San Ra­fael de los vien­tos

La Opinión - Imágenes - - Libro - Jor­ge Me­lén­dez Sán­chez

Cuan­do ini­cié la lec­tu­ra de es­ta no­ve­la ima­gi­né que me lle­va­ban en dos ni­ve­les. Uno co­rres­pon­día al tí­tu­lo, una su­ge­ren­cia de la po­bla­ción ex­pues­ta al vien­to. Otro me in­si­nua­ba la fo­to­gra­fía ur­ba­na de Aran­za­zu, el so­lar na­ti­vo del au­tor. Dos as­pec­tos irre­nun­cia­bles de Jo­sé Mi­guel Al­za­te que no lo­gran con­tra­po­ner­se.

Un pri­mer as­pec­to es el pro­ta­go­nis­mo del es­pa­cio geo­grá co a lo lar­go de to­da la no­ve­la. Sus ca­lles te­ji­das por la adap­ta­ción de las pen­dien­tes cor­di­lle­ra­nas, son los par­ques que acu­san la de­fo­res­ta­ción, es el tem­plo ca­tó­li­co en el cual con uyen to­dos los po­bla­do­res, es la ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va don­de se for­man los jó­ve­nes, es la que­bra­da que pro­te­ge aman­tes y mis­te­rios. Es, en fín, la po­bla­ción que qui­so ca­mu ar Jo­sé Mi­guel Al­za­te con la in­ten­ción de su­pe­rar la cró­ni­ca. Las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas ha­rán lo de­más en los pro­ta­go­nis­tas.

La ver­dad es que mu­chos de los lec­to­res sa­brán que no fue po­si­ble ocul­tar el nom­bre de la po­bla­ción por­que la me­mo­ria se re­sis­te a ce­der con los re­cuer­dos in­fan­ti­les. Mu­chos, ade­más, re­cor­da­mos que Aran­za­zu fue fru­to de la co­lo­ni­za­ción an­tio­que­ña y, por lo tan­to, es un pue­blo que con­ser­va las cos­tum­bres de una ra­za que des­bro­zó mon­ta­ñas, co­mo nos lo mues­tra el au­tor en una pro­sa que tie­ne en­can­to. En es­te li­bro apa­re­ce la di­dác­ti­ca de un es­cri­tor que desea res­ca­tar raí­ces ge­nea­ló­gi­cas y el de­ve­nir ge­ne­ra­cio­nal com­pro­me­ti­do con el pre­sen­te.

En­ton­ces los ape­lli­dos jue­gan en los per­so­na­jes des­ta­ca­dos. Uni­dos a las me­mo­rias de las vi­vien­das, de los edi cios pú­bli­cos y de to­dos los rin­co­nes, el diá­lo­go de las au­to­ri­da­des con los in­quie­tos ciu­da­da­nos pro­mue­ve el desen­la­ce de las ex­pec­ta­ti­vas de me­jo­ra­mien­to pú­bli­co. Su­pon­go que el nom­bre del al­cal­de, Ga­briel Zu­lua­ga, es real. Co­mo tam­bién su­pon­go que Ju­ve­nal Bus­ta­man­te es fru­to de la ima­gi­na­ción.

En San Ra­fael de los Vien­tos la evo­lu­ción del mun­do so­cio­eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co em­pie­za a des­en­tra­ñar los con­flic­tos. Ha­bien­do res­ca­ta­do per­so­na­jes que tu­vie­ron im­por­tan­cia en la vi­da de Aran­za­zu, apa­re­ce Ju­ve­nal Bus­ta­man­te, un hom­bre dis­pues­to a des­ta­car­se en el li­de­raz­go lo­cal ya sea pro­mo­vien­do protestas es­tu­dian­ti­les o de­fen­dien­do cau­sas so­cia­les. Lo que pro­mue­ve se jus­ti ca en ne­ce­si­da­des bá­si­cas co­mo la sa­lud, agi­tan­do re­cla­mos en bien de la ciu­da­da­nía. El dis­cur­so que pro­nun­cia en la Pla­za de Bo­lí­var es al mis­mo tiem­po un ale­ga­to con­tra la co­rrup­ción.

Las ban­de­ras que agi­ta el per­so­na­je prin­ci­pal, un hom­bre que tra­ba­ja por la co­mu­ni­dad, la com­par­ten las mis­mas au­to­ri­da­des por­que for­man par­te de las obli­ga­cio­nes ge­ne­ra­les del Es­ta­do con la po­bla­ción. Cuan­do el al­cal­de le pi­de que de­nun­cie el pé­si­mo ser­vi­cio de las EPS lo ha­ce por­que es cons­cien­te de la ne­ce­si­dad de que se me­jo­ren los ser­vi­cios de aten­ción en sa­lud. Con esa re­fe­ren­cia a lo na­cio­nal apa­re­ce el pun­to má­xi­mo del con ic­to en San Ra­fael de los Vien­tos, fa­ci­li­tan­do en­ten­der­lo. La gen­te del pue­blo es­tá fa­mi­lia­ri­za­da con la pro­ble­má­ti­ca ex­pues­ta.

Cuan­do el te­nien­te Mo­ra­les quie­re mos­trar­se se­dien­to de ven­gan­za por la lu­ju­ria que le roe el or­gu­llo en la pre­ten­sión de una con­quis­ta amo­ro­sa, el te­mor es la acu­sa­ción co­lec­ti­va al abu­so po­ten­cial­men­te mor­tal en los tér­mi­nos del tiem­po. Afor­tu­na­da­men­te, di­ría­mos, to­do se re­sol­vió con me­ca­nis­mos le­ga­les, ba­jo las pre­ven­cio­nes pro­pias del que ve mo­de­los de vio­len­cia an­te los cua­les el mis­mo Es­ta­do pa­re­ció ca­llar. Es aquí don­de apa­re­ce un al­cal­de com­pro­me­ti­do con evi­tar la tra­ge­dia, pe­ro que al nal na­da pue­de ha­cer pa­ra im­pe­dir el ase­si­na­to de la her­mo­sa Ro­sa­lin­da Pin­zón.

La am­pli­tud con la que Jo­sé Mi­guel Al­za­te pre­sen­ta el desen­la­ce de la re­la­ción amo­ro­sa en­tre Ro­sa­lin­da y Ju­ve­nal Bus­ta­man­te nos obli­ga a in­vi­tar al lec­tor a en­trar en ese mun­do de ape­lli­dos con his­to­ria, co­mo cuan­do men­cio­na a César Mon­to­ya Ocam­po o a Fe­ní­bal Ra­mí­rez Ser­na. Un Al­za­te en­cum­bra­do en el ma­ne­jo de la pa­la­bra nos re­crea la vi­da co­ti­dia­na de un pue­blo mar­ca­do por su acen­dra­da fe en Dios y por su fer­vo­ro­so con­ser­va­tis­mo. La chiva de Ro­ber­to Mon­tes, el ta­xi que ma­ne­ja­ba La Ba­la, el ca­fé don­de ma­ta­ron a Eli­seo Ca­cho y la pre­sen­cia en la zo­na de to­le­ran­cia de la mo­na Mi­riam nos dan la ima­gen de un pue­blo sa­cu­di­do por vien­tos de ale­gría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.