Sabías que...

La Opinión - Mundo Infantil - - Ecología -

• Los vi­deo­jue­gos se han con­ver­ti­do en un me­dio co­ti­diano y ac­ce­si­ble pa­ra el en­tre­te­ni­mien­to, e in­clu­so, el apren­di­za­je, al pun­to de que se ha lle­ga­do a com­pro­bar que aque­llos que jue­gan (siem­pre en los lí­mi­tes de lo ra­zo­na­ble) jue­gos de vi­deo po­seen me­jor con­cen­tra­ción, me­jo­res re­fle­jos y otras ha­bi­li­da­des.

• La his­to­ria de los vi­deo­jue­gos tie­ne su ori­gen en la dé­ca­da de 1940 cuan­do, tras el fin de la Se­gun­da Guerra Mun­dial, las po­ten­cias ven­ce­do­ras cons­tru­ye­ron las pri­me­ras su­per­compu­tado­ras pro­gra­ma­bles co­mo el ENIAC, de 1946.

• Los pri­me­ros in­ten­tos por im­ple­men­tar pro­gra­mas de ca­rác­ter lú­di­co, ini­cial­men­te pro­gra­mas de aje­drez, no tar­da­ron en apa­re­cer, y se fue­ron re­pi­tien­do du­ran­te las si­guien­tes dé­ca­das.

• En 1947 la com­pa­ñía Du­mont ex­plo­ró la idea de per­mi­tir a los es­pec­ta­do­res ju­gar con sus apa­ra­tos de te­le­vi­sión; dos de sus em­plea­dos, pa­ten­ta­ron un tu­bo de ra­yos ca­tó­di­cos: un apa­ra­to ba­sa­do en un cir­cui­to eléc­tri­co que per­mi­tía a los es­pec­ta­do­res dis­pa­rar mi­si­les ha­cia un ob­je­ti­vo; pe­ro es­te in­ven­to no se co­mer­cia­li­zó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.