‘Ge­ria­mor’

La Opinión - Imágenes - - Portada - Alon­so Acu­ña Ca­ñas

Un par de his­to­rias nos mues­tran el ejem­plo del amor pro­lon­ga­do y pro­fun­do que ni las cir­cuns­tan­cias más ad­ver­sas, ni el tiem­po, lo­gran des­ha­cer; por el con­tra­rio, es el tiem­po el prin­ci­pal fac­tor de su en­ri­que­ci­mien­to.

La pri­me­ra es la le­yen­da de Bau­cis y Fi­le­món. El par de vie­jos ha­bi­ta­ba el ex­tin­to reino de Fri­gia, en el oc­ci­den­te de Asia Me­nor, en una cam­pi­ña muy po­bre en la que al­gún día apa­re­ció Zeus, sa­be­dor de que las fa­mi­lias de la re­gión, si bien po­bres, eran ta­ca­ñas y po­co aco­ge­do­ras. Por lo que hi­zo un re­co­rri­do en el cual na­die le ofre­ció si­quie­ra un men­dru­go de pan y le ce­rra­ron las puer­tas de ma­ne­ra agria. Só­lo un par de vie­jos, Bau­cis y Fi­le­món, lo aco­gie­ron y le brin­da­ron hos­pi­ta­li­dad y los po­cos y úl­ti­mos ali­men­tos que te­nían.

Zeus to­mó no­ta de la ge­ne­ro­si­dad y del amor pro­fun­do de am­bos vie­jos, por lo que les con­ce­dió lo que pi­die­ran. “Desea­mos que la muer­te nos lle­ve al tiem­po, pa­ra que yo ja­más pue­da ver la tum­ba de mi es­po­sa y ella no ten­ga que en­te­rrar­me a mi pues, por lo mu­cho que nos he­mos que­ri­do no po­dría­mos so­por­tar­lo”, fue lo que Fi­le­món ex­pu­so a Zeus, lue­go de ha­blar con Bau­cis.

Zeus los de­jó al cui­da­do del tem­plo y cuan­do ya eran muy vie­jos tan só­lo per­ma­ne­cían sen­ta­dos en el lu­gar sa­gra­do; los años los trans­for­ma­ron en tron­cos cu­yas ra­mas cre­cían de sus cuer­pos mien­tras cru­za­ban pa­la­bras de des­pe­di­da y, cuan­do las ho­jas se con­fun­die­ron en­tre sí, se des­pi­die­ron con un “Adiós mi amor” y los fo­lla­jes ocul­ta­ron sus la­bios pa­ra siem­pre. Fi­le­món se trans­for­mó en ro­ble y Bau­cis en ti­lo.

La his­to­ria de Tris­tán e Isol­da e uno de los bien co­no­ci­dos ro­man­ces me­die­va­les; una lar­ga na­rra­ción que re­la­ta có­mo el amor de ese par es ili­mi­ta­do an­te el tiem­po, re­la­ción que se ini­cia en la pa­sión sus­ci­ta­da por su­pues­tos ltros de amor pe­ro que, lue­go de va­ria­das cir­cuns­tan­cias, no pue­den rom­per; de ma­ne­ra que, cuan­do los dos cuer­pos fue­ron trans­por­ta­dos a Cor­nua­lles en tum­bas se­pa­ra­das, por or­den del rey, la le­yen­da cuen­ta que de la tum­ba de Tris­tán na­ció una en­re­da­de­ra que cru­zan­do las pa­re­des des­cen­dió has­ta la de Isol­da. En­re­da­de­ra que por or­den del en­vi­dio­so rey Mark fue cor­ta­da va­rias ve­ces sin re­sul­ta­do, pues vol­vía a cre­cer has­ta la tum­ba de la ama­da y allí que­dó nal­men­te, pues el rey clau­di­có en su em­pe­ño de se­pa­rar­los al de­cir: “Que na­die cor­te más lo que desean has­ta en la muer­te uni­dos es­tar”.

Tan her­mo­so re­sul­ta el te­ma que acu­di­mos al ar­te que, en vir­tud de un her­mo­so poe­ma, nos de ne el ver­da­de­ro sen­ti­do del ‘Ge­ria­mor’; un amor que na­ce en la pri­ma­ve­ra de la exis­ten­cia y per­ma­ne­ce has­ta el oto­ño de la vi­da. Di­ce así el poe­ta Ma­nuel Díaz Ca­ro, mé­di­co uró­lo­go re­si­den­te en Cú­cu­ta:

Tris­tán e Isol­da. Obra del pin­tor pre­rra­fae­lis­ta John Wi­lliam Wa­ter­hou­se.

Zeus y He­mes en la me­sa con Bau­cis y Fi­le­món. Obra de Ru­bens.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.