Juan Pa­blo II, ele­gi­do Pa­pa el 16 de oc­tu­bre de 1978

La Opinión - Imágenes - - Portada -

Ka­rol Jó­zef Wojt­yła5 (Wa­do­wi­ce, Po­lo­nia, 18 de ma­yo de 1920-Ciu­dad del Va­ti­cano, 2 de abril de 2005), fue el pa­pa 264 de la Igle­sia ca­tó­li­ca y so­be­rano de la Ciu­dad del Va­ti­cano des­de el 16 de oc­tu­bre de 1978 has­ta su muer­te en 2005. Fue ca­no­ni­za­do en 2014, du­ran­te el pon­ti­fi­ca­do de Fran­cis­co.

Hi­jo de un o cial de la ad­mi­nis­tra­ción del Ejér­ci­to po­la­co y de una maes­tra de es­cue­la, de jo­ven prac­ti­có el atle­tis­mo, el fút­bol y la na­ta­ción; fue tam­bién un alumno ex­ce­len­te y presidió di­ver­sos gru­pos es­tu­dian­ti­les. Desa­rro­lló ade­más una gran pa­sión por el tea­tro, y du­ran­te al­gún tiem­po as­pi­ró a estudiar li­te­ra­tu­ra y con­ver­tir­se en ac­tor pro­fe­sio­nal.

Du­ran­te la ocu­pa­ción na­zi de Po­lo­nia com­pa­gi­nó sus es­tu­dios y su la­bor de ac­tor con el tra­ba­jo de obre­ro en una fá­bri­ca, pa­ra man­te­ner­se y evi­tar su de­por­ta­ción o en­car­ce­la­mien­to. Fue miem­bro ac­ti­vo de la Unia, or­ga­ni­za­ción de­mo­crá­ti­ca clan­des­ti­na que ayu­da­ba a mu­chos ju­díos a en­con­trar re­fu­gio y es­ca­par de la per­se­cu­ción na­zi.

En ta­les cir­cuns­tan­cias, la muer­te de su pa­dre le cau­só un pro­fun­do do­lor. La lec­tu­ra de San Juan de la Cruz, que en­ton­ces bus­có co­mo con­sue­lo, y la he­roi­ca con­duc­ta de los cu­ras ca­tó­li­cos que mo­rían en los cam­pos de con­cen­tra­ción na­zi fue­ron de­ci­si­vas pa­ra que de­ci­die­ra se­guir el ca­mino de la fe. Mien­tras se re­cu­pe­ra­ba de un ac­ci­den­te, el fu­tu­ro pon­tí­fi­ce de­ci­dió se­guir su vo­ca­ción re­li­gio­sa, y en 1942 ini­ció su for­ma­ción sa­cer­do­tal. Fi­na­li­za­da la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, fue or­de­na­do sa­cer­do­te (1 de no­viem­bre de 1946), am­plió sus es­tu­dios en Ro­ma y ob­tu­vo el doc­to­ra­do en Teo­lo­gía en el Pon­ti co Ate­neo An­ge­li­cum.

De re­gre­so a Po­lo­nia desa­rro­lló una do­ble ac­ti­vi­dad evan­ge­li­za­do­ra y do­cen­te: lle­vó a ca­bo su la­bor pas­to­ral en di­ver­sas pa­rro­quias obre­ras de Cra­co­via e im­par­tió cla­ses de éti­ca en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Lu­blin y en la Fa­cul­tad de Teo­lo­gía de Cra­co­via. En 1958 fue nom­bra­do au­xi­liar del ar­zo­bis­po de Cra­co­via, a quien su­ce­dió en 1964. Ya en esa épo­ca era un lí­der vi­si­ble que a me­nu­do asu­mía po­si­cio­nes crí­ti­cas con­tra el co­mu­nis­mo y los fun­cio­na­rios del go­bierno po­la­co. Du­ran­te el Con­ci­lio Va­ti­cano II des­ta­có por sus in­ter­ven­cio­nes so­bre el es­que­ma ecle­siás­ti­co y en los de­ba­tes acer­ca de la cons­ti­tu­ción pas­to­ral Gau­dium et spes, de­di­ca­da al pa­pel de la Igle­sia en el mun­do con­tem­po­rá­neo.

En 1967 el Pa­pa Pa­blo VI lo nom­bró car­de­nal, y el 16 de oc­tu­bre de 1978, a la edad de cin­cuen­ta y ocho años, fue ele­gi­do pa­ra su­ce­der al pa­pa Juan Pa­blo I, fallecido tras trein­ta y cua­tro días de pon­ti ca­do. De es­te mo­do se con­vir­tió en el pri­mer Pa­pa no ita­liano des­de 1523, y en el pri­me­ro pro­ce­den­te de un país del blo­que co­mu­nis­ta. Des­de sus pri­me­ras en­cí­cli­cas, Re­dem­pto­ris ho­mi­nis (1979) y Di­ves in mi­se­ri­cor­dia (1980), Juan Pa­blo II exal­tó el pa­pel de la Igle­sia co­mo maes­tra de los hom­bres y des­ta­có la ne­ce­si­dad de una fe ro­bus­ta, arrai­ga­da en el pa­tri­mo­nio teo­ló­gi­co tra­di­cio­nal, y

de una só­li­da mo­ral, sin men­gua de una aper­tu­ra cris­tia­na al mun­do del si­glo XX. De­nun­ció la Teo­lo­gía de la Li­be­ra­ción, cri­ti­có la re­la­ja­ción mo­ral y pro­cla­mó la uni­dad es­pi­ri­tual de Eu­ro­pa.

El 13 de ma­yo de 1981 su­frió un gra­ve aten­ta­do en la Pla­za de San Pe­dro del Va­ti­cano, don­de re­sul­tó herido por los dis­pa­ros del te­rro­ris­ta tur­co Meh­met Ali Ag­ca. A raíz de es­te su­ce­so, Juan Pa­blo II tu­vo que per­ma­ne­cer hos­pi­ta­li­za­do du­ran­te dos me­ses y me­dio. El 13 de ma­yo de 1982 su­frió un in­ten­to de aten­ta­do en el San­tua­rio de Fá­ti­ma du­ran­te su via­je a Por­tu­gal. Sin em­bar­go, el pon­tí­fi­ce con­ti­nuó con su la­bor evan­ge­li­za­do­ra, vi­si­tan­do in­can­sa­ble­men­te nu­me­ro­sas re­gio­nes, en es­pe­cial los paí­ses del Ter­cer Mun­do de Áfri­ca, Asia y Amé­ri­ca del Sur.

Igual­men­te, si­guió man­te­nien­do con­tac­tos con nu­me­ro­sos lí­de­res re­li­gio­sos y po­lí­ti­cos, des­ta­can­do siem­pre por su ca­rác­ter con­ser­va­dor en cues­tio­nes doc­tri­na­les y por su re­sis­ten­cia a la mo­der­ni­za­ción de la ins­ti­tu­ción ecle­siás­ti­ca. En­tre sus en­cí­cli­cas ca­be men­cio­nar La­bo­rem exer­cens (El hom­bre en su

tra­ba­jo, 1981), Re­dem­pto­ris ma­ter (La ma­dre del Re­den­tor, 1987), So­lli­ci­tu­do rei so­cia­lis (La preo­cu­pa­ción so­cial, 1987), Re­dem­pto­ris mis­sio (La mi­sión del Re­den­tor, 1990) y Cen­tes­si­mus an­nus (El cen­te­na­rio, 1991).

En­tre sus ex­hor­ta­cio­nes y car­tas

apos­tó­li­cas des­ta­can Ca­te­che­si tra­den­dae (So­bre la ca­te­que­sis, hoy, 1979), Fa­mi­liaris con­sor­tio (La fa­mi­lia, 1981), Sal­vi­fi­ci do­lo­ris (El do­lor sal­ví­fi­co, 1984), Re­con­ci­lia­to et pae­ni­ten­tia (Re­con­ci­lia­ción y pe­ni­ten­cia, 1984), Mu­lie­ris dig­ni­ta­tem (La dig­ni­dad de la mu­jer, 1988), Ch­ris­ti­fi­de­lis lai­ci (Los fie­les cris­tia­nos, 1988) y Re­dem­pto­ris cus­tos (El cus­to­dio del Re­den­tor, 1989). En Evan­ge­lium vi­tae (1995) tra­tó las cues­tio­nes del abor­to, las téc­ni­cas de re­pro­duc­ción asis­ti­da y la eu­ta­na­sia. Ut

unum sint (Que to­dos sean uno, 1995) fue la pri­me­ra en­cí­cli­ca de la his­to­ria de­di­ca­da al ecu­me­nis­mo. En 1994 pu­bli­có el li­bro Cru­zan­do el um­bral de la es­pe­ran­za.

El pon­ti­fi­ca­do de Juan Pa­blo II no es­tu­vo exen­to de po­lé­mi­ca. Su ta­lan­te tra­di­cio­nal le lle­vó a sos­te­ner al­gu­nos en­fo­ques ca­rac­te­rís­ti­cos del ca­to­li­cis­mo con­ser­va­dor, so­bre to­do en lo re­fe­ren­te a la prohi­bi­ción del abor­to y los an­ti­con­cep­ti­vos, la con­de­na del di­vor­cio y la ne­ga­ti­va a que las mu­je­res se in­cor­po­ren al sa­cer­do­cio. Sin em­bar­go, tam­bién fue un gran de­fen­sor de la jus­ti­cia so­cial y eco­nó­mi­ca, abo­gan­do en to­do mo­men­to por la me­jo­ra de las con­di­cio­nes de vi­da en los paí­ses más po­bres del mun­do.

Tras un pro­ce­so de in­ten­so de­te­rio­ro fí­si­co que le im­pi­dió cum­plir en reite­ra­das oca­sio­nes con las ha­bi­tua­les apa­ri­cio­nes pú­bli­cas en la pla­za de San Pe­dro, Juan Pa­blo II fa­lle­ció el 2 de abril de 2005. Su des­apa­ri­ción sig­ni­fi­có pa­ra al­gu­nos la pér­di­da de uno de los lí­de­res más ca­ris­má­ti­cos de la his­to­ria re­cien­te; pa­ra otros im­pli­có la po­si­bi­li­dad de ima­gi­nar una Igle­sia ca­tó­li­ca más acor­de a la so­cie­dad mo­der­na. En cual­quier ca­so, su muer­te ocu­rrió en un mo­men­to de re­vi­sio­nis­mo en el seno de la ins­ti­tu­ción, de una eva­lua­ción so­bre el pro­ta­go­nis­mo que ha de te­ner en el mun­do con­tem­po­rá­neo y el que pre­ten­de te­ner en el del fu­tu­ro. Su su­ce­sor, Be­ne­dic­to XVI, anun­ció ese mis­mo año el ini­cio del pro­ce­so pa­ra la bea­ti­fi­ca­ción de Juan Pa­blo II, que tu­vo lu­gar el 1 de ma­yo de 2011. El 27 de abril de 2014 fue ca­no­ni­za­do, jun­to con Juan XIII, en una ce­re­mo­nia ofi­cia­da por el pa­pa Fran­cis­co, que ha­bía si­do ele­gi­do pon­tí­fi­ce en mar­zo de 2013, tras la re­nun­cia de Be­ne­dic­to XVI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.