El tra­ba­jo en equi­po

La Opinión - Mundo Infantil - - Educar En Valores -

“El ta­len­to ga­na par­ti­dos, pe­ro el tra­ba­jo en equi­po y la in­te­li­gen­cia ganan cam­peo­na­tos”.

Mi­chael Jor­dan

Lu­cas y la ar­di­lla

Lu­cas se pa­sa­ba las ho­ras in­ven­tan­do to­do ti­po de ar­ti­lu­gios. Al­gu­nos eran muy úti­les, co­mo un lá­piz con bo­li in­cor­po­ra­do, pe­ro sin em­bar­go otros no ser­vían pa­ra na­da.

Un día le lle­gó una car­ta muy ex­tra­ña. Una car­ta que le in­vi­ta­ba a par­ti­ci­par en un cam­pa­men­to de in­ven­to­res y aven­tu­re­ros. Se­rían dos se­ma­nas de ac­ti­vi­da­des en un si­tio al que lla­ma­ban “Se­mi­lle­ro de aven­tu­ras”. No le cos­tó mu­cho con­ven­cer a sus pa­dres por­que lo vie­ron tan emo­cio­na­do que no se pu­die­ron ne­gar.

El 1° de oc­tu­bre, Lu­cas es­ta­ba mon­ta­do en el au­to­bús rum­bo al cam­pa­men­to. En la car­ta le de­cían que no lle­va­se na­da de ma­te­rial, así que só­lo in­clu­yó en la mo­chi­la un par de ca­mi­se­tas, tres pan­ta­lo­nes y sus za­pa­ti­llas fa­vo­ri­tas.

Al lle­gar al cam­pa­men­to ca­si no pu­do ni des­ha­cer la mo­chi­la. Na­da más en­trar por la puer­ta le ex­pli­ca­ron a él y al res­to de los ni­ños cuál iba a ser su pri­me­ra mi­sión: con­se­guir crear un pe­que­ño em­bal­se pa­ra que pu­die­sen na­dar las ra­nas. Lu­cas lo con­si­guió con los tí­pi­cos pa­li­tos que usan los mé­di­cos pa­ra exa­mi­nar­te la gar­gan­ta y con un po­co de co­la. Ha­bía ga­na­do sus dos pri­me­ros pun­tos, pe­ro pron­to se da­ría cuen­ta de que las si­guien­tes mi­sio­nes no iban a ser tan fá­ci­les.

A úl­ti­ma ho­ra de la tar­de lle­gó la prue­ba de­fi­ni­ti­va, la que le ser­vi­ría a Lu­cas pa­ra de­mos­trar si era un su­per­vi­vien­te de ver­dad pre­pa­ra­do pa­ra una vi­da lle­na de aven­tu­ras. Ten­dría que en­con­trar una ar­di­lla y, con mu­cho cui­da­do, atraer­la has­ta el cam­pa­men­to con la ayu­da de unos fru­tos se­cos. Ob­via­men­te, no po­día ha­cer­le nin­gún da­ño y só­lo po­día ga­nar­se su con­fian­za con pa­la­bras y con aquel pu­ña­do de pi­pas que le ha­bían da­do los mo­ni­to­res.

Lu­cas en­con­tró a su ar­di­lla ca­si a la pri­me- ra, pe­ro pen­só que le ha­bía to­ca­do la más ner­vio­sa. Su lar­ga co­la ro­ja no pa­ra­ba de mo­ver­se de un la­do a otro. Le echó unas cuan­tas pe­pas, pe­ro la ar­di­lla las olis­queó sin mu­cho in­te­rés. En ese mo­men­to Lu­cas vio pa­sar a otro com­pa­ñe­ro con la mis­ma ca­ra de desáni­mo.

- Va­ya, mi ar­di­lla no quie­re co­mer­se las nue­ces que me han da­do. No de­ben gus­tar­le- le di­jo a Lu­cas el otro ni­ño.

- Ya. A mí me pa­sa lo mis­mo. Pa­re­ce que a mi ar­di­lla tam­po­co le gus­tan las pe­pas. - con­tes­tó Lu­cas - ¡Es­pe­ra! ¿Y si nos cam­bia­mos los fru­tos se­cos? ¡Tal vez dé re­sul­ta­do!

De mo­do que Lu­cas le dio nue­ces a su ar­di­lla y el otro ni­ño le dio pe­pas a la su­ya.

La idea de Lu­cas fun­cio­nó per­fec­ta­men­te y no so­lo lo­gra­ron ter­mi­nar la prue­ba con éxi­to, sino que ade­más se lle­va­ron un pre­mio es­pe­cial al tra­ba­jo en equi­po por ha­ber­se ayu­da­do el uno al otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.