Ac­tos frau­du­len­tos

La Opinión - - Editorial -

Se­rá me­jor se­guir ha­cién­do­nos los lo­cos, an­te tan­ta ig­no­mi­nia que te­ne­mos que afron­tar la ma­yo­ría de los co­lom­bia­nos de bien que día a día con­tem­pla­mos ho­rro­ri­za­dos los di­fe­ren­tes ac­tos de co­rrup­ción.

Las úl­ti­mas no­ti­cias que han sa­cu­di­do el ám­bi­to na­cio­nal nos co­lo­ca en un si­tial na­da desea­ble, es­pe­cial­men­te an­te la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal que es­pe­ra­ba real­men­te un com­pro­mi­so de cam­bio en nues­tra na­ción frente al pro­ce­so del post-con­flic­to, frente a los in­di­ca­do­res de me­jo­ra en as­pec­tos que re­dun­dan en la con­so­li­da­ción de la paz.

Los que han es­ta­do siem­pre en su po­si­ción de­trac­to­ra frente al pro­ce­so cum­pli­do con la gue­rri­lla de las Farc, hoy con los gra­ves se­ña­la­mien­tos ha­cia el se­ñor San­trich re­afir­man su con­vic­ción que to­do ha si­do una gran far­sa.

Pa­ra los que cree­mos de co­ra­zón que la mo­di­fi­ca­ción con­duc­tual y la re­afir­ma­ción de una con­cien­cia ho­nes­ta se pue­den cum­plir en el hom­bre, es una bo­fe­ta­da. Una que due­le mu­cho, por­que el con­ven­ci­mien­to que los pac­tos se po­drían cum­plir a ca­ba­li­dad es un ac­cio­nar del in­di­vi­duo ra­cio­nal, edu­ca­do, que pro­pen­de por un com­por­ta­mien­to den­tro de los li­nea­mien­tos de una so­cie­dad ho­nes­ta, y jus­ta.

Sin em­bar­go, las co­sas son tan dis­tin­tas, tan abe­rran­tes que des­mo­ro­nan to­das las ilu­sio­nes y pro­yec­tos.

¿Es­ta es la esen­cia del co­lom­biano? ¿So­mos tan vio­len­tos, irra­cio­na­les, am­bi­cio­sos y des­ho­nes­tos que con una ca­re­ta se pre­go­na el cam­bio, mien­tras por den­tro nos bur­la­mos de los que real­men­te tie­nen bue­na vo­lun­tad?

Di­fí­cil ad­mi­tir­lo, pe­ro pa­re­ce que mu­chos son así. Son tan­tos los ca­sos que sa­cu­den al país, que ya no ex­tra­ña na­da. Car­tel de la To­ga, car­tel de la He­mo­fi­lia, aho­ra el car­tel de los lo­cos, des­fal­co a las pen­sio­nes; en fin son tan­tos los es­cán­da­los que no al­can­za­mos a di­ge­rir­los, por­que cuan­do es­ta­mos en­ten­dien­do el me­ca­nis­mo frau­du­len­to de uno apa­re­ce el otro y en­ton­ces la inmediatez de la no­ti­cia bo­rra de un pin­ce­la­zo la otra.

La reite­ra­ción de es­te te­ma ha si­do no­to­ria en mis opi­nio­nes, y de mu­chos co­lum­nis­tas, por­que el has­tío ha lle­na­do la co­pa y pe­di­mos a gri­tos cas­ti­gos se­ve­ros con­tra es­tas per­so­nas. Una re­for­ma a la justicia que real­men­te ha­ga sen­tir el pe­so de la ley y no sea tan la­xa, con tan­tos be­ne­fi­cios que al fin dis­mi­nu­ye con­si­de­ra­ble­men­te la sen­ten­cia. Es una ca­de­na, don­de el que pri­me­ro cae “en­cien­de el ven­ti­la­dor”, usan­do la ex­pre­sión pe­rio­dís­ti­ca, y re­ci­be re­ba­ja por es­to, lue­go los otros tam­bién con­ti­nuan­do aba­ni­cán­do­se y re­ci­ben pro­ve­cho y al fi­nal de la ca­de­na nin­guno sa­le per­ju­di­ca­do. Por es­to, es que es tan desea­ble en nues­tra lo­co­lom­bia es­tar al mar­gen de la ley.

Ah, se me ol­vi­da­ba nom­brar los per­so­na­jes que de­fien­den es­tas cla­ses de clien­tes. De éti­ca pro­fe­sio­nal… po­cón, po­cón.

ISBELIA GAM­BOA FA­JAR­DO CO­LUM­NIS­TA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.