Com­pro­mi­so del mes: Agra­de­cer y dis­fru­tar lo que te­ne­mos

La Opinión - Mundo Infantil - - Tema Central -

Un cam­pe­sino can­sa­do de la ru­ti­na del cam­po, de las aso­lea­das dia­rias y de tan­to tra­ba­jo du­ro, de­ci­dió ven­der su fin­ca; co­mo sa­bía que su ve­cino era un des­ta­ca­do poe­ta, y ex­per­to en de­cir lin­das co­sas le pi­dió el fa­vor que le hi­cie­ra el avi­so de ven­ta.

El poe­ta ac­ce­dió gus­to­sa­men­te. El avi­so de­cía: “Ven­do un pe­da­ci­to de cie­lo, ador­na­do con be­llas flo­res y ver­des ár­bo­les, her­mo­sos pra­dos y un cris­ta­lino rio con el agua más pu­ra que ja­más ha­yan vis­to”

El poe­ta tu­vo que mar­char­se por un tiem­po, y a su re­gre­so de­ci­dió vi­si­tar a sus nue­vos ve­ci­nos, pen­san­do que el hom­bre del avi­so se ha­bía mu­da­do. Su sor­pre­sa fue ma­yor al ver al cam­pe­sino tra­ba­jan­do en sus fae­nas. El poe­ta pre­gun­to: ¡Ami­go! ¿No se iba de la fin­ca? El cam­pe­sino con una son­ri­sa le res­pon­dió:

¡No mi que­ri­do ve­cino, des­pués de leer el avi­so que us­ted me hi­zo, com­pren­dí que te­nía el lu­gar más ma­ra­vi­llo­so de la tie­rra y que no exis­te otro me­jor! ¡Es­toy fe­liz tra­ba­jan­do mi fin­ca, y agra­de­ci­do con Dios y con la vi­da por te­ner­la! Ca­da día cuan­do me le­van­to, apre­cio la ma­ra­vi­lla de la na­tu­ra­le­za, y la fe­li­ci­dad de com­par­tir es­ta be­lle­za con mi fa­mi­lia; en­tre to­dos sem­bra­mos, cui­da­mos la hor­ta­li­za, los ve­ge­ta­les, las fru­tas, y dis­fru­ta­mos y com­par­ti­mos la co­se­cha… No es una vi­da re­ga­la­da, ni un tra­ba­jo fá­cil; hay que lu­char. ¡Pe­ro es in­men­sa­men­te sa­tis­fac­to­rio! Las frases del avi­so po­nien­do en ven­ta mi tie­rri­ta, me hi­cie­ron com­pren­der lo afor­tu­na­dos que so­mos por te­ner­la, nin­gún di­ne­ro po­dría re­po­ner­nos es­ta fe­li­ci­dad; si a eso agre­ga­mos el es­tar uni­dos y con sa­lud, no te­ne­mos du­das de que so­mos muy ben­de­ci­dos.”

Es­ta cor­ta his­to­ria nos re­cuer­da que siem­pre hay al­ter­na­ti­vas y di­fe­ren­tes mo­dos de ver y vi­vir nues­tras cir­cuns­tan­cias; po­de­mos can­sar­nos y “ti­rar la toa­lla”, o re­fle­xio­nar so­bre las co­sas bue­nas que la vi­da nos ofre­ce; ¡es asun­to de ac­ti­tud!

La ac­ti­tud ne­ga­ti­va, ade­más de re­sal­tar las di­fi­cul­ta­des, nos im­pi­de agra­de­cer y dis­fru­tar to­das las co­sas bue­nas que la vi­da nos re­ga­la. No es­pe­res a que ven­ga un poe­ta pa­ra ha­cer­te un avi­so que di­ga lo ma­ra­vi­llo­sa que es tu vi­da, tu hogar, tu fa­mi­lia, tus po­si­bi­li­da­des de es­tu­diar, tus amis­ta­des y lo que con tan­to tra­ba­jo de tus pa­dres hoy po­sees.

Da­le gra­cias a Dios por­que tie­nes vi­da, sa­lud, po­si­bi­li­da­des de es­tu­diar, es­pe­ran­za y ca­pa­ci­da­des de lu­char pa­ra al­can­zar tus me­tas; re­cuer­da que na­cis­te pa­ra ser fe­liz, y siem­pre, que el Se­ñor que es amor, ben­di­ce ese pe­da­ci­to de cie­lo que es tu vi­da; ca­da día, al ama­ne­cer re­cuer­da que es otra opor­tu­ni­dad que se te da pa­ra cre­cer y dar fru­to, co­mo la siem­bra del due­ño del cam­po.

Ese es el com­pro­mi­so que te pro­po­ne­mos pa­ra es­te mes, si lo re­cuer­das, y lo po­nes en prác­ti­ca, tu vi­da se en­ri­que­ce­rá; los días bue­nos te da­rán fe­li­ci­dad, y los di­fí­ci­les te da­rán ex­pe­rien­cia y for­ta­le­za. ¡Y no te ol­vi­des de agra­de­cer y dis­fru­tar!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.