Ali­rio Sán­chez Men­do­za

Gran mé­di­co, gran ciu­da­dano, gran cu­cu­te­ño

La Opinión - Imágenes - - Homenaje - Gui­ller­mo Mal­do­na­do Pé­rez

La Pla­ya de­be su nom­bre al río que pa­sa on­dean­do a sus ori­llas, y a las cre­cien­tes in­ver­na­les que inun­da­ban la ron­da ori­gi­nal.

Ali­rio Sán­chez Men­do­za na­ció en el ba­rrio La Pla­ya, el 9 de di­ciem­bre de 1914, en una ca­sa que es­tu­vo si­tua­da has­ta ha­ce al­gu­nos años en la ave­ni­da 2a. en­tre ca­lles 14 y 15, en la ace­ra de los pa­res; era una ca­sa de ta­pia pi­sa­da, con ven­ta­nas de ba­rro­tes de ma­de­ra, za­guán de bal­do­sas de ba­rro co­ci­do, tras por­tón de ma­de­ra ca­la­da, pa­tio con va­rie­dad de ma­tas, co­rre­do­res som­brea­dos y en el so­lar gran­des ár­bo­les de ma­món: en su­ma, una vi­vien­da tí­pi­ca en Cú­cu­ta por los tiem­pos del te­rre­mo­to.

Co­no­cí la ca­sa gra­cias al pin­tor Ma­nuel Gui­ller­mo Can­tor (qepd), so­brino del Dr. Sán­chez Men­do­za, quien vi­vía allí a co­mien­zos de los años 80, cuan­do la vi­vien­da se con­ser­va­ba igual, co­mo en los tiem­pos de in­fan­cia y ju­ven­tud de nues­tro bio­gra­fia­do; in­clu­so allí vi­vía aún su lon­ge­va ma­dre y su her­ma­na Ro­si­ta, que en di­ciem­bre ha­cía el pe­se­bre, en cum­pli­mien­to de una tra­di­ción ca­ra a la fa­mi­lia nor­te­san­tan­de­rea­na. Ro­si­ta ha­cía el pe­se­bre en un án­gu­lo del za­guán, con vis­ta a la ca­lle; la pia­do­sa ins­ta­la­ción te­nía mon­ta­ñas co­ro­na­das con co­pos de al­go­dón, ca­mi­nos de ase­rrín, un pue­blo, el es­pe­jo que ha­cía de la­go y re eja­ba un pa­to más gran­des que el ca­za­dor; ha­bía ti­gres, ele­fan­tes, al­ces, ji­ra­fas, to­da la pa­ra­fer­na­lia fan­tás­ti­ca de la cos­tum­bre na­vi­de­ña, cu­yo sig­ni ca­do de fon­do -a más del re­li­gio­so-, es la con­me­mo­ra­ción de la in­fan­cia per­di­da en los adul­tos, pre­sen­te en los pe­que­ños; en las no­ches lu­ces mul­ti­co­lo­res sal­ta­ban co­mo chis­pas en la os­cu­ri­dad y avi­va­ban el pe­se­bre.

A es­ta ce­le­bra­ción an­ces­tral no se sus­tra­jo nues­tro bio­gra­fia­do; des­pués, en su ca­sa, co­mo pa­dre de fa­mi­lia, hi­zo el pe­se­bre con sus pro­pias ma­nos, pa­ra lo cual dis­po­nía de un her­mo­so tren eléc­tri­co, con mu­chos va­go­nes y una lar­ga ca­rri­le­ra que ex­ten­día so­bre de­sier­tos y pro­mon­to­rios de pa­pel, por ru­tas si­nuo­sas en las que no po­día fal­tar el puen­te, el tú­nel, y de­más ac­ci­den­tes que ha­cían más atrac­ti­vo el re­co­rri­do del es­plén­di­do ju­gue­te, que pa­sa­ba tra­que­tean­do y pi­tan­do con su so­ni­do de le­ja­nía in­con­fun­di­ble.

Pe­ro en los re­cuer­dos del mé­di­co ha­bía un tren de ver­dad, que no era otro que el Fe­rro­ca­rril de Cú­cu­ta, el de su ni­ñez y ju­ven­tud; ese tren iba por el nor­te a Puer­to San­tan­der, por el orien­te a la fron­te­ra, al sur al Dia­man­te, en la ru­ta trun­ca ha­cia Pam­plo­na; en las es­ta­cio­nes del ca­mino pa­ra­ba a re­co­ger pa­sa­je­ros y pro­duc­tos de la re­gión - ca­fé, pa­ne­la, plá­ta­nos-: la Es­ta­ción del Sur – el edi cio si­gue en pie -, la Es­ta­ción Bo­cha­le­ma, la Es­ta­ción de La Don­jua­na, don­de aún hoy en­tre la ma­le­za se ad­vier­ten mar­ca­dos los ves­ti­gios de aquel ca­mino de rie­les que en­ton­ces to­dos creían que iba al por­ve­nir…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.