Com­pro­mi­so del mes: De­cir siem­pre la ver­dad

La Opinión - Mundo Infantil - - News -

¿ Co­no­ces per­so­nas “men­ti­ro­si­llas”? ¡Nun­ca fal­tan! No pue­des creer siem­pre lo que los de­más te di­gan, pues no to­do lo que la gen­te di­ce siem­pre es ver­dad… Ni to­do lo que sa­le pu­bli­ca­do en las re­des so­cia­les es cier­to. Hay mu­chas fal­sas no­ti­cias ron­dan­do, y de­be­mos ser muy cui­da­do­sos de no pro­pa­gar­las y am­pli­fi­car­las; por el con­tra­rio, tra­tar de com­pro­bar la cer­te­za de lo afir­ma­do, re­cor­dan­do que no de­be­mos “me­ter­nos” en to­do, ni opi­nar so­bre to­do. Y si son co­sas de per­so­nas cer­ca­nas, ami­gos o fa­mi­lia­res, lo más im­por­tan­te es no re­pe­tir lo que es­cu­chas, pa­ra no dar ca­bi­da al chis­me en tus re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les, ni des­truir por un co­men­ta­rio in­ne­ce­sa­rio el buen nom­bre de al­guien.

Pe­ro en lo per­so­nal, ¿de vez en cuan­do tus pa­la­bras no son la ver­dad? La pa­la­bra no es la úni­ca for­ma de men­tir; tam­bién se pue­de en­ga­ñar con nues­tras ac­ti­tu­des, co­mo cuan­do apa­ren­ta­mos ser una per­so­na que no so­mos, pa­ra sa­car pro­ve­cho en di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias. Mos­tra­mos una per­so­na­li­dad fic­ti­cia. Al fi­nal, eso se des­cu­bre pro­du­cien­do una gran de­silu­sión, y los de­más se da­rán cuen­ta de que era pu­ra “fa­cha­da”. “

Por­que no so­lo de­bes de­cir la ver­dad, sino tam­bién ac­tuar con­for­me a ella. Si te mues­tras tal cual eres en reali­dad, se­rás- cohe­ren­te con lo que pien­sas, di­ces, y ha­ces. De es­ta ma­ne­ra, lo­gra­rás el re­co­no­ci­mien­to y la acep­ta­ción de tus cua­li­da­des, pe­ro tam­bién de tus li­mi­ta­cio­nes: los de­más te acep­ta­rán co­mo eres, si de ver­dad te quieren.

Hay men­ti­ras más gra­ves que otras, se­gún el da­ño que pro­vo­can y la for­ma de de­cir­las. La ca­lum­nia es­tá en­tre las peo­res por el da­ño cau­sa­do; a ve­ces se pue­de arrui­nar to­da la vi­da de una per­so­na, des­truir una fa­mi­lia, cau­sar da­ños inima­gi­na­bles por una ca­lum­nia, y si es­ta se re­pi­te, aun­que creas que es ver­dad, pue­des caer en la chis­mo­gra­fía, tan da­ñi­na co­mo la ca­lum­nia. En cuan­to a la for­ma de men­tir, las “me­dias ver­da­des” tam­bién se con­si­de­ran men­ti­ras, por­que se re­vis­ten fal­sa­men­te de ver­dad: di­go al­go cier­to, pe­ro con­ve­nien­te­men­te in­com­ple­to, re­sul­tan­do una men­ti­ra muy creí­ble.

Si di­ces al­gu­na men­ti­ra que no ha­ga da­ño a los de­más, pue­de ser por­que te sien­tes in­se­gu­ro so­bre al­go, o por mie­do a ser cas­ti­ga­do; de pron­to pue­de ser por al­go que te aver­güen­ce, por dis­cul­par­te, por no de­frau­dar a lo que se es­pe­ra de ti, o pa­ra ver que di­cen tus pa­dres; tam­bién es fre­cuen­te men­tir pa­ra lla­mar la aten­ción, el afec­to, o pa­ra que te acep­ten en de­ter­mi­na­do gru­po.

Pe­ro de­cir la ver­dad tie­ne la ma­yor de las re­com­pen­sas en cre­ci­mien­to per­so­nal, ade­más de la con­fian­za que ge­ne­ras en los de­más. La gen­te se fía de lo que di­ces y eso te pre­sen­ta­rá co­mo per­so­na de bien.

Re­cuer­da: el com­pro­mi­so de es­te mes es de­cir la ver­dad. Di­cen per­so­nas es­pe­cia­li­za­das en el te­ma que cuan­do adop­ta­mos un há­bi­to fir­me­men­te por más de 30 días, es­te se vol­ve­rá par­te de nues­tro com­por­ta­mien­to pa­ra siem­pre; ¡pa­ra to­da la vi­da! ¡Es tú elec­ción!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.