Schleier­ma­cher y el ar­te de la her­me­néu­ti­ca

La Opinión - Imágenes - - Filosofía - Jai­me Ricardo Re­yes Cal­de­rón

En­ten­der al otro exi­ge un es­fuer­zo. Sa­ber qué quie­re de­cir un tex­to an­ti­guo se­ña­la un tra­ba­jo por acer­car­nos a sig­ni ca­dos no tan ex­plí­ci­tos. Re­pre­sen­tar­nos có­mo su­ce­die­ron real­men­te unos acon­te­ci­mien­tos en­cla­va­dos en el pa­sa­do in­vi­ta a su­pe­rar las va­ria­cio­nes cul­tu­ra­les que di­fe­ren­cian las dis­tan­cias his­tó­ri­cas. Co­no­cer el sig­ni ca­do de obras de ar­te, de có­di­gos y le­yes, de tex­tos lo­só cos e his­tó­ri­cos con­vo­ca a aden­trar­se en mun­dos con­cep­tua­les os­cu­ros y com­ple­jos. Po­der dar sen­ti­do a la con­duc­ta de per­so­nas, gru­pos y co­mu­ni­da­des re­pre­sen­ta una em­pre­sa in­ter­pre­ta­ti­va lle­na de di cul­ta­des y de am­bi­güe­da­des. La bús­que­da del sen­ti­do en el en­cuen­tro en­tre los hom­bres, en el en­cuen­tro en­tre even­tos, pro­duc­tos cul­tu­ra­les e in­tér­pre­tes, ese es el ob­je­to de la her­me­néu­ti­ca, del ar­te de la in­ter­pre­ta­ción.

Se­gún Ebe­ling el tér­mino her­me­néu­ti­ca se de­be a la obra de “J. C. Dan­nahauer, Her­me­neu­ti­ca sa­cra si­ve met­ho­dus ex­po­nen­da­rum sa­cra­rum lit­te­ra­rum (1654)” (Ma­cei­ras, 1990, p. 25). Dann­hauer no só­lo fue el pri­me­ro en usar el tér­mino, ins­pi­rán­do­se en la ló­gi­ca in­ter­pre­ta­ti­va-si­lo­gís­ti­ca del Pe­riHer­me­neias aris­to­té­li­co, Gron­din (1999) a rma que, ade­más: “Ha­bía ex­pre­sa­do su in­ten­ción de ela­bo­rar una her­me­néu­ti­ca uni­ver­sal […] de bus­car una doc­tri­na me­to­do­ló­gi­ca de las cien­cias que se es­ta­ba in­de­pen­di­zan­do de la es­co­lás­ti­ca […] tie­ne un en­fo­que uni­ver­sal en la me­di­da en que de­be ser apli­ca­ble a to­das las cien­cias”. (p. 82)

El pri­mer cam­po her­me­néu­ti­co fue el mun­do de los es­tu­dios bí­bli­cos. Lue­go de más de mil años de pre­di­ca­cio­nes dog­ma­ti­zan­tes y de­vo­cio­na­les, en las cua­les el sen­ti­do li­te­ral de la es­cri­tu­ra se da­ba des­de cri­te­rios neo­pla­tó­ni­cos (lo cual tra­jo in ni­tos anacro­nis­mos, pseu­do­po­si­ti­vi­za­cio­nes y au­to­rre­fe­ren­cias que vio­lan to­da in­te­lec­ción si­tua­da e his­tó­ri­ca de las tra­di­cio­nes bí­bli­cas), apa­re­ció, con Spi­no­za, una crí­ti­ca ra­cio­na­lis­ta por la cual la Bi­blia cons­ti­tuía una a rma­ción éti­ca, pe­ro no un tes­ti­mo­nio his­tó­ri­co. La va­li­dez del tex­to bí­bli­co es­ta­ría sig­na­da en las ofertas de con­duc­ta ra­cio­nal, de ca­rác­ter trans­his­tó­ri­co, co­mo son las ideas mis­mas de la ra­zón.

A Spi­no­za lo se­gui­rá Rei-ma­rus, quien inau­gu­ra­rá la crí­ti­ca his­tó­ri­ca co­mo una suer­te de des­mi­to­lo­gi­za­ción. Rei­ma­rus ve­ría a Je­sús co­mo un re­vo­lu­cio­na­rio po­lí­ti­co, gran pre­di­ca­dor, ase­si­na­do por el sis­te­ma, cu­yos dis­cí­pu­los enal­te­cie­ron a tra­vés de la re­su­rrec­ción pa­ra pre­pa­rar el fu­tu­ro triun­fo his­tó­ri­co acor­de a su mi­sión me­siá­ni­ca. Pa­ra Rei­ma­rus la cla­ve de la fe es­tá en la ubi­ca­ción del Je­sús his­tó­ri­co que só­lo se pue­de com­pren­der ba­jo el exa­men de las ca­te­go­rías me­siá­ni­cas pro­pias del con­tex­to re­li­gio­so-po­lí­ti­co de la épo­ca.

SCHLEIER­MA­CHER Y LA HER­ME­NÉU­TI­CA UNI­VER­SAL

Lo her­me­néu­ti­co se apli­ca­ba a la bi­blia, a lo ju­rí­di­co y a la li­te­ra­tu­ra, co­mo ejer­ci­cios in­de­pen­dien­tes. Frie­drich Schleier­ma­cher (1768-1834) pla­neó un pro­yec­to de her­me­néu­ti­ca uni­ver­sal y tra­tó de for­mar una cien­cia de la her­me­néu­ti­ca con una cri­te­rio­lo­gía de la com­pren­sión que ope­ra­ra con un mé­to­do au­tó­no­mo. Su fuen­te de re exión es la in­ves­ti­ga­ción de la teo­lo­gía bí­bli­ca, que en al­gu­nos mo­men­tos so­la­men­te fue fra­seo­lo­gía dog­má­ti­ca, sin ma­yor pe­ne­tra­ción en las con­di­cio­nes pro­duc­to­ras del sen­ti­do lin­güís­ti­co, y del sen­ti­do bio­grá­fi­cohis­tó­ri­co, en las dis­tin­tas enun­cia­cio­nes del mis­te­rio cris­tiano.

Pa­ra él la fe es el gran sen­ti­mien­to de de­pen­den­cia sur­gi­do de la ex­pe­rien­cia de Dios, la cual se co­mu­ni­có gra­cias a un pro­ce­so his­tó­ri­co-re­dac­cio­nal agen­cia­do por una co­mu­ni­dad cre­yen­te. Es­ta­ble­ce un mar­co ra­cio­nal-ex­pe­rien­cial a la fe y a la Igle­sia co­mo ins­ti­tu­ción his­tó­ri­ca: “Los dog­mas y las ins­ti­tu­cio­nes no son sino ex­pre­sio­nes a tra­vés de las cua­les el sen­ti­mien­to evo­lu­cio­na y se desa­rro­lla […] des­de una pers­pec­ti­va his­tó­ri­co­co­mu­ni­ta­ria, ex­pre­sio­nes acu­ña­das en el seno de tra­di­cio­nes re­li­gio­sas pa­ra ha­cer po­si­ble la ex­pe­rien­cia co­lec­ti­va y su trans­mi­sión o di­fu­sión a tra­vés del es­pa­cio y del tiem­po” (Illa­nes & Sa­ran­ya­na, 1995, p. 259).

Un gran apor­te a la exé­ge­sis bí­bli­ca fue el exa­mi­nar los tex­tos sa­gra­dos en su uni­ver­sa­li­dad: su­je­tos a to­dos los pro­ce­sos de co­mu­ni­ca­ción oral, fi­ja­ción tex­tual, di­fe­ren­cia­ción ideo­ló­gi­ca, de­ter­mi­na­ción lé­xi­ca par­ti­cu­lar, pro­pios de cual­quier tex­to.

EL AR­TE HER­ME­NÉU­TI­CO

La fuen­te del ar­te her­me­néu­ti­co son las di cul­ta­des de los con­jun­tos tex­tua­les an­ti­guos. Las in­co­rrec­cio­nes de sig­ni ca­ción, las asi­me­trías ex­pe­rien­cia­les, le­xi­ca­les, cul­tu­ra­les e ideo­ló­gi­cas, son par­te de la di­ná­mi­ca ge­ne­ral del len­gua­je. Al­go nos acer­ca al sen­ti­do, pe­ro mu­cho nos ale­ja de él. El ma­len­ten­di­do es lo ob­tu­ran­te del pro­ce­so her­me­néu­ti­co: “Si to­do fue­ra com­ple­ta­men­te ex­tra­ño, la her­me­néu­ti­ca no sa­bría en­la­zar su tra­ba­jo; y lo mis­mo en el ca­so con­tra­rio, a sa­ber, si na­da fue­ra ex­tra­ño en­tre el que ha­bla y el que per­ci­be, tam­po­co ne­ce­si­ta­ría en­la­zar na­da, sino que el com­pren­der se da­ría siem­pre al mis­mo tiem­po que el leer y el oír” (Schleier­ma­cher, 1999, p. 59)

Afir­ma­ba que to­do lo que nos lle­ga del pa­sa­do (his­to­ria, es­cri­tos, con­duc­tas, etc.) apa­re­ce des­arrai­ga­do de su mun­do ori­gi­nal y pier­de, por lo tan­to, su sig­ni­fi­ca­ti­vi­dad; por ello, só­lo se pue­de com­pren­der a par­tir de ese mun­do, de su ori­gen y gé­ne­sis. La her­me­néu­ti­ca ten­dría co­mo fi­na­li­dad al­can­zar la cla­ri­dad, ga­nar la ple­ni­tud de sig­ni­fi­ca­do, “La her­me­néu­ti­ca es el ar­te de evi­tar el ma­len­ten­di­do” (Schleier­ma­cher, 1959, p. 30). Así, tra­tó de in­te­grar di­fe­ren­tes téc­ni­cas en un cam­po ge­ne­ral uni­fi­ca­do, y pro­pu­so una se­rie de prin­ci­pios bá­si­cos o cá­no­nes (con­tex­tua­les y psi­co­ló­gi­cos), que ser­vían pa­ra in­ter­pre­tar tan­to un do­cu­men­to le­gal co­mo un tex­to bí­bli­co o uno de li­te­ra­tu­ra.

La her­me­néu­ti­ca asu­me un ideal de com­pren­sión de la to­ta­li­dad, da­do que el ma­len­ten­di­do, los va­cíos, las di­fi­cul­ta­des de com­pren­sión, son múl­ti­ples y en oca­sio­nes, de­ter­mi­nan gra­ves equí­vo­cos en la fi­ja­ción real del sen­ti­do de lo co­mu­ni­ca­do. Es­ta­mos an­te la pri­me­ra gran re­gla de la in­ter­pre­ta­ción: la cohe­ren­cia en­tre el to­do y sus par­tes, la in­ter­re­la­ción en­tre los ele­men­tos par­ti­cu­la­res y su es­truc­tu­ra ge­ne­ral, que ha­cen de ese ob­je­to de sen­ti­do una iden­ti­dad com­ple­ta, úni­ca, au­to­sub­sis­ten­te. Schleier­ma­cher sen­ten­cia: “To­do lo in­di­vi­dual pue­de ser com­pren­di­do úni­ca­men­te me­dian­te el to­do, y, por tan­to, to­da ex­pli­ca­ción de lo in­di­vi­dual pre­su­po­ne ya la com­pren­sión del to­do” (Schleier­ma­cher, 1999, p. 87). COM­PREN­SIÓN: CÍRCU­LO, ADI­VI­NAR Y EQUI­PA­RAR

Pa­ra Schleier­ma­cher, al prin­ci­pio del com­pren­der le co­rres­pon­de siem­pre mo­ver­se en un círcu­lo, un cons­tan­te re­torno y vai­vén del to­do a las par­tes y de és­tas al to­do, una des­crip­ción dia­léc­ti­ca po­lar, pues con­si­de­ra la in­di­vi­dua­li­dad co­mo un mis­te­rio que nun­ca se abre del to­do, y el pro­ble­ma ma­yor ra­di­ca en la “os­cu­ri­dad del tú” y “por­que na­da de lo que se in­ten­ta in­ter­pre­tar pue­de ser com­pren­di­do de una so­la vez” (Schleier­ma­cher, 1967, p. 33). To­da in­ter­pre­ta­ción es una apro­xi­ma­ción, una par­cia­li­dad de sen­ti­do, que, no obs­tan­te, as­pi­ra a la com­ple­tud.

La in­ter­pre­ta­ción de­be com­pren­der a un au­tor me­jor de lo que él mis­mo se ha­bría com­pren­di­do. El in­tér­pre­te tie­ne que ha­cer cons­cien­tes al­gu­nas co­sas que al au­tor ori­gi­nal pue­den ha­ber­le que­da­do in­cons­cien­tes. Pa­ra Schleier­ma­cher la her­me­néu­ti­ca arran­ca co­mo la­bor de len­gua­je, pe­ro ha­lla su ci­ma co­mo iden­ti­fi­ca­ción per­so­nal, co­mo cons­truc­ción psi­co­ló­gi­ca. De allí su in­te­rés pro­fun­do en con­si­de­rar el sen­tir que ha­ce di­ná­mi­ca to­da ex­pe­rien­cia de fe.

Los pro­ta­go­nis­tas de la his­to­ria se­rán re­pre­sen­tan­tes de su épo­ca, ob­je­ti­van­do en sus obras el es­pí­ri­tu de ese con­tex­to tem­po­ral: “La re­la­ción es­ta­ble­ci­da por Schleier­ma­cher en­tre la per­so­na­li­dad del ar­tis­ta y su obra es la mis­ma que me­dia en­tre la his­to­ria co­mo to­ta­li­dad y los acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos que la in­te­gran” (Ma­cei­ras & Tre­bo­lle, 1990, p. 37). Asig­na, en­ton­ces, res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca, en ran­go de he­roi­ci­dad, a las obras ge­nia­les de los gran­des au­to­res. Se de­be ac­ce­der a lo di­vino de la obra, a ese as­pec­to es­pi­ri­tual y tras­cen­den­te que la ha­ce úni­ca en el trans­cur­so his­tó­ri­co. Com­pren­der es adi­vi­nar, apro­piar­se del es­pí­ri­tu di­vino vi­ta­li­za­do en la obra de un ge­nio. Sur­ge la com­pren­sión co­mo par­te de una “Adi­vi­na­ción rea­li­za­da a tra­vés de la con­ge­nia­li­za­ción con el au­tor de la obra ar­tís­ti­ca […] Un Ho­me­ro o un Vir­gi­lio só­lo pue­den ser com­pren­di­dos y gus­ta­dos a tra­vés de la com­pren­sión de sus épo­cas res­pec­ti­vas, pe­ro ellos son los que ha­cen épo­ca, con­for­man y re­pre­sen­tan sus pro­pias épo­cas”. (Ma­cei­ras & Tre­bo­lle, 1990, p. 36)

Con Schleier­ma­cher la com­pren­sión exi­ge una apli­ca­da dis­ci­pli­na me­tó­di­ca que con­ju­ga­rá lo ge­ne­ral co­mu­ni­ca­ti­vo y lin­güís­ti­co con lo per­so­nal, adi­vi­na­to­rio y psi­co­ló­gi­co, en una com­ple­ta apro­xi­ma­ción in­ter­pre­ta­ti­va al au­tor y su obra. La com­pren­sión se­ría una ope­ra­ción por la cual las dis­tan­cias en­tre in­tér­pre­te y au­tor son sal­va­das reavi­ván­do­se el sig­ni­fi­ca­do per­di­do por las dis­tan­cias tem­po­ra­les, fi­lo­ló­gi­cas, es­pa­cia­les, cul­tu­ra­les. Se de­be re­com­po­ner el ac­to ori­gi­nal de la pro­duc­ción in­te­lec­tual. De es­ta ma­ne­ra el mé­to­do her­me­néu­ti­co, en tan­to acer­ca­mien­to a la ge­nia­li­dad del au­tor, es adi­vi­na­to­rio, ape­lan­do a ins­tru­men­ta­cio­nes psi­co­ló­gi­cas. Y el mis­mo mé­to­do se­rá com­pa­ra­ti­vo, al dis­po­ner la co­rre­la­ción lin­güís­ti­ca a tra­vés de ins­tru­men­ta­cio­nes fi­lo­ló­gi­cas, gra­ma­ti­ca­les, que per­mi­tan la re­vi­vi­fi­ca­ción sig­ni­fi­ca­ti­va en el hoy.

La obra, pro­duc­to de un ge­nio crea­dor, con­tie­ne en sí las in­ter­ac­cio­nes com­ple­jas de la vi­da a la que per­te­ne­ce. La vi­da que sub­ya­ce cons­ti­tu­ye un te­ji­do complejo de sig­ni­fi­ca­cio­nes. La obra de un ar­tis­ta se pre­sen­ta en su in­di­vi­dua­li­dad. Pe­ro su sig­ni­fi­ca­do no se re­du­ce a la apa­rien­cia de su par­ti­cu­la­ri­dad, de­be ser es­ta­ble­ci­do al su­mar­se la cons­tan­te sig­ni­fi­ca­ti­va de las de­más obras. Un pro­duc­to in­di­vi­dual del len­gua­je ga­na den­si­dad, de­li­mi­ta su con­te­ni­do, al la­do de las de­más obras. Y las de­más obras cons­ti­tu­yen un pa­no­ra­ma complejo, pues son las de­más obras del au­tor, las de­más obras del gé­ne­ro, las de­más obras del mo­vi­mien­to es­té­ti­co al que per­te­ne­ce, las de­más obras de una épo­ca que mar­ca a to­das las obras. Schleier­ma­cher de­fi­ne: “Las for­mas de to­da com­po­si­ción se con­fi­gu­ran a par­tir de la na­tu­ra­le­za del len­gua­je y de la vi­da co­mún que es­tá uni­da y se desa­rro­lla al tiem­po con él” (Schleier­ma­cher, 1999, p. 105).

Es­ta­ble­ce un ni­vel de igua­la­ción que tras­cien­de las os­cu­ri­da­des de sen­ti­do en­con­tra­das en el pre­sen­te. La fi­na­li­dad del mé­to­do her­me­néu­ti­co, el pro­duc­to de la com­pren­sión, es la equi­pa­ra­ción. La her­me­néu­ti­ca trae al aquí y aho­ra tan­to los sen­ti­dos, las ideas, los ras­gos de pen­sa­mien­to pe­ren­ne, co­mo la in­di­vi­dua­li­dad del ge­nio crea­dor y la ori­gi­na­li­dad elo­cuen­te de una épo­ca ex­pre­sa­da en una obra. Lo axial se­rá: “Aque­llo en que con­sis­te el ver­da­de­ro ac­to de com­pren­sión, que no es sino la iden­ti­fi­ca­ción con el au­tor mis­mo […] la com­pren­sión del tex­to, que el au­tor nos ha de­ja­do co­mo ma­ni­fes­ta­ción fiel de su pro­pia vi­da” (Ma­cei­ras & Tre­bo­lle, 1990, p. 33).

Frie­drich Schleier­ma­cher

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.