El Ca­ta­tum­bo se en­cuen­tra si­tia­do

La Opinión - - Portada -

Des­de que em­pe­zó el pa­ro ar­ma­do que or­de­nó la di­si­den­cia de la gue­rri­lla del Epl en del Ca­ta­tum­bo, la si­tua­ción de in­tran­qui­li­dad y zo­zo­bra no cesa en una zo­na res­guar­da­da por 10.000 uni­for­ma­dos.

Des­de ayer, las es­cue­las, trans­por­ta­do­res, y has­ta la mi­sión mé­di­ca se han vis­to obli­ga­das a ce­rrar sus ser­vi­cios o res­trin­gir­los, por la im­po­si­bi­li­dad de tran­si­tar de un la­do a otro de los mu­ni­ci­pios per­ju­di­ca­dos por la gue­rra entre in­te­gran­tes del Eln y el Epl que cum­ple más de un mes.

“Pa­re­cie­ra que ni el Ejér­ci­to ni la Po­li­cía quieren cum­plir su de­ber cons­ti­tu­cio­nal de sal­va­guar­dar los bie­nes, la vi­da, de los ciu­da­da­nos y es co­mo si es­pe­ra­ran que se dé el ani­qui­la­mien­to entre los gru­pos ar­ma­dos”, di­ce Jor­ge So­lano, lí­der de víc­ti­mas de Oca­ña. “Se su­po­nía que el pos­con­flic­to ve­nía con el me­jo­ra­mien­to del ni­vel de vi­da, y aho­ra el EPL se en­gran­de­ció y dispu­ta te­rri­to­rios con el ELN”.

Se­gún el vo­ce­ro, es inex­pli­ca­ble có­mo en pre­sen­cia de 10 mil uni­for­ma­dos, y con ba­ta­llo­nes des­de Tibú has­ta Con­ven­ción, “se pre­sen­tan ame­na­zas tan fuer­tes, y hay tan­to te­rror”.

Ade­más, el aban­dono del Es­ta­do, el des­cui­do de las zo­nas ru­ra­les, y la fal­ta de pla­nes de con­tin­gen­cia pa­ra mi­ti­gar la cri­sis en el Ca­ta­tum­bo no dan ali­vio.

Aun­que el Ejér­ci­to y la Po­li­cía han re­por­ta­do con­di­cio­nes de nor­ma­li­dad y ga­ran­tías de trán­si­to, su­ma­das a ac­ti­vi­da­des de re­gis­tro y con­trol, ayer en la ma­dru­ga­da fue que­ma­da una bu­se­ta que cu­bría la ru­ta Tibú-cú­cu­ta, por no aca­tar la or­den de pa­ro ar­ma­do im­pues­ta des­de el do­min­go por el EPL.

Las vías es­tán de­sola­das, al igual que las ca­be­ce­ras mu­ni­ci­pa­les y ni los fun­cio­na­rios pú­bli­cos abrie­ron sus ofi­ci­nas.

UR­GEN­CIA SO­CIAL

Dió­ge­nes Quintero, per­so­ne­ro de Ha­ca­rí, de­cla­ró que en el re­fu­gio de Me­si­tas, co­rre­gi­mien­to de Ha­ca­rí, la co­mi­da ya se aca­bó, y aun­que se re­ci­bió ayu­da de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal, el mu­ni­ci­pio su­peró su ca­pa­ci­dad de res­pues­ta.

“A la Go­ber­na­ción se le so­li­ci­tó ayu­da des­de el 26 de mar­zo, pe­ro no ha lle­ga­do y te­ne­mos esa dificultad”, di­jo, y re­cor­dó que ac­tual­men­te hay unas 400 per­so­nas en Me­si­tas, mien­tras que en el co­rre­gi­mien­to Vi­lla­nue­va (San Ca­lix­to) ha­bría otras 250.

Ade­más, se dio cuenta de “mu­chos ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos en esa zo­na nor­te”, si­tua­ción que alar­ma a los re­fu­gia­dos.

Des­de la me­sa de tra­ba­jo de la asam­blea per­ma­nen­te de El Ta­rra se in­for­mó que su­ma­do a lo an­te­rior, 10 pre­si­den­tes de jun­ta de la zo­na ur­ba­na re­nun­cia­ron, y que per­sis­ten las ame­na­zas a la po­bla­ción.

Pe­se a ello, la co­mu­ni­dad acor­dó que da­da la ne­ce­si­dad de sub­sis­ten­cia, el co­mer­cio se abri­ría me­dio día, “ca­da día de por me­dio”, des­de hoy, has­ta que se to­men otras de­ci­sio­nes co­mu­ni­ta­rias.

“Lla­ma­mos la aten­ción ur­gen­te al Go­bierno Na­cio­nal a mi­rar el Ca­ta­tum­bo con ojos de in­ver­sión so­cial, real e inmediata”, y se­ña­la­ron que la fal­ta de ga­ran­tía de de­re­chos fun­da­men­ta­les man­tie­ne la exis­ten­cia de los gru­pos gue­rri­lle­ros, a los que so­li­ci­ta­ron res­pe­tar las de­ci­sio­nes ciu­da­da­nas.

Por su par­te, la aso­cia­ción Ña­tu­bai­yi­ba­rí, que agru­pa par­te del pue­blo ba­rí, re­cor­dó a la in­sur­gen­cia que el te­rri­to­rio an­ces­tral se ri­ge por man­da­to pro­pio, se­gún el cual per­ma­ne­ce­rán en su te­rri­to­rio y de­ci­den que nin­gún ac­tor ar­ma­do de­be es­tar allí.

Agre­ga­ron en un co­mu­ni­ca­do que es­te en­fren­ta­mien­to per­ju­di­có el desa­rro­llo de una asam­blea ex­tra­or­di­na­ria “por la no pre­sen­cia ins­ti­tu­cio­nal del Es­ta­do”, e hi­cie­ron un lla­ma­do a los ac­to­res ar­ma­dos a res­pe­tar la au­to­no­mía ba­rí.

El obis­po de la dió­ce­sis de Oca­ña, Ga­briel Án­gel Vi­lla Vahos, la­men­tó lo que ocu­rre y di­jo que “lo tris­te del ca­so es que siem­pre lle­van la peor par­te los cam­pe­si­nos”, a la vez que reite­ró que la igle­sia ca­tó­li­ca es­tá dis­pues­ta a me­diar, pe­ro requiere la bue­na vo­lun­tad de quie­nes es­tán en es­tas ac­cio­nes.

Hoy, Luis Fernando Ni­ños, se­cre­ta­rio de­par­ta­men­tal de Víc­ti­mas, se re­uni­rá con el em­ba­ja­dor de Sue­cia y un ges­tor de paz del ELN, con el fin de que el men­sa­je ur­gen­te de la re­gión lle­gue a oí­dos de la me­sa de Qui­to.

Ha­ce­mos un lla­ma­do an­gus­tio­so, te­nien­do en cuenta la vul­ne­ra­ción de de­re­chos de las per­so­nas en el Ca­ta­tum­bo”.

Wi­lliam Vi­lla­mi­zar. Go­ber­na­dor.

LA QUE­MA DEL PRI­MER trans­por­te que sa­lía de Tibú a Cú­cu­ta con­fir­mó el ries­go de sa­li­da de los po­bla­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.