‘Or­lan­do Fu­rio­so’ de Lu­do­vi­co Arios­to

La Opinión - Imágenes - - Portada -

Or­lan­do fu­rio­so es un poe­ma épi­co ca­ba­lle­res­co de Lu­do­vi­co Arios­to, pu­bli­ca­do en 1532. Se com­po­ne de cua­ren­ta y seis can­tos es­cri­tos en oc­ta­vas (ca­si 40.000 ver­sos) con per­so­na­jes del ci­clo ca­ro­lin­gio, del ci­clo bre­tón e in­clu­so de al­gu­nos ins­pi­ra­dos en la li­te­ra­tu­ra clásica grie­ga y la­ti­na. Es una con­ti­nua­ción del Or­lan­do enamo­ra­do de Mat­teo Ma­ria Boiar­do. Allá don­de de­jó és­te inaca­ba­da su obra, la de­rro­ta de Car­lo­magno en los Pi­ri­neos por los mo­ros, arran­ca el Arios­to la su­ya.

La obra es un con­ti­nuo en­tre­la­zar­se de his­to­rias de per­so­na­jes en­con­trán­do­se y dis­tan­cián­do­se; una te­la de di­ver­sos hi­los pa­ra­le­los que sa­be te­jer el au­tor.

Un te­ma épi­co re­pre­sen­ta­do por la lu­cha en­tre mo­ros y cris­tia­nos y los dis­tin­tos com­ba­tes en­tre los hé­roes del poe­ma. Las da­mas, hé­roes, ar­mas y de­co­ros, amor y au­da­ces obras aho­ra can­to del tiem­po aquel en que cru­za­ron mo­ros de Áfri­ca el mar, y a Fran­cia die­ron llan­to. El te­ma amo­ro­so cu­ya

gu­ra cen­tral es An­gé­li­ca y el se­cun­da­rio más so­bre­sa­lien­te Or­lan­do. Uno de es­tos su­ce­sos amo­ro­sos es el que da nom­bre a la obra, «cuan­do ha­lló [don Rol­dán] en una fuen­te las se­ña­les de que An­gé­li­ca la Be­lla ha­bía co­me­ti­do vi­le­za con Me­do­ro, de cu­ya pe­sa­dum­bre se vol­vió lo­co, y arran­có los ár­bo­les, en­tur­bió las aguas de las cla­ras fuen­tes, ma­tó pas­to­res, des­tru­yó ga­na­dos, abra­só cho­zas, derribó ca­sas, arras­tró ye­guas, e hi­zo otras cien mil in­so­len­cias dig­nas de eterno nom­bre y es­cri­tu­ra», se­gún nos cuen­ta don Qui­jo­te an­tes de em­pren­der su pe­ni­ten­cia en Sie­rra Mo­re­na. Di­ré de Or­lan­do en es­te mis­mo trino co­sa no di­cha nun­ca en pro­sa o ri­ma, pues lo­co y en fu­ror de amor de­vino hom­bre que an­tes go­zó por sa­bio es­ti­ma. El te­ma lau­da­ta­rio de exal­ta­ción de la Casa d’Es­te, se­ño­res de Fe­rra­ra.

La ac­ción se desa­rro­lla en la is­la en­can­ta­da de la he­chi­ce­ra Al­ci­na, que, aun­que vie­ja y fea apa­re­ce be­llí­si­ma an­te to­dos los cor­te­sa­nos que pa­san por su reino. Ella, in­ten­tan­do con­ver­tir su po­der en eterno se ha apo­de­ra­do de las ce­ni­zas del ma­go Mer­lín y las con­ser­va con la ayu­da de Aron­tes, el guar­dián in­ven­ci­ble ba­jo la es­ta­tua del ma­go en el tem­plo de Hé­ca­te In­fer­nal. Los otros per­so­na­jes, traí­dos por el des­tino, van erran­tes por la is­la.

La tra­ma del Fu­rio­so es­tá sal­pi­ca­da de his­to­rias se­cun­da­rias, fá­bu­las, en­co­mios a los du­ques de Fe­rra­ra, re­la­cio­nes de he­chos pre­sen­ta­dos co­mo adi­vi­na­cio­nes, etc. que in­te­rrum­pen ha­bi­tual­men­te las aven­tu­ras de los per­so­na­jes prin­ci­pa­les y cu­ya in­clu­sión en es­te apar­ta­do se ha evi­ta­do aquí de­li­be­ra­da­men­te.

AC­TO I

Or­lan­do ju­ra su vo­lun­tad de triun­far so­bre la for­tu­na ad­ver­sa y hallar la fe­li­ci­dad con An­gé­li­ca. Ella, sin em­bar­go, llo­ra la pér­di­da de su ama­do Me­do­ro, quien apa­re­ce re­pen­ti­na­men­te. Or­lan­do en­tra al jar­dín y vién­do­los jun­tos quie­re ma­tar a Me­do­ro, pe­ro Al­ci­na le sal­va la vi­da con­ven­cien­do a Or­lan­do que es­tos son her­ma­nos. An­gé­li­ca en­ton­ces, al tiem­po que ase­gu­ra a Me­do­ro su ver­da­de­ro amor, nge amar a Or­lan­do que se arre­pien­te de su ac­ti­tud arre­ba­ta­da. Al­ci­na que­da so­la y em­bru­ja a Rug­gie­ro que lle­ga en ese mo­men­to, al ha­cer­lo be­ber agua de sus fuen­tes. El, he­chi­za­do, can­ta su amor por Al­ci­na cuan­do lle­ga Bra­da­man­te, su pro­me­ti­da, a la que no re­co­no­ce y es­tá fu­rio­sa por en­con­trar­lo en bra­zos de Al­ci­na, la que de­cla­ra su amor por Rug­gie­ro. Bra­da­man­te en­cuen­tra so­lo a Rug­gie­ro y rom­pe el he­chi­zo con su ani­llo má­gi­co pe­ro de­ja al ca­ba­lle­ro. Or­lan­do le ase­gu­ra que la cal­ma si­gue a ca­da tor­men­ta.

AC­TO II

Al­ci­na jue­ga y ator­men­ta a As­tol­fo, di­cién­do­le que ne­ce­si­ta mu­chos aman­tes. Bra­da­man­te y Rug­gie­ro, aho­ra li­bres del he­chi­zo se con esan su mu­tuo amor. An­gé­li­ca pa­ra li­be­rar­se de Or­lan­do, le pi­de una po­ción mágica que guar­da un cruel mons­truo y es­te des­cien­de a la ca­ver­na pa­ra bus­car­lo y que­da pri­sio­ne­ro de Al­ci­na. Li­be­ra­do Or­lan­do des­cu­bre el en­ga­ño de An­gé­li­ca y su fu­tu­ro ca­sa­mien­to con Me­do­ro y la có­le­ra y de­ses­pe­ra­ción lo lle­van a la lo­cu­ra.

AC­TO III

Rug­gie­ro, As­tol­fo y Bra­da­man­te, ves­ti­da co­mo hom­bre y ba­jo el nom­bre de Al­da­ri­co pla­nean ven­gar­se de Al­ci­na. Or­lan­do, lo­co va­ga­bun­dea y de­li­ra por la trai­ción de An­gé­li­ca y con­fun­de la es­ta­tua de Mer­lín con ella. Es­to pro­vo­ca la fu­ria del guar­dián Aron­tes, que muere en la lu­cha. Or­lan­do se des­va­ne­ce y Al­ci­na tra­ta de ma­tar­lo al ver co­lap­sar su reino, pe­ro Rug­gie­ro la de­tie­ne. Or­lan­do des­pier­ta jus­to a tiem­po pa­ra ver la par­ti­da de Al­ci­na nal­men­te de­rro­ta­da. Con la caí­da de Al­ci­na, Or­lan­do recupera sus sen­ti­dos y lo­gra acep­tar la unión de An­gé­li­ca y Me­do­ro a quie­nes da su ben­di­ción.

Or­lan­do aca­ba de re­gre­sar de sus aven­tu­ras por Orien­te en cus­to­dia de la be­lla An­gé­li­ca (de la que ha caí­do enamo­ra­do), y se pre­sen­ta en el cam­pa­men­to cris­tiano de los Pi­ri­neos don­de Car­lo­magno pre­ten­de ha­cer fren­te a la in­va­sión sa­rra­ce­na de Agra­man­te, rey de Áfri­ca, y Mar­si­lio, rey de Za­ra­go­za. Se ha­lla allí Rei­nal­do, que dispu­ta tam­bién el amor de An­gé­li­ca, muy a pe­sar de ella que lo odia; a causa de ha­ber be­bi­do am­bos de dos fuen­tes di­ver­sas: Rei­nal­do de la fuen­te del Amor y An­gé­li­ca de la del Odio. La vís­pe­ra de la ba­ta­lla Car­lo­magno, pa­ra evi­tar li­ti­gio en­tre Or­lan­do y Rei­nal­do, con­fía la prin­ce­sa a Ná­mo, du­que de Baviera, y pro­me­te que se­rá de aquel cu­yo va­lor se dis­tin­ga fren­te a los mo­ros.

Pe­ro los cris­tia­nos son com­ple­ta­men­te ven­ci­dos y An­gé­li­ca apro­ve­cha la con­fu­sión pa­ra huir a lo­mos de un pa­la­frén. Du­ran­te su hui­da es des­cu­bier­ta y per­se­gui­da por Rei­nal­do, que ha per­di­do su ca­ba­llo Ba­yar­do y an­da en su bus­ca. A pe­sar de la des­ven­ta­ja de Rei­nal­do, que de­be se­guir­la a pie, es al­can­za­da dos ve­ces; pe­ro pri­me­ro Fe­rra­gús, so­brino de Mar­si­lio, y lue­go Sa­cri­pan­te, rey de Cir­ca­sia, (am­bos tam­bién enamo­ra­dos de An­gé­li­ca) en­tor­pe­cen la per­se­cu­ción de Rei­nal­do. Fi­nal­men­te, An­gé­li­ca to­pa con un er­mi­ta­ño que sa­be ni­gro­man­cia y al que cuen­ta su ca­so. El er­mi­ta­ño in­vo­ca un de­mo­nio que en há­bi­to de pa­je ha­ce creer a Rei­nal­do que An­gé­li­ca ha re­gre­sa­do a Pa­rís jun­to a Or­lan­do. Rei­nal­do, que en es­te pun­to recupera a Ba­yar­do, re­gre­sa fu­rio­so a Pa­rís, don­de Car­lo­magno ya es­tá pre­pa­ran­do el pre­vi­si­ble asal­to de los ven­ce­do­res mo­ros a su

ca­pi­tal. A po­co de lle­gar Rei­nal­do y sin que ten­ga tiem­po de in­da­gar so­bre el pa­ra­de­ro de An­gé­li­ca, el Em­pe­ra­dor le en­co­mien­da que via­je a In­gla­te­rra pa­ra re­ca­bar re­fuer­zos. Rei­nal­do acep­ta y du­ran­te la tra­ve­sía en bar­co lo sor­pren­de una tor­men­ta.

Mien­tras tan­to, Bra­da­man­te, her­ma­na de Rei­nal­do, va en bus­ca de Ro­ge­lio que, aun­que hi­jo del cris­tiano Ro­ge­lio de Reg­gio, ha si­do cria­do por el ma­go Atlan­te, y sir­ve al rey Agra­man­te. En el Enamo­ra­do Ro­ge­lio que­dó, jun­to a Gra­da­so, rey de Se­ri­ca­na, he­cho pri­sio­ne­ro por un ca­ba­lle­ro que mon­ta un hi­po­gri­fo. Du­ran­te su bús­que­da to­pa con el pér­fi­do Pi­na­bel, de la casa de Ma­gun­cia, enemi­ga se­cu­lar de la casa de Cla­ra­mon­te a la que per­te­ne­cen Rei­nal­do y Bra­da­man­te. No obs­tan­te, no se re­co­no­cen y Pi­na­bel pro­me­te de­cir­le dón­de hallar el cas­ti­llo del ca­ba­lle­ro del hi­po­gri­fo pa­ra que pue­da res­ca­tar, a la par que, a Ro­ge­lio, a su ama­da. De ca­mino des­cu­bre Pi­na­bel la iden­ti­dad de su com­pa­ñe­ra y, de se­cre­to, ur­de trai­cio­nar­la. Fi­nal­men­te, en­cuen­tra la oca­sión pro­pi­cian­do que se pre­ci­pi­te Bra­da­man­te al fon­do de una ca­ver­na. No muere la don­ce­lla de la caí­da y la cue­va re­sul­ta ser la tum­ba de Mer­lín, don­de se ha­lla la maga Me­li­sa. Allí Me­li­sa le ha­ce co­no­cer cuál se­rá su des­cen­den­cia con Ro­ge­lio, la casa da Es­te; y qué in­dus­tria de­be­rá se­guir pa­ra po­der res­ca­tar­lo del cas­ti­llo inex­pug­na­ble. Pa­ra ello de­be ha­cer­se con el ani­llo de An­gé­li­ca, que aho­ra lle­va el enano y la­drón Bru­ne­lo. El ani­llo tie­ne un do­ble po­der má­gi­co: pues­to en el de­do, des­ha­ce cual­quier en­can­to; pues­to en la bo­ca, vuel­ve in­vi­si­ble al que lo lle­va. Bra­da­man­te en­cuen­tra a Bru­ne­lo, lo en­ga­ña pa­ra que la con­duz­ca al cas­ti­llo y, a la vis­ta de la for­ta­le­za le arre­ba­ta el ani­llo y lo ata a un ár­bol. Con el ani­llo en el de­do lo­gra ser in­vul­ne­ra­ble a la ma­gia de Atlan­te, que es el ca­ba­lle­ro del hi­po­gri­fo, y lo ven­ce. El cas­ti­llo des­apa­re­ce, por­que era to­do obra de los en­can­ta­mien­tos de Atlan­te, y los ca­ba­lle­ros y da­mas que allí es­tán, que­dan li­bres. En­tre ellos Ro­ge­lio, que se re­en­cuen­tra bre­ve­men­te con Bra­da­man­te, pe­ro que al mon­tar en el hi­po­gri­fo es con­du­ci­do de nue­vo in­vo­lun­ta­ria­men­te le­jos de la da­ma fran­ca.

El hi­po­gri­fo fi­nal­men­te lle­va a Ro­ge­lio has­ta la is­la de la maga Al­ci­na, don­de As­tol­fo, du­que de In­gla­te­rra, con­ver­ti­do en un mir­to, le cuen­ta có­mo ha si­do ama­do de Al­ci­na y, có­mo des­pués, lo ha re­du­ci­do la maga a tal es­ta­do. Ro­ge­lio se pro­po­ne aban­do­nar la is­la, pe­ro aca­ba fi­nal­men­te en la for­ta­le­za de la maga. Allí que­da pren­da­do de los en­can­tos de la en­can­ta­do­ra y pier­de me­mo­ria del mun­do. Bra­da­man­te en­tre tan­to, bus­ca a Me­li­sa, le da el ani­llo má­gi­co y le pi­de que bus­que a Ro­ge­lio. És­ta cum­ple el co­me­ti­do, le ad­vier­te a Ro­ge­lio de la fal­se­dad de la maga y le acon­se­ja usar el ani­llo. Ro­ge­lio ha­ce tal, des­cu­bre el ver­da­de­ro ros­tro de su se­duc­to­ra y se dis­po­ne a huir. Me­li­sa por su par­te de­vuel­ve a As­tol­fo su for­ma hu­ma­na y jun­to a él mar­cha al reino de Lo­gis­ti­la, don­de des­pués lle­ga­rá tam­bién Ro­ge­lio.

Por su par­te Rei­nal­do, des­pués de atra­ve­sar Es­co­cia, adon­de lo ha­bía arras­tra­do la tor­men­ta, lle­ga a In­gla­te­rra, re­ci­be los desea­dos re­fuer­zos del rey y con ellos toma el ca­mino de Pa­rís.

An­gé­li­ca, que que­dó en com­pa­ñía de un er­mi­ta­ño, es con­du­ci­da por és­te a una pla­ya so­li­ta­ria, don­de el vie­jo tie­ne el pro­pó­si­to de abu­sar de ella. No lo con­si­gue por su avan­za­da edad y allí es rap­ta­da por el pue­blo bár­ba­ro de Ebu­da que pre­ten­de dar­la vi­va en ofren­da a la Or­ca. En Pa­rís, Or­lan­do, con­su­mi­do por el amor a An­gé­li­ca tie­ne un sueño pre­mo­ni­to­rio que le ad­vier­te del pe­li­gro que co­rre su ama­da, y dis­fra­za­do aban­do­na Pa­rís en su bús­que­da. Du­ran­te su ca­mino tie­ne no­ti­cias del pue­blo de Ebu­da y sos­pe­cho­so de que An­gé­li­ca pue­da es­tar allá, se em­bar­ca; pe­ro una inopor­tu­na tor­men­ta lo arras­tra aHo­lan­da, don­de so­co­rre a la con­de­sa Olim­pia, que es hos­ti­ga­da por el rey Ci­mos­co. Ven­ce a es­te rey, re­po­ne a Olim­pia y a su es­po­so Bi­reno en su pri­mi­ti­va dig­ni­dad, y se dis­po­ne a to­mar rum­bo a Ebu­da. Sin em­bar­go, Bi­reno se enamo­ra de otra mu­jer y aban­do­na a Olim­pia a su suer­te.

Vuel­ve la ac­ción al reino de Lo­gis­ti­la, don­de Me­li­sa ins­tru­ye a Ro­ge­lio en la mon­ta del hi­po­gri­fo. És­te lo ca­bal­ga y via­ja con él atra­ve­san­do Asia y Eu­ro­pa. Pa­sa In­gla­te­rra y des­pués Ir­lan­da y cer­ca, en la is­la de Ebu­da, con­tem­pla co­mo una des­nu­da An­gé­li­ca es­pe­ra ser de­vo­ra­da por el mons­truo ma­rino. Lo­gra res­ca­tar­la y hu­ye con ella a la Bre­ta­ña fran­ce­sa. Allí des­ca­bal­gan am­bos y Ro­ge­lio que­da pren­da­do de la be­lle­za de An­gé­li­ca, pe­ro és­ta me­tién­do­se en la bo­ca el ani­llo que le ha­bía con­fia­do pre­via­men­te el ca­ba­lle­ro se vuel­ve in­vi­si­ble y hu­ye de él y se de­ter­mi­na a vol­ver a su reino del Ca­tay. A la vez que pier­de a An­gé­li­ca, pier­de el hi­po­gri­fo al que ha­bía de­ja­do ata­do a un ár­bol pa­ra po­der hos­ti­gar a An­gé­li­ca, Al po­co Ro­ge­lio con­tem­pla có­mo un gi­gan­te com­ba­te una mu­jer que le pa­re­ce ser Bra­da­man­te y los si­gue.

Olim­pia, so­la y abandonada. es cap­tu­ra­da por las gen­tes de Ebu­da que la ofre­cen a la Or­ca a cam­bio de An­gé­li­ca. Lle­ga Or­lan­do al fin a la is­la, res­ca­ta a Olim­pia y ma­ta al mons­truo. Lle­ga tam­bién Uber­to, rey deIr­lan­da, que se enamo­ra de Olim­pia, la toma por mu­jer y ju­ra ven­gar la vi­le­za de Bi­reno. Or­lan­do, por su par­te, de­ci­de con­ti­nuar la bús­que­da de An­gé­li­ca, pe­ro aca­ba en­ga­ña­do por Atlan­te que ha cons­trui­do un pa­la­cio má­gi­co en el que quien lle­ga a él ve lo que más desea y pier­de el tiem­po per­si­guién­do­lo en vano por sus ha­bi­ta­cio­nes. Allí es­tán ya pre­sos de su pro­pio de­seo tam­bién Fie­ra­brás, Sa­cri­pan­te, Gra­da­so yB­ran­di­mar­te. Lle­ga des­pués Ro­ge­lio de­trás del gi­gan­te y Bra­da­man­te, por­que son és­tas en reali­dad fi­gu­ras con­tra­he­chas que for­man par­te del en­can­ta­mien­to. An­gé­li­ca, por ca­sua­li­dad, lle­ga tam­bién al pa­la­cio, aun­que el po­der del ani­llo la libra de sus en­ga­ños. Ve a Sa­cri­pan­te y a Or­lan­do y, co­mo ne­ce­si­ta un ca­ba­lle­ro que la pro­te­ja en la vuel­ta a su tie­rra, eli­ge que es­te sea Sa­cri­pan­te. Se ha­ce vi­si­ble an­te él, pe­ro Or­lan­do y Fe­rra­gús que es­tán cer­ca tam­bién la ven. Al dar­se cuen­ta, hu­ye la prin­ce­sa y van tras ella los tres ca­ba­lle­ros ale­ján­do­se del pa­la­cio y de su en­can­ta­mien­to. Allí mu­da de con­se­jo An­gé­li­ca y de­ci­de que el po­der del ani­llo le bas­ta pa­ra via­jar se­gu­ra, así que se lo me­te en la bo­ca y des­apa­re­ce de la vis­ta de los tres. En­tre tan­to Fe­rra­gús lo­gra ha­cer­se con el fa­mo­so yelmo de Al­mon­te, que ca­la­ba Or­lan­do.

Des­pués de la pér­di­da del yelmo, se pro­vee Or­lan­do de otro y des­ba­ra­ta dos ejér­ci­tos de sa­rra­ce­nos. Tras ello, ve luz en una cue­va y en­tra en ella. Den­tro es­tá pri­sio­ne­ra la prin­ce­sa Isa­bel hi­ja del rey de Ga­li­cia y ena­mo­ra­da del prín­ci­pe Zer­bino, hi­jo del rey de Es­co­cia. Cuen­ta Isa­bel su his­to­ria y có­mo ha si­do que ha lle­ga­do a ser pre­sa de unos mal­he­cho­res en aque­lla ho­rri­ble gua­ri­da. Lle­gan en es­to los cap­to­res, Or­lan­do los ma­ta a to­dos y par­te con Isa­bel a la que ofre­ce su pro­tec­ción. Por el ca­mino to­pan con un ca­ba­lle­ro que va cau­ti­vo y en es­te pun­to, sin des­ve­lar la iden­ti­dad del ca­ba­lle­ro, vuel­ve su aten­ción Arios­to so­bre Bra­da­man­te.

Es­te poe­ma de poe­mas se in­ser­ta en una tra­di­ción que arran­ca de la Ilía­da y de la Enei­da (a Arios­to se le lla­mó el “Vir­gi­lio de Fe­rra­ra”), y es con­ti­nua­dor del Or­lan­do in­na­mo­ra­to de Mat­teo Boiar­do. En el Qui­jo­te, ya sea en el de Cer­van­tes o en el apó­cri­fo de Ave­lla­ne­da, es a me­nu­do o ci­ta­do o imi­ta­do o fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra al­gu­na de las aven­tu­ras: es obra elo­gio­sa­men­te ci­ta­da en el es­cru­ti­nio; don Qui­jo­te cree ser don Rei­nal­dos de Mon­tal­bán po­co des­pués, más ade­lan­te con­fun­de una ba­cía de bar­be­ro con el yelmo de Mambrino, es­to es, el que cu­bría la ca­be­za de don Rei­nal­dos; la fu­ria de Or­lan­do es re­cor­da­da por don Qui­jo­te en su pe­ni­ten­cia en Sie­rra Mo­re­na, etc.

Lu­do­vi­co Arios­to

Car­lo­magno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.