La mal­di­ción de los pue­blos aten­di­dos con mi­ra­das de rá­fa­ga

La Opinión - Imágenes - - Análisis - Se­ra­fín Bau­tis­ta Vi­lla­mi­zar

Así de sen­ci­llo: Con ojos de in­di­fe­ren­cia nos mi­ran des­de la ca­sa gran­de. En es­te pun­to de la geo­gra­fía bo­li­va­ria­na, aquí en la lí­nea di­vi­so­ria y por­tón de la fron­te­ra co­lom­bo-ve­ne­zo­la­na que du­ran­te mu­chos años ha ser­vi­do pa­ra el in­te­rés co­mer­cial, so­cial y de her­man­dad en­tre dos na­cio­nes que han vi­vi­do ba­jo una mis­ma iden­ti­dad idio­má­ti­ca, igua­les idea­les en la idio­sin­cra­sia la­ti­noa­me­ri­ca­na y una si­mi­lar pro­pues­ta co­lec­ti­va de in­ter­cam­bio cul­tu­ral, pa­ra el in­te­rior en mo­men­tos de cri­sis pa­re­cie­ra que no exis- tié­ra­mos; por lo que expreso y te­nien­do en cuen­ta los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos or­ques­ta­dos me­dian­te los os­cu­ros jue­gos de la po­lí­ti­ca, in­for­tu­na­da­men­te se ha con­ver­ti­do di­cho es­pa­cio en un her­vi­de­ro de pro­ble­mas vis­tos con cier­ta apa­tía por las ins­tan­cias o cia­les de am­bos paí­ses, sin que las par­tes en con ic­to se hu­bie­ran de­te­ni­do a pen­sar con ca­be­za fría y co­ra­zón ca­lien­te las te­rri­bles con­se­cuen­cias de des­es­ta­bi­li­za­ción, trau­ma psi­co­ló­gi­co y rup­tu­ra to­tal a la tra­di­ción ci­men­ta­da a tra­vés de la his­to­ria y afe­rra­da a los la­zos de una in­que­bran­ta­ble in­te­gra­ción.

Im­pen­sa­ble que de un mo­men­to a otro y por asun­tos de ran­cio chau­vi­nis­mo y or­gu­llo per­so­nal, apos­tán­do­le a un li­de­raz­go con so­ber­bia y pre­po­ten­cia, com­pa­dres y has­ta ve­ci­nos, se fue­ran a los ex­tre­mos de ins­tau­rar el di­vi­sio­nis­mo, crean­do fan­tas­mas de in­va­sión y per­se­cu­ción co­mo pre­tex­to pa­ra po­der se­guir am­plian­do las bre­chas del ex­pan­sio­nis­mo po­pu­lar.

La arro­gan­te pos­tu­ra de man­da­ta­rios con pen­sa­mien­tos gue­rre­ris­tas, ali­men­tan­do el na­cio­na­lis­mo ba­jo las trin­che­ras de un res­pal­do im­pe­rial, es la que no per­mi­te so­lu­cio­nar las as­pe­re­zas en las me­sas de un diá­lo­go ci­vi­li­za­do, co­mo ocu­rre en otras la­ti­tu­des, si no que se en­va­len­to­nan y pa­san de las ame­na­zas a los he­chos, fo­men­tan­do el éxo­do de ciu­da­da­nos que le hu­yen a los bo­chin­ches y a los rui­dos de los sa­bles.

Asom­bra la pre­ca­ria y crí­ti­ca reali­dad por lo que atra­vie­san, día a día, fa­mi­lias en­te­ras que ne­ce­si­tan bus­car al­ter­na­ti­vas al caos, sa­lir­le al pa­so a las di­fi­cul­ta­des, su­pe­rar in­con­ve­nien­tes, so­bre­po­ner­se a cues­tio­na­das de­ter­mi­na­cio­nes, pe­ro la­men­ta­ble­men­te, con es­tas bra­vu­co­na­das úni­ca­men­te acre­cien­tan aún más la cru­da si­tua­ción; y es que por asun­tos de tra­mi­to­lo­gía, lo­gís­ti­ca y su cien­tes ta­lan­que­ras pa­ra el for­ma­lis­mo de las au­to­ri­da­des, así el re­me­dio que pue­de cu­rar la en­fer­me­dad so­lo se que­da en pan­ta­lla­zos de so­li­da­ri­dad por la exi­gen­cia a la do­cu­men­ta­ción y los re­qui­si­tos de ri­gor, des­cui­dan­do la opor­tu­na aten­ción y esen­cia del re­cur­so hu­mano le­sio­nan­do por los gol­pes in­sen­si­bles de quie­nes des­co­no­cen las do­len­cias del cuer­po y del al­ma de aque­llos que su­fren en car­ne vi­va el des­arrai­go, in­clu­so el aban­dono de sus pro­pie­da­des, ma­te­ria­les o su­bli­mi­na­les, in­clu­yen­do lo sim­bó­li­co.

No hay de­re­cho pa­ra las per­so­nas con un al­to gra­do de hu­ma­nis­mo, co­mo los maes­tros, que tie­nen el com­pro­mi­so de acer­car a los ni­ñez y a la ju­ven­tud, ven­gan de don­de vi­nie­ren, al mirador

del fu­tu­ro, y aho­ra an­te di­chos ca­sos, en tan de­plo­ra­bles con­di­cio­nes es­co­la­res, les co­rres­pon­da aten­der es­tas frá­gi­les vi­das con­fun­di­das y per­di­das en el laberinto de la de­s­es­pe­ran­za, sin pro­yec­ción, hu­yen­do de su te­rri­to­rio, sin am­pa­ro ni res­pe­to por los prin­ci­pios uni­ver­sa­les de los in­fan­tes, sien­do víc­ti­mas de la in­to­le­ran­cia, el mal­tra­to y la di­so­cia­ción en­tre pa­rien­tes, los que se­ma­nas an­tes com­par­tían y se ali­men­ta­ban en un mis­mo fo­gón.

Ver pa­ra creer co­mo lo re­za el re­frán de la sa­bi­du­ría del co­mún, la si­mi­lar ex­pre­sión de los arrai­gos an­ces­tra­les. ¿Es­ta­re­mos lle­gan­do al nal de los tiem­pos?

Aho­ra, so­bre los puen­tes que una vez nos unie­ron, ahí en el vér­ti­ce exac­to de bien­ve­ni­das y des­pe­di­das, el del, “fe­liz via­je y pron­to re­gre­so”, de esos pun­tos de abra­zos lo que exis­te es re­pre­sión, vio­len­cia, e in­ti­mi­dan­tes anun­cios de fue­go. Inau­di­to que el hom­bre de es­tos lu­ga­res en pleno si­glo XXI sea te­ni­do en cuen­ta ex­clu­si­va­men­te co­mo un sim­ple usua­rio a sus des­ca­ra­das in­ten­cio­nes de go­ber­na­bi­li­dad mi­li­tar, uti­li­zán­do­lo, de un la­do pa­ra el otro, de­ján­do­lo a la de­ri­va en es­te clien­te­lis­mo in­sul­so que des­de lue­go ha­ce es­cue­la y abo­na la tie­rra a las ma­las cos­tum­bres, los tor­ci­dos há­bi­tos y las pé­si­mas ma­ñas en un de­ve­nir in­cier­to, usur­pán­do­le la au­to­no­mía y la po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par en asun­tos de­ci­so­rios, per­dien­do has­ta la ma­ni­pu­la­da po­se­sión ideo­ló­gi­ca pues­to que a ve­ces se ol­vi­da el va­lor de la pro­tes­ta, y si la ha­ce, sur­ge el re­cla­mo sin fun­da­men­to y sin los res­pec­ti­vos ar­gu­men­tos pa­ra la reivin­di­ca­ción a sus de­re­chos.

In­for­tu­na­da­men­te con el avan­ce tec­no­ló­gi­co, el afán de la cien­cia y la fan­to­che­ría de los clien­tes de pro­se­guir ga­nán­do­le la ca­rre­ra a la ci­ber­né­ti­ca con sus mi­les de es­tra­te­gias pa­ra ma­ne­jar­nos co­mo idio­tas úti­les, em­pu­ján­do­nos a la de­man­da de apa­ra­tos elec­tró­ni­cos, a tal ra­zón, el ver­du­go del su­fri­mien­to po­se­sio­nó su cas­ti­go en la tra­ve­sía de los de­rro­te­ros sin de­te­ner­nos a pen­sar en el sin n de tras­tor­nos que de­jan es­tas de­ter­mi­na­cio­nes ca­pri­cho­sas. En zo­na de fron­te­ra so­mos Sier­vo sin Tie­rra al vai­vén de un ti­rano, por aho­ra el de turno, que azo­ta a iz­quier­dos y a dies­tros.

En­ton­ces re­nue­vo la mi­ra­da a los lin­de­ros de Bo­lí­var y San­tan­der pa­ra pro­tes­tar an­te la in­di­fe­ren­cia de nues­tros di­ri­gen­tes; y es que los edu­ca­do­res ga­lar­do­na­dos co­mo eles enamo­ra­dos de los abe­ce­da­rios, in­tér­pre­tes del bie­nes­tar co­lec­ti­vo, lí­de­res de pro­ce­sos pe­da­gó­gi­cos en be­ne cio de la es­co­la­ri­dad, in­sis­to, en es­tos ca­sos pa­té­ti­cos a los que es­ta­mos pa­de­cien­do los maes­tros, des­de su al­truis­mo atra­ve­sa­mos por una con­ti­nua re­fle­xión hen­chi­da de pe­si­mis­mo, de so­le­dad y des­am­pa­ro, con su­fi­cien­tes car­gas de in­con­for­mis­mo por el ma­les­tar, las in­jus­ti­cias y la ver­güen­za que ofre­cen los pa­lia­ti­vos o cia­les y que ge­ne­ran los me­dios, ra­dio, pren­sa y te­le­vi­sión, co­mo ofer­ta pa­ra mul­ti­pli­car la ima­gen me­diá­ti­ca, an­te una so­cie­dad de con­su­mo que en su es­tú­pi­da com­pe­ten­cia es­ca­sa­men­te al­can­za a pro­ce­sar pro­duc­tos co­mer­cia­les en pro­mo­ción sin que se to­me en se­rio la gra­ve­dad del con ic­to hu­mano.

La co­mu­ni­ca­ción por par­te de quie­nes abor­dan los sa­be­res, el co­no­ci­mien­to y la in­for­ma­ción, en es­tos ca­sos de­be ser cri­ti­ca, pe­ro a su vez res­pon­sa­ble en la emi­sión del dis­cur­so, cla­ro en el ma­ne­jo de la pa­la­bra y prio­ri­ta­ria­men­te mi­sio­nal pa­ra in­vi­tar a na­ve­gar por los ca­na­les del en­ten­di­mien­to, por su­pues­to que, sin fal­tar­le a la ver­dad, con ob­je­ti­vi­dad y sin to­mar par­ti­do na­da más que pa­ra la in­ter­pre­ta­ción im­par­cial, con una vi­sión sen­sa­ta ajus­ta­da a la reali­dad y a la trans­pa­ren­cia, so­bre el pa­tio de las evi­den­cias.

Pa­ra ir con­clu­yen­do, to­man­do los con­cep­tos plan­tea­dos al prin­ci­pio de es­te in­sig­ni can­te co­men­ta­rio, los del mon­tón re­li­gio­sa­men­te so­mos fer­vien­tes usua­rios de su­ce­sos sal­pi­ca­dos con pé­si­mas pro­pa­gan­das, que lee­mos fren­te a los pe­rió­di­cos o ve­mos en los apa­ra­tos que ven­den las no­ti­cias del mo­men­to, pe­ro no ob­ser­va­mos o no ana­li­za­mos a pro­fun­di­dad las te­rri­bles con­se­cuen­cias y el per­jui­cio que nos pue­den cau­sar con ama­ña­das in­ten­cio­nes las no­ve­do­sas pro­gra­ma­do­ras del ver­bo y las imá­ge­nes, las que dis­fru­tan los car­bo­ne­ros e in­cen­dia­rios, esos mis­mos hi­jos de la de­mo­nia­ca di­so­cia­ción.

En re­su­mi­das cuen­tas, a quie­nes os­ten­tan el po­der y pa­ra los dis­traí­dos, una ad­ver­ten­cia: No sea­mos co­mo los fo­ras­te­ros, no pa­se­mos de lar­go por Cú­cu­ta; a nues­tra ciu­dad no se le pue­de ver con los ojos en rá­fa­ga. De­be­mos de­te­ner­nos en sus ca­lles, en la ale­gría de sus gen­tes por­que el amor del pue­blo no es de po­cas pa­la­bras. Que la si­guien­te ex­pre­sión, pa­sa­dos los acia­gos mo­men­tos del con ic­to, sea pa­ra la ad­mi­ra­ción por es­ta her­mo­sa geo­gra­fía, so­ñan­do ob­via­men­te con un por­ve­nir dis­tin­to al de los odios y los irres­pe­tos y pa­ra que con­tem­ple­mos en un fu­tu­ro in­me­dia­to, el uni­ver­so hu­mano con una sa­gra­da vi­sión ce­les­tial, el afec­to, el ca­ri­ño de los dio­ses y el mis­mo apre­cio que prio­ri­ta­ria­men­te se le tie­ne a la fa­mi­lia, esa gran­dio­sa obra di­vi­na he­cha por el pro­pie­ta­rio de es­te y otros mun­dos po­si­bles.

En tiem­pos de in er­nos y egoís­mos, na­da me­jor co­mo ha­bi­tar los es­pa­cios de la re­con­ci­lia­ción; ne­ce­si­ta­mos vi­vir en paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.