LEA HOY

Tes­ti­gos de al­qui­ler

La Opinión - - Portada -

No es nue­vo, eso de al­qui­lar­se pa­ra ac­tuar co­mo tes­ti­go en pro­ce­sos pe­na­les. Ya en los años 50, la fi­gu­ra ha­cía ca­rre­ra en los estados ju­di­cia­les. En Bo­ya­cá fue fa­mo­so un pe­na­lis­ta cu­ya pri­me­ra pregunta a quien lo bus­ca­ba pa­ra con­tra­tar­lo era si el clien­te po­nía los tes­ti­gos o él los po­nía, ca­so es­te en el que los ho­no­ra­rios eran más ele­va­dos.

Hoy hay ver­da­de­ros pro­fe­sio­na­les del tes­ti­mo­nio, dis­pues­tos a lo que sea, con tal de ge­ne­rar cre­di­bi­li­dad en lo que afir­man o nie­gan. Al­gu­nos han ido a la cár­cel cuan­do la Justicia ha des­cu­bier­to que min­tie­ron. Aun­que al­gu­nos se sos­tie­nen en lo ne­go­cia­do, la nor­ma es que lo que ayer fue en bo­ca de ellos, hoy ya no lo es.

Es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra ju­rar con to­da so­lem­ni­dad que al­go fue de un mo­do o de otro, o que no ocu­rrió, to­do de acuer­do con el in­te­rés de quien los com­pra, o sen­ci­lla­men­te cam­bian su ver­sión si la con­tra­par­te les pa­ga me­jor. La vehe­men­cia con la que ha­blen de­pen­de de la ta­ri­fa

pac­ta­da.

A ellos no les im­por­ta de­jar aban­do­na­do a su clien­te en pleno pro­ce­so, pa­ra po­ner­se al ser­vi­cio de la con­tra­par­te y con­ven­cer al juez de que su nue­va ver­sión de los he­chos, to­tal­men­te con­tra­ria a la ini­cial, es la ver­da­de­ra, la real.

Si aca­so, co­mo pre­tex­to es­gri­men el de que fue­ron ame­na­za­dos pa­ra afir­mar an­tes to­do lo que aho­ra nie­gan.

Que al­gu­nos ter­mi­nen muer­tos en os­cu­ros crí­me­nes, co­mo con­se­cuen­cia de sus ac­tos, pa­re­ce no preo­cu­par­les a es­tos de­lin­cuen­tes, que lo son, por­que ca­da vez la pre­sen­cia de tes­ti­gos de al­qui­ler es más fre­cuen­te en los pro­ce­sos pe­na­les, y con ma­yor ra­zón si se tra­ta da ca­sos en los que hay in­vo­lu­cra­dos per­so­na­jes po­lí­ti­cos.

Por es­tos días, el país es­tá co­no­cien­do de­ta­lles del es­cán­da­lo sur­gi­do con el ase­si­na­to de Car­los Enrique Arei­za, tes­ti­go en un pro­ce­so con­tra el ex­go­ber­na­dor de An­tio­quia Luis Alfredo Ramos, y pri­me­ro a fa­vor de Iván Ce­pe­da en un pro­ce­so en con­tra del ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be Vé­lez, lue­go en fa­vor de es­te, y fi­nal­men­te, nue­va­men­te en fa­vor de Ce­pe­da.

Es­tos tes­ti­gos ha­cen de la re­trac­ta­ción su de­por­te fa­vo­ri­to.

A Arei­za lo ase­si­na­ron en Be­llo. Le ocu­rrió lo mis­mo que a otras sie­te per­so­nas que ates­ti­gua­ron en el ca­so de Los 12 Após­to­les, una or­ga­ni­za­ción pa­ra­mi­li­tar a la que ha si­do vin­cu­la­do el ga­na­de­ro Santiago, her­mano del ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be Vé­lez, acu­sa­do en el mis­mo pro­ce­so.

Ha­ce po­cas se­ma­nas, el ex­pre­si­den­te Uri­be fue gra­ba­do cuan­do dia­lo­ga­ba por te­lé­fono con un tes­ti­go cla­ve en una in­ves­ti­ga­ción de la Cor­te Su­pre­ma de Justicia, pre­ci­sa­men­te por ma­ni­pu­la­ción de tes­ti­gos por par­te del ex­man­da­ta­rio y hoy se­na­dor.

En el ca­so de Arei­za, que sa­lió de la cár­cel cua­tro se­ma­nas atrás, la Cor­te Su­pre­ma de Justicia ha­bía or­de­na­do brin­dar­le la pro­tec­ción ne­ce­sa­ria, pe­ro pa­re­ce que en es­te, co­mo en otros ca­sos, la or­den ofi­cial no se cum­plió.

Ayer mis­mo, la Sa­la Pe­nal de la Cor­te pi­dió a la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Na­ción “prio­ri­dad y ri­gor en la in­ves­ti­ga­ción so­bre los he­chos y mó­vi­les del ho­mi­ci­dio”, y se mos­tró preo­cu­pa­da por la gra­ve­dad del cri­men.

A los tes­ti­gos de al­qui­ler no les im­por­ta de­jar aban­do­na­do a su clien­te en pleno pro­ce­so, pa­ra po­ner­se al ser­vi­cio de la con­tra­par­te y con­ven­cer al juez de que su nue­va ver­sión de los he­chos, to­tal­men­te con­tra­ria a la ini­cial, es la ver­da­de­ra, la real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.