dio ini­cio a in­nú­me­ras em­pre­sas.

Jo­sé Sea­de le de­jó edi cios cén­tri­cos a Cú­cu­ta, sus vás­ta­gos Mario y Ger­mán con­ti­nua­ron con la obra y le die­ron a la com­pra ven­ta de bo­lí­va­res un ma­tiz in­dus­trial.

Una ma­ña­na del 9 de agos­to de 1997 un co­man­do se­di­cio­so del ELN ma­tó a ba­la al Se­na­dor Jor­ge Cristo Sahium y su hi­jo Juan Fer­nan­do Cristo Bus­tos, he­re­dó la ban­de­ra y la cu­rul en apos­to­la­do pa­ci sta des­de don­de se ha he­cho en­ten­der a la ho­ra de dis­cer­nir so­bre dis­tin­tos as­pec­tos na­cio­na­les.

El quí­mi­co far­ma­céu­ti­co Eduar­do As­saf El­cu­re tam­bién ocu­pó la al­cal­día de Cú­cu­ta, al­gu­nos car­gos en dis­tin­tas Cor­po­ra­cio­nes, lle­gó a la Go­ber­na­ción de Nor­te de Santander con los vo­tos del pue­blo y el dos de oc­tu­bre de 1989 un in­cen­dio des­tru­yó, en su ad­mi­nis­tra­ción, en for­ma par­cial, la se­de del Go­bierno De­par­ta­men­tal.

Hoy día se es­cu­chan en el trans­cu­rrir fron­te­ri­zo nue­vos ape­lli­dos ára­bes al fren­te de sus al­ma­ce­nes y otros ne­go­cios, en­tre ellos los Mus­ta­fá y los Mer­heb en­ca­be­za­dos por Jor­ge y su her­mano el abo­ga­do y ex mi­nis­tro de Edu­ca­ción li­ba­nés, Fran­co­ise, expulsados de su país por la in­hu­ma­ni­dad de la gue­rra.

Los nue­vos ára­bes ins­ta­la­ron una Mez­qui­ta en un cén­tri­co lu­gar don­de cum­plen con los de­be­res re­li­gio­sos y en su de­bi­do mo­men­to llo­ran con an­sie­dad, per­tur­ba­ción de áni­mo y zo­zo­bra a sus muer­tos.

“El Se­ñor Bar­súm Amín Na­med Es­lag fue lla­ma­do al seno de Alá. Su es­po­sa Ma­ji­be Tur­bay y sus hi­jos Mas­mud, Bi­cha­ra, Sha k, Foat, Sad­dám, Elías, Sim­bad, Mu­sa­lám, Ya­di­ra, So­ra­ya, Zai­ne, Zu­lei­ma y Na­ti­na, con­vo­can al ac­to del se­pe­lio a efec­tuar­se a la caí­da del sol en el Jar­dín de Las Hu­ríes. Al tiem­po in­vi­tan a sus ami­gos, re­la­cio­na­dos y clien­tes, a un ba­ra­ti­llo de te­las a ha­cer­se en se­ñal de due­lo por la for­tu­na per­di­da en los días de tan irre­pa­ra­ble fa­lla eco­nó­mi­ca”.

¡Gran­des di­vi­den­dos en su

tum­ba!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.