Ca­mi­lo To­rres Te­no­rio

La Opinión - Imágenes - - Independencia - Pa­blo Emi­lio Ra­mí­rez Cal­de­rón

Ca­mi­lo To­rres, cons­ti­tu­ye uno de los ele­men­tos más re­pre­sen­ta­ti­vos de la in­de­pen­den­cia de la Nue­va Gra­na­da, no so­lo por su de­ter­mi­na­ción de con­tri­buir a la es­truc­tu­ra­ción de la causa eman­ci­pa­do­ra, sino por sus muy im­por­tan­tes ac­ti­vos co­mo in­te­lec­tual de­ri­va­dos de su pro­fe­sión de abo­ga­do, in­ves­ti­ga­dor y po­lí­ti­co. Quie­nes di­ri­gie­ron la re­con­quis­ta, no en­con­tra­ron otro ca­mino que el fu­si­la­mien­to co­bar­de e ig­no­mi­nio­so, de quien con tan­ta cla­ri­dad des­en­mas­ca­ra­ba el opro­bio y con­de­na­ba el ab­so­lu­tis­mo im­pe­ran­te.

El 5 de oc­tu­bre del año pa­sa­do, se cum­plie­ron dos si­glos, del cruel y sal­va­je ase­si­na­do del ilus­tre ju­ris­con­sul­to co­lom­biano Ca­mi­lo To­rres Te­no­rio, or­de­na­do por el san­gui­na­rio ge­ne­ral es­pa­ñol Pa­blo Mo­ri­llo, en cum­pli­mien­to de las ór­de­nes ema­na­das del opre­sor rey Fer­nan­do VII, des­cen­dien­te del cri­mi­no­so rey Fer­nan­do el Ca­tó­li­co, quien no tu­vo in­con­ve­nien­te de ase­si­nar a su yerno el rey Fe­li­pe el Her­mo­so ca­sa­do con su hi­ja la rei­na Jua­na la Lo­ca, con el n de con­so­li­dar su cues­tio­na­do man­da­to.

El doc­tor Ca­mi­lo To­rres Te­no­rio, pró­cer de la In­de­pen­den­cia, na­ció en Po­pa­yán el 22 de no­viem­bre de 1776 y ase­si­na­do el 5 de oc­tu­bre de 1816, a los 50 años de edad. Su ase­si­na­to ho­rro­ro­so y ma­ca­bro, no po­día ser sino el fru­to de la men­te cri­mi­no­sa de nuestros con­quis­ta­do­res, a quie­nes les de­be­mos la he­ren­cia ca­fre­ril de quie­nes do­mi­na­ron la Amé­ri­ca del Sur. El cri­men de que se le acu­só, fue lu­char por la in­de­pen­den­cia del país, a tra­vés de sus ac­ti­vi­da­des in­te­lec­tua­les, co­mo la di­vul­ga­ción del Me­mo­rial de Agra­vios, rme re­cla­mo a las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las, por una jus­ta re­pre­sen­ta­ción de las co­lo­nias ame­ri­ca­nas an­te las cor­tes es­pa­ño­las. Fue fu­si­la­do, lue­go ahor­ca­do, su ca­be­za cer­ce­na­da de su cuer­po y ex­hi­bi­da en una jau­la en la calle 24, a mer­ced de las aves de ra­pi­ña, pa­ra es­car­mien­to del pue­blo, que bien pron­to dio al sue­lo con las opre­so­ras au­to­ri­da­des co­lo­nia­les.

(Ca­mi­lo To­rres Te­no­rio, es bien di­fe­ren­te del cu­ra gue­rri­lle­ro Ca­mi­lo To­rres Res­tre­po, de su mis­mo nom­bre, so­ció­lo­go re­vo­lu­cio­na­rio, muerto en las mon­ta­ñas de San­tan­der, en Pa­tio­ce­men­to, el 15 de fe­bre­ro de 1966).

Es­tu­dió en el se­mi­na­rio de Po­pa­yán, cuan­do era rec­tor, el cu­ra Juan Ma­riano Gri­jal­va, pro­fe­sor Jo­sé Fé­lix de Res­tre­po, y con­dis­cí­pu­los Fran­cis­co An­to­nio Zea y otros emi­nen­tes com­pa­trio­tas, rmes lu­cha­do­res por la In­de­pen­den­cia. Del se­mi­na­rio, sa­lió a los 22 años, pa­ra San­ta­fé a es­tu­diar Jurisprudencia en la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio; allí ob­tu­vo el tí­tu­lo de ba­chi­ller en De­re­cho Ca­nó­ni­co en 1790, y el de doc­tor en 1791. El co­le­gio Ma­yor lo hi­zo con­ci­lia­rio y pro­fe­sor y a los 26 años vi­ce­rrec­tor; en ju­lio de 1794, fue re­ci­bi­do co­mo abo­ga­do de la Real Au­dien­cia de San­ta­fé.

La se­mi­lla de la in­su­rrec­ción de los co­mu­ne­ros, no ha­bía muerto y en 1794 se pro­du­jo la lla­ma­da cons­pi­ra­ción de los pas­qui­nes, ins­pi­ra­da por la tra­duc­ción de Los De­re­chos del Hom­bre y el Ciu­da­dano, la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa y la in­de­pen­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, lo cual ori­gi­nó cár­cel y exi­lio pa­ra mu­chos gra­na­di­nos y un pro­ce­so con­tra alum­nos del co­le­gio Ma­yor del Ro­sa­rio, en­tre ellos Ca­mi­lo To­rres a quien le alla­na­ron su bi­blio­te­ca, de don­de se lle­va­ron nu­me­ro­sos li­bros de De­re­cho en fran­cés, pa­ra la In­qui­si­ción.

Se opu­so a la in­va­sión de Es­pa­ña por Na­po­león y lo ma­ni­fes­tó pú­bli­ca­men­te, in­clu­so has­ta el 20 de ju­lio de 1810. Se ce­le­bra­ron elecciones pa­ra de­sig­nar re­pre­sen­tan­tes an­te las Cor­tes de Se­vi­lla, má­xi­ma au­to­ri­dad y Ca­mi­lo To­rres, que­dó co­mo ase­sor del ca­bil­do san­ta­fe­re­ño, oca­sión en la cual, es­cri­bió el fa­mo­so Me­mo­rial de Agra­vios, en el cual cri­ti­ca­ba la po­ca re­pre­sen­ta­ción de las co­lo­nias ame­ri­ca­nas, an­te di­chas Cor­tes, cri­ti­ca­ba la po­lí­ti­ca del im­pe­rio con­tra las co­lo­nias, a las cua­les ex­plo­ta­ba, se lle­va­ba sus ri­que­zas y po­co les da­ba, y exi­gía la igual­dad de de­re­chos po­lí­ti­cos en­tre crio­llos y pe­nin­su­la­res.

Par­ti­ci­pó de im­por­tan­te ma­ne­ra en los acon­te­ci­mien­tos del 20 de ju­lio de 1810, cuan­do se dio el gri­to de in­de­pen­den­cia e hi­zo par­te de la Jun­ta Suprema de San­ta­fé, rmó el Ac­ta de In­de­pen­den­cia, que él mis­mo re­dac­tó; fue ele­gi­do pa­ra el Co­le­gio Elec­to­ral de Cun­di­na­mar­ca en enero de 1811; lue­go fue ele­gi­do se­cre­ta­rio del Co­le­gio Elec­to­ral. De­fen­dió las ideas fe­de­ra­lis­tas en el go­bierno, lo cual lo en­fren­tó a las ideas cen­tra­lis­tas de don An­to­nio Na­ri­ño, fue pre­si­den­te de las Pro­vin­cias Uni­das en­tre 1812 y 1814, en­fren­ta­do al Pre­cur­sor por las for­mas de go­bierno pro­pi­cia­das por és­te.

Des­de 1812, man­tu­vo bue­na amis­tad con el ge­ne­ral Si­món Bo­lí­var, y la Nue­va Gra­na­da con Ve­ne­zue­la en la lu­cha por la in­de­pen­den­cia. Des­pués de la in­va­sión de Pa­blo Mo­ri­llo, en­tre 1815 y 1816, Ca­mi­lo To­rres fue Je­fe de Go­bierno por se­gun­da vez, des­pués de la in­va­sión del lla­ma­do pa­ci ca­dor, quien el 26 de ma­yo de 1816, en­tró a San­ta­fé y es­ta­ble­ció el Con­se­jo de Gue­rra Per­ma­nen­te y el Con­se­jo de Pu­ri ca­ción la Jun­ta de Secuestros, quie­nes dis­pu­sie­ron de los bie­nes, la li­ber­tad y la vi­da de los pa­trio­tas. El doc­tor Ca­mi­lo To­rres emi­gró ha­cia el sur del país, don­de se creía más se­gu­ro; las tro­pas de Juan Sá­mano lo apre­sa­ron en ju­lio de 1816, lo re­mi­tie­ron a Po­pa­yán y des­pués a San­ta­fé, don­de lle­gó el 2 de oc­tu­bre; el 4 fue el con­se­jo de gue­rra y el 5 fue ase­si­na­do, des­pués de qui­tar­le los bie­nes; su ca­be­za, ya lo di­ji­mos fue ex­hi­bi­da, pa­ra es­car­nio pú­bli­co, a la sa­li­da de San­ta­fé, has­ta el ca­tor­ce del mes, cuan­do Mo­ri­llo per­mi­tió le die­ran se­pul­tu­ra, por ser el cum­plea­ños del rey Fer­nan­do VII.

Ca­mi­lo To­rres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.