La Gue­rra de la Tri­ple Alian­za

La Opinión - Imágenes - - Portada -

¿POR QUÉ PA­RA­GUAY?

EE­co­nó­mi­ca­men­te la re­pú­bli­ca de Pa­ra­guay se en­con­tra­ba ais­la­da de sus ve­ci­nos y del co­mer­cio de ul­tra­mar eu­ro­peo al mo­men­to del es­ta­lli­do bé­li­co. Lo es­ta­ba por la ne­ga­ti­va de la oli­gar­quía por­te­ña, ma­te­ria­li­za­da en Mi­tre co­mo su ma­yor re­pre­sen­tan­te y pre­si­den­te de la Republica Ar­gen­ti­na, quien ne­ga­ba el pa­so li­bre de las mer­can­cías pa­ra­gua­yas por la cuen­ca del Río de la Pla­ta, úni­co puer­to cer­cano.

An­te es­ta reali­dad, Pa­ra­guay desa­rro­lló una eco­no­mía de­fen­si­va, in­te­gra­da por me­dia­nos pro­pie­ta­rios agra­rios, que se ba­sa­ba en el mo­no­po­lio es­ta­tal de la pro­pie­dad del prin­ci­pal ins­tru­men­to de pro­duc­ción, la tie­rra, y la co­mer­cia­li­za­ción de los pro­duc­tos fun­da­men­ta­les de ex­por­ta­ción (yer­ba y ta­ba­co) lo cual le per­mi­tió ca­pi­ta­li­zar­se rá­pi­da­men­te a pe­sar de los gra­vo­sos im­pues­tos que le de­man­da­ba el puer­to de Bue­nos Ai­res. No exis­tían en Pa­ra­guay sec­to­res do­mi­nan­tes co­mo los es­tan­cie­ros o la bur­gue­sía co­mer­cial por­te­ña, sí un Es­ta­do po­de­ro­so con una gran cen­tra­li­za­ción po­lí­ti­ca y una dic­ta­du­ra per­so­na­li­za­da en la gu­ra del ma­ris­cal Fran­cis­co So­lano Ló­pez. En lo eco­nó­mi­co, es­te po­de­ro­so Es­ta­do pro­mo­vió la di­ver­si ca­ción de la pro­duc­ción y el desa­rro­llo de la in­dus­tria.

Ha­cia 1860, el go­bierno pa­ra­gua­yo le­van­tó as­ti­lle­ros y fa­bri­cas me­ta­lúr­gi­cas, cons­tru­yó fe­rro­ca­rri­les y te­lé­gra­fos, creó es­cue­las pri­ma­rias y en­vió jó­ve­nes a Eu­ro­pa pa­ra per­fec­cio­nar­se. El Es­ta­do era el úni­co gran ca­pi­ta­lis­ta. Era el úni­co país de Su­ra­mé­ri­ca que no te­nía deu­da pú­bli­ca ex­tran­je­ra, se­gún Al­ber­di (in­te­lec­tual ar­gen­tino y fer­vo­ro­so de­fen­sor de Pa­ra­guay du­ran­te la gue­rra) no por­que le hu­bie­ra fal­ta­do cré­di­to, sino por­que le bas­ta­ron sus re­cur­sos y sus bue­nas in­ver­sio­nes.

AR­GEN­TI­NA, BRA­SIL Y LA PO­LÍ­TI­CA POR OTROS ME­DIOS

Sue­le atri­buir­se a la di­plo­ma­cia y ca­pi­tal in­glés la tra­ma de la gue­rra con­tra Pa­ra­guay, si bien es cier­to que fue uno de los gran­des be­ne cia­dos du­ran­te y al nal de la gue­rra, no es me­nos cier­to que Ar­gen­ti­na y el Im­pe­rio de Bra­sil y sus sec­to­res eco­nó­mi­ca­men­te do­mi­nan­tes te­nían in­tere­ses pro­pios en la des­truc­ción del Pa­ra­guay que des­cri­bi­mos.

Mi­tre y la oli­gar­quía por­te­ña te­nían dos ob­je­ti­vos, por un la­do, Pa­ra­guay y su pros­pe­ri­dad re­pre­sen­tó un la­ten­te fo­co que po­día aglu­ti­nar a las de­rro­ta­das pro­vin­cias del in­te­rior. Re­cor­de­mos que Ar­gen­ti­na aún tran­si­ta­ba el pro­ce­so de con­so­li­da­ción del Es­ta­do ar­gen­tino, en­ton­ces era ne­ce­sa­rio eli­mi­nar, li­te­ral­men­te, to­da opo­si­ción o al­ter­na­ti­va a los pla­nes de la in­ci­pien­te bur­gue­sía co­mer­cial ar­gen­ti­na, es de­cir evi­tar que las pro­vin­cias del in­te­rior se apo­yen en Pa­ra­guay y vi­ce­ver­sa; y por otro la­do, rom­per la ba­rre­ra del mo­no­po­lio es­ta­tal pa­ra­gua­yo y ex­ten­der así su in uen­cia co­mer­cial so­bre la re­gión.

El im­pe­rio es­cla­vis­ta de Bra­sil, te­nía otros in­tere­ses que ha­cían a su es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca: la pro­duc­ción de ca­fé y azú­car en ba­se al tra­ba­jo es­cla­vo, sis­te­ma de pro­duc­ción cos­to­so e ine cien­te ya, es­ta­ba en cri­sis. La op­ción de eli­mi­nar la es­cla­vi­tud, cho­ca­ba con los in­tere­ses de los due­ños de las plan­ta­cio­nes, en­ton­ces la al­ter­na­ti­va fue ex­pan­dir­se a cos­ta de los ve­ci­nos, en es­te ca­so Pa­ra­guay.

Así la ne­ce­si­dad de ex­pan­sión te­rri­to­rial bra­si­le­ña y la oli­gar­quía por­te­ña con el au­xi­lio de la ban­ca usu­ra­ria bri­tá­ni­ca, pro­ce­den a bus­car al úl­ti­mo alia­do pa­ra es­ta cru­za­da: Uru­guay.

URU­GUAY, DE ALIA­DO A ENEMI­GO DEL PA­RA­GUAY, Y EL CO­MIEN­ZO DE LA GUE­RRA

El ata­que con­tra Pa­ra­guay co­men­zó con el golpe al úni­co alia­do que le que­da­ba. Co­mo di­ji­mos arri­ba, ya ha­bían si­do de­rro­ta­das las pro­vin­cias del in­te­rior y neu­tra­li­za­do el Li­to­ral por el pac­to en­tre Ur­qui­za y Mi­tre (Ba­ta­lla de Pa­von), así el go­bierno uru­gua­yo en ma­nos del Par­ti­do Blan­co, ver­sión orien­tal del fe­de­ra­lis­mo ar­gen­tino fue in­va­di­do por Bra­sil por vía te­rres­tre y ma­rí­ti­ma. Mi­tre por su la­do ar­mó una “re­vo­lu­ción” al man­do de Ve­nan­cio Flo­res, po­lí­ti­co uru­gua­yo que ha­bía se­cun­da­do al pri­me­ro pa­ra eli­mi­nar la opo­si­ción del In­te­rior ar­gen­tino. Bus­ca­ban un go­bierno alia­do en Mon­te­vi­deo y así Flo­res ocu­pó el go­bierno uru­gua­yo.

El Bra­sil im­pe­rial, si­guien­do el plan, te­nía ade­más otros ob­je­ti­vos en Uru­guay co­mo fue re­cu­pe­rar es­cla­vos que se ha­bían es­ca­pa­do de sus tie­rras y se re­fu­gia­ban en te­rri­to­rio orien­tal, así se com­pro­me­tió a no cho­car con las fuer­zas de Flo­res y és­te a su vez en nom­bre de Uru­guay pro­me­tió apo­yar a Bra­sil en la gue­rra que Pa­ra­guay le de­cla­ró en de­fen­sa del le­gi­ti­mo go­bierno uru­gua­yo: “El aba­jo rma­do –de­cía el do­cu­men­to que sus­cri­bió Flo­res- ase­gu­ra por ul­ti­mo al go­bierno de S.M. el Em­pe­ra­dor de Bra­sil, que la Republica Orien­tal pres­ta­rá al Im­pe­rio to­da la coope­ra­ción que es­te a su al­can­ce, con­si­de­ran­do co­mo un com­pro­mi­so sa­gra­do su alian­za con el Bra­sil en la gue­rra de­cla­ra­da por el go­bierno pa­ra­gua­yo, cu­ya in­je­ren­cia en las cues­tio­nes in­ter­nas de la Re­pú­bli­ca Orien­tal es una pre­ten­sión osa­da e in­jus­ti­fi­ca­ble”.

El 13 de ma­yo de 1865, La Na­ción Ar­gen­ti­na, dia­rio de Mi­tre de­cla­ró: “El Im­pe­rio de Bra­sil va a fun­dar con no­so­tros la de­mo­cra­cia en el Pa­ra­guay, por­que es una

na­ción li­be­ral”. Co­mo bien nos re­cuer­da Mil­cía­des Pe­ña, en Pa­ra­guay no ha­bía nin­gún es­cla­vo y en Bra­sil, ha­bía dos mi­llo­nes. Su cien­te ilus­tra­ción de la jus­ti ca­ción de la gue­rra, lle­var la ci­vi­li­za­ción y el pro­gre­so.

Pa­ra­guay de­bía atra­ve­sar te­rri­to­rio ar­gen­tino pa­ra ases­tar un golpe cua­li­ta­ti­vo a Bra­sil, por vía uvial le es­ta­ba prohi­bi­do tran­si­tar­lo por­que era de­cla­rar­le la gue­rra a la oli­gar­quía por­te­ña. Mi­tre, es­pe­ran­do que Ló­pez ca­ye­ra en la tram­pa, de­ne­gó el pa­so por vía te­rres­tre mien­tras que el ma­ris­cal Ló­pez ata­có igual e in­va­dió Co­rrien­tes. Así Mi­tre y la oli­gar­quía en alian­za con el Im­pe­rio de Bra­sil le de­cla­ró la gue­rra a Pa­ra­guay.

EL HEROÍSMO PA­RA­GUA­YO Y LAS RE­SIS­TEN­CIAS A LA GUE­RRA

Bien co­no­ci­da es la bra­vu­ra y co­ra­je de las y los com­ba­tien­tes adul­tos y ni­ños, con­tra la tri­ple alian­za in­fa­me de Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Uru­guay. Es­cri­bió así un ge­ne­ral a Mi­tre, sor­pren­di­do de la va­len­tía y te­na­ci­dad de sus opo­nen­tes: “Al traer las ca­noas al puer­to, fue que to­dos que­da­ron es­pan­ta­dos de lo que veían, pues al re­mo­ver los cuer­pos pa­ra ver si ha­bía he­ri­dos, se en­con­tra­ron con va­rias mu­je­res muer­tas, las que ve­nían con ca­mi­se­ta de sol­da­do y con és­tas va­rias cria­tu­ras. Me cues­tas re­fe­rir es­to, por­que es­toy aho­ra mis­mo que no sé lo que me pa­sa… Un jo­ven Bal­do­vi­nos, empleado en la te­le­gra­fía y que es uno de los pri­sio­ne­ros di­ce que el to­do de la ex­pe­di­ción se­rian 300 per­so­nas, con He­rre­ra a la ca­be­za (ge­ne­ral pa­ra­gua­yo) de los que son con­ta­dos los que han es­ca­pa­do. […] Han com­ba­ti­do sin des­can­so y pa­sa­do cin­co días sin to­mar nin­gu­na cla­se de ali­men­to por lo que ya te­nían 200 hom­bres caí­dos de ex­te­nua­ción. Y aun así la tro­pa ha re­sis­ti­do en­tre­gar­se…” El ge­ne­ral se sor­pren­dió y has­ta se es­pan­tó del horror que ellos mis­mos han pro­vo­ca­do y has­ta le cues­ta com­pren­der. Si bien es cier­to que vi­vían ba­jo la dic­ta­du­ra del Ma­ris­cal Ló­pez, tam­bién es cier­to que los hom­bres, mu­je­res y ni­ños pe­lea­ban por sus con­quis­tas y sus de­re­chos, los cua­les no vi­nie­ron má­gi­ca­men­te sino que eran pro­duc­to de la lu­cha des­de su in­de­pen­den­cia en 1811 res­pec­to de la co­ro­na es­pa­ño­la y co­mo bien vi­mos con po­cos alia­dos y enemi­gos po­de­ro­sos.

Esos po­cos alia­dos tam­bién se con­ta­ban en nues­tra tie­rra, que com­pren­die­ron que el enemi­go no es­ta­ba afue­ra sino aden­tro y eran Mi­tre y la oli­gar­quía por­te­ña. El pue­blo ar­gen­tino de­ser­ta­ba cons­tan­te­men­te de los ejér­ci­tos. Por ejem­plo cuan­do Mi­tre pi­dió a Ur­qui­za tro­pas, és­tas de di­sol­vían du­ran­te la mar­cha y el je­fe de la Di­vi­sión Uru­gua­ya va­rias ve­ces co­mu­ni­có a Mi­tre: “La de­ser­ción que su­fre es­ta Di­vi­sión es con­si­de­ra­ble”. Y que “de­be traer bas­tan­tes fuer­zas, pues­to que en el Pa­ra­guay no son tan ne­ce­sa­rias co­mo aquí” re rién­do­se a mo­ti­nes y su­ble­va­cio­nes de pro­vin­cias del In­te­rior. El ge­ne­ral Mi­tre te­nía ra­zón, Pa­ra­guay era un fo­co de re­sis­ten­cia y no re­sis­tía en so­le­dad. Co­rrien­tes que ha­bía si­do in­va­di­da por Pa­ra­guay, sa­bo­teó cons­cien­te­men­te la gue­rra co­mo di­jo La Na­ción Ar­gen­ti­na en mar­zo de 1866 “El ge­ne­ral Mi­tre ha­bía man­da­do cons­truir en Co­rrien­tes 300 bo­tes pa­ra fa­ci­li­tar al Ejer­ci­to el pa­sa­je del Río Pa­ra­ná […] Pe­ro es muy tris­te te­ner que de­cir que al efec­to pa­re­ce ha­ber­se en­con­tra­do po­ca vo­lun­tad en la cla­se obre­ra de Co­rrien­tes”

Las mon­to­ne­ras del in­te­rior en­ca­be­za­das por Fe­li­pe Va­re­la tam­bién ex­pre­sa­ron su so­li­da­ri­dad con los her­ma­nos pa­ra­gua­yos en la pro­cla­ma de és­te: “Sol­da­dos fe­de­ra­les: nues­tro pro­gra­ma es la prac­ti­ca es­tric­ta de la Cons­ti­tu­ción ju­ra­da, la paz y la amis­tad con el Pa­ra­guay y la unión con las de­más re­pú­bli­cas ame­ri­ca­nas”

EL FIN DE LA GUE­RRA Y LAS CON­SE­CUEN­CIAS

Mi­tre ha­bía lan­za­do un pro­nós­ti­co po­co acer­ta­do an­tes de co­men­zar la gue­rra “en vein­ti­cua­tro ho­ras en los cuar­te­les, en quin­ce días en cam­pa­ña, en tres me­ses en la Asun­ción”. Lo cier­to es que la gue­rra du­ró más de lo que to­dos pre­vie­ron, de he­cho Sar­mien­to lle­gó al po­der en 1866 y Ló­pez y Pa­ra­guay aun re­sis­ti­rían.

Las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas fue­ron rui­no­sas pa­ra to­dos los im­pli­ca­dos, sal­vo pa­ra la oli­gar­quía por­te­ña que ama­só gran­des ne­go­cios abas­te­cien­do al ejér­ci­to, los due­ños de las plan­ta­cio­nes de Bra­sil y por su­pues­to el ca­pi­tal in­glés, que pres­tó di­ne­ro a Bue­nos Ai­res y Bra­sil du­ran­te to­do la gue­rra.

A Pa­ra­guay, al tér­mino de la eli­mi­na­ción fí­si­ca, le lle­gó el sa­queo nan­cie­ro. En 1870 tu­vo que con­traer un em­prés­ti­to con Lon­dres por un mi­llón de li­bras es­ter­li­nas, de los que no vio un cen­ta­vo, pe­ro pa­gó ca­da uno de ellos. Con res­pec­to al fe­rro­ca­rril na­cio­nal y las na­cien­tes in­dus­trias, fue­ron des­trui­das al­gu­nas y otras in­ter­ve­ni­das por com­pa­ñías bri­tá­ni­cas. La pro­duc­ción agrí­co­la fue pues­ta ba­jo con­trol de em­pre­sa­rios bra­si­le­ños y de sus fuer­zas mi­li­ta­res, fi­nan­cia­das por és­tos y por los in­ver­sio­nis­tas bri­tá­ni­cos.

La gran ha­za­ña de la tri­ple in­fa­mia se cum­plió, el li­be­ra­lis­mo lle­gó a Pa­ra­guay.

La gue­rra ter­mi­nó li­qui­dan­do la úni­ca vía in­de­pen­dien­te de desa­rro­llo del ca­pi­ta­lis­mo in­dus­trial que ex­pe­ri­men­tó Amé­ri­ca La­ti­na en el si­glo XIX.

Na­dia Pe­trovs­kaia

La gue­rra, es una de las ins­ti­tu­cio­nes más crue­les y san­grien­tas. Pa­ra­guay así, fue em­pu­ja­do a es­ta are­na, a la con­ti­nua­ción de la po­lí­ti­ca por otros me­dios. En el mar­co de un nue­vo aniver­sa­rio de su ini­cio, vea­mos có­mo era Pa­ra­guay al mo­men­to de la gue­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.