¿Có­mo ac­tuó San­tan­der fren­te al aten­ta­do a Si­món Bo­lí­var?

La Opinión - Imágenes - - Historia - Car­los Bas­ti­das Pa­di­lla

En sep­tiem­bre de 1826, el Li­ber­ta­dor, pre­si­den­te vi­ta­li­cio y dic­ta­dor del Pe­rú, re­gre­só a Bo­go­tá. Ha­bía crea­do a Bo­li­via, re­gi­da por su Cons­ti­tu­ción de Pre­si­den­cia per­pe­tua e irres­pon­sa­ble, que no po­día im­po­ner­se en Co­lom­bia, co­mo lo desea­ba, por cuan­to la Cons­ti­tu­ción de Cú­cu­ta era in­mo­di ca­ble y re­gía has­ta 1831.

Asu­mió la Pre­si­den­cia y se atri­bu­yó fa­cul­ta­des ex­tra­or­di­na­rias. Con­tra el que­rer de San­tan­der y el mo­vi­mien­to re­pu­bli­cano y de­mó­cra­ta que lo se­guía, el Con­gre­so, a ins­tan­cias de Bo­lí­var, con­vo­có una cons­ti­tu­yen­te que de­bía re­unir­se en Oca­ña pa­ra mo­di car la Car­ta.

La Con­ven­ción, don­de mi­die­ron fuer­zas bo­li­va­ria­nos y san­tan­de­ris­tas, aun­que de ma­yo­ría san­tan­de­ris­ta, se reunió el 9 de abril de 1828. Se­sio­nó por tres me­ses, en­tre agi­ta­dos de­ba­tes. Al ca­bo, vien­do los bo­li­va­ria­nos que se im­po­nía el pro­yec­to san­tan­de­ris­ta, se re­ti­ra­ron, y la ma­lo­gra­da Asam­blea se clau­su­ró. Tras es­te fra­ca­so, el 27 de agos­to de 1828, el Li­ber­ta­dor Pre­si­den­te ex­pi­dió el De­cre­to Or­gá­ni­co, por el cual abo­lía la Cons­ti­tu­ción de Cú­cu­ta y su­pri­mía la vi­ce­pre­si­den­cia de la re­pú­bli­ca, en ca­be­za de Fran­cis­co de Pau­la San­tan­der. Con­tra el go­bierno au­to­crá­ti­co y mi­li­ta­ris­ta del Li­ber­ta­dor se or­ga­ni­zó la con­ju­ra que se pre­ci­pi­tó el 25 de sep­tiem­bre si­guien­te. Con­mo­cio­na­do por el aten­ta­do, el Li­ber­ta­dor pen­só en di­mi­tir e in­dul­tar a los com­pro­me­ti­dos; pe­ro, pre­sio­na­do por el ge­ne­ral Ra­fael Ur­da­ne­ta, se­cre­ta­rio de Gue­rra y Ma­ri­na, cam­bió de pa­re­cer y or­de­nó ini­ciar pro­ce­sos con­tra los au­to­res y cóm­pli­ces. El 28, in­te­rro­ga­ron al fran­cés Agus­tín Hor­met so­bre el ob­je­ti­vo del asal­to a la Ca­sa de Go­bierno y res­pon­dió que era “apo­de­rar­se de la per­so­na del ge­ne­ral Bo­lí­var y res­ta­ble­cer en la fuer­za y vi­gor la Cons­ti­tu­ción de Cú­cu­ta”. Y que a quién que­rían po­ner a la ca­be­za del go­bierno, si no era a San­tan­der. Di­jo que pa­ra no dar­le al mo­vi­mien­to un sen­ti­do par­ti­dis­ta, “se cre­yó más po­lí­ti­co (...) nom­brar la co­mi­sión gu­ber­na­ti­va de que se ha he­cho men­ción, pues de es­te mo­do se ale­ja­ba to­da sos­pe­cha de que la re­vo­lu­ción se ha­bía em­pren­di­do en fa­vor de nin­gu­na per­so­na de­ter­mi­na­da”. El mis­mo día le pre­gun­ta­ron a San­tan­der si “tu­vo al­gún an­te­ce­den­te de lo acae­ci­do en la no­che del 25 u oyó al­gu­na ex­pre­sión que pu­die­ra así in­di­car­lo y a quién”. Res­pon­dió que “no te­nía co­no­ci­mien­to de que hu­bie­ra al­gún plan pa­ra ha­cer cual­quier cam­bio, y que aun­que lo hu­bie­ra ha­bi­do no se lo ha­brían co­mu­ni­ca­do”.

Por qué de­cía que ‘no se lo ha­brían co­mu­ni­ca­do’, le cues­tio­na­ron. Re­pli­có que a quien le ha­bla­ba de asun­tos po­lí­ti­cos le de­cía que no que­ría mez­clar­se en na­da, pues so­lo que­ría ir­se del país. A la pre­gun­ta de con quién con­ver­sa­ba de asun­tos po­lí­ti­cos, San­tan­der ci­tó a va­rios, en­tre ellos a Flo­ren­tino Gon­zá­lez.

El 29, juz­ga­dos su­ma­ria­men­te, sen­ten­cia­ron a muer­te a Agus­tín Hor­met, Wen­ces­lao Zu­lái­bar, Ru­de­sin­do Sil­va, Ca­ye­tano Galindo y Jo­sé Ló­pez. Se ab­sol­vió a Pe­dro Ce­les­tino Azue­ro, y se con­de­nó a ocho años de pre­si­dio al co­ro­nel Ra­món No­na­to Gue­rra.

En­co­le­ri­za­do, el Li­ber­ta­dor di­sol­vió el tri­bu­nal, nom­bró al ge­ne­ral Cór­do­ba en el car­go de Ur­da­ne­ta, quien pa­só a ser juez úni­co ins­truc­tor del pro­ce­so. El 30, se lle­va­ron al pa­tí­bu­lo a los pri­me­ros cin­co con­de­na­dos. Lue­go, Ur­da­ne­ta re­vi­só las sen­ten­cias eje­cu­to­ria­das de Ra­món No­na­to Gue­rra y Pe­dro Ce­les­tino Azue­ro, las re­vo­có y los con­de­nó a muer­te.

El 1 de oc­tu­bre, el co­ro­nel Gue­rra, en ca­pi­lla, pi­dió una nue­va de­cla­ra­ción pa­ra re­co­men­dar a su fa­mi­lia “que que­da­ba en la or­fan­dad y en la in­di­gen­cia”. Ur­da­ne­ta apro­ve­chó pa­ra de­cir­le que el Go­bierno “po­dría usar con él al­gu­na in­dul­gen­cia si en la si­tua­ción en que se en­con­tra­ba, pró­xi­mo a dar cuen­tas a Dios, te­nía la fran­que­za de de­cir quié­nes más eran cóm­pli­ces de es­ta cons­pi­ra­ción y quié­nes sus au­to­res”.

Gue­rra di­jo, co­mo lo ha­bía ex­pues­to en su con­fe­sión, que cuan­do Ca­ru­jo se le pre­sen­tó pa­ra ha­blar­le del plan “le di­jo que con­ta­ba con el ge­ne­ral Pa­di­lla y con el ge­ne­ral San­tan­der, ase­gu­rán­do­le que en cuan­to a es­te, lo sa­bía por Flo­ren­tino Gon­zá­lez”; que des­pués fue a ver al ge­ne­ral San­tan­der pa­ra pre­gun­tar­le si eso era cier­to y que el ge­ne­ral “le di­jo que por Dios se de­ja­sen de eso, que eso era com­pro­me­ter­lo más que al Li­ber­ta­dor, que él no desea­ba sino ir­se de Co­lom­bia”.

In­me­dia­ta­men­te, Ur­da­ne­ta man­dó com­pa­re­cer a San­tan­der pa­ra un ca­reo con Ra­món Gue­rra. El Vi­ce­pre­si­den­te, in­cul­pa­do del de­li­to de cons­pi­ra­ción, di­jo en la au­dien­cia que ne­ga­ba el car­go “en las pro­pias pa­la­bras en que se ex­pre­sa­ba el co­ro­nel Gue­rra”.

El 2 de oc­tu­bre, en me­dio de un os­ten­to­so apa­ra­to, el co­ro­nel Gue­rra pa­só al pa­tí­bu­lo acom­pa­ña­do del ge­ne­ral Jo­sé Pru­den­cio Pa­di­lla, quien no tu­vo que ver en el asun­to. El 14, con otro gru­po de cons­pi­ra­do­res fue pa­sa­do por las ar­mas Pe­dro Ce­les­tino Azue­ro, de 21 años. No qui­so con­fe­sar­se. Le di­jo al con­fe­sor: “El úni­co re­mor­di­mien­to que lle­vo al se­pul­cro es el de no ha­ber da­do muer­te al ti­rano de mi pa­tria”.

El 1 de no­viem­bre hu­bo ca­reo en­tre San­tan­der y Flo­ren­tino Gon­zá­lez. San­tan­der ex­pu­so que “sin anuen­cia ni pre­vio co­no­ci­mien­to del ex­po­nen­te, se es­ta­ba pre­pa­ran­do un plan de re­vo­lu­ción con mo­ti­vo del de­cre­to or­gá­ni­co (...) que el ex­po­nen­te no ha

co­mo lo tie­ne ase­gu­ra­do, el plan de con­ju­ra­ción...”. Que una no­che en su ca­sa Gon­zá­lez le pre­gun­tó si por las cir­cuns­tan­cias del país se ve­ri ca­se un cam­bio se pon­dría al fren­te del Go­bierno y le di­jo que no se mez­cla­ría en nin­gu­na cons­pi­ra­ción.

Que lo ha­bía in­vi­ta­do a for­mar so­cie­da­des pa­ra es­tu­diar la si­tua­ción del país, con las cua­les se en­ten­die­ra el Li­ber­ta­dor, pues así es­ta­ría an­te un pro­nun­cia­mien­to na­cio­nal. Y que mien­tras él es­tu­vie­ra en Co­lom­bia “se opon­dría al pro­yec­to que traían en­tre ma­nos”. Gon­zá­lez di­jo que creía “que el ge­ne­ral San­tan­der no tu­vie­se co­no­ci­mien­to al­guno de la con­ju­ra­ción a que se alu­de...”.

Co­mo por to­dos los me­dios se bus­ca­ba com­pro­me­ter a San­tan­der, el Go­bierno co­mi­sio­nó al ge­ne­ral Pe­dro Al­cán­ta­ra He­rrán, in­ten­den­te de Cun­di­na­mar­ca, pa­ra que acor­da­ra con Ca­ru­jo los tér­mi­nos del in­dul­to y la pro­me­sa del sal­vo­con­duc­to pa­ra sa­lir del país, exi­gi­dos por el ve­ne­zo­lano que in­ten­tó ma­tar a Bo­lí­var en Soa­cha, pa­ra en­tre­gar­se y de­cla­rar.

He­rrán le es­cri­bió: “Se­ñor Co­man­ne­ral dan­te Pe­dro Ca­ru­jo. Bo­go­tá, oc­tu­bre 22 de 1828. Yo me ale­gro de ser el ór­gano pa­ra di­ri­gir el sal­vo­con­duc­to que le ofre­cí en los tér­mi­nos en que va. He ha­bla­do al Li­ber­ta­dor so­bre su con­te­ni­do y me ha in­fun­di­do ab­so­lu­ta con an­za. Con­súl­te­se us­ted con­si­go mis­mo y re­suél­va­se sin di­la­ción. Muy sa­tis­fac­to­rio me se­ría ha­ber te­ni­do al­gu­na par­te en la sal­va­ción de su vi­da y me ha­llo de­más de­ci­di­do ab­so­lu­ta­men­te a ha­cer a us­ted cual­quier ser­vi­cio com­pa­ti­ble con mi des­tino pú­bli­co”.

Ese día, pro­vis­to del sal­vo­con­duc­to, se en­tre­gó el je­fe de la cons­pi­ra­ción y ase­sino de Gui­ller­mo Fer­gu­son en el asal­to al pa­la­cio. Lo in­te­rro­ga­ron por 48 ho­ras y, al no ha­llar lo que bus­ca­ban, en­gri­lla­do, lo en­ce­rra­ron en un ca­la­bo­zo y lo ame­na­za­ron de muer­te “por no de­cir na­da de im­por­tan­cia”.

El 2 de no­viem­bre Ca­ru­jo tu­vo des­pués un ca­reo con Gon­zá­lez y con San­tan­der, quien de­cla­ró que una no­che aquel es­tu­vo en su ca­sa, con mo­ti­vo de dar los pa­ra­bie­nes al se­ñor Va­lla­rino, “se­gu­ra­men­te a par­ti­ci­par­le su nue­vo ma­tri­mo­nio”. Que era la se­gun­da vez que se veían en Bo­go­tá. Que ja­más se ha­bían tra­ta­do y que Ca­ru­jo le ha­bló de es­fuer­zos que se es­ta­ban ha­cien­do pa­ra res­ta­ble­cer la Cons­ti­tu­ción. Pe­ro le co­men­tó que ya Gon­zá­lez le ha­bía he­cho so­bre eso al­gu­na in­di­ca­ción, y que le res­pon­dió que se opon­dría a to­do ac­to mien­tras él es­tu­vie­se en Co­lom­bia.

Y acla­ró que cuan­do Ca­ru­jo le di­jo que iban a ma­tar a Bo­lí­var en Soa­cha, le con­tes­tó que “por nin­gún mo­ti­vo se pen­sa­se en ello: que en el mo­men­to fue­ra a im­pe­dir­lo”. Y que Ca­ru­jo le pro­me­tió im­pe­dir el aten­ta­do. Di­jo San­tan­der que él no te­nía na­da que ver con la cons­pi­ra­ción. Que con na­die ha­bía ha­bla­do de eso, y que su nom­bre era usa­do pa­ra ga­nar adep­tos. Ca­ru­jo se de­cla­ró con­for­me con lo ex­pues­to.

El 7 de no­viem­bre, Ur­da­ne­ta sen­ten­ció a la pe­na de muer­te a San­tan­der. El 10, el Con­se­jo de Mi­nis­tros pi­dió la con­mu­ta­ción de la pe­na: “Si con­tra el ge­di­ri­gi­do, San­tan­der exis­tie­ran las prue­bas de su coope­ra­ción en la no­che del 25 (...), el Con­se­jo no ti­tu­bea­ría en acon­se­jar al Li­ber­ta­dor Pre­si­den­te que man­da­se eje­cu­tar la sen­ten­cia pro­nun­cia­da el 7 de es­te mes (...), pe­ro no exis­tien­do es­tas prue­bas (...) y no per­dien­do de vis­ta que el ge­ne­ral San­tan­der ha ma­ni­fes­ta­do que im­pi­dió el ase­si­na­to del Li­ber­ta­dor, que se in­ten­tó co­me­ter en el pue­blo de Soa­cha (...) es de opi­nión que el Go­bierno obra­ría me­jor con­mu­tan­do la pe­na de muer­te en de des­ti­tu­ción de su em­pleo y ex­tra­ña­mien­to de la Re­pú­bli­ca...”.

El Li­ber­ta­dor con­mu­tó la pe­na a San­tan­der por exi­lio per­pe­tuo. ¿Y quién po­dría pa­sar al pa­tí­bu­lo al ge­ne­ral San­tan­der, vi­ce­pre­si­den­te de Co­lom­bia, el hom­bre más im­por­tan­te de la Nue­va Gra­na­da, cuan­do en el sur Oban­do y Ló­pez se le­van­ta­ban pa­ra “im­po­ner freno a la fu­ria del dic­ta­dor y sal­var del su­pli­cio a al­gu­nas per­so­nas com­pro­me­ti­das en el asun­to del 25 de sep­tiem­bre?”.

El 15 de no­viem­bre San­tan­der sa­lió al exi­lio. Ma­nue­la Sáenz (que ya lo ha­bía he­cho fu­si­lar en efi­gie) le pu­so un es­pía pa­ra que la man­tu­vie­ra in­for­ma­da de ca­da pa­so su­yo, y, se­cre­ta­men­te, Bo­lí­var or­de­nó a Ma­riano Mon­ti­lla de­te­ner­lo en Car­ta­ge­na. Nue­ve me­ses lo tu­vie­ron en­ce­rra­do en las bó­ve­das de Bo­ca­chi­ca.

De allí, obli­ga­dos por las exi­gen­cias de no­ta­bles y por su gra­ve es­ta­do de sa­lud, lo en­via­ron a La Guai­ra, pen­san­do en que Páez ex­tre­ma­ría las me­di­das con­tra él; pe­ro el León de Apu­re lo hi­zo em­bar­car pa­ra Ham­bur­go, el 20 de agos­to de 1829. De es­ta ca­ja de Pan­do­ra de la Con­ven­ción de Oca­ña aún si­guen sa­lien­do las ca­la­mi­da­des...

La con­ju­ra fue des­cu­bier­ta por­que uno de los com­plo­ta­dos, bo­rra­cho, con­tó a un sol­da­do que el 28 iban a “jo­der a ese vie­jo Bo­lí­var”. Lo cual pre­ci­pi­tó los he­chos. Pa­ra apo­de­rar­se de Bo­lí­var “vi­vo o muer­to” (mien­tras unas co­mi­sio­nes ata­ca­ban los cuar­te­les), un gru­po de cons­pi­ra­do­res, en­ca­be­za­do por Pe­dro Ca­ru­jo, a la me­dia­no­che asal­tó el pa­la­cio.

Bo­lí­var, des­per­ta­do por los la­dri­dos de los pe­rros y por los gri­tos de “¡Vi­va la li­ber­tad!”, se le­van­tó y, ar­ma­do, qui­so en­fren­tar a sus enemi­gos; pe­ro Ma­nue­la Sáenz lo con­ven­ció de que sal­ta­ra por la ven­ta­na y se pu­sie­se a sal­vo. Ayu­da­do por un cria­do, fue a re­fu­giar­se de­ba­jo del puen­te del Car­men, so­bre las aguas del ria­chue­lo de San Agus­tín, mien­tras Ma­nue­la en­fren­ta­ba a los asal­tan­tes.

Fran­cis­co de Pau­la San­tan­der

Si­món Bo­lí­var

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.