Ho Chi Minh y la trans­for­ma­ción viet­na­mi­ta

La Opinión - Imágenes - - Portada -

N(gu­yen that Than o Ngu­yen Ai Quoc) Lí­der re­vo­lu­cio­na­rio viet­na­mi­ta (Hoang Tru, 1890 - Ha­noi, 1969). Na­ci­do en la In­do­chi­na fran­ce­sa, emi­gró a la me­tró­po­li en 1912. En Pa­rís se con­vir­tió en mi­li­tan­te del par­ti­do so­cia­lis­ta fran­cés (SFIO). Cuan­do la Re­vo­lu­ción Ru­sa es­cin­dió a los so­cia­lis­tas de to­do el mun­do, se ali­neó con el gru­po que fun­dó el Par­ti­do Co­mu­nis­ta Fran­cés (1920). Tras ha­ber par­ti­ci­pa­do en ac­ti­vi­da­des de la In­ter­na­cio­nal Co­mu­nis­ta, se tras­la­dó a Chi­na, don­de or­ga­ni­zó la Ju­ven­tud Re­vo­lu­cio­na­ria, re­clu­tan­do en­tre los exi­lia­dos el nú­cleo hu­mano ne­ce­sa­rio pa­ra im­pul­sar una re­vo­lu­ción an­ti­co­lo­nial en In­do­chi­na (1924); so­bre aque­lla ba­se fun­dó más tar­de el Par­ti­do Co­mu­nis­ta In­do­chino (1930).

Con­de­na­do a muer­te por las au­to­ri­da­des co­lo­nia­les fran­ce­sas, hu­bo de huir y re­fu­giar­se en la Unión So­vié­ti­ca (1931). En 1938 en­tró en con­tac­to con Mao Tse-Tung en Chi­na, des­de don­de pa­só a Viet­nam en 1941, pa­ra par­ti­ci­par en la lu­cha con­tra Ja­pón y con­tra la Fran­cia de Vichy, en el mar­co de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial (1939-45). Fue en­ton­ces cuan­do fun­dó el Viet­minh (Li­ga pa­ra la In­de­pen­den­cia de Viet­nam). Tra­tan­do de for­mar un fren­te am­plio tan­to con­tra los ja­po­ne­ses co­mo con­tra Fran­cia, reca- bó el apo­yo del di­ri­gen­te na­cio­na­lis­ta chino Chang Kai-shek, pe­ro és­te des­con ó de él y le hi­zo apre­sar.

Li­be­ra­do en 1943, to­mó el man­do de la in­su­rrec­ción na­cio­nal viet­na­mi­ta con­tra los fran­ce­ses, adop­tan­do el nom­bre de gue­rra de Ho Chi Minh («el que ilu­mi­na»). En 1945 vio re­co­no­ci­da for­mal­men­te la in­de­pen­den­cia de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca de Viet­nam, co­mo par­te de la es­tra­te­gia ja­po­ne­sa pa­ra uti­li­zar los na­cio­na­lis­mos asiá­ti­cos en con­tra de la pre­sen­cia eu­ro­pea en la zo­na; pe­ro, al ter­mi­nar la gue­rra con la de­rro­ta del Ja­pón, los ven­ce­do­res de­ci­die­ron en la Con­fe­ren­cia de Post­dam di­vi­dir Viet­nam en dos zo­nas, la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca de Viet­nam al nor­te, do­mi­na­da por el Viet­minh, y una zo­na de ocu­pa­ción bri­tá­ni­ca en el sur.

En 1946 Gran Bre­ta­ña en­tre­gó a Fran­cia su zo­na de ocu­pa­ción, co­yun­tu­ra que apro­ve­chó el go­bierno fran­cés pa­ra ne­gar­se a re­co­no­cer al nue­vo Es­ta­do in­de­pen­dien­te del Nor­te e in­ten­tar re­cu­pe­rar por la fuer­za el con­trol de sus an­ti­guas co­lo­nias de In­do­chi­na. El Viet­minh hu­bo de sos­te­ner una nue­va gue­rra, en la que con­tó con el apo­yo de la Unión So­vié­ti­ca y de Chi­na, en­fren­ta­das en el mar­co de la «gue­rra fría» con­tra el ré­gi­men con­ser­va­dor y prooc­ci­den­tal del em­pe­ra­dor Bao Dai en el sur, al que apo­ya­ban Fran­cia y Es­ta­dos Uni­dos.

La gue­rra se sal­dó con el triun­fo del Viet­minh tras la ba­ta­lla de Dien Bien Phu (1954), que obli­gó a Fran­cia a re­co­no­cer la exis­ten­cia en In­do­chi­na de cua­tro Es­ta­dos in­de­pen­dien­tes: Laos, Cam­bo­ya, Viet­nam del Sur y Viet­nam del Nor­te, es­te úl­ti­mo ba­jo go­bierno de Ho Chi Minh.

És­te es­ta­ble­ció un ré­gi­men so­cia­lis­ta ali­nea­do con la Unión So­vié­ti­ca, im­pul­só una pro­fun­da re­for­ma agra­ria y se es­for­zó por im­pe­dir la co­rrup­ción y el abu­so de po­der, man­te­nien­do un li­de­raz­go ca­ris­má­ti­co ba­sa­do en com­par­tir las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas y en man­te­ner un es­ti­lo de vi­da aus­te­ro y po­pu­lar. Pro­si­guió su lu­cha re­vo­lu­cio­na­ria por la reuni­fi­ca­ción de Viet­nam, pres­tan­do apo­yo des­de el nor­te al mo­vi­mien­to gue­rri­lle­ro co­mu­nis­ta del sur (Viet­cong), que se en­fren­ta­ba a una dic­ta­du­ra sos­te­ni­da por la ayu­da mi­li­tar de Es­ta­dos Uni­dos.

Des­de 1957, la in­su­rrec­ción ma­si­va del cam­pe­si­na­do con­tra el go­bierno tí­te­re del sur hi­zo re­caer el pe­so de la gue­rra so­bre el ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano, que uti­li­zó su abru­ma­do­ra su­pe­rio­ri­dad en me­dios pa­ra ma­sa­crar cruel­men­te a la po­bla­ción ci­vil, sin po­der im­pe­dir la de­rro­ta nal fren­te a la es­tra­te­gia gue­rri­lle­ra del Viet­cong. Des­de 1968, el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano John­son abrió ne­go­cia­cio­nes de paz con Viet­nam del Nor­te, que se com­ple­ta­rían ba­jo el man­da­to de Ni­xon.

Sin em­bar­go, el lí­der y fun­da­dor del mo­vi­mien­to, Ho Chi Minh, mu­rió an­tes del

n de la gue­rra, sin lle­gar a ver la re­ti­ra­da es­ta­dou­ni­den­se (1973), el hun­di­mien­to mi­li­tar de Viet­nam del Sur (1975) y la reuni

ca­ción del país ba­jo un ré­gi­men co­mu­nis­ta (1976). En su ho­nor, las au­to­ri­da­des viet­na­mi­tas pu­sie­ron el nom­bre de Ciu­dad Ho Chi Minh a la an­ti­gua ca­pi­tal de Viet­nam del Sur, Sai­gón (1975).

POE­MAS DE HO CHI MINH

Dia­rio de la pri­sión de Ho Chi Minh Es­cri­to en­tre el 28 de agos­to 1942 y el 16 de sep­tiem­bre de 1943.

Poe­mas tra­du­ci­dos del in­glés por Fer­nan­do A. To­rres.

PRI­ME­RA PÁ­GI­NA DEL DIA­RIO

Re­ci­tar ver­sos no ha si­do uno de mis há­bi­tos, Pe­ro aho­ra en pri­sión ¿Qué más pue­do ha­cer? Pa­sa­ré es­tos días es­cri­bien­do poe­mas, en cau­ti­ve­rio. Can­tán­do­los el día de la li­ber­tad se acer­ca.

DI­FÍ­CIL ES EL CA­MINO DE LA VI­DA

Ha­bien­do es­ca­la­do los pi­ca­chos más al­tos y las más es­car­pa­das mon­ta­ñas ¿Có­mo iba yo es­pe­rar que en las pla­ni­cies me en­con­tra­ría con el ma­yor pe­li­gro?

En las mon­ta­ñas me en­con­tré con el ti­gre y sa­lí in­dem­ne: En las pla­ni­cies me en­con­tré con el hom­bre y me en­via­ron a la pri­sión. Era un re­pre­sen­tan­te de Viet­nam en ru­ta a Chi­na, ha en­con­trar­me con un im­por­tan­te personaje. En el cal­ma­do ca­mino una re­pen­ti­na tor­men­ta se de­jó caer, y fui em­pu­ja­do a la cár­cel co­mo un ho­no­ra­do hués­ped. Soy un hom­bre lim­pio sin nin­gún cri­men en mi con­cien­cia, pe­ro fui acu­sa­do de ser un es­pía de la Chi­na. Co­mo pue­de ver, la vi­da nun­ca es un asun­to pa­re­jo, y aho­ra, en el pre­sen­te abun­dan las di­fi­cul­ta­des. Me­dio­día ¡Es una de­li­cia to­mar­se una sies­ta en la cel­da! Un pro­fun­do sueño nos lle­va le­jos por ho­ras. Sueño mon­tan­do un dragón ha­cia los cie­los… Des­pier­to, re­gre­san­do pre­ci­pi­ta­da­men­te a la pri­sión. Atardecer Cuan­do la ce­na se aca­ba, el sol se hun­de en el Oes­te. Re­pen­ti­na­men­te, des­de to­das las es­qui­nas, Co­mien­za la mú­si­ca y las can­cio­nes fol­cló­ri­cas: La me­lan­có­li­ca pri­sión de Tsing­si es trans­for­ma­da en una aca­de­mia de las ar­tes.

CLA­RO DE LU­NA

No hay al­cohol ni flo­res pa­ra los pri­sio­ne­ros, Pe­ro la no­che es tan en­can­ta­do­ra, ¿có­mo po­de­mos ce­le­brar­la? Voy al agu­je­ro de ven­ti­la­ción y con­tem­plo la lu­na, Y a tra­vés del agu­je­ro la lu­na le son­ríe al poe­ta.

TRANS­FE­RI­DO A TIEM­PO EN EL “DO­BLE DÉ­CI­MO” DÍA

Ca­da casa fue ador­na­da con flo­res y lu­ces. En el día na­cio­nal, to­do el país se trans­for­mó de ale­gría Pe­ro en ese mis­mo día, me en­ca­de­na­ron y tras­la­da­ron: El vien­to con­ti­núa so­plan­do en di­rec­ción opues­ta al vue­lo del águi­la.

JUE­GO DE PA­LA­BRAS

Aque­llos que sa­len de la pri­sión pue­den re­cons­truir el país. La des­gra­cia es la prue­ba a la fi­de­li­dad del pue­blo. Aque­llos que pro­tes­tan las in­jus­ti­cias son los de ver­da­de­ros mé­ri­tos. Cuan­do las puer­tas de la pri­sión se abran El ver­da­de­ro dragón vo­la­rá li­bre.

EN EL BU­RÓ PO­LÍ­TI­CO DE LA CUAR­TA ZO­NA DE RE­SIS­TEN­CIA

He via­ja­do los tre­ce dis­tri­tos de la Pro­vin­cia de Kwang­si, Y pro­ba­do los pla­ce­res de die­ci­ocho dis­tin­tas pri­sio­nes. ¿Qué cri­men he co­me­ti­do? me si­go pre­gun­tan­do. El cri­men de se­guir de­vo­to a mi pue­blo.

NO­CHE DE OTO­ÑO

Fren­te al por­tón el guar­dia apos­ta­do con su ri­fle. Arri­ba, las nu­bes des­or­de­na­das se lle­van a la lu­na. Los chin­ches pu­lu­lan al­re­de­dor co­mo tan­ques de gue­rra en ma­nio­bras, Mien­tras que los mos­qui­tos for­mas es­cua­dro­nes, Ata­can­do co­mo avio­nes de gue­rra. Mi co­ra­zón via­ja mil ki­ló­me­tros ha­cia mi tie­rra na­tal. Mí sueño se en­tre­la­za con las pe­nas co­mo una ma­de­ja de mi­les de hi­los. Inocen­te, he aguan­ta­do un año com­ple­to en pri­sión. Usan­do mis lá­gri­mas co­mo tin­ta, trans­for­mo mis pen­sa­mien­tos en ver­sos.

SO­BRE LA LEC­TU­RA DE “AN­TO­LO­GÍA DE MIL POE­TAS”

A los an­ti­guos les gus­ta­ba can­tar­le a la be­lle­za na­tu­ral: Nie­ve y flo­res, lu­na y vien­to, nie­bla, mon­ta­ñas y ríos. Hoy de­be­re­mos ha­cer poe­mas que in­clu­yan hie­rro y ace­ro, Y el poe­ta tam­bién de­be­ría sa­ber con­du­cir un ata­que.

POE­MA DE PRO­PA­GAN­DA

En es­tos do­ce pun­tos ¿Aca­so hay al­go de ex­tra­or­di­na­rio? To­do aquel que sea un po­co pa­trio­ta No los ol­vi­da­rá. Ha­ga­mos de ellos un há­bi­to Pa­ra to­dos y ca­da uno. Un pue­blo y un ejér­ci­to va­le­ro­sos No co­no­cen na­da im­po­si­ble. La raíz ha­ce só­li­do al ár­bol, El pa­la­cio de to­da vic­to­ria Se cons­tru­ye so­bre el pue­blo en­te­ro.

UNA FRAZADA DE PA­PEL

Li­bros nue­vos, li­bros vie­jos, las ho­jas api­la­das tan juntas. Una frazada de pa­pel es me­jor que nin­gu­na. Vo­so­tros que dor­mís co­mo prín­ci­pes, res­guar­da­dos del frío, ¿sa­béis cuán­tos hom­bres pre­sos no pue­den dor­mir en to­da la no­che?

NO­CHE FRÍA

No­che de oto­ño. No hay col­chón. No hay man­tas. No hay sueño. Cuer­pos y pier­nas en­ci­ma­dos y en­tu­me­ci­dos. La lu­na brilla en las ho­jas he­la­das de los ba­na­nos. De­trás de los ba­rro­tes la Osa Ma­yor se ba­lan­cea so­bre el Po­lo.

LOS BUE­NOS DÍAS QUE VIE­NEN

To­do cam­bia, la rue­da de la gran ley gi­ra sin pau­sa. Des­pués de la llu­via, buen tiem­po. En el pes­ta­ñeo de un ojo el uni­ver­so se despoja de sus ro­pas su­cias. A tra­vés de diez mil mi­llas el pai­sa­je se ex­tien­de co­mo un pre­cio­so bro­ca­do. De­li­ca­da luz del sol. Bri­sas li­ge­ras. Flo­res son­rien­tes, cuel­gan en los ár­bo­les, en­tre las ho­jas chis­pean­tes, to­dos los pá­ja­ros can­tan. Hom­bres y ani­ma­les vuel­tos a na­cer. ¿Qué pue­de ser más na­tu­ral? Des­pués de la pe­na lle­ga la ale­gría.

LI­BRE, CA­MINO EN LA MON­TA­ÑA Y DIS­FRU­TO LA VIS­TA

Mon­ta­ñas. Nu­bes. Más mon­ta­ñas. Más nu­bes. Allá aba­jo un arro­yo cen­te­llea, bri­llan­te e in­ma­cu­la­do. So­lo, con el co­ra­zón agi­ta­do, ca­mino por el Ma­ci­zo Oes­te. Y mi­ro a lo le­jos, ha­cia el Sur y pien­so en mis ca­ma­ra­das.

POE­MA ES­TI­MU­LAN­TE

To­do pue­den lo­grar las do­ce re­co­men­da­cio­nes. Quien ama a su país no las ol­vi­da­rá nun­ca. Cuan­do el pue­blo tie­ne un há­bi­to se com­por­ta co­mo un so­lo hom­bre. Con buen ejér­ci­to y buen pue­blo to­do se­rá co­ro­na­do por el éxi­to. Só­lo cuan­do la raíz es fir­me, el ár­bol pue­de vi­vir mu­cho tiem­po y la vic­to­ria tie­ne co­mo raíz al pue­blo.

Mao Tse-Tung

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.