ASÍ ES JEF­FER­SON EL CUCUTEÑO QUE LE MAR­CÓ DOS TEMPRANEROS GO­LES AL QUINDÍO

La Opinión - - Portada - JAI­RO NAVARRO CAMARGO

De­bu­ta­rel en la pri­me­ra di­vi­sión es

an­he­lo de cual­quier ju­ve­nil que sue­ña con de­di­car su vi­da a ju­gar fútbol. Pe­ro, para lle­gar, tie­nen que con­ju­gar­se una se­rie de fac­to­res y va­rias si­tua­cio­nes, aje­nas al de­por­tis­ta, que en mu­chas oca­sio­nes no se dan, y aca­ban trun­can­do la ca­rre­ra de gran­des pros­pec­tos que no lle­gan al pro­fe­sio­na­lis­mo, y aca­ban vien­do có­mo su ta­len­to se va apa­gan­do len­ta­men­te.

Por for­tu­na, este no fue el ca­so del cucuteño Jef­fer­son So­lano, el fut­bo­lis­ta de 21 años que se ga­nó un lu­gar en la plan­ti­lla pro­fe­sio­nal del Cú­cu­ta De­por­ti­vo gra­cias a su ta­len­to in­na­to, pe­ro sobre to­do a unas fe­ro­ces ga­nas de triun­far, que no lo de­ja­ron dar­se por ven­ci­do y si­guió tra­ba­jan­do has­ta que con­si­guió su ob­je­ti­vo.

El lu­nes pa­sa­do, el Cú­cu­ta ju­gó an­te el De­por­tes Quindío por la pri­me­ra fe­cha del Tor­neo Águi­la, y Jef­fer­son, sin es­tar en los pla­nes de nin­gún hin­cha; fue el me­jor ju­ga­dor del par­ti­do, ano­tan­do un do­ble­te, en los cin­co pri­me­ros mi­nu­tos de jue­go; y lu­chan­do ca­da ba­lón has­ta el fi­nal.

Su nom­bre, para mu­chos afi­cio­na­dos que fue­ron a ver el es­treno del Cú­cu­ta el lu­nes por la no­che, era prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­do.

“Ese ‘pe­lao’ es de Cú­cu­ta”, eran al­gu­nas de las po­cas re­fe­ren­cias que te­nían los hin­chas mo­ti­lo­nes en la gra­de­ría, mien­tras co­men­ta­ban los go­la­zos de So­lano. Al­gu­nos, que se­guían la trans­mi­sión por ra­dio, se en­te­ra­ron que Jef­fe­son no es­ta­ba de­bu­tan­do co­mo pro­fe­sio­nal esa no­che, que ya lo ha­bía he­cho, en 2016; pe­ro po­co se su­po de él des­pués de ese pri­mer gran pa­so.

“NUN­CA DE­JÉ DE TRA­BA­JAR”

El sue­ño de Jef­fer­son de con­ver­tir­se en fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal em­pe­zó des­de muy tem­prano, se for­mó en el club de Cham­pi­ne­ro, una de las aca­de­mias for­ma­ti­vas más tra­di­cio­na­les de la re­gión orien­tal co­lom­bia­na, y des­pués de ju­gar los cam­peo­na­tos de la li­ga nor­te­san­tan­de­rea­na en to­das sus ca­te­go­rías, hi­zo par­te de la se­lec­ción de­par­ta­men­tal y par­ti­ci­pó en va­rios cer­tá­me­nes de or­den na­cio­nal.

Su gran desem­pe­ño co­mo ju­ve­nil lo lle­vó a ser ob­ser­va­do por Mi­llo­na­rios, y de la se­lec­ción de­par­ta­men­tal dio el sal­to a las di­vi­sio­nes me­no­res del club bo­go­tano, en don­de es­tu­vo en­tre 2012 y 2014.

Las opor­tu­ni­da­des en el equi­po Em­ba­ja­dor no lle­ga­ron, pe­ro en lu­gar de per­der la ilu­sión que ha­bía ali­men­ta­do des­de muy pe­que­ño, pre­fi­rió se­guir tra­ba­jan­do y se re­gre­só para Cú­cu­ta en bus­ca de un lu­gar en el equi­po mo­ti­lón.

Tu­vo el visto bueno del pre­si­den­te Jo­sé Au­gus­to Ca­de­na y em­pe­zó a en­tre­nar­se con el plan­tel Sub20 de los ro­ji­ne­gros. Mos­tró sus cua­li­da­des y to­do su po­ten­cial en va­rios com­pro­mi­sos de fo­gueo, y en tor­neos lo­ca­les, pe­ro su opor­tu­ni­dad se­guía sin apa­re­cer.

Fue has­ta 2016, cuando el Cú­cu­ta De­por­ti­vo era en­tre­na­do por el ca­le­ño Car­los Al­ber­to Quin­te­ro, que Jef­fer­son por fin pu­do sal­tar a la can­cha y ju­gar sus pri­me­ros mi­nu­tos co­mo pro­fe­sio­nal.

El pri­me­ro de ma­yo de 2016, en la vi­si­ta del Cú­cu­ta a Bo­go­tá Fútbol Club, Jef­fer­son mar­có el gol del triun­fo (1-2) para los mo­ti­lo­nes, que sir­vió para cor­tar una ra­cha de seis fe­chas sin su­mar en con­di­ción de vi­si­tan­te, y para en­trar en el grupo de los ocho cla­si­fi­ca­dos.

Pe­ro las opor­tu­ni­da­des se fue­ron apa­gan­do y Jef­fer­son fue que­dan­do re­le­ga­do. El año pa­sa­do no fue te­ni­do en cuen­ta por la di­ri­gen­cia del Cú­cu­ta, pe­ro no to­mó es­to co­mo el fi­nal de su ca­rre­ra. Al con­tra­rio, tra­ba­jó sin des­can­so du­ran­te to­do el año, y hoy es­tá re­co­gien­do los fru­tos de to­do su es­fuer­zo.

“Mien­tras no es­tu­ve con el Cú­cu­ta, el año pa­sa­do, me de­di­qué a en­tre­nar por apar­te, con­cen­tra­do, es­pe­ran­do una nue­va opor­tu­ni­dad. Ve­nía ha­blan­do con el pre­si­den­te (Ca­de­na) para que me die­ra la opor­tu­ni­dad otra vez y po­der apro­ve­char­la”, ex­pre­só el fut­bo­lis­ta ayer du­ran­te la prác­ti­ca, en don­de fue uno de los más ob­ser­va­dos por los afi­cio­na­dos que pre­sen­cia­ron el en­tre­na­mien­to.

Se di­je­ron mu­chas co­sas sobre su vi­da per­so­nal. Que tu­vo que tra­ba­jar en las ma­dru­ga­das para sa­car ade­lan­te su fa­mi­lia, que car­gó bul­tos en Ce­na­bas­tos, y tan­tas otras his­to­rias que pa­re­cen sa­ca­das de una no­ve­la ro­mán­ti­ca.

“To­do eso que se di­ce del tra­ba­jo no es ver­dad, es una gran men­ti­ra. Sí hay mu­chos ru­mo­res de eso, pe­ro no es ver­dad”, ase­gu­ró el me­dio­cam­pis­ta.

Lo úni­co cier­to, es que Jef­fer­son So­lano es un mu­cha­cho muy nor­mal. Vi­ve en el ba­rrio San­to Do­min­go con sus pa­pás, su her­mano y su pa­re­ja.

El do­ble­te que mar­có en la pri­me­ra fe­cha del tor­neo le dio po­pu­la­ri­dad en­tre la hin­cha­da. Ya lo co­no­cen, ya sa­ben que es de Cú­cu­ta y co­no­cen el ta­len­to de su zur­da.

Aho­ra so­lo le que­da se­guir tra­ba­jan­do, co­sa que sa­be ha­cer des­de muy pe­que­ño, para re­afir­mar­se con el Cú­cu­ta De­por­ti­vo y se­guir ale­gran­do a to­da la hin­cha­da, que an­he­la ver más ju­ga­do­res co­mo Jef­fer­son triun­far en el fútbol pro­fe­sio­nal co­lom­biano.

JEF­FER­SON CAPITALIZÓ UN gro­se­ro error de la de­fen­sa quin­dia­na, y con un po­ten­te zur­da­zo en el pri­mer mi­nu­to de jue­go abrió la vic­to­ria del Cú­cu­ta De­por­ti­vo.

EL CUCUTEÑO (CEN­TRO) se no­tó có­mo­do en el es­que­ma de Lu­cas Pu­si­ne­ri, y no tu­vo pro­ble­ma en aso­ciar­se con sus com­pa­ñe­ros. Sí me ima­gi­né po­der mar­car un gol pe­ro no me ima­gi­né que fue­ra em­pe­zan­do”

Jef­fer­son So­lano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.