Ju­bi­leo en las cár­ce­les (Ho­mi­lía)

La Opinión - Imágenes - - Piedad - Juan Pa­blo II 24 de Sep­tiem­bre Día de la Vir­gen de Las Mer­ce­des.

1 “Es­tu­ve (...) en la cár­cel...” (Mt 25, 35-36). Es­tas pa­la­bras de Cris­to han re­so­na­do hoy pa­ra no­so­tros en el pa­sa­je evan­gé­li­co que aca­ba­mos de pro­cla­mar. Nos traen a la men­te la ima­gen de Cris­to que es­tu­vo efec­ti­va­men­te en la cár­cel. Nos pa­re­ce vol­ver­lo a ver en la tar­de del Jue­ves San­to en Get­se­ma­ní: él, la inocen­cia per­so­ni ca­da, es­col­ta­do co­mo un mal­he­chor por los es­bi­rros del Sa­ne­drín, cap­tu­ra­do y lle­va­do an­te el tri­bu­nal de Anás y Cai­fás. Si­guen las lar­gas ho­ras de la no­che a la es­pe­ra del jui­cio an­te el tri­bu­nal ro­mano de Pi­la­to. El jui­cio tie­ne lu­gar la ma­ña­na del Vier­nes san­to en el pre­to­rio: Je­sús es­tá de pie an­te el pro­cu­ra­dor ro­mano, que lo in­te­rro­ga. So­bre su ca­be­za pen­de la de­man­da de con­de­na a muer­te me­dian­te el su­pli­cio de la cruz. Lo ve­mos lue­go ata­do a un pa­lo pa­ra la

age­la­ción. Su­ce­si­va­men­te es co­ro­na­do de es­pi­nas... “Ec­ce ho­mo”, “He aquí al hom­bre”. Pi­la­to pro­nun­ció esas pa­la­bras, tal vez es­pe­ran­do que se pro­du­je­ra una reac­ción de hu­ma­ni­dad en los pre­sen­tes. La res­pues­ta fue: “¡Cru­ci­fí­ca­lo, cru­ci­fí­ca­lo!” (Lc 23, 21). Y cuan­do, por n, le qui­ta­ron las cuer­das de las ma­nos, fue pa­ra cla­var­las en la cruz.

2 Ama­dí­si­mos her­ma­nos y her­ma­nas, an­te no­so­tros, aquí reuni­dos, se pre­sen­ta Je­su­cris­to, el de­te­ni­do. “Es­tu­ve (...) en la cár­cel, y vi­nis­teis a ver­me” (Mt 25, 35-36). Pi­de que lo vean en vo­so­tros, co­mo en mu­chas otras per­so­nas afec­ta­das por di­ver­sas for­mas de su­fri­mien­to hu­mano: “Cuan­tas ve­ces hi­cis­teis eso a uno de es­tos mis her­ma­nos me­no­res, a mí me lo hi­cis­teis” (Mt 25, 40). Se pue­de de­cir que es­tas pa­la­bras con­tie­nen el “pro­gra­ma” del ju­bi­leo en las cár­ce­les, que hoy ce­le­bra­mos. Nos in­vi­tan a vi­vir­lo co­mo com­pro­mi­so en fa­vor de la dig­ni­dad de to­dos, la dig­ni­dad que bro­ta del amor de Dios a to­da per­so­na hu­ma­na.

Doy las gra­cias a to­dos los que han que­ri­do par­ti­ci­par en es­te even­to ju­bi­lar. Di­ri­jo un cor­dial sa­lu­do a las au­to­ri­da­des que han in­ter­ve­ni­do: al se­ñor mi­nis­tro de Jus­ti­cia, al je­fe del de­par­ta­men­to de la Ad­mi­nis­tra­ción pe­ni­ten­cia­ria, al di­rec­tor de es­ta cár­cel, al co­man­dan­te de la po­li­cía, así co­mo a los agen­tes que co­la­bo­ran con él.

So­bre to­do os sa­lu­do a ca­da uno de vo­so­tros, de­te­ni­dos, con afec­to fra­terno. Me pre­sen­to a vo­so­tros co­mo tes­ti­go del amor de Dios. Ven­go a de­ci­ros que Dios os ama y desea que re­co­rráis un iti­ne­ra­rio de reha­bi­li­ta­ción y de

per­dón, de ver­dad y de jus­ti­cia. Qui­sie­ra po­der es­cu­char el re­la­to de la his­to­ria per­so­nal de ca­da uno. Yo no pue­do ha­cer­lo, pe­ro sí lo pue­den ha­cer vues­tros ca­pe­lla­nes, que os acom­pa­ñan en nom­bre de Cris­to. A ellos va mi sa­lu­do cor­dial y mi alien­to.

Sa­lu­do tam­bién a to­dos los que desem­pe­ñan esa ta­rea tan ar­dua en to­das las cár­ce­les de Ita­lia y del mun­do. Ade­más, sien­to el de­ber de ex­pre­sar mi apre­cio a los vo­lun­ta­rios, que co­la­bo­ran con los ca­pe­lla­nes pa­ra es­tar cer­ca de vo­so­tros con ini­cia­ti­vas opor­tu­nas. Tam­bién con su ayu­da, la cár­cel pue­de ad­qui­rir un ras­go de hu­ma­ni­dad y en­ri­que­cer­se con una di­men­sión es­pi­ri­tual, que es im­por­tan­tí­si­ma pa­ra vues­tra vi­da. Es­ta di­men­sión, pro­pues­ta a la li­bre acep­ta­ción de ca­da uno, se ha de con­si­de­rar un ele­men­to de­ter­mi­nan­te pa­ra un pro­yec­to de re­clu­sión más con­for­me a la dig­ni­dad hu­ma­na.

3 Pre­ci­sa­men­te so­bre ese pro­yec­to arro­ja luz el pa­sa­je de la pri­me­ra lec­tu­ra, en el que el pro­fe­ta Isaías tra­za el per­fil del fu­tu­ro Me­sías con al­gu­nos ras­gos sig­ni­fi­ca­ti­vos: “No gri­ta­rá, no ha­bla­rá re­cio ni ha­rá oír su voz en las pla­zas. No rom­pe­rá la ca­ña que­bra­da ni apa­ga­rá la me­cha que se ex­tin­gue. Ex­pon­drá fiel­men­te el de­re­cho, sin can­sar­se ni des­ma­yar, has­ta que es­ta­blez­ca el de­re­cho en la tie­rra” (Is 42, 2-4). En el cen­tro de es­te ju­bi­leo es­tá Cris­to, el de­te­ni­do; al mis­mo tiem­po, es­tá Cris­to, el le­gis­la­dor. Él es el que es­ta­ble­ce la ley, la pro­cla­ma y la con­so­li­da. Sin em­bar­go, no lo ha­ce con pre­po­ten­cia, sino con man­se­dum­bre y con amor. Cu­ra lo que es­tá en­fer­mo, for­ta­le­ce lo que es­tá que­bra­do. Don­de ar­de aún una te­nue lla­ma de bon­dad, la reavi­va con el so­plo de su amor. Pro­cla­ma con fuer­za el de­re­cho, pe­ro cu­ra las he­ri­das con el bál­sa­mo de la mi­se­ri­cor­dia. En el tex­to de Isaías otra se­rie de imá­ge­nes abre la pers­pec­ti­va de la vi­da, de la ale­gría y de la li­ber­tad: el Me­sías fu­tu­ro ven­drá a de­vol­ver la vis­ta a los cie­gos, a “sa­car de las cár­ce­les a los pre­sos” (Is 42, 7). Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas, me ima­gino que so­bre to­do es­tas úl­ti­mas pa­la­bras del pro­fe­ta en­cuen­tran en vues­tro co­ra­zón un eco in­me­dia­to, lleno de es­pe­ran­za.

4 Sin em­bar­go, es pre­ci­so aco­ger el men­sa­je de la pa­la­bra de Dios en su sig­ni­fi­ca­do in­te­gral. La “cár­cel” de la que el Se­ñor vie­ne a sa­car­nos es, en pri­mer lu­gar, aque­lla en la que se en­cuen­tra en­ca­de­na­do el es­pí­ri­tu. La cár­cel del es­pí­ri­tu es el pe­ca­do. ¡Có­mo no re­cor­dar, a es­te res­pec­to, aque­llas pro­fun­das pa­la­bras de Je­sús: “En ver­dad, en ver­dad os di­go que to­do el que co­me­te pe­ca­do es es­cla­vo del pe­ca­do”! (Jn 8, 34). Es­ta es la es­cla­vi­tud de la que él vino en pri­mer lu­gar a li­brar­nos. En efec­to, di­jo: “Si per­ma­ne­céis en mi pa­la­bra, se­réis en ver­dad dis­cí­pu­los míos y co­no­ce­réis la ver­dad, y la ver­dad os ha­rá li­bres” (Jn 8, 31). Por con­si­guien­te, las pa­la­bras de li­be­ra­ción del pro­fe­ta Isaías se han de en­ten­der a la luz de to­da la his­to­ria de la sal­va­ción, que tie­ne su cul­men en Cris­to, el Re­den­tor que car­gó so­bre sí el pe­ca­do del mun­do (cf. Jn 1, 29). Dios quie­re la li­be­ra­ción in­te­gral del hom­bre. Una li­be­ra­ción que no só­lo ata­ñe a las con­di­cio­nes fí­si­cas y ex­te­rio­res, sino que es so­bre to­do li­be­ra­ción del co­ra­zón.

5 Co­mo nos ha re­cor­da­do el após­tol san Pa­blo en la se­gun­da lec­tu­ra, la es­pe­ran­za de es­ta li­be­ra­ción se da en to­da la crea­ción: “La crea­ción en­te­ra has­ta aho­ra gi­me y sien­te do­lo­res de par­to” (Rm 8, 22). Nues­tro pe­ca­do ha al­te­ra­do el plan de Dios, y no só­lo la vi­da hu­ma­na; la crea­ción mis­ma se re­sien­te. Es­ta di­men­sión cós­mi­ca de los efec­tos del pe­ca­do se per­ci­be de for­ma ca­si pal­pa­ble en los desas­tres eco­ló­gi­cos. No me­nos preo­cu­pan­tes son los da­ños pro­vo­ca­dos por el pe­ca­do en la psi­que hu­ma­na, en la bio­lo­gía mis­ma del hom­bre. El pe­ca­do es de­vas­ta­dor. Qui­ta la paz al co­ra­zón y pro­du­ce su­fri­mien­tos en ca­de­na en las re­la­cio­nes hu­ma­nas. Me ima­gino que mu­chas ve­ces, re­pa­san­do vues­tras his­to­rias per­so­na­les o es­cu­chan­do las de vues­tros com­pa­ñe­ros de cel­da, cons­ta­táis es­ta ver­dad.

De es­ta es­cla­vi­tud vie­ne a li­brar­nos el Es­pí­ri­tu de Dios. Él, que es el Don por ex­ce­len­cia que nos ob­tu­vo Cris­to, “vie­ne en ayu­da de nues­tra fla­que­za, (...) abo­gan­do por no­so­tros con ge­mi­dos ine­na­rra­bles” (Rm 8, 26). Si se­gui­mos sus ins­pi­ra­cio­nes, pro­du­ce nues­tra sal­va­ción in­te­gral, “la adop­ción, la re­den­ción de nues­tro cuer­po” (Rm 8, 23).

6 Así pues, es pre­ci­so que sea él, el Es­pí­ri­tu de Je­su­cris­to, quien ac­túe en vues­tro co­ra­zón, que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas de­te­ni­dos. Es ne­ce­sa­rio que el Es­pí­ri­tu San­to pe­ne­tre to­tal­men­te en es­ta cár­cel en la que nos en­con­tra­mos y en to­das las pri­sio­nes del mun­do. Cris­to, el Hi­jo de Dios, qui­so ser de­te­ni­do, de­jó que le ata­ran las ma­nos y lue­go las cla­va­ran en la cruz, pre­ci­sa­men­te pa­ra que el Es­pí­ri­tu pu­die­ra lle­gar al co­ra­zón de to­do hom­bre. Tam­bién don­de los hom­bres es­tán en­ce­rra­dos con los ce­rro­jos de las cár­ce­les, se­gún la ló­gi­ca de una jus­ti­cia hu­ma­na, por lo de­más ne­ce­sa­ria, es pre­ci­so que so­ple el Es­pí­ri­tu de Cris­to, Re­den­tor del mun­do. En efec­to, la pe­na no pue­de re­du­cir­se a una sim­ple di­ná­mi­ca re­tri­bu­ti­va; mu­cho me­nos pue­de trans­for­mar­se en una re­tor­sión so­cial o en una es­pe­cie de ven­gan­za ins­ti­tu­cio­nal. La pe­na y la pri­sión tie­nen sen­ti­do si, a la vez que afir­man las exi­gen­cias de la jus­ti­cia y des­alien­tan el cri­men, con­tri­bu­yen a la re­no­va­ción del hom­bre, ofre­cien­do a quien se ha equi­vo­ca­do una po­si­bi­li­dad de re­fle­xio­nar y cam­biar de vi­da, pa­ra re­in­ser­tar­se ple­na­men­te en la so­cie­dad.

Por con­si­guien­te, per­mi­tid­me que os pi­da que ten­dáis con to­das vues­tras fuer­zas a una vi­da nue­va, en el en­cuen­tro con Cris­to. De es­te vues­tro ca­mino no po­drá por me­nos de ale­grar­se la so­cie­dad en­te­ra. Las mis­mas per­so­nas a quie­nes ha­béis cau­sa­do do­lor sen­ti­rán, qui­zá, que han ob­te­ni­do jus­ti­cia más mi­ran­do vues­tro cam­bio in­te­rior que sim­ple­men­te por ha­ber cum­pli­do la pe­na.

A ca­da uno de vo­so­tros de­seo que ha­ga la ex­pe­rien­cia del amor li­be­ra­dor de Dios. Que des­cien­da so­bre vo­so­tros y so­bre los de­te­ni­dos de to­do el mun­do el Es­pí­ri­tu de Je­su­cris­to, que ha­ce nue­vas to­das las co­sas (cf. Ap 21, 5) e in­fun­da en vues­tro co­ra­zón con­fian­za y es­pe­ran­za.

Que os acom­pa­ñe la mi­ra­da de Ma­ría, “Re­gi­na coeli”, la rei­na del cie­lo, a cu­ya ter­nu­ra ma­ter­na os en­co­mien­do a vo­so­tros y a vues­tras fa­mi­lias, no po­de­mos ol­vi­dar que es­ta cár­cel ro­ma­na se lla­ma “Re­gi­na Coeli”: su nom­bre sus­ci­ta una es­pe­ran­za muy gran­de. Os de­seo a to­dos es­ta es­pe­ran­za.

Juan Pa­blo II

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.