Ya lle­gó mi in­vierno...

La Opinión - Imágenes - - Reflexiones -

El tiem­po tie­ne su ma­ne­ra es­pe­cial pa­ra to­mar­te des­pre­ve­ni­do al pa­so de los años. Me pa­re­ce que re­cién ayer, era jo­ven...

Pe­ro no, en cier­ta for­ma, pa­re­ce que fue ha­ce mu­cho tiem­po... ¿A dón­de se fue­ron los años? Sé que los vi­ví.

Ten­go vi­sio­nes de có­mo fue­ron y de to­das mis es­pe­ran­zas y sue­ños.

Pe­ro allí es­tá. Ya me lle­gó el in­vierno de mi vi­da y me ha to­ma­do de sor­pre­sa.

¿Có­mo lle­gue aquí tan rá­pi­do? ¿Dón­de se fue­ron los años de mi ju­ven­tud?

Re­cuer­do que pen­sa­ba que ese in­vierno es­ta­ba tan le­jos, que no po­día ima­gi­nar có­mo se­ría. Pe­ro me lle­gó. Mis ami­gos es­tán ya re­ti­ra­dos y es­tán vol­vién­do­se “gri­ses”... Co­mo yo, se mue­ven más len­to. Al­gu­nos es­tán en me­jor for­ma; otros peor que yo, pe­ro veo el cam­bio... Eran jó­ve­nes y vi­bran­tes co­mo yo, pe­ro la edad se em­pie­za a sen­tir y a no­tar­se. Aho­ra so­mos aque­llas per­so­nas ma­yo­res que nun­ca pen­sa­mos se­ría­mos al­gún día. To­mar una sies­ta, ya no só­lo es al­go agra­da­ble co­mo era; aho­ra es al­go obli­ga­to­rio, por­que si no lo ha­go por pro­pia vo­lun­tad, sim­ple­men­te me que­do dor­mi­do don­de es­té sen­ta­do. Así he en­tra­do en es­ta nue­va eta­pa de la vi­da. Sin pre­pa­ra­ción al­gu­na pa­ra su­frir dolores y acha­ques, y con la pér­di­da de fuer­za o ha­bi­li­dad pa­ra ir y ha­cer las co­sas que qui­sie­ra... Pe­ro, lo que sí sé, es que es­te in­vierno se irá más rá­pi­do. ¡En­ton­ces em­pe­za­rá otra aven­tu­ra! Ten­go arre­pen­ti­mien­tos por ha­ber he­cho co­sas que hu­bie­se que­ri­do no ha­ber he­cho; y por no ha­cer co­sas que sí de­bí ha­cer. Pe­ro hay mu­chas más de las que es­toy con­ten­to. Si to­da­vía no te ha lle­ga­do tu in­vierno, dé­ja­me re­cor­dar­te que ven­drá mu­cho más rá­pi­do de lo que pien­sas. Por eso, cual­quier co­sa que quie­ras lo­grar en tu vi­da, haz­la rá­pi­do... aho­ra; no lo pos­pon­gas por mu­cho tiem­po. La vi­da se pa­sa pron­to. Haz to­do lo que pue­das hoy, por­que nun­ca es­ta­rás se­gu­ro si ya es­tás en tu in­vierno, o no. Quién sa­be si lo­gra­rás vi­vir to­das las es­ta­cio­nes. Así que, vi­ve el hoy, y di aho­ra las co­sas que quie­res que tus se­res que­ri­dos re­cuer­den. La vi­da es un re­ga­lo que se nos ha da­do... al­go úni­co, agra­da­ble, fan­tás­ti­co pa­ra ti y pa­ra tus se­res que­ri­dos, pa­ra los que te ro­dean.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.