¿Qué pa­só la No­che de los Cris­ta­les Ro­tos?

La Opinión - Imágenes - - Historia -

An­tes del comienzo de la II Gue­rra Mun­dial y del ex­ter­mi­nio de los ju­díos, tu­vo lu­gar la chis­pa que mo­ti­vó que Ale­ma­nia es­tu­vie­ra a fa­vor de la ma­tan­za.

An­tes del comienzo o cial de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial (el 1 de sep­tiem­bre de 1939), y del ex­ter­mi­nio que su­frie­ron los ju­díos du­ran­te el con ic­to, tu­vo lu­gar la chis­pa que mo­ti­vó te­ner a gran par­te de Ale­ma­nia a fa­vor de es­ta ma­tan­za.

En agos­to de 1938 el go­bierno na­zi em­pe­zó a po­nér­se­lo di­fí­cil a la co­mu­ni­dad ju­día, y can­ce­ló el vi­sa­do de re­si­den­cia a to­dos los ex­tran­je­ros, aun­que lle­va­ran dé­ca­das vi­vien­do en Ale­ma­nia. La me­di­da ex­pul­só a 17.000 ju­díos has­ta la fron­te­ra de Po­lo­nia, don­de per­ma­ne­cie­ron a la in­tem­pe­rie du­ran­te se­ma­nas por­que Po­lo­nia se ne­gó a aco­ger­los.

La fa­mi­lia Grynsz­pan fue una de las mu­chas re­pu­dia­das, ex­cep­to Hers­chel Grynsz­pan, que por ese mo­men­to re­si­día en Pa­rís con su tío, por lo que se sal­vó. En re­pre­sa­lia por la me­di­da, el 9 de no­viem­bre de 1938 Hers­chel dis­pa­ró en la em­ba­ja­da de Pa­rís a un di­plo­má­ti­co ale­mán, Ernst von Rath.

La no­ti­cia co­rrió co­mo la pól­vo­ra, lo que le vino ge­nial a Hitler pa­ra lle­var su cau­sa an­ti­se­mi­ta más allá. En Ale­ma­nia el su­ce­so no tar­dó en cau­sar re­vue­lo, y el go­bierno se en­car­gó de tra­tar la no­ti­cia co­mo un aten­ta­do con­tra la co­mu­ni­dad ale­ma­na.

Esa mis­ma no­che el pue­blo ale­mán ini­ció su ven­gan­za, im­pul­sa­da por el go­bierno, y se lan­za­ron a las ca­lles que­man­do si­na­go­gas, co­mer­cios ju­díos, ca­sas asaltadas… una es­pi­ral de vio­len­cia sin pre­ce­den­tes. To­dos los ju­díos ya eran cul­pa­bles. Só­lo esa no­che, mu­rie­ron más de 100.

Una in­ves­ti­ga­ción re­cien­te del pe­rio­dis­ta e his­to­ria­dor Ar­min Fuh­rer des­ve­ló que la muer­te de aquel di­plo­má­ti­co ale­mán pu­do evi­tar­se. Pro­bó con do­cu­men­tos y tes­ti­mo­nios que tras el aten­ta­do su es­ta­do era es­ta­ble en el hos­pi­tal, has­ta que Hitler, en un ges­to apa­ren­te­men­te so­li­da­rio, man­dó a su mé­di­co per­so­nal pa­ra que le aten­die­se, pe­ro ca­sual­men­te fue en­ton­ces cuan­do su es­ta­do em­peo­ró y nal­men­te fa­lle­ció. La muer­te co­mo un már­tir be­ne cia­ba mu­cho a Hitler, y al pa­re­cer, no de­jó es­ca­par la oca­sión.

Es­ta te­rro­rí ca no­che fue bau­ti­za­da co­mo “La No­che de los Cris­ta­les Ro­tos”, y pa­ra mu­chos fue el ini­cio del ho­lo­caus­to, que aso­ló a la co­mu­ni­dad ju­día du­ran­te mu­chos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.