El río in­vi­si­ble

Poe­mas de Pa­blo Ne­ru­da

La Opinión - Imágenes - - Poesía - Pa­blo Ne­ru­da

Aniver­sa­rio de la muer­te de Ne­ru­da: He se­lec­cio­na­do es­tos poe­mas in­ten­sos, in­men­sos, cla­ra­men­te re­fle­jo de mis sue­ños… de esa tris­te­za be­lla que me ha­ce digno… Ne­ru­da ha si­do en mi vi­da, jun­to con Eduar­do Co­te La­mus, una in­men­sa re­den­ción ro­mán­ti­ca. Jph.

DES­DE QUE TÚ TE FUIS­TE

Des­de que tú te fuis­te, yo sien­to la amar­gu­ra in­fi­ni­ta de ha­ber­te ca­lla­do tan­tas co­sas: de ha­ber ca­lla­do, már­tir, es­ta blan­da ter­nu­ra que ocul­té co­mo pue­den ocul­tar­se las ro­sas, y de no ha­ber­te di­cho las pa­la­bras fra­gan­tes que lle­va­ba en la bo­ca cui­da­das y su­mi­sas; que es­pe­ré tan­tas ve­ces que sa­lie­ran vi­bran­tes y que siem­pre se he­la­ron en una cruel son­ri­sa. Aho­ra que te fuis­te su­fro el do­lor in­ten­so de ha­ber ca­lla­do, már­tir de mí mis­mo el in­men­so te­so­ro de dul­zu­ra que flo­re­ció en mi amor Pe­ro sé que, si un día vol­vie­ras a mi vi­da, al bus­car va­na­men­te las pa­la­bras per­di­das… se­lla­ría mis la­bios el ocul­to amar­gor.

AQUEL CUEN­TO DE­CÍA

Aquel cuen­to de­cía… Pe­ro, ¿por qué te bus­co, por qué te bus­co tan­to? He cru­za­do los yer­mos, he mo­ja­do con llan­to mi di­fun­ta ale­gría, y por­qué, ama­da mía, por qué te bus­co tan­to? He atra­ve­sa­do lla­nos, mon­tes y tri­ga­la­das por bus­car el te­so­ro de tus ma­nos de se­da y tus tren­zas de oro… (Yo co­no­cí tus tren­zas y tus ma­nos un día por­que el cuen­to de­cía…) Éra­mos tres her­ma­nos. Sa­lió el ma­yor un día por mon­tes y por lla­nos por un vie­jo te­so­ro que no ha­brá de te­ner, y mi her­mano se­gun­do sa­lió a co­rrer el mun­do por ser un hom­bre y por sa­ber… Éra­mos tres her­ma­nos y nin­guno vol­vió a la he­re­dad le­ja­na don­de la ma­dre es­pe­ra. (¡El otro lo­co… era yo!) An­dan­do, an­dan­do, an­dan­do, se han pa­sa­do los años, se han pa­sa­do los me­ses, se han pa­sa­do los días. Mis dos her­ma­nos muer­tos en paí­ses ex­tra­ños, muer­tos sin la ri­que­za ni la sa­bi­du­ría. Pe­ro yo te bus­co lo mis­mo que en los pri­me­ros días por­que ha­ce tan­to tiem­po que te es­pe­ro y aquel cuen­to de­cía…

NOC­TURNO

Es de no­che: me­di­to tris­te y so­lo a la luz de una ve­la ti­ti­lan­te y pien­so en la ale­gría y en el do­lo, en la ve­jez can­sa­da y en ju­ven­tud ga­llar­da y arro­gan­te. Pien­so en el mar, qui­zá por­que en mi oí­do sien­to el tro­pel bra­vío de las olas: es­toy muy le­jos de ese mar te­mi­do del pes­ca­dor que lu­cha por su vi­da y de su ma­dre que lo es­pe­ra so­la. No só­lo pien­so en eso, pien­so en to­do: en el pe­que­ño in­sec­to que ca­mi­na en la char­ca de lo­do y en el arro­yo que ser­pen­tean­do de­ja co­rrer sus aguas cris­ta­li­nas… Cuan­do la no­che lle­ga y es os­cu­ra co­mo bo­ca de lo­bo, yo me pier­do en re­fle­xio­nes lle­nas de amar­gu­ra y en­som­brez­co mi men­te en la in­fi­ni­ta edad de los re­cuer­dos. Se con­clu­ye la ve­la: sus ful­go­res se­me­jan los es­pas­mos de ago­nía de un mo­ri­bun­do. Pá­li­dos co­lo­res el nue­vo día anun­cian y con ellas ter­mi­nan mis ala­das uto­pías.

EL SI­LEN­CIO

Abre el cla­mor de tu pe­ca­do tris­te y vi­ve y vi­bra só­lo y len­ta­men­te. Cuan­do pa­sen los pá­ja­ros hu­mil­des, hom­bre des­con­so­la­do, has de ba­jar la fren­te. En la cum­bre so­no­ra has de te­ner un ges­to de­ci­dor y po­ten­te que anude la cua­ja­da san­ti­tud de las ho­ras en la cá­li­da al­bu­ra de tus ma­nos ar­dien­tes. Que en el no­ble si­len­cio de tu vi­da en­tra­ña­da las pa­la­bras no ten­gan asig­na­cio­nes do­li­das, que to­das las ma­ña­nas, hom­bre, tú só­lo seas el due­ño de tu vi­da. Y co­mo el can­do­ro­so lu­mi­nar de un in­cen­dio su­mi­do en la mon­ta­ña de tus ho­ras se­re­nas, has que reine en tu vi­da la can­ción del si­len­cio co­mo una in­men­sa can­ción bue­na.

LOS DÍAS INÚ­TI­LES

El mal tiem­po me qui­ta­ba de­seos de sa­lir, y a me­di­da que los días co­rrían me iba que­dan­do más so­lo. En las tar­des na­die ve­nía a bus­car­me, y -sin li­bros­las ho­ras res­ba­la­ban so­bre mi ab­sor­ta ac­ti­vi­dad. A ve­ces una ma­la an­gus­tia me ti­ra­ba, he­cho nu­do, so­bre el le­cho. La llu­via caía, den­sa y lar­ga­men­te; los vien­tos ron­can­tes des­cen­dían de los ce­rros: y la luz del cre­púscu­lo se acon­go­ja­ba co­mo una mo­ri­bun­da de­trás de la ven­ta­na que da­ba al río.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.