Pe­que­ña re­la­ción de mis pro­pó­si­tos en la pin­tu­ra

La Opinión - Imágenes - - Pintura -

El maes­tro Rei­nal­do Cá­ce­res na­ció en Du­ra­nia. Su obra ha si­do un ejem­plo de con­sa­gra­ción al ar­te, con­ver­gien­do siem­pre a una ra­zón fun­da­men­ta­da en que la pin­tu­ra es un ho­me­na­je a la ar­mo­nía in­te­rior. Jun­to a su es­po­sa, do­ña Marta La­ra, ha cons­trui­do un es­pe­cial ám­bi­to cul­tu­ral.

Mi nom­bre: Rei­nal­do Cá­ce­res. Pien­so que a to­dos les gus­ta la ma­gia de la pin­tu­ra por la be­lle­za en sí, y a su vez, por el dis­fru­te in­me­dia­to del tono de sus co­lo­res, de sus lu­ces y de sus som­bras, sin em­bar­go, siem­pre he creí­do que la luz que pro­yec­ta el co­lor, es tam­bién una co­mu­ni­ca­ción con el Ha­ce­dor de to­das las co­sas, pues ella, nos in­vi­ta a bus­car la per­fec­ción con te­na­ci­dad pa­ra así lo­grar la me­ta es­pi­ri­tual o pro­pó­si­to que te­ne­mos ca­da uno, pa­ra sí mis­mo.

Es­ta es la ra­zón de mi es­fuer­zo y tam­bién es la me­di­ta­ción ha­cia la paz y ha­cia el áni­mo per­so­nal que va­lo­ri­za­rá la ra­zón de nues­tras vi­das

Gus­to­sa­men­te pa­ra las per­so­nas ma­yo­res o ju­bi­la­das, ofrez­co den­tro de mis ca­pa­ci­da­des pic­tó­ri­cas y en re­la­ción a la pin­tu­ra al óleo, los es­ca­sos o im­por­tan­tes co­no­ci­mien­tos que ten­go, si es­tán en la on­da de la prác­ti­ca y de la ayu­da mu­tua co­mo aman­tes del co­lor y de la for­ma.

Prac­ti­can­do.

Bo­de­gón

Ár­bol Ro­jo.

Ama­ne­cer.

Ji­ne­tes de las pam­pas.

Pai­sa­je Ventoso.

Luz en el río.

Rei­nal­do Cá­ce­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.