La esen­cia del pen­sa­mien­to hin­dú

La Opinión - Imágenes - - Religión - H.H Swa­mi Ra­mesh­wa­ra­nan­da Gi­ri Maha­raj

Por hin­duis­mo se co­no­ce, en Oc­ci­den­te, al con­jun­to de es­truc­tu­ras e ins­ti­tu­cio­nes religiosas y so­cia­les tra­di­cio­na­les de la In­dia. Lla­ma­mos glo­bal­men­te ”hin­dúes” a los in­dios que no se de­cla­ran per­te­ne­cien­tes a otra doc­tri­na im­plan­ta­da en la In­dia, a sa­ber, el is­lam, el jai­nis­mo o el sik­his­mo. El pun­to en co­mún de to­dos los hin­dúes es la fe en la ley del kar­ma. La lle­ga­da de los pue­blos in­do-eu­ro­peos a la In­dia mar­có el co­mien­zo de la era vé­di­ca. Los pro­fe­tas, los san­tos y los Ava­tâ­ras (“En­car­na­cio­nes de la Con­cien­cia Di­vi­na en la tie­rra”) , re­co­pi­la­ron en los Sh­ru­ti (“tex­tos sa­gra­dos”), los co­no­ci­mien­tos y las ver­da­des es­pi­ri­tua­les que ha­bían descubierto y que cons­ti­tu­yen ac­tual­men­te la ba­se y la sus­tan­cia de la vi­da re­li­gio­sa hin­dú. Asi­mis­mo, di­cho co­no­ci­mien­to ha per­ma­ne­ci­do abier­to has­ta nuestros días a to­da sa­bi­du­ría ver­da­de­ra, y es así co­mo “La Ley Eter­na del Sa­nâ­ta­na Dhar­ma” dio pa­so a las nue­vas ideas y a las nue­vas fuen­tes de sa­bi­du­ría es­pi­ri­tual que en­con­tra­ron tam­bién lu­gar en ella.

De to­dos los sis­te­mas de pen­sa­mien­to hin­dú, la lo­so­fía Ve­dan­ta es el más es­tre­cha­men­te li­ga­do a la re­li­gión in­dia. El Ve­dan­ta es una ex­pre­sión muy an­ti­gua del pen­sa­mien­to hin­dú. Se tra­ta de un pen­sa­mien­to me­ta­fí­si­co que guar­da cier­to pa­re­ci­do con la re­li­gión, pe­ro sin in­cluir nin­gún dog­ma, pues el Ve­dan­ta no se ha­ya vin­cu­la­do a nin­gu­na creen­cia par­ti­cu­lar ni a nin­gu­na per­so­na­li­dad, ni si­quie­ra a un li­bro sa­gra­do, de­jan­do en es­te as­pec­to un mar­gen tan am­plio de li­ber­tad que re­sul­ta di­fí­cil re­du­cir­lo a lo que ge­ne­ral­men­te se en­tien­de por re­li­gión. No se re ere a un Dios ex­te­rior a no­so­tros; in­sis­te con fuer­za en la di­vi­ni­dad que hay den­tro de no­so­tros. Dios es in ni­to. Es­tá en to­das par­tes, es tras­cen­den­te. Dios es Es­pí­ri­tu. Si Lo bus­ca­mos por me­dio del Es­pí­ri­tu, po­dre­mos al­can­zar la rea­li­za­ción del Ab­so­lu­to o Reali­dad Suprema. El Ve­dan­ta di­ce que es ese nues­tro ideal y nues­tro de­ber. El ob­je­ti­vo de nues­tra vi­da en la tie­rra.

En la In­dia exis­ten seis sis­te­mas fi­lo­só­fi­cos de­no­mi­na­dos Dars­ha­na. Es­tos, no fue­ron re­co­gi­dos por es­cri­to has­ta mu­cho des­pués, aun­que su ori­gen se re­mon­ta a los an­ti­guos tiem­pos vé­di­cos. El desa­rro­llo del Ve­dan­ta, con­si­de­ra­do por los eru­di­tos tan­to en la In­dia co­mo en oc­ci­den­te co­mo “la cum­bre de la lo­so­fía hin­dú”, cu­bre la du­ra­ción en­te­ra de la exis­ten­cia de la lo­so­fía in­dia des­de el Rig­ve­da has­ta los mo­vi­mien­tos re­for­mis­tas de los dos úl­ti­mos si­glos.

Los prin­ci­pa­les mo­vi­mien­tos re­li­gio­sos en In­dia son el vais­na­vis­mo, el shi­vais­mo y el shak­tis­mo. Sin em­bar­go, el tan men­cio­na­do brah­ma­nis­mo, no jue­ga un pa­pel tan re­le­van­te en ese país co­mo ha­bi­tual­men­te le atri­bui­mos en Oc­ci­den­te.

La in uen­cia del bu­dis­mo, del is­lam, del cris­tia­nis­mo, del jai­nis­mo y de los par­sis con­tri­bu­yó igual­men­te a la evo­lu­ción his­tó­ri­ca y re­li­gio­sa del Sa­nâ­ta­na Dhar­ma, así co­mo a su cons­tan­te ex­pan­sión geo­grá ca. En el Rig­ve­da, el más an­ti­guo de los Ve­das, en­con­tra­mos es­ta fra­se sig­ni

ca­ti­va – ”Ekam sat Vi­pra Bahud­hâ Va­dan­ti” – só­lo hay una úni­ca Ver­dad, pe­ro los sa­bios le dan dis­tin­tos nom­bres.

En nuestros días la vi­da del mís­ti­co hin­dú Sri Ra­ma­krish­na Pa­ra­maham­sa (1836 – 1886) cons­ti­tu­ye un tes­ti­mo­nio vi­vo de es­ta Ver­dad; él su­po, a lo lar­go de su exis­ten­cia, prac­ti­car las vías de dis­tin­tas re­li­gio­nes pa­ra lle­gar, ca­da vez, a la mis­ma ex­pe­rien­cia de la Ilu­mi­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.