402 años de la des­apa­ri­ción del ilus­tre es­cri­tor Mi­guel de Cer­van­tes Saa­ve­dra

(9 de oc­tu­bre de 1547 – 23 de abril de 1616)

La Opinión - Imágenes - - Biografía - Luis Saúl Var­gas Del­ga­do Ti­pa­co­que (Bo­ya­cá)

Mi­guel de Cer­van­tes Saa­ve­dra fue el cuar­to de los sie­te hi­jos de Ro­dri­go de Cer­van­tes Saa­ve­dra y Leonor de Cor­ti­nas, na­ció en Al­ca­lá; su pa­dre, un ci­ru­jano barbero que hi­zo via­jar la fa­mi­lia por va­rias ciu­da­des cas­te­lla­nas y al in­cum­plir el pa­go de al­gu­nas deu­das es­tu­vo de­te­ni­do en He­na­res. Los sa­cer­do­tes je­sui­tas ayu­da­ron a Mi­guel pa­ra que en­tra­ra en la ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va que te­nían en Cór­do­ba; la fa­mi­lia via­jó a Se­vi­lla don­de el jo­ven es­tu­dian­te por su ti­mi­dez tar­ta­mu­dea­ba. Ro­dri­go y Leonor pen­sa­ron en Ma­drid y es en 1568 en que el nom­bre de Mi­guel de Cer­van­tes Saa­ve­dra apa­re­ce en cua­tro an­to­lo­gías.

El na­cien­te es­cri­tor, de­te­ni­do en la ca­pi­tal es­pa­ño­la y pa­ra evi­tar el cas­ti­go de ser ampu­tada su mano de­re­cha con la que ha­bía he­ri­do a Antonio Se­gu­ra, fue a unir­se a la San­ta Alian­za que ven­ció a los tur­cos en la Ba­ta­lla de Le­pan­to (7 oc­tu­bre 1571) allí Cer­van­tes he­ri­do que­dó sin po­der usar la mano iz­quier­da, pe­ro re­ci­bió el tí­tu­lo de ca­pi­tán; es­ta anéc­do­ta es re­la­ta­da en la pri­me­ra par­te del Qui­jo­te y co­mien­zan a lla­mar­lo El Man­co de Le­pan­to. Su vi­da amo­ro­sa con Si­le­na de­jó un hi­jo, Pro­mon­to­rio; des­pués, pre­so en Ar­gel al ex­tra­viar­se la em­bar­ca­ción y abor­da­da por cor­sa­rios ber­be­ris­cos que en en­car­ni­za­do com­ba­te die­ron muer­te a un ca­pi­tán cris­tiano y Mi­guel de Cer­van­tes ca­yó pri­sio­ne­ro, aun­que qui­so fu­gar­se le fue im­po­si­ble; su ma­má, do­ña Leonor con­si­guió re­ba­ja en los du­ca­dos de mul­ta al ngir ser viu­da y los en­tre­gó al Con­se­jo de las Cru­za­das; Mi­guel que­dó en li­ber­tad en sep­tiem­bre 19 de 1580 des­pués de un lus­tro de cau­ti­ve­rio. A los 33 años vol­vió a Ma­drid, los úl­ti­mos diez años los ha­bía pa­sa­do en­tre la gue­rra, la pri­sión y su fa­mi­lia en­deu­da­da; re­nun­ció a la ca­rre­ra mi­li­tar e intentó ob­te­ner un pues­to en Amé­ri­ca, pe­ro fra­ca­só; con­tra­jo ma­tri­mo­nio a los 37 años de edad con do­ña Ca­ta­li­na Salazar de Pa­la­cios y es­cri­bió su pri­me­ra obra, La Ga­la­tea; des­pués La Co­me­dia de la Con­fu­sión, Tra­ta­do de Cons­tan­ti­no­pla y Muer­te de Se­lim (obras de­sa­pa­re­ci­das) Tra­to de Ar­gel y El cer­co de Nu­man­cia… Cer­van­tes, re­cau­da­dor de im­pues­tos, fue ex­co­mul­ga­do por el ca­to­li­cis­mo ro­mano. Es en Ma­drid en 1605 que pre­sen­tó El In­ge­nio­so hi­dal­go don Qui­jo­te de la Man­cha y co­men­zó su fa­ma, vie­ne lue­go No­ve­las ejem­pla­res (1613) Via­je al par­na­so (1914) Los tra­ba­jos de Pe­ri­cles Se­gis­mun­da (1616) Fa­lle­ció el ilus­tre es­cri­tor Mi­guel de Cer­van­tes Saa­ve­dra (abril 23 de 1616) en Ma­drid (Es­pa­ña) es­ta­ba acom­pa­ña­do de su es­po­sa Ca­ta­li­na y una de sus so­bri­nas, fue se­pul­ta­do en el con­ven­to de las Tri­ni­ta­rias Des­cal­zas, ca­lle de Can­ta­rra­nas, en­vuel­to con há­bi­tos fran­cis­ca­nos ¡Mu­rió Cer­van­tes pa­ra dar­le vi­da al Qui­jo­te!

Mi­guel de Cer­van­tes Saa­ve­dra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.