¿Cam­biar de sis­te­ma?

La Opinión - - Editorial -

Uno de los te­mas que siem­pre les pro­po­ne­mos en cla­se a los pri­mí­pa­ros de De­re­cho y Cien­cias Po­lí­ti­cas y de Ad­mi­nis­tra­ción Pública, en la asig­na­tu­ra de la Teo­ría Ge­ne­ral del Es­ta­do y para am­bien­tar­los en la dis­cu­sión de la cri­sis ac­tual del Es­ta­do co­lom­biano; es la del cam­bio del sis­te­ma pre­si­den­cial por el par­la­men­ta­rio.

In­tere­san­te, pues para uti­li­zar los tér­mi­nos de con­fu­sión que vi­ve el país; “los chi­nos” se “po­la­ri­zan”, sin tér­mi­nos me­dios. Has­ta geo­grá­fi­ca­men­te se fa­na­ti­zan, co­mo quie­ra que es sus­ti­tuir el mo­de­lo pre­si­den­cial nor­te­ame­ri­cano, por el par­la­men­ta­rio in­glés.

Un te­ma que, por lo de­más, ha si­do in­quie­tud des­de la Nue­va Gra­na­da. Sí, re­cuer­den que la idea de un go­bierno plu­ral ema­na­do del par­la­men­to, fue la pro­pues­ta de Ca­mi­lo To­rres “el ca­rra­co”, el ver­bo de la re­vo­lu­ción, que des­de 1811 cuando se dis­cu­tía la Cons­ti­tu­ción de Cun­di­na­mar­ca, efec­ti­va­men­te le hi­zo pre­si­den­te del le­gis­la­ti­vo y eje­cu­ti­vo de las pro­vin­cias uni­das. Di­cha ac­ta atri­buía a una co­mi­sión del con­gre­so el ejer­ci­cio del po­der.

Para la épo­ca, pues no exis­tía el vo­ca­blo “par­la­men­ta­ris­mo”, al de­cir del pro­fe­sor Ló­pez Mi­chel­sen, pe­ro que es la mis­ma de­fi­ni­ción con la cual se co­no­ce este ré­gi­men, en el cual, la ges­tión po­lí­ti­ca se en­co­mien­da a un ga­bi­ne­te in­te­gra­do por miem­bros ex­traí­dos de la ma­yo­ría de sus miem­bros.

La idea de que se adop­ta­ra este ré­gi­men para to­dos los paí­ses his­pa­noa­me­ri­ca­nos, la cuen­tan y re­co­mien­dan ca­si to­dos los tra­ta­dis­tas de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal Co­lom­biano, es­pe­cial­men­te en el si­glo XIX Ra­fael Rocha Gutiérrez y Jus­to Aro­se­me­na el con­gre­sis­ta pa­na­me­ño. Den­tro del ci­clo re­cu­rren­te de las con­tra­dic­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les de Co­lom­bia, la de 1863 tan fe­de­ral co­mo an­ti­pre­si­den­cia­lis­ta, por los te­mo­res que el ge­ne­ral Mos­que­ra des­per­ta­ba, con re­ce­los le dis­mi­nu­yó el pe­rio­do a dos años y res­trin­gió las atri­bu­cio­nes pre­si­den­cia­les y en pleno ejer­ci­cio , sur­gió el te­ma de sus­ti­tuir el Ré­gi­men Pre­si­den­cial por el Go­bierno plu­ral se­me­jan­te al de Sui­za, pe­ro la idea no pros­pe­ró.

En el fon­do, co­mo som­bra per­tur­ba­do­ra, flo­ta­ba la pre­ven­ción con­tra el po­der per­so­nal. El sem­pi­terno te­mor a las re­elec­cio­nes y a la per­pe­tua­ción en el po­der. El te­mor que de­rri­bó a Ro­jas Pi­ni­lla y el mie­do en que nos su­mió a los co­lom­bia­nos las dos mal­ha­da­das re­elec­cio­nes de Uri­be y de San­tos, que ca­si nos des­tro­zan ins­ti­tu­cio­nal­men­te.

La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, cuando era real­men­te guar­da­do­ra de la Cons­ti­tu­ción de 1991 (¿aho­ra no?, an­tes que la vol­vie­ran una ge­la­ti­na, di­jo en

C-551 de 2003, acer­ca de la di­fe­ren­cia en­tre una re­for­ma o en­mien­da pro­pia­men­te di­cha y una sus­ti­tu­ción a fon­do de una de las ra­mas del po­der; “que para ha­cer esos cam­bios fun­da­men­ta­les que la Cons­ti­tu­ción re­quie­ra, para la im­plan­ta­ción de un ré­gi­men par­la­men­ta­rio en Co­lom­bia, la vía idó­nea es re­cu­rrir al Cons­ti­tu­yen­te pri­ma­rio, úni­co me­ca­nis­mo con­sa­gra­do por los Ar­tícu­los 374 y 378, to­do lo cual es de ca­rác­ter emi­nen­te­men­te ju­rí­di­co”.

¿Va­le la pe­na ini­ciar la dis­cu­sión nue­va­men­te? O que el te­ma si­ga so­la­men­te para los Pri­mí­pa­ros de De­re­cho y de Ad­mi­nis­tra­ción Pública de la ESAP?

LUIS AR­TU­RO ME­LO DÍAZ COLUMNISTA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.