Eligio Ál­va­rez Ni­ño, el poe­ta del amor

La Opinión - Imágenes - - Portada - Jo­sé Mi­guel Al­za­te

ELIGIO EN EL RE­CUER­DO: La di­men­sión in­te­lec­tual de Eligio Ál­va­rez Ni­ño (24 de ma­yo de 1926 - 4 de oc­tu­bre de 1985) des­de la poesía y la pro­sa, con­du­jo su mi­sión de es­cri­tor con una pro­fun­da res­pon­sa­bi­li­dad, con el ro­man­ti­cis­mo pleno y, de se­gu­ro, con la con­cien­cia de ser au­tén­ti­co.

Hay en es­ta obra una poesía de po­si­ti­vos ha­llaz­gos me­ta­fó­ri­cos, de una ex­qui­si­ta be­lle­za li­te­ra­ria, de una con­sis­ten­cia te­má­ti­ca sor­pren­den­te.

Ca­da vez que to­mo en mis ma­nos un li­bro de poe­mas de Eligio Ál­va­rez Ni­ño la ca­li­dad li­te­ra­ria de su obra poé­ti­ca me sor­pren­de más. Por­que en ca­da lec­tu­ra que ha­go de su poesía en­cuen­tro nue­vos va­lo­res es­té­ti­cos, una nue­va di­men­sión de su voz lí­ri­ca, un equi­li­brio ma­yor en su ins­pi­ra­ción poé­ti­ca. Des­de aquel ya le­jano año de 1975, cuan­do tu­ve la opor­tu­ni­dad de co­no­cer Ca­ra­mi­llo en la san­gre, su pri­mer li­bro pu­bli­ca­do, la obra de es­te va­te oca­ñe­ro de­jó en mi es­pí­ri­tu un se­di­men­to de be­lle­za. No so­lo por­que se ex­pre­sa­ba en sus ver­sos la voz de un poe­ta au­tén­ti­co sino, so­bre to­do, por la emo­ción hu­ma­na de su voz que tras­pa­sa los um­bra­les de la ter­nu­ra. La ro­sa es una rei­na cau­ti­va ¿la espina es su guar­dián?

UNI­VER­SO

En­trar en el uni­ver­so poé­ti­co de Eligio Ál­va­rez Ni­ño es co­mo abrir una ven­ta­na por don­de se van aso­man­do, en su­ce­sión de imá­ge­nes, los pai­sa­jes de su tie­rra, la be­lle­za de la na­tu­ra­le­za, los re­cuer­dos del amor, los en­can­tos de la mu­jer, los mis­te­rios de la vi­da. No era co­mún, en Nor­te de San­tan­der, en­con­trar una voz nue­va que ex­plo­ra­ra tan­to en los sen­ti­mien­tos del al­ma, con tan­to re­cur­so me­ta­fó­ri­co en sus ver­sos, con tan ele­va­da con­cep­ción de la be­lle­za li­te­ra­ria. El des­cu­bri­mien­to de su obra poé­ti­ca fue pa­ra mí, li­te­ra­ria­men­te, re­ve­la­dor. Tan­to que mi pri­mer en­sa­yo li­te­ra­rio lo es­cri­bí so­bre su uni­ver­so poé­ti­co. Mien­tras la ma­ri­po­sa se en­gar­za en los es­tam­bres de la luz sin­tien­do que es aro­ma la ro­sa vuela en sus sueños.

En la poesía de Eligio Ál­va­rez Ni­ño es­tá la esen­cia de un ar­tis­ta que se en­tre­ga co­mo hom­bre y co­mo crea­dor de be­lle­za. Co­mo hom­bre por­que en sus poe­mas uye el al­ma de un ser hu­mano enamo­ra­do de la vi­da, que en­cuen­tra en la pa­la­bra la ex­pre­sión au­tén­ti­ca de sus es­pe­ran­zas. Y co­mo crea­dor por­que en sus ver­sos se adi­vi­na el ta­len­to de un hom­bre que ha­ce de la pa­la­bra una can­te­ra ex­pre­si­va que con­vier­te en to­rren­te poé­ti­co el cau­dal de su ins­pi­ra­ción. Por­que en su obra es­tá la im­pron­ta de un ser hu­mano que ama, que sien­te, que sue­ña, que ex­pre­sa sus vi­ven­cias amo­ro­sas con la fuer­za hu­ra­ca­na­da de sus ver­sos.

ES­TÉ­TI­CA

En Ali­vien­to se en­cuen­tra el lec­tor con un poe­ta de am­plias re­so­nan­cias es­té­ti­cas, que ha­ce del len­gua­je poé­ti­co una fuen­te inagotable de po­si­bi­li­da­des ex­pre­si­vas. Es­te fue un li­bro que mos­tró, en su tiem­po, a un poe­ta ya ma­du­ro, muy due­ño de su es­tro, con una gran con­sis­ten­cia en el len­gua­je. El mis­mo que ofre­ce su pa­la­bra en­cen­di­da co­mo tri­bu­to de ad­mi­ra­ción ha­cía la mu­jer ama­da en los her­mo­sos poe­mas que con­for­man el li­bro De can­ta­da au­sen­cia. Hay en es­ta obra una poesía de po­si­ti­vos ha­llaz­gos me­ta­fó­ri­cos, de una ex­qui­si­ta be­lle­za li­te­ra­ria, de una con­sis­ten­cia te­má­ti­ca sor­pren­den­te. Sus ver­sos

uyen trans­pa­ren­tes, con fuer­za ex­pre­si­va. ¿La du­re­za agre­si­va de la pie­dra no es­con­de allá en el fon­do la sua­vi­dad la­ten­te de una ro­sa frus­tra­da que a ve­ces la des­ar­ma?

Si se me lle­ga­ra a pre­gun­tar cuál es en mi con­cep­to el me­jor li­bro es­cri­to por Eligio Ál­va­rez Ni­ño me ve­ría en di­fi­cul­ta­des pa­ra res­pon­der. Por­que pa­ra mí, en to­dos sus li­bros hay una be­lle­za com­pri­mi­da, una ex­pre­sión sen­ti­da del amor, una fuer­za poé­ti­ca que lle­ga al al­ma mis­ma del lec­tor. Po­cas ve­ces uno en­cuen­tra un ae­da tan ins­pi­ra­do, un ar­tis­ta con tan­ta trans­pa­ren­cia ex­pre­si­va, un hom­bre con tan­to sen­ti­mien­to en sus pa­la­bras. En to­dos los li­bros de Eligio Ál­va­rez Ni­ño hay un no sé qué se­duc­tor. Pue­de que sea la so­brie­dad mis­ma del len­gua­je, o la con­cep­ción que tie­ne de la be­lle­za li­te­ra­ria, o la ele­gan­cia de sus re­cur­sos me­ta­fó­ri­cos. Ba­ja la voz amor que ya la ro­sa duer­me y es po­si­ble que sueñe.

PO­DER

La voz de Eligio Ál­va­rez Ni­ño tie­ne ese po­der de lle­gar al al­ma del lec­tor, im­pre­sio­nán­do­lo. En Tiem­po pa­ra la ro­sa, se adi­vi­na una poesía más de­can­ta­da, sin ar­ti cios li­te­ra­rios, don­de la su­ti­le­za del te­ma le per­mi­te al au­tor ha­cer ma­la­ba­ris­mos con la ma­gia de las pa­la­bras al­re­de­dor de un so­lo mo­ti­vo re­cu­rren­te, en es­te ca­so la ro­sa. En La piel de los sueños, su li­bro pós­tu­mo, pu­bli­ca­do por la Go­ber­na­ción de Nor­te de San­tan­der, apa­re­ce una poesía de cor­te más in­ti­mis­ta, más re­ve­la­do­ra de su in­te­rio­ri­dad, más vi­ven­cial si se quie­re. En es­te li­bro ríe com­pla­cien­te el amor. Aquí el poe­ta lle­ga a la má­xi­ma ex­pre­sión de sus preo­cu­pa­cio­nes vi­ta­les.

De­jé caer la ro­sa en el acuario y los pe­ces es­tán enamo­ra­dos.

Eligio Ál­va­rez Ni­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.